Categorías

LA TAU Y LA TRIPLE TAU EN LA MASONERÍA

Muchos han investigado con esfuerzo para explicar cómo y por qué el familiar emblema de la Misteriosa Tau y la Triple Tau, fuera aceptado como insignia de la Masonería del Arco Real, y cuanto más se lo analiza, el estudiante acucioso aún queda en incertidumbre ya que, durante la ceremonia de exaltación, se menciona de “una marca o signo de la que habla aquel ángel a quien vio Ezequeil en espíritu” la misma que la parecer se refiere solamente la Tau y no la Triple Tau.

            La actual palabra “Tau” simplemente significa una marca empleada al establecer la propiedad del ganado.  Se la escribía como X o como +, y la forma de la letra llegó a los griegos ligeramente alterada de modo que la línea vertical no se proyectaba por encima de la horizontal y llegó a ser la T.   En la Enciclopedia Británica se señala que “Una de las formas de la Cruz pre cristiana que con frecuencia nos encontramos es la cruz Tau llamada así por su parecido a la letra griega mayúscula T.  La Cruz Tau es un artilugio Egipcio común que con frecuencia se la llama Cruz Egipcia.  La Cruz Tau es mencionada en los escritos de muchos anticuarios eruditos donde se habla de la “Tiluk” como una derivación particular que era la marca usada por los devotos d Brahma, se menciona que la “Tau Gallicum” o Tau de los antiguos Galos que era considerada como un símbolo del Dios Supremo.

             La Triple Tau como símbolo tuvo un inicio como una T muy clara sobre una H muy clara y, las primeras explicaciones señalaban que significaba el Templo de Jerusalén , por sus iniciales latinas “Templum Hierosolymi”.  También se decía que las iniciales eran H y T, significando Hiram de Tiro.  La letra T sobre la H ha sido adscrita de modo erróneo a Thomas Harper, Diputado Gran Maestro de la Gran Logia de los Antiguos desde 1801 a 1813, quien fue un prominente joyero masónico, y se cree que diseñó la joya del Arco Real, la que es usada como parte de los paramentos del Arco Real Inglés.  En 1855 estas iniciales, T y H se destacaron al parecer en el West London Observer, un periódico fundado en aquel año.  Llevaba como parte de su título, los triángulos entrelazados y la letra T encima de la H., al preguntarle al editor, respondió que eran las iniciales de Henry Thompson, fundador del periódico y que se las adoptó simplemente como marca de fábrica.  Se dejó de emplear en el periódico por las implicaciones masónicas señaladas.  Con el paso del tiempo, las letras individuales perdieron su carácter como tales, y fueron combinadas para formar el símbolo tal como se lo conoce hoy.  La Enciclopedia Británica señala que: “Una de las formas de la Cruz pre cristiana es la Cruz Tau; luego añade: “La Cruz Tau es un artilugio Egipto común y con frecuencia se llama la Cruz Egipcia”.

            Muchos anticuarios estudiosos se han referido a la Cruz Tau en sus escritos, citando algunos de ellos, tenemos, por ejemplo, los siguientes:

  • Maurice, en sus antigüedades Indias, se refiere a la “Tiluk” como un derivado particular, que es la marca usada por los devotos de Brahma.
  • Davis en su obra Celtir Researches, menciona que la “Tau Gallicum” o la Tau de los antiguos Gálicos, era considerada por ellos como un símbolo del Dios Supremo.
  • Otro anticuario nos habla de la Tau como un monograma de Thot, conocido como Cadmus y Hermes Trismegisto, el nombre místico de la Sabiduría oculta entre los egipcios.  De todas maneras y sin duda, en los tiempos primigenios se la consideraba como un emblema de vida.

Tres de estas Tau que se unen en un punto, se combinan para formar la bien conocida “Triple Tau”, un artificio que con frecuencia se ha encontrado en las construcciones hebreas.  Hay varias otras teorías sobre el origen de la Triple Tau y muchas de ellas sólo pueden ser consideradas fantasiosas.  En la tercera década del siglo diecinueve los Compañeros hablaban de la Triple Tau como uno de los más antiguos emblemas masónicos y no tenemos razón para creer que lo que dicen no es verdad.  De todas maneras, se sabe que era una antigua representación jeroglífica de la Deidad y, consecuentemente en los Capítulos del Arco Real de hoy, tres Tau unidas para formar la Triple Tau, simbolizan la Esencia de la Santa Trinidad de Dios.

      Durante la lectura Mística el Muy Excelente Zorobabel, nos hace recordar que: “La unión de la tau que se ha descrito aquí, alude a la Deidad, por quien este sombrío, horripilante e informe caos, fue cambiado a su forma regular y a una existencia pacífica”

      Finalmente, en una interpretación esotérica, con apoyo de la Astrología Esotérica y la Psicología Evolutiva, la Triple Tau, considerando el carácter eminentemente Cristiano de la Masonería del Santo Real Arco de Jerusalén, representaría el simbolismo de la evolución del ser humano que quedó evidenciado en el Gólgota, a través de las Tres Cruces: la Cruz Mutable, la Cruz Fija y la Cruz Cardinal.

      El mal ladrón Dimas, simbolizaba al hombre crucificado en la Cruz Mutable, la de la Personalidad, la del PROFANO.  El ladrón arrepentido, el buen ladrón Gestas, es el hombre crucificado en la Cruz Fija, la Cruz del alma, la del aspirante ingresado MASÓN y, representaba al hombre que ve donde está la verdad pero que aún no la puede expresar.  Y, el mismo Jesucristo era un reflejo del hombre crucificado en la Cruz Cardinal de los cielos, la Cruz del Espíritu, del hombre INICIADO O PERFECTO.

      Evolutivamente el hombre en las primeras etapas, el Profano, se encuentra crucificado en la Cruz Común o Mutable; en ella no ve la realidad porque se encuentra impedido por sus vehículos físico, emocional y mental, e incluso llega a identificarse con ellos; debido a su ignorancia, es la víctima aparente de las circunstancias; la causa de su sufrimiento es el desconocimiento de las leyes, el egoísmo, la separatividad del Yo inferior que ejerce control.  En esta etapa el Alma está cautiva de la personalidad y no puede expresarse a través de dicho vehículo. Simbólicamente la Cruz Mutable puede representarse por la svástica, que indica el cambio continuo a que está sometida la materia en constante actividad.  Los alemanes de Hitler eligieron como emblema el aspecto inferior de esta cruz, ejemplificando para la humanidad las desastrosas consecuencias que comporta el uso erróneo de la materia cuando rige el egoísmo y la crueldad mental.  En la cruz Común domina la separatividad, de aquí que se la conozca como la cruz de la involución, puesto que el hombre, a medida que integra sus tres cuerpos inferiores, rigiendo la mente, demuestra cada vez más egoísmo, es decir mayor separatividad.  A esta Cruz que es la de la Personalidad se la llama Mutable porque indica aquella fase involutiva humana en la que se oscila continuamente entre los pares de opuestos sin conseguir la estabilidad postulado del segundo grado simbólico.

      La Cruz Fija es la Cruz del Alma: en ella la persona es más inclusiva que separatista.  Se la denomina Cruz Fija porque el hombre está crucificado en ella por su propia voluntad, por la inamovible intención de su Alma; una vez decidido esto no puede retroceder.  El símbolo de esta Cruz representa al hombre que obtiene iluminación y que es consciente de su verdadero Yo, así como del ciclo total que debe recorrer.  La conexión del ser humano con su Yo superior produce una influencia de luz, la luz masónica, la luz del Alma.  Esta Cruz es llamada el Aula de Aprendizaje, la del Templo masónico, porque en ella el individuo aprende a conocerse a sí mismo, vislumbrando la parte que le corresponde en el Plan evolutivo.

      Por último, la Cruz Cardinal es la Cruz del Espíritu, de la Mónada reencarnante.  El símbolo de esta Cruz es una  síntesis armónica del triángulo, con sus tres cualidades de Voluntad – Poder (la Fuerza del Primer Grado), Amor – Sabiduría (la estabilidad del 2° grado) e Inteligencia Activa (del 3er Grado) y de los cuatro brazos de la Cruz Cardinal.  Es un símbolo de perfecta unión entre el espíritu y la materia.

La Paz, Septiembre de 2005

Roberto F. Auchén Homsi

Vistas:
371

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org