Categorías

MENTE ABIERTA

Pienso luego existo… 

SAFO

MENTE ABIERTA 

¿Qué significa tener la mente abierta? No es ciertamente una aseveración física donde se pretenda efectuar una intervención quirúrgica al cerebro, sino por el contrario es una forma de vivir, de pensar, de actuar y algunos dirían hasta de sufrir. ¿A que nos referimos entonces? 

Disponer nuestros pensamientos e ideas con la mente abierta, significa estar dispuesto inicialmente a escuchar, a tratar de comprender y hacer los esfuerzos necesarios para entender el pensamiento o las palabras de otras personas, sean éstas cercanas o lejanas, pues su influencia será similar en nuestra manera de reaccionar a sus mensajes; y posteriormente a lanzarnos a la aventura de la vida con toda la energía que nuestras capacidades, algunas quizás ocultas, nos lo permitan. 

Si tenemos apertura mental ante todas las posibilidades, veremos que la vida es mucho más de lo que creemos y que las oportunidades realmente son abundantes en todos los sentidos. Tenemos pues que aprender a pensar diferente sin temor a equivocarnos, pues es importante y útil arriesgarse de vez en cuando, conocer algo diferente, probar lo no conocido o habitual, en alimentos, diversiones, pasatiempos, trabajos y hasta en personas que no sean las de nuestro círculo habitual. Todo esto hará de nosotros personas diferentes que con mente abierta nos animemos a correr riesgos sin temor, pues la excesiva cautela, auto exigencia o demasiado miedo a cometer errores, no nos permitirá avanzar y conocer en realidad esta fabulosa experiencia que se llama vida. 

Debemos permitir que otras personas nos sirvan de inspiración. La apertura mental está muy relacionada con la humildad, pues quien cree saberlo todo nunca podrá aprender de los demás y no será capaz de replantearse o cuestionar sus propias y antiguas ideas o creencias. En consecuencia, es necesario pensar diferente para liberarse de las propias limitaciones. Las personas de mente abierta tienen más posibilidades de alcanzar todo su potencial en la vida porque arriesgan, se atreven, exploran, no se quedan con la opción más fácil. 

Ponerse a sí mismo a prueba. Cuestionar las cosas un poco más. ¿Quién dijo que hay que aceptar las cosas tal como te las presentan el sistema y los demás? Si algo te confunde o no encaja, no dudes en cuestionarlo. 

Otro aspecto importante a tener en cuenta es el aprender a pensar más allá de lo que está delante de uno. Es necesario comprender que todo está conectado y tu poder para anticipar y pensar en el futuro puede ayudarte enormemente. Dicen las últimas investigaciones de la neurociencia que la supuesta división y actuación por separado de los dos hemisferios cerebrales es puro mito y que en realidad todas las neuronas cerebrales actúan en tándem, o sea interconectadas, por lo tanto quien se considera solamente material está tan equivocado como aquel que se supone totalmente espiritual. La vida humana es una poderosa combinación de ambos hemisferios y nuestros pensamientos, ideas, inspiraciones y habilidades no están jamás limitadas y si bien existen algunas personas que nacen con ciertas capacidades extraordinarias, la gran mayoría de nosotros y en base a una acertada base educacional y al constante entrenamiento puede desarrollar habilidades en todos los campos del conocimiento. 

¿Es bueno salir cada tanto de la zona segura? La respuesta es definitivamente si, pues las personas con apertura mental son buscadores incansables, inconformistas en el buen sentido de la palabra y siempre están dispuestos a aprender de todos y de todo. Recordemos que la mayoría de los avances y logros alcanzados por la humanidad han sido llevados a cabo por personas que tenían la fortaleza de una mente abierta, cuestionadora y sin límites. Esa búsqueda incansable es la que hizo posible todo el desarrollo tecnológico que hoy por hoy hace de la vida un tránsito más sencillo. ¿Cómo podría haberse investigado el espacio arriesgando tiempo, recursos, tecnología y hasta vidas sin las obras de soñadores escritores como Julio Verne, Shakespeare, Cervantes y tantos otros genios del pasado? O ¿los actuales como Steve Jobs, Carlos Slim, Bill Gates y otros muchos que conviven con nosotros en este siglo XXI? 

¿Pero eso es todo? Sencillamente parece que no. El desarrollo de la tecnología y las innumerables investigaciones científicas aparentan no tener fin y el solo hecho de que los científicos acepten sin pudor que aún no conocen ni el 20% de las reales capacidades del cerebro humano, nos permiten tener la esperanza de que los avances están lejos de llegar a su final. Pero, ¿acaso debemos vivir en constante estado de investigación y zozobra ante lo que puede o no suceder? 

Como todo en la existencia material la mente también debe tener límites, expresados en tiempo, duración, calidad y quizás hasta capacidad. Por ello es necesario reflexionar sobre la importancia de la mente abierta, pero siempre alerta a no cruzar el umbral de la exageración y el riesgo de perder todo en un solo intento. 

Dicen los pensadores que: El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso y queda en nuestra decisión analítica, razonada y sobre todo racional y lógica, el saber poner los umbrales adecuados a nuestra aparente ilimitada capacidad de investigación, experimentación y dominio de nuevas técnicas. Pero no todo es material, visible o palpable, pues gran parte de la actitud de mente abierta está dirigida a la fase intelectual y a la espiritual del ser humano, donde no debe reinar solo la experimentación de alcanzar lo imposible o la constante de avanzar sin tener en cuenta lo que se deja en el camino, sino por el contrario la auto reflexión basada en razonamientos adosada a principios morales y éticos que normen nuestro avance, aceptando lo posible y rechazando aquello que transgrede los principios de la convivencia, la tolerancia, el respeto mutuo y por sobre todo la unidad de la especie humana para no desaparecer en el intento, sino continuar con los miles de años de historia, avance y logros, adornados con atavíos de éxito, violencia, y hasta pérdida de valores potenciales en medio de la barbarie de la ambición y el fanatismo del poder sin límites. 

Tener la mente abierta a lo productivo y a lo que signifique avance en el desarrollo humano debe ser una norma de vida a futuro; atreverse dentro los límites de la prudencia y la ética, son los pilares en los que la sociedad del mañana deberá construirse comenzando con apreciarse a uno mismo así como al medio ambiente en el que vivimos, pues es necesario insistir en la manida frase que por el momento es la única que conocemos y que nos ha permitido lograr la conservación de la especie humana. 

Cuidemos lo que tenemos, pues solo se aprecia lo que se tiene cuando se lo pierde. 

Vistas:
353
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org