Categorías

90 ANIVERSARIO DE LA GRAN LOGIA DE BOLIVIA

Celebrar es recordar y rendir homenaje. Celebrar también es alegrarse por algo favorable.

Hoy estamos reunidos para celebrar el 90mo. Aniversario de Constitución de la Gran Logia de Bolivia. Y lo haremos recordando con brevedad prudente su historia, rindiendo con sobriedad homenaje a los hechos y masones que la marcaron con su impronta y también celebrando la oportunidad que nos ofrece el presente de pergeñar el futuro de nuestra Institución.

La Institución

El 20 de noviembre de 1929 se constituye la Gran Logia de Bolivia como la institución masónica en el territorio de Bolivia. Con seguridad que historiadores y estudiosos dirán con sobradas razones que la fecha de la Carta Constitutiva es de abril de 1930. Lo cierto es que en la historia, el 20 de noviembre de 1929 fue la fecha de nacimiento de la Gran Logia de Bolivia. Fue el momento en que vio la luz de la vida institucional. Es la fecha de su partida de nacimiento.

Siete fueron las Respetables Logias que conformaron la Gran Logia de Bolivia: Honor y Prudencia No. 1, Illimani No. 2, Honradez y Trabajo No. 3, Tunari No. 4, Adolfo Ballivián No. 5, Mariscal de Ayacucho No. 6 y Anglo-Bolivian No. 7. El reconocimiento de los masones de Bolivia a estas RR.LL. por haber sido y seguir siendo el cimiento de nuestra Institución.

En su inicio, la Gran Logia de Bolivia para gobernar y dirigir siete Logias y algo más de 100 hermanos masones requirió de una instancia organizativa central reducida, ubicada en La Paz, que atendiera los asuntos emergentes de la actividad de ese número de Logias. A medida que pasó el tiempo y la institución fue creciendo y esparciéndose por él país. Las autoridades de cada tiempo tuvieron la visión de conformar la organización de manera que pueda atender las necesidades institucionales para promover la práctica de la masonería. Este sostenido crecimiento de la Gran Logia de Bolivia demandó siempre de más recursos y quienes dirigían la Institución siempre ejecutaron acciones para cumplir con lo demandado.

Si bien la Institución, desde su inicio, tuvo las tres instancias independientes que conforman hasta hoy su gobierno: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, en la práctica, en el tiempo inicial, estaban muy ligadas e incluso desempeñadas por las mismas autoridades. Las decisiones institucionales, de acuerdo a la normativa se tomaban en estricta aplicación del método de representatividad.

A medida de su crecimiento, se hizo necesario repensar la organización y en las últimas décadas del siglo pasado se comenzó un proceso de desconcentración.

La Constitución Masónica – ahora Estatuto – se fue modificando a medida que la realidad así lo demandaba hasta llegar hoy al estado en que las decisiones de las Asambleas se toman en base a la decisión expresada por cada Maestro Masón en Tenidas de Tercer Grado de cada Logia. A partir de esto, la conformación de los órganos de la Orden adquirió un carácter eminentemente participativo.

Hace unos siete años se determinó conferir a las Grandes Delegaciones Regionales la tarea de administrar las mismas creando en ellas las instancias ejecutiva, legislativa y judicial como prolegómeno al nuevo Estatuto que hoy rige a la Gran Logia de Bolivia.

Hoy, el estatuto en vigencia establece la autonomía regional (llamada distrital) no solo en ámbito administrativo – que es el principal – sino también en la posibilidad de adquirir patrimonio, es decir de ser sujeto propietario como región, todo dentro de un contexto de innegociable unidad en torno a la Gran Logia de Bolivia. En esta línea el nuevo Consejo General de la Orden está conformado por representantes electos de cada uno de los nueve departamentos del país, al igual que el Tribunal Supremo de Ética que es la instancia superior judicial de la entidad.

La misma organización institucional del estrato central es replicada en los Distritos o Regiones, con delegación de competencias establecida en el Estatuto, con el objetivo de lograr que esta nueva forma de organización cumpla con el propósito de brindar las condiciones y recursos necesarios para la práctica de la Masonería y de esta manera apoyar al logro del objetivo final de la Masonería cual es el de la construcción del hombre de bien y de la fraternidad universal. El mismo propósito que animó a los fundadores de la Gran Logia de Bolivia en 1929 motivando el trabajo de quienes hoy, 90 años después, conforman la Institución. Muestra innegable de la congruencia entre la concepción inicial y actual realidad de la Gran Logia de Bolivia.

Hoy la Gran Logia de Bolivia tiene 112 Logias con presencia en los nueve departamentos de Bolivia y no solo en las ciudades capitales, ya que también se tienen ahora Logias en las ciudades intermedias. La membresía actual supera los 4.500 masones. Y la Institución posee la infraestructura necesaria en cada lugar en el que está presente.

En el ámbito de las relaciones internacionales, la Gran Logia de Bolivia tuvo marcada una línea clara de integración desde sus inicios. Desde las gestiones para el relacionamiento con las tres Grandes Logias Madres del mundo en la década de 1930 ha logrado en la actualidad un avance sostenido y al presente preside la Confederación Masónica Interamericana y tiene presencia importante en otras instancias masónicas internacionales.

La Gran Logia de Bolivia ha logrado un lugar de privilegio en el contexto internacional debido a su accionar institucional serio y respetuoso y su constante como positivo trabajo.

En su acción en la sociedad, la Gran Logia de Bolivia realiza de manera permanente obras de beneficencia principalmente en los campos de la salud y la educación. Desarrolla acciones de integración social mediante eventos en los que participaron y participan los diferentes estamentos de la sociedad boliviana. Pero fundamentalmente lo hace a través de la acción de cada uno de los masones en el lugar que ocupa en la vida nacional.

  • Celebremos el desarrollo de nuestra Institución.

Los Masones

El 20 de noviembre de 1929 se logró el objetivo perseguido por Hermanos Masones que trabajaron varios años para conseguirlo. El agradecimiento a ellos por su visión y perseverancia.

Nuestra gratitud a los 19 Grandes Maestros que condujeron a la Gran Logia de Bolivia en sus distintas épocas por su vocación de servicio y su trabajo en los años que les tocó el honor de presidir a la Gran Logia de Bolivia los MM.RR.HH: Norberto Galdo Ballivián, Filiberto Osorio Téllez, Federico Martins, Héctor Ormachea Zalles, Armando Bretel Arrázola, Rodolfo Virreira Flor, Rafael Indaburu González, Alfredo Peláez Diez de Medina, José S. Pardo Rodríguez, José Royuela Albo, Waldo Jaúregui Canevaro, Alfredo Rea Nogales, Manuel E. Contreras Villalba, José Aramayo Anze, Roberto Auchén Homsi, Rudy Barbosa Levy, Mario Cabrera Ruiz, Jorge Arze Escóbar y José Crespo Bonadona.

También a quienes desempeñaron el cargo de Diputado Gran Maestro de la Gran Logia de Bolivia a los largo de estas nueve décadas de existencia institucional y a los masones que fueron y son miembros del Consejo de la Orden y los Tribunales Institucionales y a quienes ocupan y ocuparon los distintos cargos en la Gran Logia de Bolivia.

Y a los más de 10.000 masones que estuvieron y están en la Gran Logia de Bolivia durante estos 90 años y que hicieron – día tras día – su labor de desarrollo desde sus Logias.

El trabajo de todos ellos es sin duda un testimonio de la vocación de servicio que tienen los masones como prioridad de acción en sus vidas. Pero más allá de eso, agradecerles por hacer de la Institución una instancia viva.

  • Celebremos el trabajo hecho de los masones de la Gran Logia de Bolivia.

El futuro

Hay que también celebrar la oportunidad de futuro que tenemos.

Estamos presenciando un sustancial cambio en la organización de la Gran Logia de Bolivia. Un tiempo de mejoras sustanciales de la eficiencia y la eficacia en la gestión. Un periodo de planificación y ejecución en todos los aspectos que hacen a la institución, en los recursos de infraestructura, los financieros y económicos, los humanos, en la utilización de la tecnología, en el desarrollo de la comunicación, en las relaciones internacionales, en la beneficencia y en la Instrucción Masónica y las instancias de investigación.

En las regiones ha llegado el tiempo del desarrollo planificado en función de las necesidades de cada lugar alineados con las premisas del plan de la instancia central y del ejercicio de la responsabilidad de los Maestros Masones en el cumplimiento de las numerosas tareas regionales que harán al funcionamiento de esas instancias y con ello
la consecuente formación de líderes que dirigirán a la Institución.

También se vislumbra el crecimiento importante del sentido de compromiso y pertenencia a la Orden, en razón de que cada logro conseguido será ahora producto del esfuerzo regional. Y también la consolidación del sentido de la responsabilidad institucional.

Las Logias están trabajando en una renovada dinámica rompiendo la rutina, con objetivos institucionales que contribuyan de manera alineada a los propósitos de la Organización, hacia adentro y hacia afuera.

En fin a la Gran Logia de Bolivia, institucionalmente, le esperan días de intensa actividad con cambios positivos que la fortalecerán y le dotarán de mayor eficiencia y eficacia, basadas en la unidad institucional en torno a la Gran Logia de Bolivia, atendiendo las demandas sistematizadas en planes y surgidas de las necesidades diversas de las regiones con sus características propias.

Finalmente en esa visión hay algo que no va a cambiar en el futuro, respecto del pasado y del presente. Y se refiere a que los protagonistas de la construcción del futuro seguirán siendo los Masones, comprometidos en el ejercicio de sus derechos como resultado del cumplimiento de sus deberes y responsabilidades.

No hay duda alguna respecto de la laboriosidad de los masones y nos asiste la certeza de su permanente trabajo por la institución. Por eso es que el futuro es promisor para nuestra Institución. La Masonería seguirá siendo protagonista de la historia, como siempre lo fue, con el método que siempre utilizó, para lograr los cambios transformadores que siempre ha logrado.

Cierto que ha tenido tiempos de esplendor y también de sombras. Pero, de acuerdo a su método, depende de los masones la intensidad de la luz de sus esfuerzos en cada época.

  • Celebremos la oportunidad que tenemos de construir el futuro.

QQ. HH. Celebremos hoy los 90 años de la Gran Logia de Bolivia y a partir de mañana a seguir trabajando…

Vistas:
1047
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org