Categorías

LOS VIAJES, DE YHVH, A IESHOUA

PROLOGO

El presente lo escribo en forma ALEGÓRICA y libre de toda relación religiosa, y si al MISTICISMO Masónico.

La realidad del hombre, es una INTERPRETACIÓN que él mismo hace de sus percepciones del mundo circundante y nuestro mundo interior, dado que todo lo teñimos con cuanto somos y portamos.

El hombre se forja a sí mismo por sus propias experiencias vivenciales, formando su propio destino; La vida es un viaje a través del cual adquirimos conocimientos y saberes, y es a través del conocimiento y razón, que nuestra CONSCIENCIA despierta y se expande.

La Masonería utiliza varios símbolos y ceremoniales que le ayudan en su enseñanza, comprensión, y desarrollo de CONSCIENCIA del estudiante de Masonería.

El hombre pasa por múltiples iniciaciones, y es a partir de cada una de ellas, que se fundamenta la siguiente; La capacidad de percepción y comprensión de cada grado, hace que cambien la de grados precedentes.

Es como la realidad que cambia constantemente entre el niño, joven, adulto, y viejo, o Aprendiz, Compañero y Maestro. La realidad para el hombre, es el resultado de una relación sujeto y objeto, o el universo y yo. Para el hombre, la realidad cambia conforme LA CONSCIENCIA de él evoluciona.

“LOS VIAJES, YHVH, Y IESHOUA”

Iniciación Aprendiz:

V∴ M∴- ¿Quién es el temerario que se atreve a interrumpir nuestros trabajos y trata de forzar las puertas de nuestro templo?

G∴ T∴ – Es un profano que viene del caos de las tinieblas del mundo exterior y desea iniciarse en nuestra augusta asociación.

V∴ M∴ – ¿con que derecho se ha atrevido a esperarlo?

H∴E∴- con el derecho de ser un hombre libre y de buenas costumbres.

El templo para nosotros, es el edificio donde trabajamos, pero también es nuestro cuerpo físico.

“Profano” etimológicamente, proviene de las raíces “Pro” que significa enfrente, y “fanum” significa templo, o sea aquel que esta fuera y frente al templo, o sea, el alma antes de encarnar.

Filósofos y cabalistas de la antigüedad, pensaban que el universo estaba compuesto por cuatro elementos: Fuego, Aire, Agua y Tierra, mismos que relacionaban con las cuatro letras hebreas del nombre sagrado de YHVH: “Yod”, Fuego, “He”, Agua, “Vav”, Aire, “He”, Tierra.

Los viajes en vuestra iniciación como aprendiz de Masón, aparentemente fueron tres, pero en realidad fueron cinco.

El primer viaje simbólicamente fue el elemento: “Aire”, la sexta letra del alfabeto hebreo “Vav”.

El segundo viaje represento el elemento “Agua” quinta letra del alfabeto hebreo “He”.

El tercer viaje representa el “Fuego de la conciencia universal”, y simbólicamente es la décima letra del alfabeto hebreo “Yod”,

Cuarto viaje simbólicamente es la “tierra”, es la segunda “He”, y cuarta letra del nombre de “YHVH” que sintetiza las tres anteriores, y representan la “materia primigenia altamente organizada como “cuerpo humano”, es el primer Adán. En su desenso al mundo de las formas manifiestas. Es el “Malkuth” cabalístico.

El quinto viaje esta representado por la letra hebrea “Shin”, el fuego de la “consciencia aparentemente individualizada” del ser, y digo “aparentemente” porque nunca deja de ser parte de la consciencia universal.

Los fuegos del “Yod” y la “Shin”, y la luz que emanan, son las consciencias del cuerpo físico y la del ser, es la luz, o consciencia del cuerpo físico y la del ser, que pide el pueblo Masónico y el Gran Orador para el postulante. Es “YHVH” convertido en “JHsHV”, Ieshoua. La estrella flameante de cinco puntas y la “G” en medio.

Sois aprendices de Masón y no me es permitido profundizar más, pero si me es permitido agitar un poco las consciencias de quien me lee o escucha. tómenlo como información que vosotros, QQ∴ AA∴ seguro estoy, que en algún momento lo ampliareis.

Las cuatro letras de YHVH en la iniciación del A∴ M∴ están representados por los viajes del postulante, en su iniciación, que es la Caída de Adán desde el jardín del edén hasta la tierra, arrastrando a lucifer y a Dios en su descenso, Porque Dios es el todo, y nada hay fuera de él.

Biblia mundo hispano. – Reina-Valera.

“pero del fruto del árbol que está en medio del huerto dijo Dios: No comeréis de él, ni le tocaréis, para que no muráis. Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis; sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y seréis como Dios, sabiendo el bien y el mal. Y vio la mujer que el fruto del árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió, así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos, y conocieron que estaban desnudos; entonces cosieron hojas de higuera, y se hicieron delantales. Gn.3:3-7.

“Y Jehová Dios hizo al hombre y a su mujer túnicas de pieles, y los vistió” G.3:21.

Conclusión.

Al inicio, pensé escribir para los Aprendices Masones, inclusive le llamé: “Los viajes del aprendiz”, pero conforme se desarrollaba el tema, los limites se rompieron, porque el hombre propone y Dios, o el ser dispone.

la iniciación del A∴M∴ representa alegóricamente el descenso y encarnación del alma en el cuerpo humano, y el despertar de su autoconsciencia, el resto de las iniciaciones o exaltaciones representan la elevación de la consciencia del alma hacia los mundos divinos del espíritu, “Atziluth”, en plenitud de consciencia del ser.

Los ceremoniales de iniciación deben tener este objetivo: Expander y elevar la consciencia del postulante, de no ser así, es un ceremonial muerto. Los ceremoniales deben sacralizarse en un ámbito de profundo respeto.

“El hombre es el creador de su ambiente y circunstancias y no el resultado de esas cosas. Toda vida y toda existencia en el universo se expresa en ciclos, cuya periodicidad equivale al ritmo de ciertas repeticiones medidas y armoniosas de impulsos que son de naturaleza cósmica. La voluntad y los deseos de Dios se expresan en el hombre en forma de inspiraciones”.

La vida del hombre es un viaje maravilloso lleno de ciclos de vida y muerte, de iniciaciones, y ciclos dentro de otros ciclos, como el de siete años en la edad del hombre, por ejemplo: 1-7, 7-14, 14-21, 21-28, 28-35, etc.

La vida es un viaje lleno de magia en ciclos e iniciaciones; El conocimiento del místico, no está en el creer, sino en el saber, y cuando siente la cercanía del fin del último ciclo, debe buscar en quien delegar su conocimiento y continue su trabajo. Esto es una ley no escrita, y todo tiene sus consecuencias. Hay quienes desde ciclos muy antiguos transitan el sendero de misticismo teúrgico, pero hoy aún no lo recuerdan.

Las palabras son símbolos de símbolos, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

“Querer, Saber, Osar y Callar”

Fraternalmente.

Lázaharo Hael∴

Nota:

Números, letras y palabras son símbolos de símbolos, no son verdades por sí mismas, solo señalan hacia ellas.

El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no necesariamente representan el criterio de la orden.

No escribo para todos, sin embargo: ”El que tenga oídos para oír, déjenlo escuchar”.

Culiacán, Sinaloa. México. Martes 12 de mayo del 2024.

Bibliografía:

Liturgia del Grado de Aprendiz.

Un Jardín de Granadas. – Israel Regardie.

Diccionario Etimológico. – Fernando Corripio.

Las enseñanzas de Don Juan. – Carlos Castañeda.

El dominio del destino con los ciclos de la vida. – Spencer Lewis

Biblia de estudio mundo hispano. Reina-Valera.

Vistas:
121
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org