Categorías

LOS TRES PRINCIPALES Y SU SIGNIFICADO

Para entender la importancia simbólica y el significado de Los Tres Principales en el SRA, es  necesario que nos ubiquemos en el tiempo y espacio de los personajes que dan vida a la leyenda de la reconstrucción del Templo de Salomón, en la cual se basa gran parte del ritual del Capítulo.

Después de los setenta años de la destrucción del Templo del Rey Salomón, cumpliendo con la palabra de Jehova, divulgada por los profetas Jeremías y Hageo; se iniciaron los trabajos de  construcción del segundo Templo, a la cabeza de Zorobabel hijo de Sealthiel, primer gobernador de los Judíos repatriados y descendiente del rey David, en compañía de Josué, hijo de Jeosadac, sumo sacerdote, quien fue nombrado como su segundo en jerarquía para comenzar esta majestuosa empresa.

Dios, a través del profeta Hageo, instó a que Zorobabel dirigiera los trabajos de construcción del Templo prometiéndole que la gloria de este Segundo Templo sería mayor que la del primero; el plano era similar; pero las dimensiones superaban en un tercio más, casi en todas las dimensiones originales.

La reconstrucción del templo duró cincuenta años; tuvo una interrupción ordenada por Darío rey de Persia, mediante carta enviada al rey de los Judíos, Artajerjes. La construcción fue retomada por orden de Zorobabel y Josué, amparados en las cartas y correspondencia del escriba Esdras, quien llevaba una crónica de los trabajos, con el resto de los reinos para conseguir apoyo en la construcción.

Hasta aquí podemos observar que la oficialidad en el capítulo del SRA está dispuesta en relación directa con los personajes de la reconstrucción del Templo de Salomón; Zorobabel es quien dirige los trabajos del Segundo Templo, como dirige los trabajos del Capítulo. El profeta Hageo es su guía y consejero particular quien está para transmitirle los designios de Dios Jehová; es quien está  siempre a su lado en la construcción de la casa de Dios; como en el Capítulo, está a su lado para ayudarlo y aconsejarlo en la dirección del mismo.

Josué es el segundo de Zorobabel, y es quien tiene la responsabilidad de la organización de los trabajos de la casa; de la misma forma, Josué, en el Capítulo, es quien colabora a Zorobabel en la dirección de los trabajos.

Estos místicos protagonistas son reconocidos como los Tres Principales en la reconstrucción del Templo, y simbólicamente en la dirección de nuestros trabajos en el Capítulo de Real Arco. Los Tres Principales deben ser considerados en conjunto como el Venerable Maestro, y en forma separada, cada uno de ellos también es un Venerable Maestro; por ello, el Real Arco posee tres autoridades principales, a diferencia de una logia del simbolismo que está dirigida por solo una autoridad.

Estando ya en contexto, analicemos en detalle el origen, significado y simbolismo de los Principales en la reconstrucción del Templo y en consecuencia de la conducción de nuestros trabajos.

Tercer Principal, E.C. Josué

Sumo sacerdote y Principal Sacerdote por descendencia directa de la familia, hijo de Jeosadac, nieto de Seraías, quien se desempeñaba como el Principal Sacerdote cuando fue destruido el templo por los Caldeos. Josué junto con Zorobabel, príncipe de Juda, dirigió los trabajos de construcción del Segundo Templo, y se distinguió por su celo en el trabajo.

Josué es considerado el Tercer Principal del Capítulo, y representa la función sacerdotal; en su instalación, se compromete solemnemente, a la par de los otros dos Principales, a realizar una labor en apoyo a la dignidad y jerarquía de la orden, en pro de la Paz, Armonía y Unidad del Capítulo, conservando las leyes de la Orden y del Gran Capítulo, administrando justicia con imparcialidad, teniendo en cuenta que la misericordia y el perdón son atributos divinos.

La capa azul celeste del Tercer Principal se distingue por ser el color con más presencia en la naturaleza; es emblemático de la tolerancia, y amistad universal, virtudes que deben estar arraigadas en el corazón del Masón.

El Cetro de Josué, ostenta la mitra, que es un emblema de dignidad, que debe recordarle la alta jerarquía del cargo que ocupa.

Segundo Principal, E.C. Hageo

Hageo es el primero de los tres profetas posteriores al exilio. Este profeta fue contemporáneo de Zacarías. Su nombre significa “mi/s fiesta/s” o “festivo”. No se conoce mucho acerca del origen de Hageo, es probable que naciera en Babilonia y regresase a Jerusalén junto con Zorobabel y el resto judío. Hageo fue quien avivo el celo de los judíos repatriados alentándolos a que reemprendieran la reconstrucción del templo, después de una interrupción debido a la oposición de otros reinos, y prolongado por la apatía y búsqueda de intereses personales y egoístas de algunos judíos.

De acuerdo a las tradiciones Judaicas, Hageo nació bajo la cautividad, y siendo muy joven, luego de la liberación de Ciro, partió a Jerusalén con Zorobabel y Josué para colaborar en la reconstrucción del Templo. Tras suspenderse los trabajos al ascender Darío, Hageo insistió en la reanudación de las labores hasta conseguir la aprobación del Rey Darío. El pueblo en respuesta al valor de Hegeo lo colaboró con mucho entusiasmo a proseguir con el emprendimiento.

El Segundo Principal representa la Función Profética; y en su instalación recibe el reconocimiento y aprobación del Capítulo por su desempeño como Tercer Principal, reconocimiento que se materializa con su elección para ocupar un cargo más importante, el de Segundo Principal, quien se compromete a no alejarse del sendero de la rectitud.

El Segundo Principal usa una capa azul-purpura que significa la unión. Este color debe recordarle la preocupación permanente que debe tener por mantener la armonía y unión del Capítulo. Su cetro ostenta el ojo omnividente, que es un emblema de vigilancia, y debe recordarnos el celo que debe tener en la protección de los Compañeros, estimulando la perseverancia y fidelidad en cada uno de ellos.

Primer Principal, M.E.Z. Zorobabel

Fue el primer gobernador de los judíos repatriados, descendiente del Rey David; su nombre, si bien puede tener diferentes orígenes (hebreo, asirio-babilónico) definitivamente está relacionado a su nacimiento y/o partida de Babilonia. La Biblia hebrea tiene textos contrarios en cuanto a si Zorobabel es hijo de Salathiel o de Pedaía. Varios textos explícitamente llaman “Zorobabel” al hijo de Salathiel; mientras que otro texto de la misma biblia hace mención a “Zerubbabel” como un sobrino de Salathiel, y siendo el rey Jeconiah padre de Salathiel y Pedaía, este último sería el padre de Zorobabel.

El Primer Principal en el Capítulo, representa a este digno personaje bíblico, cuya historia es la inspiración para el empeño y esfuerzo constante en promover el bienestar de los compañeros del Capítulo y de la Orden. La función de M.E.Z. demanda solemnes responsabilidades. Aquel Compañero que ostente el cargo debe ser un ejemplo de rectitud para todos los hombres y Masones, y debe tener total conocimiento de la responsabilidad que implica, y un alto grado de humildad y confianza en su capacidad para dirigir los Trabajos del Templo, de Nuestro Templo, con dignidad y firmeza, reflejando siempre el honor de haber sido escogido entre sus Compañeros para llevar adelante el Capítulo.

C. Enrique Requena Zeballos

Bibliografía

– RITUAL DEL S.R.A DE JERUSALEN.

– COMPENDIO DE PLANCHAS. Soberano Capitulo Excélsior Nro. 39 junio del 2002

– EL ARCO REAL SU SIGNIFICADO OCULTO George H. Steinmetz- Traducción autorizada de Franz Ressel

– Enciclopedia Microsoft Encarta

Vistas:
244

Comentarios

  • Y haré temblar a todas las gentes, y vendrá el Deseado de todas las gentes; y henchiré esta casa de gloria… La gloria de esta casa postrera será mayor que la primera… y daré paz en este lugar, dice Yahweh de los ejércitos Honor a Dios – fidelidad a la ley – Amor a los hermanos
    Nuestro Compañero, Enrique Requena nos ha hablado de los tres principales y su Significado. Como correlato a su trabajo, intentare darle otra interpretación de enseñanzas practicas de estos personajes.
    Al final del Antiguo Testamento se escribieron en la Biblia varios libros que se enfocan sobre el tema de la restauración. Ellos se refieren al tiempo cuando distintos grupos de judíos regresaron del cautiverio en Babilonia para reconstruir su templo, las murallas de Jerusalén y, en general, su nación. Estos libros son Esdras, Nehemías, y Ios de los profetas Zacarfas y Hageo.
    INTERPRETACION:
    En Zacarías 4:6,7 leemos: “… Esta es palabra de Jehová a Zorobabel, que dice: No con ejército, ni con fuerza, sino solo con mi Espíritu, Miren esa montaña tan inmensa; pues bien, será completamente allanada delante de Zorobabel. Y de ella extraerá hasta la última piedra que corone el Templo en medio de aclamaciones de gracias. Las manos de Zorobabel pondrán los cimientos de este templo, y ellas mismas la terminaran.
    En lo natural, Zorobabel solo tenía una misión que era la reconstrucción de edificios, muros y puertas, pero desde el ángulo espiritual, nos habla de la reconstrucción de la vida cuando ésta ha caído en el desorden y/o en la ruina total. El nombre de Zorobabel significa “Sembrado en Babilonia”. Este nombre no es una casualidad. Allí, en Babilonia, Dios “lo sembró” con un propósito de restauración. Esto es, en medio de Babilonia, el Señor puso una semilla; una semilla que produciría el fruto de la restauración.
    La palabra restauración es para todos los hombres y mujeres que, por diversas circunstancias han sido arrastrados a Babilonia (al mundo ilusorio), la oportunidad que Dios nos da, en cuyos corazones nos ha sembrado una semilla que nos llevará de allí a la Jerusalén en ruinas, a la reconstrucción de su templo, de sus muros y sus viviendas. Es nuestro propio Templo el que tenemos que restaurar.
    Sucede que cuando el VERDADERO Y VIVIENTE DIOS ALTISIMO, creó el alma de nuestros primeros padres, la hizo a su imagen y semejanza. El pecado de Adán deshizo este, plan tan grandioso. El pecado ha destruido en el hombre el esplendor de la imagen divina y lo ha hecho incapaz de volver a unirse con el. Por el pecado original, el hombre se apartó radicalmente de el, que es su fin sobrenatural.
    Pero. el, V. y V. D. A., en su infinita bondad y misericordia, ha decidido reparar ‘maravillósamente’ el mal producido por el pecado de la ilusión. El don de la caridad cambia y transforma esta disposición fundamental del alma, destruyendo el dominio que actualmente ejerce en ella el pecado y permitiéndole el acceso a la vida divina. ¿Y cómo podría realizarse semejante restauración? Ya lo sabéis: por la venida de un nuevo Adán, que es Jesucristo, cuya gracia, llena de misericordia, nos hace hijos del V. y. V. D. A., conformes a su imagen y aptos para la unión divina.
    El poder siempre activo de su muerte y de su resurrección, engendra en el alma un estado de muerte un estado de vida que se derivan enteramente del mismo. Esa era la finalidad que tenia Zorobabel, restaurar el Templo, simbólicamente, la restauración de nuestra alma y que semejante acontecimiento fue anunciado por el profeta Haggeo y sembrado con amor por Josue. Eso es lo que La Suprema Orden de la Masonería del Santo Real Arco de Jerusalén, nos inculca. La demostración de Jesús con su muerte y resurrección, que es la misma que nos enseña la leyenda de hiram y que nosotros al ser creado a imagen y semejanza, igual que ellos, tenemos la necesidad de morir, para renacer a una nueva vida, Resurrección-Alma, a vencer la muerte, realizando la inmortalidad en la propia vida física, por medio de la Regeneración-Cuerpo vital Y a obtener una completa manifestación individual, por medio de la inteligencia. Redención- Espíritu.
    Si examinamos nuestra vida y vemos que la hemos conducido por caminos inciertos que, nos han llevado a vicios, a derrotas, a desorden, fracasos, y, en general, a la ruina, entonces Dios tiene mucho que decirnos por medio de estos actores. Para nosotros hoy, la palabra restauración, nos enseña que es, para quienes nos hemos visto rodeados de situaciones como las representadas y/o simbolizadas por Babilonia: rebeldía explícita u oculta, autoexaltación, orgullo, confusión, y todo lo demás que implique las actitudes y conducta de la gente de Babilonia. Se trata precisamente de una restauración, de ser sacados de toda la confusión representada por Babilonia, para ser llevados nuevamente a la tierra prometida.
    Este es el trabajo que tenemos que realizar, el de restaurar nuestra propia vida, hagámoslo con amor entre todos los hermanos. Con respeto a las leyes y siendo perspicaces con las enseñanzas que nos brinda todo lo manifestado.
    Para eso tenemos que llenarnos de Conocimientos, Sabiduría y sobre todo de Entendimiento, Avancemos con prudencia e inteligencia para llegar a la Jerusalén celeste que es: Amor.
    CORRELATOR: V. Hugo Suárez Escalante

    Avatar V. Hugo Suárez Escalante enero 31, 2022 11:05 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org