Categorías

RELATIVO

No me referiré a la teoría de la relatividad, que siendo de trascendental importancia en la ciencia de la mecánica, sigue siendo una teoría, lo que implica que pueden surgir otras teorías completamente opuestas a aquella u otras basadas en lo expuesto hasta ahora en lo referente a la relatividad. Las acciones, comportamientos, éxitos, conocimientos, actitudes, y otras manifestaciones humanas, que contribuyen a la evolución social y material de la raza humana, puede considerase relativo, pues aquellos logros, pueden ser utilizados tanto para contribuir a la felicidad como para causar el mal, por tanto todo lo manifestado por la humanidad se torna relativo puesto que no es absoluto, lo cual merece una principal atención para nutrirnos de lo positivo o negativo de la propuesta, si aquella permite consolidar nuestra personalidad.

El ser humano está considerado aún un misterio desde su creación. Conocemos mediante la ciencia su composición orgánica, física, fisiológica y sistemas como: el sanguíneo, nervioso, digestivo, que determinan acciones y reacciones que continúan siendo investigadas y catalogadas por los sicólogos, en la escala: desde lo natural?… hasta lo esquizofrénico.

A los conocimientos científicos hasta hoy conocidos “probadamente”, en todas sus expresiones, nadie puede asegurar que son beneficiosos,  ́con la misma seguridad de no poder probar que provienen de un “científico cuerdo”.

Se admite su teoría, descubrimiento, o propuesta luego de que otros “científicos” la han aceptado, posterior a largos e intensos debates, donde concluyen que una u otra teoría puede ser aplicable o no, en la evolución e interés del mejoramiento de conocimientos y vida que concuerdan con la “lógica” evolución “pactada”, que influyen o determinan a la postre las acciones y reacciones, que se objetivizan en “realidad” cuando se las ejecuta.

Así planteada la evolución del conocimiento, se torna extremadamente imposible determinar que el accionar de cualquier ser humano sea “el correcto”. ¿Quién puede ser capaz de calificar las acciones humanas?

Desde la idea más elemental expresada en un grupo de amistades, familiares o núcleo social, provoca controversia, aceptación, duda, rechazo, indignación, solidaridad, u otras reacciones que no siempre nos llevan a resultados positivos y, que solo con el diálogo y la tolerancia podremos satisfacer nuestras propias conclusiones, cuando medianamente y casi a “regañadientes” hemos aceptado la teoría lanzada. Esta es la parte positiva de la investigación, que nos impulsa a continuar indagando sobre los misterios de la naturaleza, en toda su manifestación, para producir nuevos interrogantes, que las generaciones sucesivas van desentrañando, consolidando, rechazando o perfeccionando.

Cuando nos referimos al comportamiento social del cualquier individuo, ¿estámos acaso capacitados para juzgar su comportamiento?

En todas las sociedades rigen leyes humanas, que determinan e intentan condicionar lo bueno de lo malo, en procura, es cierto y valorable, de buscar una convivencia pacífica entre seres humanos ligados entre sí, con un concepto ampliado hacia la protección entre ellos mismos y reflejados a la protección a la naturaleza, comprendida como parte intrínseca en la vida animada.

La sicología está intentando encontrar el equilibrio perfecto del accionar del ser humano, considerado sociable, más esa intención y sus resultados, más propiamente dichos, no podría ser aceptada por toda la raza humana.

Pues el ser humano está “condicionado” desde que nace, a las “reglas de comportamiento” de la familia y las leyes de la sociedad que habita y estas seguramente difieren en su concepción e interpretación de otra sociedad que se basa en similares, pero no iguales, comportamientos morales y leyes sociales, lo que nos muestra la diversidad de acción y reacción de la humanidad.

¿Quién es capaz de lanzar la primera piedra?

La Historia de la humanidad nos relata acontecimientos, desde los más nefastos hasta los más sublimes, que en el transcurrir del tiempo han creado surcos donde se debe introducir la semilla de la comprensión y de la tolerancia, la cual con el riego “desinteresado” de entidades como la religión y escuelas iniciáticas , no encriptados, aportan a través de sus seguidores con acciones que trasunten los límites de la intolerancia en procura de alcanzar el buen entendimiento de toda la humanidad y del ser humano en particular, comprendiendo e interpretando los sentimientos que impulsan su desempeño ante el prójimo.

Por todo aquello todo lo que propone el ser humano es relativo, en el buen sentido de la palabra. Es imprescindible actuar con conceptos acordes al avance tecnológico, que permitan contrarrestar los efectos nocivos que conlleva todo descubrimiento humano, con la finalidad de resguardar el patrimonio interno de cada ser viviente y en particular el del humano para evitar su extinción consciencial.

AMPARTAPA

Vistas:
339
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org