Categorías

Virtudes Cardinales Prudencia (2da. Parte)

La Prudencia en las Ideas. El hombre se distingue de los otros seres de la naturaleza por la capacidad de formar pensamientos, juicios, ideas, experiencias, acumular todo ello formando la memoria y el saber, en resumen ejercitar la razón. Esta capacidad humana que hace al hombre superior en medio de todas las criaturas de la creación terrenal, es ejercitada en el medio ambiente que lo rodea; en sus inquietudes sensoriales, espirituales y mentales; y en las relaciones con otros de su misma especie. Estas relaciones son las que proporcionan el cumulo del conocimiento almacenados en la mente del hombre. Enfrentar un evento y superarlo, genera experiencia. Aprende de todas y cada uno de ellas. Es más, su mente inquieta, muchas veces las combina de todas las formas posibles y saca nuevas conclusiones, pero, sin la experiencia práctica. Está trabajando su capacidad de entender, comprender, de resolver problemas. Su inteligencia actúa. Estos procesos y resultados desarrollados y logrados, los acumula y conforma la memoria que continuamente es nutrida con nuevos experiencias y renovados procesos, dando al hombre, posibilidades de discernir y conformar juicios cada vez más certeros y decisiones mejores. La Prudencia es una virtud de la razón, que genera la habilidad y destreza para procesar un conjunto de conocimientos, experiencias e información organizados para formar un buen juicio o evaluación respecto a una acción concreta. Componentes importantes de la Prudencia son la sensatez, es decir la cordura mental y la responsabilidad. El proceso mental que significa la Prudencia, incorpora elementos yacentes en la memoria, relacionados con la acción concreta; y la conclusión que emerge de dicho proceso es cuidadosamente analizada antes de expresarla, por la inseguridad de no ser exacta. Esta inseguridad, es el temor a la injusticia; es el llamado Miedo Sabio. La Prudencia es discreta, pasa inadvertida ante los ojos, pero es eficaz. Produce admiración por las personas que habitualmente, toman decisiones acertadas, dando la impresión de jamás equivocarse; sacan adelante y con éxito todo lo que se proponen; conservan la calma aún en las situaciones más difíciles, se percibe su comprensión hacia todas las personas; no ofenden ni pierden la compostura. Así es la Prudencia, decidida, activa, emprendedora y comprensiva. Enriquece la sabiduría.

El valor de la Prudencia no se forja por la apariencia, sino por la manera de conducirse, de actuar ordinariamente. Posiblemente lo que más trabajo cuesta al hombre, es reflexionar y conservar la calma en toda circunstancia. La gran mayoría de los desaciertos en la toma de decisiones, es en el trato con las personas o al formar opinión. Se produce por la precipitación, la emoción, el mal humor, una percepción equivocada de la realidad o la falta de una completa y adecuada información. Respecto a la Prudencia del pensamiento, es inobjetable que la Masonería aprecia todas las cualidades humanas que adornan a los hombres, pero presta especial interés, al requerimiento a los aspirantes que ingresan a ella y de los que la conforman, que sean:

 a. Libre Pensadores. El Libre Pensador reclama para la razón individual, absoluta independencia de todo criterio dogmático, rígido y aun sobrenatural.

 b. Posean Voluntad Propia: Libre de sometimientos obligados o aceptados.

 c. Demuestren Discreción Absoluta. En cuanto a la vida masónica

Las cualidades anteriores son parte de la norma de conducta, de la ética masónica, que permite al Mason participar de las enseñanzas que recibe y proporciona, de y a, los hombres independientes que conforman la Orden Masónica. Libre Pensador. Es una cualidad indispensable en la Orden Masónica. El pensamiento rígido inflexible, el dogma, es una actitud indeseable en la mente del Mason. La historia muestra el desarrollo continuo de la humanidad expresada en los cambios ligeros, significativos y profundos que se han producido para el avance intelectual, filosófico y material de la misma. En los cambios, se han desterrado precisamente la rigidez del pensamiento y el dogma pues con ellos era imposible el avance. Por lo tanto El Libre Pensador, es el hombre sin amarras que sujeten su pensamiento y acción a un ancla que le impide navegar en el mar de la ciencia, la tecnología y la fe, que lo conducen al descubrimiento progresivo de la verdad.

El Mason es un Libre Pensador pero dentro los límites de la virtud, de la acción de bien, del amor al prójimo. De ninguna manera la Orden masónica propugna el pensamiento libre para el perjuicio, el daño, el dolor a la humanidad.

Aunque es consciente que los cambios, la superación hacia un estado superior, pueden ocasionar en la humanidad acciones de violencia, no es el método que ella propugna. En cambio la masonería, como se vio anteriormente, adopta la Tolerancia a las ideas ajenas y la confrontación entre ellas mismas, para la resolución del conflicto por vía de la mejor razón, aceptación de esta por su cualidad superior y respetar el disenso como práctica de la Tolerancia. El método masónico es el de la dialéctica. Acaso hay un proceso mejor de superación de pensamientos, ideas, mentes, esquemas y conflictos?.

No es ninguna ilusión el método dialectico de superación de contrapuestos. El mundo ha vivido desde 1917 a 1989 la confrontación de dos sistemas de gobierno enfrentados con altos riesgos de conflagración. El Socialismo versus el Capitalismo. La síntesis de esa confrontación ideológica, aun se está conformando en nuestros días en un mundo revuelto y desorientado por la confusión resultante de tal confrontación. La Unión Soviética, posiblemente la parte que requería mayor flexibilidad y adecuación, desapareció casi inmediatamente. Esta sustituida por regímenes que han adoptado el mercado, la competencia y la democracia liberal como métodos de administración pública. La otra parte que tenía más amplitud de visión política y social, está en el 2016, experimentando por primera vez en su historia, una campaña política para lograr la nominación a la Presidencia de uno de los partidos, la propuesta socialista compuesta de una más equitativa distribución de la riqueza; la asistencia médica a la población; el fortalecimiento a la educación pública; gravámenes mayores a la riqueza y mayor control a sectores terciarios financieros, que generan vía especulación, las mayores cuotas de riquezas para la pequeña población mas rica de ese país. La síntesis de ambos sistemas se está dibujando en lo que va del siglo actual. La violencia social, el sometimiento de voluntades y pensamientos mayoritarios a una persona o minoría que ejerce el poder político y armado; el abuso o imposición en grado excesivo de cualquier poder, fuerza o superioridad que caracterizan a la Tiranía o el Régimen Político que por la fuerza o violencia concentra todo el poder en una persona, grupo o organización y reprime los derechos humanos y las libertades individuales que configuran a la Dictadura, son formas de dirección y gobierno que no son aceptadas de ninguna manera por la Masonería. Están en directa contradicción con el libre pensamiento, que ella propugna y con el ejercicio de la Prudencia en el pensamiento. La máxima expresión de autonomía humana está precisamente en la mente del hombre. En su capacidad de pensar, de analizar las realidades, expresiones y acciones y formar juicio y criterios que son soberanamente propios del hombre y que nadie le puede coartar, embargar o prohibir formarlos y expresarlos. Hacerlo es un atentado a la libertad del hombre, inaceptable y menos permitido.

Voluntad Propia. Es otra cualidad requerida a los aspirantes a masones. Se la entiende como la Facultad del Libre albedrío; de la potestad de obrar por reflexión y elección libre; de la libre determinación; de la elección hecha por propio dictamen o gusto. Todos estos conceptos coincidentes configuran el marco de referencia del hombre libre de sometimientos que busca la masonería en sus filas y en la formación del masón iniciado.

La Masonería, imparte en sus trabajos de formación humana, trabajos, investigaciones, opiniones, etc. sobre muchos temas que enriquecen los conocimientos del hombre y buscan mejorar su calidad humana y perfeccionar progresivamente su actividad social, humanística e intelectual. Esos trabajos de formación humana elaborados por cada Mason, es un servicio a los demás que se nutren de tal esfuerzo, quienes a su vez mediante sus comentarios, criticas y opiniones complementan al mismo enriqueciéndolo en beneficio de todos los masones presentes en la exposición.

Este beneficio que se produce por el intercambio de ideas y propuestas, es sometido automáticamente al libre pensamiento individual de cada masón. En este proceso, se manifiesta la potestad individual de obrar por reflexión y elección libre y de elección por propio dictamen o gusto y decide adoptar todo o parte de los criterios escuchados y apropiarse ellos para su mejoramiento interno; o finalmente desechar la totalidad pero guardar en su memoria el caso.

Discreción Absoluta. Es entendida como la sensatez para formar juicio y tacto para hablar, obrar y sobre todo, la reserva, prudencia, circunspección que se requiere sobre los temas tratados. Esto no significa prohibición de conversar y tratarlos, sino respeto al proceso personal ajeno, de adoptar todo, parte o nada del beneficio al que nos referíamos en el subtitulo anterior, todo dentro el marco de la más amplia fraternidad.

Esta discreción puede ser mal entendida, confundiéndola con prohibición y acusando de práctica del secretismo, como señal de algo malo, ilícito dentro la Masonería. Nada más errado, las cualidades de Libre Pensador y Voluntad Propia en el Mason, son tan importantes, que se las preserva de cualquier presión extraordinaria que las afecten, mediante la Discreción. Además la Tolerancia a las ideas ajenas, dictan al Mason la conducta a observar en estos casos. Como en todo, hay pensamientos contrarios a la Prudencia en el pensamiento y aunque son reducidos, se refieren generalmente al apresuramiento en la formación de criterios o pensamientos, producto de la desinformación.

Prejuicio. Es la opinión previa y tenaz, por lo general desfavorable, acerca de algo que se conoce mal.

Prejuzgar. Juzgar una cosa o a una persona antes del tiempo oportuno, o sin tener de ellas cabal conocimiento. Formar opinión sobre algo o alguien sin conocer totalmente.

Vistas:
151
Categoría:
General

No se permiten comentarios.