Categorías

EQUILIBRIO

Pienso luego existo

SAFO

EQUILIBRIO

“Encuentra el equilibrio en tu vida para no cansarte de las cosas que tienes a tu alrededor. Encuentra el equilibrio en tu vida. Tiempo para trabajar y tiempo para divertirte”.

El equilibrio refiere a un estado de estabilidad, o de balance o compensación entre los atributos o características de dos cuerpos o de dos situaciones. Quizás pueda resultar difícil imaginarse una idea de equilibrio, pero esto puede deberse a que, de acuerdo a la disciplina en el cual se lo nombre, podemos ejemplificarlo como atributo de algo específico.

Ahora que nos aproximamos indefectiblemente, a lo que los humanos denominamos el final de un nuevo año, es hora de analizar si nuestras acciones del pasado y del presente están dirigidas a lograr un equilibrio personal y de no serlo, cuáles las alternativas de cambio que poseemos para encontrar ese ansiado “equilibrio” en nuestro futuro. Toda idea, sueño, actividad mental o física, deben siempre tender a un equilibrio razonable para no desviar nuestra atención o nuestra intención a finalidades negativas, considerando como tales, a todas aquellas que originan una reacción negativa o de daño en alguien cercano o lejano.

Para aclarar la definición, que puede ser un poco compleja, empecemos con los ejemplos. En el caso de la física-química, existe un fenómeno que se denomina “equilibrio termodinámico” y es cuando en un sistema determinado, por ejemplo, nuestro propio cuerpo, los factores externos en conjunto con los factores internos no generan ningún tipo de cambios (como de temperatura o presión). Otro ejemplo en estas disciplinas, es cuando se ponen en contacto dos cuerpos, uno con mayor temperatura que el otro. El proceso de equilibrio finalizará cuando los dos cuerpos hayan alcanzado la misma temperatura, por conducción de energía del cuerpo con mayor temperatura, al cuerpo de menor.

¿No te sorprende que animales y humanos podamos caminar sin caernos? Bien, esto tiene una explicación, y se llama “equilibriocepción”. Es, en definitiva, la capacidad de los humanos y de los animales de poder caminar sin caernos, y poder sostener todo movimiento que realicemos con nuestro cuerpo, o cualquier posición que adoptemos con el mismo, desafiando así a la fuerza de gravedad de la Tierra.

Dentro de las disciplinas de ejercicios físicos, si bien en todas es necesario el equilibrio como capacidad importante de nuestro cuerpo, existen otras que intentan equilibrar el cuerpo con la mente, a partir de métodos de meditación, concentración e introspección. Podemos citar por ejemplo las prácticas de yoga o los ejercicios en pilates.

Pueden existir casos donde la persona padece de “balance disorders” (trastornos del equilibrio) que pueden ser producidos por múltiples motivos, desde afecciones en el sistema nervioso a problemas traumatológicos.

En mecánica, se consigue el equilibrio en un cuerpo cuando todas las fuerzas que se aplican sobre él se anulan en el mismo momento. Pensemos que nosotros estamos manejando un auto, el sistema mecánico de éste responde con movimiento según nuestras “indicaciones”. Cuando se apaga el motor del auto, por “indicación nuestra”, todas las fuerzas quedan anuladas, y el auto (cuerpo) en equilibrio.

Por último, dentro de la economía, el equilibro se alcanza cuando son iguales la demanda y la oferta, o en todo caso, cuando los factores que pueden provocar notorios cambios en este equilibrio logran una compensación entre sí, logrando entonces una situación estable e invariable durante determinado lapso de tiempo en una economía determinada.

Conocidas estas definiciones y aceptadas no solo por conceptualización gramatical sino por sobre todo por experiencia personal o conocida, hagamos el firme propósito de trabajar en nuestro interior para lograr el adecuado equilibrio, que permita a nuestra mente, expresiones y acciones, conducir nuestras ideas y actitudes en función a una norma de equilibrio, que haga nuestra vida más útil y feliz, así como las de los que nos rodean, familiares, amistades, compañeros de trabajo y hasta animales que nos acompañan en este transitar por la vida humana.

La política mundial, la justicia, la economía y las diversas religiones que intentan conducir a la humanidad, se encuentran en constante crisis y enfrentamientos, justamente porque carecen del adecuado equilibrio que permita encontrar el justo medio entre los deberes y derechos de cada uno y sin olvidarnos de los que debemos en conjunto e individualmente a nuestra sociedad y a nuestro planeta, el hogar común del que todos disfrutamos, y normalmente abusamos con acciones que podrían ocasionar en un futuro no muy lejano la pérdida de éste – por ahora conocido como el – único espacio adecuado para la vida humana.

El mejor balance humano personal, en equilibrio, es tender a obtener la aprobación y consenso de los demás sin depender de sus imposiciones, ni afectar sus legítimos derechos. Comprendamos que la vida no es solo transitar por unos cuantos años en la conformación de seres humanos, sino en disfrutar de ese, para algunos corto y para otros extenso, paseo que la divinidad nos obsequió al otorgarnos vida humana en el planeta Tierra.

Vistas:
277
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org