Categorías

Moisés, Aholiab y Bezaleel

Hay dos diferencias notables entre las prácticas de los Capítulos más antiguos en el Norte y el Sur de Gran Bretaña. Uno de ellos es que los del Sur casi siempre dirigen el catecismo entre el Excelentísimo y el Primer Morador en la mesa festiva, mientras que los del Norte lo omiten por completo o lo incluyen antes de la clausura del Capítulo. Esta diferencia me impactó con fuerza cuando regresé al Norte para vivir hace unos 10 años y me hizo apreciar la congruencia de las preguntas formuladas como parte de toda la historia del Capítulo. Lo que me he preguntado en ambos casos, sin embargo, es cuál sería la consternación de la P.S. si, después de haber terminado sus respuestas habituales, escuchó al Excelentísimo agregar: “Estas son las preguntas habituales. Pondré otras si algún Compañero desea que lo haga». Porque si hubiera tal invitación, creo que podría sentir la tentación de preguntar: “Muy Excelente, ¿podría preguntarle a la PS, a través de usted, por qué son tan importantes Moisés, Aholiab y Bezaleel? ¿Quiénes eran los dos últimos de todos modos y qué les dio el derecho a ser contados entre los Oficiales que presiden la Primera, o la Sagrada, Logia? Eso, me imagino, daría lugar a una pausa aún más seria en los procedimientos que cuando en Surrey escuché la pregunta: «¿Cuántas Grandes Logias conmemoramos?» respondió con la palabra «Cuatro» a lo que el Muy Excelente respondió: «Bueno, sólo nombra 3 de ellas».

Sin embargo, ahí están estos personajes. 3 nombres, y especialmente los dos últimos, pero solo se hace referencia brevemente cuando todos los demás nombres, Salomón, los Hirams, Z., H. y J. se nos comunican tan completamente. Y en caso de que se sienta inclinado a protestar que Moisés tiene una modesta ventilación en la parte de nuestra ceremonia que se refiere a los Signos o en una de las Instalaciones de los Principales, todavía estoy dispuesto a afirmar que hay mucho más de lo que podríamos saber de manera útil sobre ese gran Patriarca que haría que nuestras ceremonias del Arco Real fueran aún más significativas. Permítanme darles un ejemplo refiriéndome a la otra diferencia distintiva entre el Norte y el Sur.

Para mí es obvio que los Capítulos de Yorkshire hacen mucho más uso de las varas o duelas que en el Sur aparecen solo para la investidura del Exaltado más nuevo. Permítanme además enfatizar que en el Sur solo se invierte UN Compañero mientras que en los trabajos más antiguos del Norte todavía existe la práctica de vestirse y dirigirse a 3 Moradores, como lo hacen todavía en los EE. UU. (En Filadelfia, de hecho, no harán la ceremonia a menos que haya 3 candidatos).

¿Por qué son importantes las varillas / Cetros? Porque representan el poder y la autoridad conferidos a Moisés por el Todopoderoso cuando le ordenó, después del encuentro en la zarza ardiente, que guiara al pueblo de Israel desde el exilio en Egipto a la Tierra Prometida. El paralelo entre ese incidente hebreo y el regreso del exilio en Babilonia que rodea nuestra ceremonia del Arco Real no debe pasarse por alto y por eso, en la antigua ceremonia de los Velos (que en Pontefract todavía se recuerda tan claramente), la historia preliminar para un Candidato fue el proceso de  Moisés desde el uso de la vara que se convirtió en una serpiente en Egipto hasta el uso de la vara en el desierto del Sinaí. Y había algo más.

La vara de Moisés era, según la antigua tradición Judía, una rama del Árbol del Conocimiento que Adán tomó cuando fue expulsado del Jardín del Paraíso. Se lo entregó a su hijo, Seth, quien a su vez se lo legó a Enoch. Luego pasó a través de Matusalem, Noé, Sem y Nimrod a la familia de Abraham y de allí a la línea sacerdotal de los Hebreos, de modo que finalmente llegó a Jetro en la tierra de Madián. Él fue quien se lo otorgó a su yerno pastor, el mismo Moisés.

Lo que sea que usted y yo en esta era moderna podamos creer o no sobre ese relato ancestral que es la historia que nuestros primeros formadores de rituales del siglo XVIII aceptaron cuando llegaron a establecer el funcionamiento de nuestro Arco Real. Es por eso que, en los primeros años conocidos de A.R. En los manuscritos que todavía poseemos (alrededor de 1780) se nos dice que en preparación para una ceremonia del Arco Real, todos los Compañeros se formarían en la antesala de dos en dos, todos con varas. Aquellos que todavía hacen esto están en la tradición verdaderamente antigua. Sin embargo, ¿cuán plenamente nos damos cuenta de que al hacer esto nos estamos asociando con ese gran Patriarca que guió al pueblo de Dios desde el exilio por el camino que los conduciría, pero no a él, a la tierra prometida de Israel?

¿Qué introducción más adecuada podría haber al comienzo de otra experiencia de «exilio» como la que recreamos en nuestros Capítulos? Además, en nuestros Capítulos del Norte más antiguos, también levantamos los estandartes en una forma de saludo que forma una fila de arcos cuando al Candidato(s) finalmente se le quita la venda de los ojos. Este mismo gesto forma una hilera de arcos subterráneos como los asociados con Enoc, cuya vara también era, mientras que el gesto individual es lo que Moisés adoptó cada vez que tenía un nuevo mandato que pronunciar a la gente y llamaba su atención sobre sus palabras. Qué mejor acción que cuando el Excelentísimo está a punto de dar la bienvenida al Compañero recién exaltado al lugar sagrado del V.V.D.A. Se podría decir mucho más sobre Moisés solo, pero espero que esto los convenza de que hay aspectos del Arco Real, incluso en su forma más moderna, que podemos investigar con provecho para nuestro mayor interés y avance. Esto no es menos cierto con respecto a Aholiab y Bezaleel.

Permítanme referirme a algunas palabras escritas en un libro que fue escrito hace unos diez años por el entonces G.M. de Hong Kong, Christopher Haffner. Hablando de pasos más allá del Simbolismo, dice:

“El Masón ve a sus antepasados ​​ya no como los Masones Operativos de catedrales medievales y templos bíblicos, sino como compañeros buscadores de la verdad. Moisés, Aholiab y Bezaleel ocupan un lugar de honor sobre el rey Salomón como los primeros creadores del (lugar de adoración) que Jehová se dignó honrar, y el líder de ese equipo (Moisés) no era el artesano sino la persona para quien el (entonces impronunciable) Nombre Sagrado había sido revelado». Luego agrega de inmediato, con un significado que espero que comprendan mejor en unos momentos: “Noé, como el primero en construir una estructura de inspiración divina, también ocupa un lugar importante en el drama. Permítaseme sugerir, como ciertamente me sucedió a mí mismo, que pocos de nosotros hemos visto el orden de este intercambio como el Hno. Haffner lo describe. Y si de hecho esto es lo que realmente está diciendo, entonces no nos incumbe recordar más de lo que sabemos quiénes eran y son estas personas para nosotros. Moisés fue también, como su nombre indica, el que «sacó», no solo del agua cuando era un bebé, ni solo de las riquezas temporales de un palacio real, sino incluso de entre su propia raza nativa. Todo esto fue para que él pudiera convertirse en el canal de los mandamientos y bendiciones de Dios. «Extraído» de la gran multitud de personas errantes en el Sinaí, se le instruye íntimamente en lo que Dios quiere que se haga. Por lo tanto, para lograr la obra de albergar la presencia misma de la santidad de Dios y hacer un lugar para que more Su Nombre inefable, Moisés se acerca a Dios en busca de ayuda. Aquí vuelvo una vez más al trabajo de los rabinos Judíos para contarles la historia no Bíblica.

 “¿Cómo haré tu Tabernáculo?”, Pregunta Moisés. El Santo responde: «Haz que mi morada en la tierra sea así en las alturas». “¿Soy yo Dios para que así sea?”, Pregunta Moisés. “He aquí, el libro de las Generaciones de Adán contiene los destinos de todo mortal, desde el nacimiento de los seres vivos hasta la resurrección de los muertos. En él encontrarás el nombre de aquel a quien he nombrado para edificar mi santuario». Moisés leyó el libro y encontró el nombre: era el de Bezaleel. Era el hijo de Hur, a quien los israelitas mataron cuando trató de evitar que hicieran el ídolo del becerro de oro. Fue porque Hur había perecido tanto que Dios eligió a su hijo para hacer este Tabernáculo divino, al igual que más tarde elegiría a otro hijo, Salomón, para hacer el Templo que copiaba ese Tabernáculo exactamente pero como una estructura permanente. Moisés leyó además que Bezaleel estaba lleno del espíritu de Sabiduría y Entendimiento y que su nombre significaba «A la sombra (o, bajo la protección) de EL, que es Dios». Además, la elección que Moisés hizo de este obrero fue confirmada por todo el pueblo cuando fue consultado.

Que eligieron bien lo revela otro incidente registrado: «Al recibir la orden de hacer el Tabernáculo, el joven le preguntó a Moisés: «¿Para qué el Tabernáculo?». “Para que pueda recibir en su interior la Torá”, fue la respuesta. «¿Pero dónde colocaremos la Torá?» «Cuando hayas hecho el tabernáculo, le haremos un Arca». “¿Pero es bueno que la Santa Ley permanezca, sin albergue, hasta que se complete la morada del Nombre del Señor? Seguramente deberíamos hacer primero el Arca para el Pacto de la Torá y luego construir el Tabernáculo para ellos.

«En verdad», dijo Moisés, «Te mereces tu nombre, Bezaleel, porque, como muestra tu sabiduría, vives a la sombra de Dios».

Bezaleel era el Hebreo que había estudiado con los mejores orfebres de Egipto e incluso de niño había sido instruido en decoración por el Maestro de Joyería del Faraón. Debido a que había demostrado tal habilidad y aplicación innatas en este campo, había escapado de ser enviado a los pozos de barro donde sus compañeros Hebreos estaban tratando de hacer ladrillos. Este es el que describe el V.L.S. al decir:

Tenía «habilidad para todo tipo de trabajo artístico – para planificar diseños hábiles y trabajarlos en oro, plata y bronce; para tallar joyas para engastar; para tallar madera y para cualquier otro tipo de trabajo artístico. ‘(Éxodo 31: versículo 4) Este es el precursor de Hiram Abiff en la construcción de otro Lugar Santo y, en la recreación imaginaria de la vida de Moisés por el autor, Scholem Asch, tenemos este maravilloso pasaje refiriéndose a Bezaleel:

“Y este gran arquitecto del conjunto, el Maestro de todos los Oficios, se sentó en su tienda a consultar con sus principales asistentes, Maestros Artesanos como él; y con sus propias manos sacó los vasos íntimos del servicio, los implementos más sagrados del Santuario. Todas las artes se fusionaron y unieron en sus obras maestras (especialmente el Gran Candelabro de siete brazos llamado Menorah) y en su artesanía cantó la canción de la creación ante el rostro de Dios; y en cada vasija que creó renovó la inspiración de su contacto con las esferas más elevadas». (p. 283) No es sólo en la Biblia, en los autores rabínicos y en la literatura actual donde encontramos a Bezaleel. Está presente en partes olvidadas de algunos de los escritos Masónicos especulativos más antiguos que poseemos. En 1726 se produjo un documento con el título «Todas las instituciones de la Masonería Libres Abiertas y Probadas por lo mejor de la Tradición y todavía alguna referencia a las Escrituras». Su nombre más habitual es MS Graham y contiene precisamente el tipo de materia legendaria que James Anderson, el autor de nuestras Primeras Constituciones, pudo haber tenido ante él cuando inventó su propia «historia» de la Masonería temprana.

Es en tal documento que encontramos la frase “el Maestro Masón… debería tener una voz tribal en la enseñanza de nuestros secretos si es un hombre brillante” y esto es seguido por la mención del Sanedrín, los 70 que “tenían un gran poder”. Luego sigue un largo pasaje sobre Noé y sus tres hijos con una escena junto a la tumba que tiene mucho que se asemeja a nuestra actual ceremonia de Tercer Grado. No puedo darles esa parte de la historia debido al tiempo, pero debo relatar lo que sigue: “entonces nació Bazaliell quien fue llamado así por Dios antes [de que fuera] concebido en el [útero] y este santo hombre conoció por inspiración de que los títulos secretos y los palacios primitivos [parlamentos o hablar juntos) de la Deidad se preservaron y él construyó sobre ellos de tal manera que ningún espíritu derrochador infernal se atrevió a presumir de sacudir su trabajo útil, por lo que sus obras se volvieron tan famosas, mientras que los dos hermanos menores del citado rey … deseaban ser instruidos por él [en] su noble alianza por la que obró a lo que accedió condicionalmente [que] no lo descubrirían sin otro a sí mismos para hacer una voz tribal, así que hicieron juramento y él les enseñó la parte heroica y práctica de la Masonería y trabajaron…, luego fueron los Masones contados con reyes y príncipes pero cerca de la muerte de Bazaliell deseaba ser enterrado en el valle de Josafat y he cortado sobre él según su mérito. Aquí Lys la flor de la Masonería superior de muchos otros compañeros de un rey y de dos príncipes un hermano. Aquí Lys el corazón todos los secretos podrían ocultar. Aquí Lys la lengua que nunca reveló – Ahora, después de su muerte La herencia de allí pensaba que los secretos de la Masonería se habían perdido por completo porque ya no se oía hablar de ellos, pues nadie conocía los secretos de la misma salvo estos dos príncipes, y al entrar ellos juraron tanto que no lo descubrirían sin que otro hiciera una voz tribal. Sin embargo, hay que creer y comprender que un secreto tan santo nunca podría perderse mientras un buen siervo de Dios permaneciera vivo en la tierra, porque todo buen siervo de Dios tuvo, tiene y siempre tendrá una gran parte de ese santo secreto todos ellos no lo saben ni por qué medios hacer uso de él…”

¿Alguna vez hubieras creído que Bezaleel podría haber estado tan envuelto en el tejido mismo de la Masonería que estamos comprometidos en lo que, seguramente, era una Masonería ya incipiente del Arco Real 20 años antes de la primera mención registrada de cualquier cosa que definitivamente podamos describir como ¿semejante? Bezaleel es parte integrante de nuestra propia tradición desde los primeros días.

Y luego, ¿qué hay de Aholiab? ¿Quién y qué es él? Su nombre solo puede traducirse del hebreo como «La tienda del padre» y, por lo tanto, no nos sorprenderá descubrir que era más astuto que todos los demás en el tejido de figuras en tela púrpura. Fue bajo su dirección que se hicieron las tres cortinas para la entrada al Lugar Santísimo (o Sanctum Sanctorum): la azul, la púrpura y la roja con un velo de algodón blanco liso como capa interior. Tal vez sea solo una coincidencia, pero no obstante es singular que la contribución de Aholiab a toda la ceremonia del Arco Real y el significado reconocido de su nombre desaparecieron de nuestro ritual cuando el grado de Súper Excelente (o el paso de los Velos) se perdió para la Masonería del A.R. inglés. Con la interrupción de esa parte de nuestras ceremonias, también desapareció el rico significado de la separación de las cortinas del Templo que aún permanece en nuestras Planchas de Trazar de Segundo y Tercer Grados.

Para el Tabernáculo, la creación de tapices, paños y alfombras no era menos importante que los tablones de madera y los accesorios de hierro o bronce que mantenían unido el Tabernáculo portátil, así como las vasijas de metales preciosos que contenía cuando se montó. La creación de este lugar sagrado en el desierto fue una empresa conjunta y fue el rabino Hanina quien una vez señaló la sabiduría de Dios en la elección de los artesanos que hizo. Queda claro que al colocar a Bezaleel, un hijo de la tribu de Judá, junto a Aholiab, un hijo de Dan, Dios estaba subrayando algunas palabras de la Escritura: “No hay nada más grande que Judá y nada más pequeño que Dan y, sin embargo, no hay nada grande ni pequeño a los ojos del Eterno”. Lo que también fue sorprendente fue que así como Bezaleel era el hijo de Hur que se había opuesto a la realización de la estatua del Becerro de Oro, así Aholiab era el hijo de Ahisamech, quien fue uno de los creadores de ese mismo ídolo. Aquí, entonces, en la cooperación de los compañeros de Moisés vemos una nueva etapa de amor fraternal y reconciliación. Los dones de soldar y tejer se utilizaron conjuntamente por más que una razón meramente práctica. Aquí había un peculiar sistema Masónico de moralidad, velado en alegorías e ilustrado por símbolos.

Compañeros míos, ha llegado el momento de cerrar esta disertación. Se podría decir más sobre estos personajes del Arco Real. Considere solo estos elementos:

¿De dónde sacó Moisés la idea de un «Arca»?

¿Cómo supo Bezaleel la forma y el estilo para hacer un Querubín?

¿Qué diseños tejió Aholiab en las cortinas y por qué? … y de inmediato nos damos cuenta de cuánto más hay que saber sobre estos antiguos Maestros Artesanos. Solo espero que se haya dicho lo suficiente esta noche para despertar en nuestros corazones nuevas ideas y perspectivas mientras compartimos el catecismo entre un M. Excelente y el Primer Morador cuando y donde sea que ocurra. No digamos simplemente los nombres e ignoremos sus ricos significados. Evoquemos para nosotros ese augusto trío, tan fácil de pasar, y reconozcamos que aquí, en la fe y el trabajo, en el culto y las obras, está el corazón mismo de cualquier Sagrada Logia – o Capítulo. Que no solo reverenciemos, sino que emulemos respetuosamente a estos antepasados ​​de nuestras ceremonias. Que ellos nos presidan con hechos y corazón, así como con palabras: Moisés, Aholiab y Bezaleel, tres verdaderos Grandes Originales.

Una conferencia impartida anteriormente por el reverendo Neville Barker Cryer

Traducción:  E.C. Oscar Cabrera Ruiz

Vistas:
199

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org