Categorías

LAS VIRTUDES DEL MAESTRO ELEGIDO DE LOS 9 EXPRESADAS EN LAS CONDICIONES ACTUALES

Luego de la consagración del grado noveno, los HH:. recién exaltados, son conducidos al occidente donde H:.M:. Cer:. enciende las nueve grandes luces de esta cámara para que los HH:. recién exaltados sientan también arder en su pecho las Altas Virtudes del Maestro Elegido al momento de que cada uno de los miembros de la oficialidad se levanta y pronuncia en voz alta la palabra que le corresponde al cargo:

CAP:. DE GUAR:. RECTITUD!

M:. CER:. CORTESÍA!

HOPS:. ABNEGACIÓN!

TES:. GENEROSIDAD!

SEC:. DEDICACIÓN:.

OR:. FRANQUEZA!

SEGUNDO INSP:. DESINTERÉS!

PRIMER INSP! HEROÍSMO!

VEN:. PRES:. PATRIOTISMO!

El objetivo de esta Balaustrada es exponer y hacer referencia a estas nueve virtudes en las condiciones actuales, si bien el concepto de las mismas no ha cambiado en el tiempo, muchos de estos tienen otras connotaciones, o se interpretan de manera diferente y hasta han dejado de ser tan importantes en la sociedad en que vivimos.

DESARROLLO.

RECTITUD.

La rectitud es un atributo, una forma de vivir y de ser, es señal de coherencia consigo mismo; es la firmeza del carácter y la disposición de la conciencia. Este término suele indicar la integridad y la seriedad presentes en una persona. Cuando alguien muestra rectitud en su comportamiento, es porque cada acción que realiza es hecha con honestidad y con mucha educación.

En masonería, utilizamos una herramienta simbólica que es la plomada de albañil, esta plomada, nos indica la rectitud para evitar las desviaciones. Estas desviaciones que debemos evitar tanto en masonería como en el mundo profano, haciendo uso inteligente y prudente de la rectitud, de nuestra conducta.

La verdad de nuestras palabras y la rectitud de nuestras acciones nos hará libres, hombres de honor y masones justos y rectos para nuestro trabajo masónico personal, logial y profano.

Podría asegurar que, usando la inteligencia, actuando siempre con la verdad, siendo prudente y recto, es muy difícil que nos equivoquemos en la vida.

CORTESÍA.

La cortesía es un comportamiento humano ajustado a la solidaridad, el respeto y las buenas costumbres; en la mejor expresión, es el uso práctico de las normas de respeto de una sociedad dada.

Parece ser que hoy en día somos menos corteses que antes: la gente va con tanta prisa que no se da cuenta de que tiene a otras personas alrededor y tiende a pensar que su tiempo es más valioso que el de otros.

Uno de los aspectos que más se han deteriorado en las sociedades modernas, sin que apenas hagamos nada por solucionarlo, es el de los modales y la cortesía. Un problema que se extiende a medida que las normas tradicionales en el trato social son borradas por los nuevos comportamientos, que se pretenden modernos, pero que sólo son desconsiderados y muchas veces zafios.

Un masón debe utilizar siempre y en todo momento un Lenguaje digno, respetuoso y culto ante todas y cada una de las personas a las cuales deba dirigirse y jamás le está permitido utilizar palabras vulgares que denigren su imagen personal frente a profanos o masones, ya que su imagen como individuo es también la imagen de la Masonería como institución.

ABNEGACIÓN.

Se define como un absoluto y espontáneo sacrificio que alguien hace de su voluntad, de sus afectos, de sus gustos o de sus intereses personales, generalmente por motivos religiosos o por el bien ajeno.

En la teología cristiana el ejemplo más grande de esta virtud es Jesucristo, haciendo consistir en ello la perfección cristiana.

Vivimos en un mundo en que el espíritu de abnegación casi ha desaparecido. Muchas personas hoy día restan importancia al asunto de ayudar a otras. Parece dominar una actitud de «yo primero», que es una manifestación de autocomplacencia.

Como masones, desde el momento de nuestra iniciación somos practicantes de la caridad como un claro ejemplo de abnegación que existe en nuestra orden.

GENEROSIDAD.

La generosidad del ser humano es el hábito de dar o compartir con los demás sin esperar el recibir nada a cambio. Comparado a menudo con la caridad como virtud, la generosidad se acepta extensamente en la sociedad como un hábito deseable. En momentos de desastres naturales, los esfuerzos de la ayuda son con frecuencia proporcionados, o con la intención de ayudar voluntariamente, por individuos o grupos que actúan de manera unilateral en su entrega de tiempo, de recursos, de mercancías, de cobijo, etc.

Como masones, el ser generoso es algo que muchas veces requiere un esfuerzo extraordinario.

El vivir con la conciencia de entrega a los demás, nos ayuda a descubrir lo útiles que podemos ser en la vida de nuestros semejantes, alcanzando la verdadera alegría y la íntima satisfacción del deber cumplido con nuestro ser interior.

DEDICACIÓN.

Se refiere a la acción y resultado de dedicar o dedicarse a un fin determinado, es la actitud del que se entrega con fervor o abnegación a una actividad es de alabar su dedicación a su familia.

La dedicación a nuestros trabajos en logia, así como la asistencia puntual a los mismos representa el aspecto más significativo de actividad masónica cotidiana que corresponde a cada miembro de una logia.

No cabe conceder calidad masónica como miembro activo de la masonería y de sus Logias a quien limita su compromiso al abono más o menos regular de las capitaciones que el Taller haya fijado para sus miembros, eludiendo y justificando con ello la primera obligación de un masón: su presencia activa en las tenidas de Taller del que se hizo miembro de forma libre y voluntaria.

Esto no solo lo preconizan los Reglamentos de nuestra Augusta Orden, sino que lo dictamina y exige la correspondencia fraternal que debe presidir la convivencia en el taller.

El pretender hacerse acreedor a recibir sin estar dispuesto a dar nada a cambio es algo que en la vida profana es poco admisible. Tampoco tiene cabida en nuestra Orden quien aspire a adjudicarse la condición de masón y lo que implica el honor de tal nominación, quien tenga la osadía de pretender alcanzar tal mérito, sin mostrar en qué medida está dispuesto a corresponder a ello con su dedicación y a involucrarse en su compromiso

 FRANQUEZA.

La palabra franqueza refiere sinceridad y por tanto quien dispone de esta cualidad se caracterizará por un accionar y pensar honesto, fiel, verdadero, que nos hará sentir a gusto porque podemos confiar en que no nos engañará.

La franqueza es la verdad con mesura, sin herir ni menospreciar a otros. El que repudia la hipocresía tiene el corazón limpio. La persona que actúa con franqueza tiene la fortaleza de gozar del aprecio de quienes la rodean. Ser franco es actuar siempre con la verdad.

En nuestra orden, la franqueza nos coloca en la elegante, liberal y abierta expresión de nuestros pensamientos y que impele la realización de nuestros actos sin doblez ni retorcimiento.

DESINTERÉS

Se refiere a actuar sin buscar ningún provecho personal, material o egoísta.

El servicio desinteresado a la humanidad es el secreto para vivir una vida plena, autentica, objetiva, el servicio desinteresado es contrario al egoísmo. Es un deber para La Revolución Personal, y es sabido que, si cumplimos nuestros deberes, nuestros haberes llegaran sin pedirlos, sin esperarlos.

. El masón debe estar siempre dispuesto a dar y a darse a los demás.

Es una actitud moral a la que está obligado, y que debe hacer ostensible con desprendimiento y generosidad. Dispuesto a donar a la Orden en un caso su tiempo, en otro legarle su inteligencia, los medios materiales necesarios para su estructura y estabilidad, o para auxiliar a en la forma que fuere menester a sus hermanos.

HEROÍSMO.

Es el modo de comportarse, propio de una persona que ha realizado grandes hazañas o esfuerzo que lleva al hombre a realizar hechos extraordinarios.

La heroicidad es la cualidad, la virtud, el carácter propio de héroe, es decir, la grandeza de alma, la generosidad, la sublimidad que inspiran los altos pensamientos; produce los bellos sentimientos, ejecuta acciones superiores dignas de admiración y de respeto.

Todos admiramos a alguien, tenemos uno o varios héroes de referencia, ya sean reales o ficticios. En todos ellos observamos características que admiramos. Y si los admiramos es porque nos gustaría ser como ellos.

Las personas que se involucran en el heroísmo a diario, comparten diversos rasgos de personalidad, como la empatía, el afecto por los demás y tienen la necesidad de vivir según un código moral.

Ser un héroe no es simplemente ser un buen modelo de conducta. En la actualidad es posible fomentar lo que denominamos «imaginación heroica» o el desarrollo de un ideal heroico personal. Este ideal heroico puede ayudar a guiar el comportamiento de una persona en momentos de dificultad o incertidumbre moral.

PATRIOTISMO.

El patriotismo es el sentimiento que tenemos los humanos por la tierra natal o adoptiva, asociado al amor y respeto por la patria, la conexión que cada uno tiene con su país.

Un masón debe estar orgulloso de la tierra que lo vio nacer, de sus costumbres y tradiciones.

Ser patriota para un masón es contribuir al progreso de su país, de su estado y de su ciudad, sin  olvidar que se es también ciudadano del mundo y por eso debe al mismo tiempo ayudar a toda la humanidad.

El Patriotismo es la virtud que nos da el respeto y el amor que debemos para con la patria, una forma de manifestarlo positivamente como buenos masones que somos es a través de nuestro trabajo honesto y la contribución personal al bienestar común.

El Patriotismo se manifiesta a través de los valores que transmitimos como masones y ciudadanos conscientes: trabajo, conducta, modales, respeto a las normas y costumbres, etc.

Por lo tanto, el masón necesita reconocer que su patria le ha dado mucho y es su obligación masónica actuar justamente con ella.

CONCLUSIONES.

Estas nueve excelentes virtudes que enaltecen a nuestro grado, deben llevarnos a ser consecuentes con el mismo, a ser más activos, trabajemos en ser masones rectos, corteses en el trato a nuestros semejantes, abnegados y generosos ayudando a nuestros HH:. sin esperar nada a cambio, dedicados en nuestros trabajos profanos – masónicos y sobre todo dedicados a nuestra familia, tratemos de ser masones francos para con nosotros mismos y con los demás, desinteresados por las cosas materiales al ayudar o colaborar, todas estas virtudes son un ideal para ser héroes en nuestras familias , para nuestra sociedad y para terminar tengamos siempre presente la consigna de nuestro grado «PRO PATRIA ET POPULO», nunca dejemos de querer, amar y cuidar a nuestra hermosa patria que es nuestro presente y el futuro que dejáremos a nuestros hijos…

Mauricio Cáceres Gutiérrez

BIBLIOGRAFÍA.

Juan Parmarola i Nogué – Masonería de Perfección Grados IV al XIV

Aldo Lavagnini – Manual del Maestro Elegido

Liturgia del grado IX

Masonería una filosofía de vida – M.-. M.-. J. M. Barredo Mandziuk

Vistas:
1128
Etiquetas (Tags):
· ·
Categoría:
REAA

Comentarios

  • exelente trabajo QH felicidadesy TFA

    Avatar fidel arteaga febrero 10, 2021 9:46 pm

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *