Categorías

¿MI PAREJA ES MASÓN? LOS 7 SÍNTOMAS MÁS COMUNES.

Todos nos lo hemos preguntado alguna vez: «¿mi pareja es masón? ¿Sus padres o familiares son masones? ¿Soy yo masón, sin saberlo?» Estas dudas han costado más horas de sueño que el problema de la cuadratura del círculo. Si la incertidumbre y el recelo carcomen su tranquilidad, siga leyendo.

La Masonería es una orden secreta envuelta en el misterio. Su origen se remonta a la noche de los tiempos, y hay quienes sostienen que continúa existiendo hasta el día de hoy. Estructurada como un gremio de trabajadores de la piedra, esta institución se organiza en grupos denominados «logias» y celebra reuniones secretas llamadas «tenidas», en las que se abordan temas de dudosa salubridad para la paz mental de sus participantes, tales como simbolismo, filosofía, ética y moral. Se dice que aquel que ingresa a la Masonería nunca vuelve a ser el mismo.

¿Pero cómo reconocer los síntomas de la pertenencia a esta institución? Si su ser querido está relacionado con la Masonería, invariablemente presentará ciertos cambios de comportamiento, que el ojo atento podrá reconocer. A continuación enumeramos las 7 señales más comunes.

  1. Si un individuo modifica sus hábitos de lectura, debe sospechar. Se dice que los masones frecuentan literatura inadmisible para la gente común; tópicos como historia, religión, psicología, simbolismo y filosofía. Y si en su mesa de luz aparecen libros de autores con nombres sospechosos, tales como «Magister», «Mago Jefa» o «Tres Iniciados», ya todo está perdido.
  2. Los desdichados que caen presa de la Masonería se ven afligidos por preocupaciones impropias de gente de su edad y perfil. Si su pareja desarrolla interés por cuestiones como filantropía, política, educación o progreso, no quedará otra opción que huir, ya que usted mismo podría verse afectado.
  3. Uno de los requisitos de la pertenencia a esta misteriosa orden es la participación de encuentros periódicos en sitios secretos previamente acordados. Estas reuniones pueden extenderse por periodos que la gente sana y honesta encontraría inaceptables. Si su ser querido regresa a casa a altas horas de la noche vestido con elegancia inusitada y semblante agotado, busque ayuda de inmediato.
  4. Los masones están obsesionados con la construcción. Una señal inequívoca de este padecimiento es el uso de emblemas que representan herramientas de albañil. En particular, el uso de niveles y plomadas es indicio de una pertenencia de larga data, y en el caso del uso de escuadras, recomendamos dar la causa por perdida, ya que es prueba de una pertenencia venerable a esta institución.
  5. La Masonería es una fraternidad. Sus miembros desafían la moral y las buenas costumbres estrechando fuertes vínculos con personas ajenas a sus ámbitos académicos y laborales. Si su ser querido se comunica regularmente con personas a las que llama «hermano», «manito» o «bro», esto puede ser señal de corrupción masónica. Y si oye expresiones como «venerable hermano», ya no habrá duda de que se encuentra ante una víctima de la Masonería.
  6. Los ciudadanos honestos y adaptados sabemos que la forma moralmente aceptable de reaccionar ante la adversidad es con ira y violencia. Un signo irrefutable de la influencia masónica es una serenidad y tolerancia impropias de la gente de bien. ¿Qué hacer ante esta situación? Intente mantener la calma, y recuerde que, muy en el fondo, los masones son personas como usted.
  7. Los masones usan palabras como «autoconstrucción, «autorrealización» o «autoconocimiento». No encontrará estos automóviles en ningún concesionario, ya que se trata de mensajes codificados vinculados con el consumo de Masonería. Este hábito trae invariablemente aparejado un deseo de crecimiento intelectual y espiritual que puede afectar a su ser querido de manera irreversible. Recuerde: la única cura es la prevención.

Ahora que conoce los síntomas de la Masonería, usted podrá reconocer a sus víctimas con facilidad. Proteja a su familia y a usted mismo: el peligro de la Masonería acecha en cada rincón.

~ L. H. B.

Vistas:
3477
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org