Categorías

Trascendencia histórica del Escocesismo

La Francmasonería Escocesa es un sector importante de la Francmasonería Universal que rige y trabaja los grados IV al XXXIII inclusive del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, y que se autodefine como una enseñanza destinada al perfeccionamiento del Maestro Masón con miras a su mejor desempeño en la Cátedra Fundamental de la Francmasonería Universal -la Cámara del Medio-, y por ende, a elevar cada vez más la condición moral del hombre en general, tarea ímproba pero indispensable para el mejoramiento de la humanidad.

El nombre Escocesismo fue tomado de los Maestros Escoceses, como señal de adopción del ideal del «Perfecto Masón», calificativo que se arrogaron algunos maestros del siglo XVIII que pretendían ser depositarios del verdadero Secreto Masónico y de las más
puras doctrinas de la Orden.

De modo que el Rito Escocés Antiguo y Aceptado debe ser mirado siempre en un doble aspecto: como sistema de gobierno en relación a los grados ya indicados, y como sistema de enseñanza y perfeccionamiento moral.
Para gobernar, el Rito se ha organizado en cuerpos especiales conocidos con el nombre genérico de Supremos Consejos; y para enseñar ha confeccionado un cuerpo de Liturgia gradualmente ordenado.

El nombre Escocesismo fue tomado de los Maestros Escoceses, como señal de adopción del ideal del «Perfecto Masón», calificativo que se arrogaron algunos maestros del siglo XVIII que pretendían ser depositarios del verdadero Secreto Masónico y de las más puras doctrinas de la Orden. No obstante su nombre, el Escocesismo tuvo su origen no en Escocia sino en París, al fundarse allí, en 1754, un Capítulo llamado Clermot que comprendía tres grados superiores al de Maestro Masón. Cuatro años después, algunos hermanos de este Capítulo formaron uno nuevo bajo el Rito llamado de Perfección o Heredom, que constaba de veinticinco grados incluyendo los tres simbólicos.

MANUEL ANDRÉS DE RAMSAY

El barón escocés Manuel Andrés de Ramsay ejerció gran influencia en la creación de los altos grados. Nacido en Escocia en 1686, estudió en Edimburgo y viajó por Francia y Holanda. Al regresar a Inglaterra se destacó en Oxford e intentó su ingreso a la Gran Logia de Inglaterra organizada en 1 71 7. Según Frau Abrines, en 1 728 propició ante esta Gran Logia una reforma masónica consistente en la sustitución de los tres grados simbólicos, únicos reconocidos y que se practicaban en la época, por los tres nuevos de Escocés, Novicio y Caballero del Templo. Extrañamente, según el mismo autor, su proposición no encontró acogida en Inglaterra, pero sí en Francia, a donde se trasladó posteriormente, escribiendo en 1736 su célebre discurso como Orador de la Gran Logia francesa, para una tenida de iniciación, el que indirectamente había de resultar en la proliferación de los altos grados.

En la segunda parte de su discurso, Ramsay desarrollaba una leyenda que hacía derivar nuestra Augusta Orden de los Cruzados, siendo éste el punto causante del mayor impacto, al punto que a su muerte en 1 743 se le consideró el padre espiritual de la Masonería Escocesa.

ASPECTOS DESTACADOS DEL DISCURSO

Algunos de los más importantes acápites del célebre discurso de Ramsay dicen lo siguiente:
«El noble ardor que habéis demostrado HH.: míos para entrar en la muy noble y muy ilustre Orden de la Francmasonería es prueba cierta de que poseéis, desde luego, todas las cualidades necesarias para poder ser miembros de ella, es decir, la humanidad, la pura moral, el secreto inviolable y el gusto por las artes».

«Licurgo, Solón, Numa y todos los legisladores políticos no pudieron dar estabilidad a sus instituciones. Por muy sabias que fueran sus leyes, éstas no pudieron extenderse ni a todos los países ni a todos los siglos.

Como no tenían en vista más que las victorias y las conquistas, la violencia militar y la elevación de un pueblo respecto de otro, no pudieron llegar a ser universales, ni convenir al gusto, al genio y a los intereses de todas la naciones. La filantropía no era su base».

«Nuestros antepasados, los Cruzados, venidos de todos los ámbitos de la Cristiandad, se reunieron en la Tierra Santa, formando una sola confraternidad en la que se hallaban confundidos hombres de todas las naciones. Estos hombres superiores concibieron un establecimiento cuyo único objeto es la reunión de las inteligencias y de los corazones, para mejorarlos y perfeccionarlos, a fin de formar con el transcurso del tiempo una nación toda espiritual, en la que, sin derogar ninguno de los deberes que impone la diferencia de los estados, se creará un pueblo nuevo que, compuesto de muchas naciones, las cimentará a todas de cierta manera por el lazo de la Ciencia y de la Virtud».


De acuerdo con lo expresado, Ramsay sostiene que la Orden de los Francmasones tiene por objeto formar hombres amables, buenos ciudadanos, honrados, inviolables en sus promesas, fieles adoradores del dios de la amistad, y más amante de la virtud que de las recompensas, destacando entre estas cualidades el Secreto Masónico y el gusto por las ciencias útiles y por las artes liberales. Asimismo, afirmar que el nombre de Francmasón corresponde a hábiles arquitectos que querían consagrar sus talentos y riquezas no sólo a la construcción de los templos exteriores, sino también a ¡lustrar, edificar y proteger los templos vivientes del Altísimo. Desarrollando la historia, o por mejor decir, la renovación de la Orden, Ramsay da como un hecho el que la Masonería recibió la herencia de los Cruzados, a los que específicamente llama «nuestros antepasados».

Continuando con el tema, vemos que dos sectores de la Francmasonería Universal -el Simbólico y el Capitular- manteniendo estrictamente sus leyes tradicionales, aspiran llegar, por caminos que podrían parecer diferentes, al mismo fin: la Sublime Maestría.


La investigación de los orígenes históricos del Rito Escocés Antiguo y Aceptado ha sido realizada con la mayor claridad y ha permitido establecer y generalizar sus conclusiones sobre el tema, por el Comité de Historia del Supremo Consejo de Escocia, basándose en los documentos y papeles masónicos del L: P.: H.: Dr. Charles Morrison, fundador en 1846 de dicho Supremo Consejo. Esta tarea estuvo a cargo del I.: P.: H.: Robert S. Lindsay, y resumiendo lo expuesto en su informe y en los comentarios del Comité de Historia del Supremo Consejo de los EE.UU. para la jurisdicción Norte, podemos afirmar que «El Rito Escocés Antiguo y Aceptado» desciende directamente de la primera Logia de Perfección abierta en Burdeos en 1 744; que hay una sola línea hasta 1801; que después de 1801 existen dos ramas: una antigua (Kingston) y otra nueva (Charleston), hasta 181 7; que la rama antigua se extinguió, pero que la descendencia directa se mantiene hasta hoy a través de la rama joven o nueva (Charleston).

Termina en el próximo número. (Continuará)

ESTUDIO REALIZADO POR EL SANTUARIO «ACACIA» N°1, GRADO IV, DE SANTIAGO

Vistas:
104
Categoría:
REAA

No se permiten comentarios.