Categorías

¿Qué es la Masonería?

Al Oriente del Titicaca 

Aristides

¿Qué es la Masonería? 

Ciertamente es una pregunta sencilla, de solamente tres palabras que, sin embargo, nos induce a un esfuerzo arduo para poder elaborar una respuesta también sencilla. 

Comenzaré por dedicarme a esbozar algunas definiciones de lo que no es masonería. 

Masonería no es un club social… aunque es cierto que las instituciones masónicas realzan este aspecto, porque innegablemente es muy importante en la convivencia humana y por lo tanto debe fomentarse su sano desarrollo. 

Masonería no es una institución de beneficencia… si bien es contudente el hecho de que la CARIDAD es la virtud más preciada dentro de ella y la solidaridad con los semejantes es una declaración abierta de sus miembros, sin embargo ambas no son en realidad un fin en si mismas sino un medio. 

Masonería no es una agrupación filosófica… sin querer significar esto que en ella no se filosofe, por el contrario, las diversas y continuas interrogantes que se nos presentan en el camino masónico nos impelen a filosofar. 

Masonería no es un grupo selecto de poder económico, social, político o religioso… puesto que la política y religión y su proselitismo son temas que no tratamos y los aspectos económico y social, en forma individual, deben ser más bien una consecuencia del esfuerzo de cada miembro en su particular desarrollo. 

Masonería no es una religión… puesto que en ella se respeta con meridiana claridad la libertad de conciencia. 

Masonería no es una asociación elitísta en la que pueden hacerse realidad las ambiciones personales, porque en ella solamente se reconocen, no premian, los avances logrados por cada Hermano. 

Finalmente, masonería no es agrupación ocultista ni secreta, porque en ella no existe la práctica del ocultismo y aquello que por muchos es considerado secreto, no es otra cosa que la práctica del legítimo derecho a la intimidad individual y colectiva de sus miembros. 

¿Qué es, entonces, masonería? 

Respuestas tradicionales: Un sistema de Moral… Una escuela iniciática…. Es cierto, pero estas respuestas son complejas, que requieren una ulterior investigación. 

Les diré que masonería es EL ARTE DE LA VIDA, es decir el arte de vivir… UNA FORMA DE VIDA, que recurre a anteriormente para lograr vivir de acuerdo muchos de a los postulados los recursos de la Ley que Divina. 

La masonería es iniciática, entendiéndose por esto como un proceso mediante el cual se hace que el masón se sienta impelido a iniciar el camino de aprendizaje del Arte de vivir, comenzando por conocerse a sí mismo. San Agustín decía: ―del conocimiento de sí mismo, deviene el conocimiento de Dios‖. 

La masonería es progresiva, por que los conocimientos deben ser así, es decir obedecer a un método de percepción – conocimiento – reflexión – práctica. 

Finalmente, la masonería persigue un objetivo claro: La Fraternidad Universal, es decir un mundo en el que todos nos consideremos hermanos y disfrutemos a plenitud la libertad y la igualdad. 

La Ley que rige el Universo es el Amor, por el éste fue hecho. En cualquier lugar que el ser humano ubique su mirada se encontrará con esta realidad: La Ley… todo el universo está regido por ella y lo entendamos o no, esto funciona así. Si lo entendemos, entonces podremos desarrollar y aplicar en nuestro provecho una forma de vivir – el arte – que nos deparará satisfacciones; si no lo entendemos debemos enfrentar las consecuencias de ello. 

El Amor inequívocamente nos impele a mantener tres relaciones: con Dios, con nuestros prójimos y con nosotros mismos. 

El que ama verá con reverencia al Creador, con respeto a sus semejantes mayores en edad y sabiduría, con consideración a sus iguales y con humildad a sus menores y finalmente se tratará con sobriedad y modestia a si mismo. 

Así es, el arte de vivir… Vivir con amor… eso es masonería….. Es el amor el que nos impulsa a compartir, es decir a socializar… es el amor el que nos impulsa a ser solidarios, es decir a practicar la Caridad… es el amor el que nos impulsa a ser mejores y para ello debemos pensar y filosofar… es el amor el que nos impulsa a querer conocer a Dios y por lo tanto somos, en lo íntimo, religiosos… es el amor el que nos impulsa a crecer, es decir a mejorar espiritual y materialmente. Finalmente es el amor el que nos ha inducido a decidir vivir de esta forma y perseverar en el camino. 

Vistas:
170
Categoría:
General

No se permiten comentarios.