Categorías

Zoroastrismo

Escudriñando 

AMPARTAPA

Zoroastrismo 

Con raíces 1.500 años antes de Cristo, cuajó en Persia en el siglo VI a.C: es anterior al Islam, al Cristianismo, al Judaísmo… ¡Es la primera religión monoteísta! 

Un monoteísmo muy respetuoso con los cuatro elementos de la naturaleza… Por eso, cuando alguien muere, en vez de contaminar los elementos quemando su cadáver (aire y fuego), enterrándolo (tierra) o arrojándolo al agua, su cadáver se deposita en la torre del silencio… (una torre redonda, cerrada y protegida, en cuya azotea se deposita el cadáver para que los buitres vayan devorándolo). 

Es una religión muy antigua, entre los años 628 y 551 a.C. en el antiguo mundo Persa aparece el Zoroastrismo o Mazdeismo, una religión que creará las bases morales entre el bien y el mal. Su nombre proviene del profeta o “enviado” Zoroastro o Zaratustra y su identidad suprema es “Aura Mazda” u “Ormuz” (“el señor sabio”), por eso también es conocida como Mazdeismo. 

Esta religión de origen persa sembrará las bases morales de la dualidad entre el bien y el mal para las futuras religiones y civilizaciones de occidente y oriente. 

El Zoroastrismo se extendió a lo largo de los territorios iraníes, penetró en Asia Central a través de las rutas comerciales y más tarde llegó hasta Asia Oriental. 

Se han encontrado por todo Irán pequeños templos fechados en la era pre-islámica, y los registros conservados describen la instalación de esculturas en centros de culto zoroastriano. Ninguno de estos íconos ha sobrevivido, pero así como algunas monedas iraníes antiguas incluían a menudo imágenes de inspiración griega (especialmente ejemplos partos y seléucidas), es concebible pensar que las esculturas de los templos zoroastrianos de este período reflejaran también una influencia helenística, quizá similar a la encontrada en el área de Gandhara. El único arte Zoroastriano todavía existente se encuentra en las monedas, especialmente aquéllas acuñadas por los soberanos sasánidas. Estas monedas normalmente representan un altar de fuego flanqueado por dos personas que podrían representar a los miembros de la élite del clero zoroastriano conocidos como magi

El zoroastrismo tiene un lugar importante en la historia de las religiones de occidente provenientes de la rama de Abraham y también de oriente de la rama Dhármica. 

Las enseñanzas morales sobre la lucha del bien y el mal presentada por Zoroastro en las que se manifiesta elementos significativos como lo son: un Dios bueno y un Demonio; el profeta; la inmortalidad del alma; la resurrección; el libre albedrío y el juicio final, han tenido mucha influencia en otras religiones como el judaísmo, cristianismo, islamismo, entre otras. Esto puede evidenciarse en los textos sagrados y prácticas de estas religiones que tocan estos temas en sus creencias y enseñanzas a pesar de que nunca afirman que están vinculadas con el mazdeísmo. 

A la edad de 30 años, Zoroastro experimentó una visión en la que la supremacía del dios de la sabiduría, Ahura Mazda, le fue revelada. El resto de deidades quedó reducido al estatus de demonios y criaturas espirituales menores, con Angra Mainyu, o Ahriman, como encarnación de la maldad, en contraposición a la bondad y la luz personificadas en Ahura Mazda. A menudo se ha considerado que este dualismo influyó en la formulación de la teología judía y, a través del judaísmo, de la cristiana. 

Esta forma de creencia milenaria tendrá su impacto significativo en todas las religiones posteriores del mundo occidental y parte de la India, tomando de ella elementos claves como: la justicia, la verdad, el orden, la inmortalidad, la serenidad, el pensamiento adecuado, entre otros. Es la religión de la buena vida. Sin hábitos ni normas restrictivas, y sólo tres mandamientos básicos: buenos pensamientos, buenas palabras, buenas acciones. 

El Zoroastrismo es una de las primeras religiones que presenta la lucha interna del ser humano entre las fuerzas del bien y del mal, del conocimiento contra la ignorancia, la vida después de la muerte y las oraciones frecuentes para vivir con rectitud vigilando que el corazón sea entregado a Aura Mazda y que no se incline el pensamiento hacia el mal. Las enseñanzas de Zoroastro (en griego) o Zaratustra (en persa) iban en contra de las religiones politeístas presentes en el mundo indo-iriano, más propiamente en India, en Guyarat, poco a poco fue tomando fuerza hasta que el príncipe Vishtaspa de la región de Asia Central le permitió la extensión del Mazdeísmo en sus tierras. El Mazdeísmo o Zoroastrismo fue incorporado al imperio Persa luego de la muerte del profeta y llegó a ser adoptado por la dinastía aqueménida que comenzó con Ciro El Grande. 

Entre los siglos III y VIII el mazdeísmo fue la religión oficial de la dinastía Sasánida, pero en el período helenístico perdió fuerza y fieles por la influencia de los griegos. Luego con la llegada del Islam a Irán los seguidores del mazdeísmo se desplazaron a la isla de Ormuz y a la India para instalarse y continuar con sus prácticas mazdeístas. El libro sagrado del Mazdeismo es el Avesta. Este reúne una compilación de textos sagrados en forma de cantos redactados por el propio Zaratustra. Estos textos fueron escritos en las lenguas antiguas Avestán y en Gáthico. 

En el Avesta se encuentran los “Gathas” o “Gahs”, que son los cánticos que sirven como plegaria que deben ser recitados cinco veces al día por los seguidores del Mazdeísmo. También existen otros textos litúrgicos en el Avesta conocidos como “Yasna” (término que significa “reverencia”) que son estudiados y leídos en los ritos de esta religión. 

En el mazdeísmo la oración es uno de los ritos que se debe realizar todos los días y su objetivo principal es vigilar nuestro corazón y entregarlo al sumo bien que representa Aura Mazda. 

Los momentos del día en los que se deben rezar los “Gahs” son: 

De la medianoche hasta el alba (Uzerin Gah) Existen otras oraciones para otros ritos, pero estas son las más frecuentes. 

La religión ha sobrevivido hasta el siglo XX en áreas aisladas de Irán, y es también practicada en algunas partes de la India (especialmente en Bombay) por los descendientes de inmigrantes iraníes conocidos como Parsis. Por esta razón, la religión tal y como es practicada en la India, es conocida también como Parsiismo

Los Mazdeístas creen que tienen libre albedrío para poder elegir entre el bien y el mal, pero saben que siempre las fuerzas divinas de Aura Mazda, que representan el bien, estarán por encima del mal y lo vencerán. 

  • De la salida del sol hasta el mediodía (Hawan Gah) 
  • Del mediodía hasta la media tarde (Rapithwin Gah) 
  • De la media tarde al crepúsculo (Uzerin Gah) 
  • Del crepúsculo hasta la medianoche (Aiwiseruthrem Gah) 

Actualmente, el mazdeísmo tiene pocos seguidores en el mundo y su número de practicantes es cada vez menor en comparación a sus inicios en el mundo antiguo persa. La mayoría de ellos están ubicados en parte de Irán y la India. A pesar de esto, esta religión sigue viva y se siguen llevando a cabo sus prácticas en distintos países de América, Europa y Asia. 

Aunque fue la religión estatal de Irán, ampliamente practicada en otras regiones habitadas por pueblos persas (por ejemplo, Afganistán, Tayikistán y gran parte de Asia Central), el zoroastrismo es hoy una religión minoritaria en Irán, y cuenta con pocos practicantes en todo el mundo. Muchas tradiciones zoroastristas continúan subyacentes y caracterizan la cultura iraní. Fuera del país también han tenido un impacto conocido, particularmente en Europa occidental. 

Siglos antes de la «Divina Comedia» de Dante, el Libro de Arda Viraf describió vívidamente un viaje al Paraíso y al Infierno. 

¿Podría Dante haber oído hablar del cósmico relato del viajero zoroastrista, que asumió su forma definitiva alrededor del siglo X d. C.? La semejanza de las dos obras es extraña, pero solo se pueden ofrecer hipótesis. 

En otras partes, sin embargo, la «conexión» zoroastrista es menos oscura. El profeta iraní aparece sosteniendo un globo brillante en La Escuela de Atenas, pintura de Rafael en el siglo XIV. 

Del mismo modo, el Clavis Artis, una obra alemana sobre la alquimia que data de finales del siglo XVII principios del siglo XVIII, fue dedicada a Zaratustra, y contó con numerosas representaciones de temas cristianos. 

Zaratrusta «llegó a ser considerado (en la Europa cristiana) como un maestro de la magia, un filósofo y un astrólogo, especialmente después del Renacimiento», señala Ursula Sims-Williams, de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos de la Universidad de Londres. La antigua fe también hizo una serie de apariciones musicales en el escenario europeo. 

Además del personaje sacerdotal de Sarastro, el libreto de «La flauta mágica» de Mozart está cargado de temas zoroastristas, como la luz versus la oscuridad, las pruebas del fuego y el agua, y la búsqueda de la sabiduría y la bondad por encima de todo. 

Sin embargo, en lo que se refiere a la música, tal vez ningún ejemplo refleje mejor la influencia del legado del zoroastrismo que el «Así hablaba Zaratustra», de Richard Strauss, tema musical de la película «Odisea del Espacio» de Stanley Kubrick (2001). 

La partitura debe su inspiración a la obra magna de Nietzsche del mismo nombre, que sigue a un profeta llamado Zaratustra, aunque muchas de las ideas propuestas por Nietzsche son, de hecho, antizoroastristas. 

Hay otros ejemplos del impacto del zoroastrismo en la cultura popular contemporánea en Occidente. 

Ahura Mazda, que le da nombre la compañía de automóviles Mazda, sirvió de inspiración para la leyenda de Azor Ahai, un semidiós que triunfa sobre la oscuridad en la serie de novelas convertidas en serie de televisión «Game of Thrones», de George R. R. Martin. 

Además, se podría argumentar que la batalla cósmica entre la Luz y la Oscuridad de la Fuerza en «La Guerra de las Galaxias» lleva, muy ostensiblemente, la marca del Zoroastrismo. 

Pese a todas sus contribuciones al pensamiento, la religión y la cultura occidentales, se sabe relativamente poco sobre la primera fe monoteísta del mundo y su fundador. 

Zoroastro decía: 

“Pensamientos puros, palabras puras y obras puras”. “No déis rienda suelta a la cólera; pues cuando el hombre se entrega a la cólera, olvida su deber y las buenas obras”. “La más grande de todas las buenas obras es estar agradecido en el mundo y desear felicidad para todos”. “No temáis a la muerte que es una realidad, temed sólo a no haber vivido suficientemente bien”. 

Zoroastro dio tres mandamientos: hablar la verdad, cumplir con las promesas que uno hace y mantenerse libre de deudas. 

Vistas:
367
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org