Categorías

SEMILLA

En un minúsculo grano de semilla existe el milagro de la naturaleza, de la cual nace y renace una forma de estructura de la cual se desprenden ramas que a su vez contendrán hojas y brotes que transcurrido un determinado tiempo y luego de un proceso de crecimiento se mostrarán en flores con pétalos de uno o varios colores, lo que llamamos flor, con algún aroma e intensidad diferente según su especie quienes protegen, en su centro, al pistilo que es el portador del fruto que alimentará o matará a algún ser vivo.

De estas semillas hay millones, el reino vegetal, manifestados en árboles, arbustos, yerbas terrestres y marinas, de formas y características distintas, incontables, que fueron en su “nacimiento” de un contenido diferente y debido a la evolución fueron adquiriendo características tal cual hoy las conocemos, sin embargo continúa el proceso de transformación o adaptación a los medios naturales en las que se desarrolla. Por tanto lo que hoy conocemos no es definitivo.

Cada ser humano puede considerase una semilla, cuándo conceptualizamos su individualidad que se manifiesta en sus acciones producto de la evolución de su pensamiento, el cual es producto de la experiencia de tránsito por la vida cotidiana, aprendizaje dirigido, influencia del medio ambiente en que se desarrolla, tanto familiar como social y la inquietud de descubrir por si propio los misterios de la naturaleza, indagando lo que la ciencia “abierta” puede ofrecernos, que nos va generando un concepto de lo habido con proyección al devenir en la seguridad de que conoceremos algo diferente que influye en la perspectiva de pensamiento del individuo en particular.

Habemos millones de seres humanos, con millones de características, con millones de pensamientos y actitudes, similares tal vez, pero diferentes uno del otro, pues el sitio mismo en el que nacimos no es igual; los padres, la familia, el entorno familiar, el hábitat, el barrio, la ciudad, el país, el medio social primario cuando iniciamos la “escuela del aprendizaje formal”, las relaciones humanas, los conflictos, las alegrías, las

frustraciones, los éxitos, los fracasos, la tranquilidad, el descanso, la soledad, la paz, … … …la muerte.

Con el uso del razonamiento adquirimos la capacidad de orientar nuestra vida hacia un ideal propio, analizamos nuestras posibilidades físicas, mentales y materiales. Gran parte de nuestro tiempo, consiente o subconscientemente nuestra mente está “diseñando” las variadas posibilidades para alcanzar el objetivo aspirado. Si está solo las posibilidades pueden ser más factibles de lograrla. Parece que cuando los “planes” se idealizan involucrando más de una persona, la tarea es más complicada pues hay más ideas que buscan lograr su deseo “personal”, tratando de sobreponerse a la idea del otro, pero no siempre se logra un acuerdo satisfactorio que llene las expectativas del uno al otro, y es acá donde se pueden generar frustraciones, desengaños, rencores, envidia, por citar algunas acciones. Lo que nos podría demostrar que el ser humano es genéticamente individualista… … …la introducción de valores y virtudes, por las entidades religiosas y Órdenes iniciáticas, hacen la labor de sugerir comportamientos humanos, hacia un equilibrio concertante.

En otros varios sitios del globo terráqueo, se desarrollan grupos humanos donde la fuerza interna se cultiva desde la infancia, estas sociedades son pragmáticamente ignoradas en el mundo material. La naturalidad en conjunción con su entorno físico, se les hace suficiente para vivir en paz interior, siendo una de sus mayores aspiraciones ingresar a los centros de cultivo espiritual donde serán guiados hasta alcanzar niveles de concentración mística, que para la sociedad occidental se torna sorprendente. Estas sociedades no están exentas del conocimiento científico contemporáneo, la actitud de cuando y como aplicarla hace la diferencia… … …

En lugares casi inaccesibles yacen seres humanos totalmente aislados de la “civilización”, casi extintos mantienen sus relaciones grupales bajo características propias, ancestrales legadas generacionalmente. Son estrictas en el cumplimiento de sus normas y el castigo es ejemplar cuando se las infringe. Viven estrictamente relacionados con la naturaleza, como fuente de recursos alimenticios, agradeciendo a deidades que protegen y conservan sus pertenencias y núcleos “sociales”… … … En el mundo predominantemente materialista, la lucha por la sobrevivencia física se torna más cruel, no hay reparos para destruir al adversario que desea poseer más poder. El enfrentamiento destructivo está “a la luz del día” pues las normas o leyes de convivencia pacífica, se vulneran abiertamente, como “mostrando” el poder que poseen.

La ciencia y tecnología nos muestran avances insospechados hacia logros cada vez más sorprendentes y sofisticados, donde el ser humano “navega” sutilmente sin percatarse que está camino a la esclavitud electro-magnética, cuando el pensamiento ya no es propio… … … llega en “capsulas”, hasta cuando la percepción de vida sea virtual.

Hoy recurrimos a conocimientos de civilizaciones pasadas para comprender como y porque los Dioses eran importantes en su trajín, donde la voluntad de su Dios era la “palabra sagrada”, civilizaciones donde el conocimiento científico de la época era detentada por unos pocos y el dominio de éstos se hacía más latente sobre los otros… … … “ignorantes”.

Sin embargo la semilla perdura en la naturaleza y en el ser humano. ¿Te consideras esa semilla?… … … ¿A cuál especie te arrimas?… … …

AMPARTAPA

Vistas:
368
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org