Categorías

TEMPLO DE JERUSALÉN

El Templo de Jerusalén (hebreo: בית המקדש, Beit Hamikdash) fue el santuario más importante del reino de Judá, y del judaísmo hasta su destrucción en el año 70. Se localizaba en la explanada del monte Moriá, en la ciudad de Jerusalén.

Se consideran dos templos sucesivos: el  Primer Templo o Templo de Salomón fue construido por el rey Salomón para sustituir al Tabernáculo como único centro de culto para las doce tribus de Israel.  Los libros históricos de la Biblia, indican que fue saqueado por el faraón Sisac (Sheshonq I) en 925 a. C., profanado por algunos de los reyes de Judá y destruido por los babilonios durante el tercer asedio de Nabucodonosor II contra Jerusalén en 587 a. C. No hay restos arqueológicos del mismo.

El Segundo Templo fue completado por Zorobabel en 515 a. C. (Judea estaba bajo soberanìa persa) durante el reinado del persa Darío I y seguidamente consagrado por el sumo sacerdote Josué. Se convirtió en el edificio más importante de la ciudad de Jerusalén y de Judea, hasta el punto que algunos autores denominaron a esta última un «estado – templo». 

Los reyes David y Salomón convirtieron Jerusalén en el centro del culto a Yahvé, y sus sucesores, los reyes davídicos de Judá, siguieron su ejemplo. Un oráculo proclamaba:
Pues Yahvé ha escogido Sion; la ha deseado para que sea su morada.
Este será mi lugar de reposo por siempre jamás…
Por consiguiente, Jerusalén fue declarada Santa morada del Altísimo.

Se trataba de una innovación introducida por motivos políticos. En la tradición israelita más antigua existían muchos lugares de gran importancia religiosa, mientras que Jerusalén carecía de ella. Pero Jerusalén se había convertido ahora en la capital real y tal paso daba un giro  a la situación.

Vistas:
324
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *