Categorías

LA ENSEÑANZA TRANSMITIDA EN LOS SIGNOS DEL S.A.R.J.

La masonería en sus diferentes grados cuenta con sus propios signos, símbolos y alegorías utilizadas para dar a conocer parte de nuestros misterios.

Signo es “una cosa que evoca en el entendimiento la idea de otra”, son señales intencionales que permiten establecer relaciones con referencia a algo, y están compuestos por un significante que es una representación visible y el significado que es el concepto o la idea de esa representación.

Desarrollo del Tema

Los Signos, descripción y significado

De acuerdo a nuestro ritual, en la Primera Parte del discurso Místico del Primer Principal, se hace referencia a la forma y explicación de los Signos; y que a su vez señalan nuestra relación hacia el Altísimo, como criaturas que han pecado contra su magna voluntad y poder, pero que siguen siendo los hijos de su misericordia. 

Estos son:

El Signo Penal

Descripción:Es el mismo signo Penal del aprendiz en el Rito de York, pero se lo realiza con la mano izquierda y con el pulgar recogido, termina haciendo el corte del cuello y dejando caer el brazo al costado del cuerpo.

Significado: Alude a la caída de Adán y a la consecuente pena que recayó sobre su descendencia pecadora, nada menos que la muerte.  Infiere por su propia naturaleza que la gente de dura cerviz[1] y los desobedientes a la Ley del Todopoderoso serán separados de la tierra de los vivientes por la justicia de Dios, tal como la cabeza se separa del cuerpo por la espada de la justicia humana.

El signo de Reverencia

Descripción:  Se lo realiza , con la mano izquierda, el pulgar recogido, levantándola hasta la frente, con el lado del pulgar tocando la frente y la palma hacia abajo, como proyectando sombra sobre los ojos; la cabeza inclinada levemente hacia delante; luego de una pausa corta pero notoria, la mano derecha es llevada al lado izquierdo del pecho sobre el corazón.  El signo concluye dejando caer ambas manos simultáneamente a los lados del cuerpo y sin efectuar cortes transversales. Se debe dar el signo con reverencia, sin prisa ni ostentaciones, no se debe doblar la cintura, sino solamente inclinar la cabeza haciendo una venia.

Significado: Inclinarnos con humildad y resignación bajo la mano amonestadora del Altísimo, grabando al mismo tiempo sus leyes en nuestros corazones.  De esta manera expresiva se presentó ante el Altísimo el padre de la raza humana, para escuchar la sentencia de su justa pero terrible condena, este signo fue luego adoptado por el Gran Maestro Moisés, al presentarse el Señor ante él, al pie del Monte Horeb en el desierto del Sinaí, bajo la forma de una zarza que ardía en fuego.  Moisés protegió, de esa manera, sus ojos del resplandor de la Divina Presencia y colocó su diestra sobre su corazón en señal de obediencia, este signo le fue reconocido a favor de su virtuosismo.

¿Cuándo se lo hace?:  Este signo debe ser dado siempre por los Compañeros, antes de hablar por primera vez o al entrar en el Capítulo después de su apertura o al abandonarlo antes de su cierre; el Signo Reverencial está dirigido al Ara, no a los Principales ni a persona alguna, no se lo mantiene mientras se hace uso de la palabra.

Signo Penitencial o de Súplica

Descripción: Se lo realiza doblando las rodillas hasta llegar a la posición de arrodillado, inclinando la cabeza de arriba hacia abajo, levantando los brazos hacia arriba y juntando ambas manos en la actitud de oración.

Significado:  El signo Penitencial demuestra con su posición, la humildad y contrición, que es el dolor profundo de haber ofendido a Dios.  Así se arrodilló Adán ante Dios, bendiciendo al Autor de sus días, y también así se inclinó con penitente pavor, ante el rostro de su Juez ofendido, para apaciguar su ira y conciliar su misericordia, este es el signo visible de la humildad, que fue transmitido a su posteridad y es mediante el cual realizamos nuestras plegarias y alabanzas, buscando la aceptación ante el Trono de Gracia.

Signo de Sufrimiento

Descripción:  Se da de pie, llevando los brazos a los costados y atrás para sujetar con ambas manos las dos cavidades simétricamente colocadas entre las costillas falsas y los huesos de las caderas, denominadas ijares o ijadas; con los pulgares hacia delante y levantando levemente la cabeza.

Significado:  Representa la debilidad humana, incapaz de resistir el poder de las tinieblas, salvo con la ayuda de esa luz que llega del cielo.  Con esta postura indefensa, reconocemos toda nuestra debilidad y confesamos que no podemos realizar nada bueno ni rendir ningún servicio aceptable, sino por intermedio de Él, de quien proceden todos los buenos consejos y toda obra justiciera, y sin cuyo divino y especial apoyo, nunca hubiéramos sido a sus ojos más que siervos poco provechosos.

Signo de Confianza y Fe

Descripción: Se lo realiza de pie, expendiendo ambos brazos hacia delante, con las palmas hacia abajo y el pulgar recogido, e inclinando la cabeza hacia delante y abajo, en esta posición se van separando los brazos en tres tiempos, hasta llegar por completo a los costados, luego se los deja caer a los lados del cuerpo.

Significado:  Demuestra que nos postraremos ante la misericordia de nuestro Divino Creador y Juez, confiando con humildad y santa fe en sus benditas promesas, con cuyo auxilio esperamos pasar a través del arco de nuestra redención a las mansiones de eterna felicidad y gloria, y ante la presencia de aquel quien es el Gran YO SOY, el Alfa y Omega, El Principio y el Fin, el Primero y el Último.

El Pecado Original, el origen.

Dios creó a nuestros primeros padres en estado de gracia; y en señal de su soberanía les dio un mandato para que ellos cumpliéndolo mostraran su aceptación.  Adán y Eva cediendo a la tentación del demonio desobedecieron, y comieron el fruto prohibido, del árbol del conocimiento del bien y el mal, sellando de esta manera su destino.

Analicemos lo siguiente: El mandamiento de “no hacer algo” tenía varias finalidades:

  • Conceder libertad al ser humano, considero que no existe libertad sin la posibilidad  de escoger.  Es decir, que Si no puedes escoger no eres libre.
  • Otorgar al ser humano responsabilidad moral; esto es, si la libertad implica, por definición, capacidad de escoger, se tiene que integrar con la responsabilidad moral sobre las decisiones tomadas.
  • La libertad exige esos dos requisitos, elección y responsabilidad de las consecuencias de las elecciones tomadas.
  • El mandamiento dado por Dios protegía al ser humano de las consecuencias de la desobediencia, es decir, de la muerte.  El mandamiento tenía una finalidad preventiva y preservativa del estado primigenio del ser humano.

Este pecado de desobediencia fue el pecado original, llamado así porque fue el primer pecado que se cometió en la Tierra, en los principios de la humanidad, por ello es la raíz y origen de los demás pecados de los hombres.

Con la desobediencia nuestros primeros padres perdieron la gracia para ellos y para nosotros sus hijos; y en virtud de la ley de solidaridad de Adán con toda la humanidad, por ser su cabeza físico – jurídica, con priva de los dones extraordinarios que Dios había concedido en un principio a Adán para que los comunicara a sus descendientes.

Enseñanzas de los Signos

Permítanme compartir las enseñanzas que he recibido de la interpretación de los signos del S.R.A.J.

Nuestros signos nos muestran:

Los signos aluden en su conjunto:

  • A Adán, el primer hombre y su caída por el pecado cometido, a la aceptación del castigo; y al arrepentimiento por condenar a toda su descendencia.
  • A Moisés, que es ejemplo del virtuosismo del hombre y de la obediencia de nuestra conciencia.
  • Al hombre en su debilidad de sucumbir ante las tentaciones y a la fragilidad de su ser ante la majestuosidad del Supremo Creador.
  • A la aplicación de la justicia y a la misericordia del Divino Creador y Juez.

No debemos protestar por sufrir nosotros las consecuencias del pecado de Adán.  Preguntémonos ¿Habríamos sabido nosotros conservar estos dones? ¿N son nuestros pecados personales una prueba de que también nosotros habríamos prevaricado?

El pecado original fue un pecado de soberbia, muy frecuente entre nosotros, que creemos ser autosuficientes, independientes, rebeldes a toda norma, orden o mandato; hombres y mujeres, para ellos sólo vale lo que ellos opinan, y lo que ellos quieren, no se someten a nadie, y quieren ser como dioses.  Ése fue el pecado de Adán y Eva.

Debe recordarnos la misericordia del V:. y V:.D:.A:. que pese ha incumplir su mandato nos perdonó; y nos sigue perdonando.

El hombre es falible, es débil, es imperfecto; el reconocimiento de esas realidades le permite trabajar en su perfeccionamiento para ser mañana mejor que hoy, y que a través de su conciencia y sus actos pueden volver a recuperar un sitio en el Huerto Celestial.

Valle de La Paz, Agosto 20 de 2004 e:.v:.

C. Richard César Robles Rodríguez

BIBLIOGRAFÍA

Ritual de Aldersgate, del S.R.A.J.

BIRNGRUBER: Teología Dogmática para Seglares, n° 16. Ed. Litúrgica Española.

Barcelona

www.encuentra.com

www.aguasvivas.com


[1] Parte dorsal del cuello del hombre

Vistas:
271

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org