Home > General > EL COVID-19 ES EL JUEZ QUE NOS SENTENCIÓ A TODOS CON UNA DETENCIÓN DOMICILIARIA. “QUÉDATE EN CASA”

EL COVID-19 ES EL JUEZ QUE NOS SENTENCIÓ A TODOS CON UNA DETENCIÓN DOMICILIARIA. “QUÉDATE EN CASA”

Nos encontramos atravesando una pandemia que está causando mucho pánico a nivel mundial, el COVID-19. Pese al impacto de este virus, creo que históricamente es necesario considerar que el temible Coronavirus se encuentra en el puesto 18 dentro de las pandemias más desastrosas de toda la historia. Seguro esto sorprenderá a muchos, pero esta es la verdad, se encuentra muy por debajo de otras pandemias con más víctimas letales, tales como: La Peste Negra con 200 millones de muertos (1347 a1251), la Viruela con 56 millones de muertos (1520), la Gripe Española con aproximadamente 50 millones de muertos (1918-1919), y muchas otras enfermedades que en su momento aterrorizaron al mundo entero. Según la Organización Mundial de la Salud OMS, el COVID-19 apenas llega a 26.680 muertos hasta el momento.

Considerando estas tristes experiencias, es posible hacernos la esperanza que esto pasará en algún momento, al igual que las anteriores pandemias, el coronavirus no se quedará para siempre y la población mundial deberá afrontar esta situación de la manera más positiva y responsable, aceptando las medidas de prevención a fin de parar con todo ello a la brevedad posible. De aquí que se promueven estrategias como el “Quédate en casa”.

Sin duda, esta trágica experiencia nos va a dejar profundos cambios y enseñanzas para la humanidad. Debemos aceptar que no tenemos controlado todo y por ello asumir hábitos conscientes para prevenir este tipo de enfermedades. Esto antes era un problema ajeno a nuestra realidad, pero hoy en día, en Bolivia ya sobrepasamos los 80 infectados confirmados y una muerte a causa de esta enfermedad.

Ante esta situación, debemos desarrollarnos con total prudencia, acatando todas las medidas de prevención recomendadas por nuestras autoridades y profesionales en salud. Caso contrario, dadas las características de la facilidad de contagio del COVOD-19, no acatar las medidas de bioseguridad y prevención, sería igual que atentar contra nuestra vida y la de nuestros semejantes. Cuanto más responsables seamos con ellos, más pronto venceremos a este enemigo (La paciencia no es la capacidad de esperar, sino la habilidad de mantener una buena actitud mientras esperas).

Es necesario ver esto de un lado positivo, estamos pasando un tiempo especial con nuestros seres queridos, un tiempo que no teníamos cuando teníamos nuestra saturada vida antes de la cuarentena. Este tiempo debe servir para que las personas demuestren lo mucho que se quieren, demostrándolo, no solamente con palabras, sino también, con acciones. Cuidarnos es cuidar a los nuestros.

Desde un punto de vista legal y jurídico, podríamos hacer una analogía de esto con lo que es la Detención Domiciliaria, misma que es considerada como una pena, ya sea accesoria de una principal o como principal. Sin embargo, será necesario aceptar este sacrificio de aislarnos de la sociedad para ayudar a vencer al Coronavirus y para reconstruirnos como personas de bien tatuando en nuestras mentes y corazones que esto terminará con un final feliz. Ya lo dice el popular dicho: “Después de la tormenta, viene la calma”.

H:. Dante Ojopi Alquiza

       ABOGADO