Categorías

¿Qué es la virtud?

INTRODUCCION

El termino Virtud viene del latin virtutem, propiamente un valor o cualidad por la que una persona o cosa es apreciada, pues se relaciona con un derivado de  vir, ( varón, hombre, guerrero) y se refiere al valor, que la sociedad tradicional considero cualidad masculina por excelencia, y también un carácter distintivo del hombre. Pero pronto su plural virtutes fue asociado a todo tipo de cualidades morales (las virtudes), ya ni masculinas ni femeninas, sino en general. Esto es ajeno a la relación etimológica que popularmente establecían los romanos entre vir (varón) y la palabra vis (fuerza, potencia), cuyo plural es vires (fuerzas). Es así como al relacionar virtutes con vires, acaba significando toda serie de cualidades, fuerzas o potencialidades de actuación de un individuo, gracias a la fuerza interior de algo o a sus cualidades interiores.

En la antigua Grecia la palabra  areté (ἀρετή aretḗ ‘excelencia’), es uno de los conceptos cruciales relacionado a la” excelencia”, perfección o la plenitud que pueda alcanzar el hombre de modo especial en una realidad. Los griegos utilizaban el término areté para describir la conducta virtuosa, cuando su comportamiento ético era excelente en algún propósito o función. 

MEJOR CONCEPTO DE VIRTUD

 Una virtud es un poder interior que permite al hombre disponer y llevar a término las decisiones correctas en las situaciones más adversas para cambiarlas a su favor, el virtuoso es el que está en camino de ser sabio, porque sabe cómo llegar a sus metas sin obstaculizar a los demás, sabe cómo poner a todos de su lado y alcanzar un objetivo común. El virtuoso es el que “sabe remar contra la corriente”. Es el alma y el espíritu para obrar con el corazón como el supremo mediador.  La virtud se opone al vicio o esclavitud y tiene una gran importancia para la vida ética.

REPRESENTANTES FUNDAMENTALES DE LA FILOSOFIA GRIEGA

Sócrates (Atenas, Alopece 470 – 399 a.C.) afirmaba que “la virtud es aquello que nos ayuda a conseguir el bien mediante conocimiento, razonamiento y la filosofía”, para él la sabiduría era sinónimo de virtud, ya que “quien obraba mal lo hacía por ignorancia”.

Para Platón (Atenas, Egina 427 – 347 a.C.), alumno de Sócrates, el ser humano dispone de tres poderosas herramientas: el intelecto, la voluntad y la emoción, para cada una de estas herramientas existe una virtud como son: la sabiduría, la valentía y el autocontrol; las cuales permitirán identificar, emprender acciones correctas, e interactuar con las demás personas a pesar de situaciones adversas, que no alteren los fines propios.

Aristóteles (Grecia, Estagira 384 – 322 a.C.) menciona que  virtud, es la fuente de las mejores acciones y pasiones del alma; es capaz de disponernos a realizar los mejores actos y a obrar bien, siempre cultivar para ser mejor y llegar a la excelencia en el comportamiento, que favorece  la armonía y la convivencia entre los individuos.

“El fin último de cualquier ser humano es alcanzar la felicidad y para lograr tal objetivo es necesario cultivar la areté, es decir, la excelencia en el comportamiento”.

Tomaremos como referencia 2 tipos de virtudes: las virtudes cardinales y las virtudes teologales o teológicas

Las virtudes cardinales origen de la palabra latina “CARDO”, que quiere decir principal o fundamental, llamadas también virtudes morales, son aquellas virtudes que son esenciales para las relaciones humanas y el orden social. Así, se entiende que las virtudes cardinales son aquellos valores principales y fundamentales de la conducta enunciadas por Platón en el contexto de la tradición filosófica clásica y que ejercieron gran influencia sobre el pensamiento posterior del cristianismo. Sobre ellas gira y descansa toda la moral humana,​ y son principios de otras virtudes derivadas o en ellas contenidas.​ Estas son:

Templanza (del griego σωφροσύνη, en transliteración sōphrosýnē)

Prudencia (del griego φρόνησις, en transliteración phrónēsis)

Fortaleza (del griego ανδρεία, en transliteración andreía)

Justicia (del griego δικαιοσύνη, en transliteración dikaiosýnē)

Las virtudes teologales o teológicas de origen de la lengua griega en su voz “THEOS”, que significa Dios, indica que fue inventada e impuesta, conjunto de valores y actitudes que facultan al ser humano para acercarse y relacionarse a Dios o un Ser Supremo, a quien se atribuyen las palabras de “FE”, “ESPERANZA” Y “CARIDAD”, como otras tantas VIRTUDES o cualidades propias de la religión cristiana,  estos preceptos están considerados filosóficamente, como las tres más bellas VIRTUDES, tomando en consideración que; quienes guían sus actos con toda FE, los que abrigan una ESPERANZA con todo fervor, y los que con nobleza y altruismo, practican la CARIDAD, desde luego que se hacen merecedores del reconocimiento, aprecio y agradecimiento de la Sociedad.

 El cumplimiento exacto de las virtudes teologales anima a practicar las virtudes cardinales, por lo cual se complementan perfectamente una con otra.

VIRTUD EN LA MASONERIA

“Por virtud en masonería debe entenderse el constante cumplimiento del deber, así como por vicio la constante infracción del mismo que impiden que se abran ante sus ojos el camino a la luz y la verdad, haciéndolos esclavos de estos males.   En este sentido la palabra virtud entra de lleno en el taller, pudiendo decirse que es el fin de la Masonería y su única vida. Es por eso que se dice que “el masón es un hombre libre y de buenas costumbres”.

PUNTO DE VISTA

En la masonería la virtud es la base de todo desde un inicio, la  persona o profano elegido y aceptado para ser masón, tiene que gozar de reputación y costumbres intachables, estar dotado de espíritu de servicio por el bien de la humanidad, la paz universal y la integración de los pueblos.    

Todo esto me hace recuerdo a la ceremonia de iniciación, en la cual nos mandan a firmar el testamento masónico en la cámara de reflexiones, esto hace relación al triple deber que tiene cada hermano aprendiz; primero para con Dios o el Gran Arquitecto del Universo, segundo con la humanidad y tercero con nosotros mismos.

En síntesis “hacer al hombre bueno aún mejor”, entendí que es una oportunidad para analizar nuestra vida pasada, de buscar en lo profundo de nuestro ser actos más significativos y positivos relacionados a la VIRTUD, y si no los encontraríamos, nos brinda una nueva oportunidad, para rectificar nuestro comportamiento a futuro.

Nunca es tarde para corregir y enmendar nuestros errores porque al final del camino, siempre lo mejor está delante y lo peor atrás.

Es siempre bueno recordar lo que representamos ingresando a la orden y es que somos por una parte la materia prima, el constructor y la construcción en proceso. Además de que somos el  nexo para llegar a ejecutar.

       Valle de Cochabamba, 04 de marzo de 2021 e:.v:.

_________________________________

A:. Ruddy Edgar Murillo Gomez

BIBLIOGRAFIA

GRAN LOGIA DE BOLIVIA, Ritual y Catecismo 1º grado 2016

MORALES FORONDA, Ronald Mario. Mi primer destello. Segunda edición

8 VIRTUDES NESESARIAS PARA SER INICIADO COMO MASON. Aprendiz eterno

LA VIRTUD MASONICA Q:.H:. BORIS PORTELA Lautaro N· 197

Vistas:
534
Categoría:
General · REAA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *