Categorías

La Destrucción del Templo 

“Han echado fuego en tu santuario, han profanado derribando en tierra la morada de tu nombre”. Salmo LXXIV 7

No hay ninguna parte de la historia sagrada, excepto quizás el relato de la construcción del Templo, que debería ser más interesante para el Masón avanzado que el que se relaciona con la destrucción de Jerusalén, el cautiverio de los judíos en Babilonia y la posterior restauración bajo Ciro con el propósito de reconstruir «la casa del Señor». Íntimamente conectado, como lo están los eventos que se conmemoran en este período, con la organización del Grado del Arco Real, es imposible que cualquier Masón que haya sido Exaltado hasta ese Grado, pueda comprender a fondo la naturaleza y el alcance de los secretos con los que él ha sido encomendado, a menos que haya dedicado una parte de tiempo al estudio de los incidentes históricos a los que se refieren estos secretos.

La Historia del Pueblo judío desde la muerte de Salomón hasta la destrucción final del Templo fue una serie continua de disensiones civiles entre ellos, y de revueltas en el gobierno y apostacías en la religión. Tan pronto como Roboam, hijo y sucesor de Salomón, subió al trono, su conducta dura y tiránica enfureció tanto al pueblo que diez de las tribus se rebelaron contra su autoridad y se pusieron bajo el gobierno de Jeroboam, hijo de Nabat, formó el reino separado de Israel, mientras que Roboam continuó gobernando sobre las tribus de Judá y Benjamín, que en adelante constituyeron el reino de Israel, cuya capital permaneció en Jerusalén. A partir de entonces, la historia de Palestina se vuelve doble. Las diez tribus rebeldes que constituían la monarquía israelita pronto formaron una religión cismática, que finalmente terminó en idolatría y causó su ruina y dispersión finales. Pero las dos tribus restantes apenas demostraron ser más fieles al Dios de sus padres, y llevaron su idolatría a tal grado, que al final apenas hubo un pueblo en toda Judea que no tuviese su deidad tutelar tomada de los dioses de sus paganos vecinos. Incluso en Jerusalén, la «ciudad santa», el profeta Jeremías nos dice que se erigieron altares para Baal. Israel fue el primero en recibir su castigo por esta carrera de maldad, y las diez tribus fueron llevadas a un cautiverio del que nunca regresaron. Como nación, han sido eliminados del rol de la historia.

Pero este sano ejemplo se perdió en Judea. La destrucción de las diez tribus de ninguna manera impidió el progreso de las otras dos hacia la idolatría y el libertinaje. Judá y Benjamín, sin embargo, nunca estuvieron sin una línea de profetas, sacerdotes y hombres santos, cuyas enseñanzas y exhortaciones a veces llevaron a los judíos apóstatas a su primera lealtad, y por un breve período restauraron el teísmo puro de la dispensación Mosaica.

Entre estos brillantes, pero evanescentes intervalos de regeneración, debemos contar el piadoso reinado del buen rey Josías, durante el cual los altares de la idolatría en todo su reino fueron destruidos, el Templo fue reparado y sus servicios regulares restaurados. Fue en el cumplimiento de este loable deber, que se encontró un ejemplar del Libro de la Ley, que se había perdido hacía mucho tiempo, en una cripta del Templo, y después de haber sido leído públicamente a los Sacerdotes, los Levitas y la gente del pueblo, fue nuevamente, por dirección de la profetisa Hulda, depositado en un lugar secreto.

Pero a pesar de este descubrimiento fortuito del Libro de la Ley, y a pesar de todos los esfuerzos del rey Josías por restablecer la adoración de sus padres, los judíos estaban tan apegados a las prácticas de idolatría que, tras su muerte, fueron animados por su hijo y sucesor Joacaz, que era un monarca impío, rápidamente regresaron a la adoración de las deidades paganas y la observancia de los ritos paganos. La paciencia de Dios finalmente se agotó, y en el reinado de este rey Joacaz comenzó la serie de castigos divinos, que sólo terminaron con la destrucción de Jerusalén y el cautiverio de sus habitantes.

El instrumento elegido por la Deidad para llevar a cabo sus designios en el castigo de los judíos idólatras fue Nabucodonosor, rey de los Caldeos, que entonces reinaba en Babilonia; y como este monarca, y el país que gobernaba, desempeñaron un papel importante en la serie de eventos que están conectados con la organización del Grado del Arco Real, es necesario que hagamos una pausa en la narrativa en la que hemos estado comprometidos, para tener una breve vista de la localidad de Babilonia, la sede del cautiverio, y de la historia de la nación Caldea, cuyo líder fue el conquistador de Judá. «Pocos países de la antigüedad», dice Heeren *, «reclaman tan justamente la atención del historiador como Babilonia», la fertilidad de su suelo, la riqueza de sus habitantes, el esplendor de sus ciudades, el refinamiento de su sociedad continuó dándole un renombre preeminente a través de una sucesión de edades. Ocupaba una estrecha franja de tierra, situada entre el río Tigris al este y el Eúfrates al oeste, y se extendía unas quinientas cuarenta millas al oeste del norte. Los primeros habitantes pertenecían sin duda a la raza Semítica, y su existencia se derivaba de un origen común con los hebreos, aunque el historiador sigue cuestionando si procedían originalmente de la India o de la península de Arabia. Originalmente formaron parte de la gran monarquía Asiria, pero su historia temprana, que no tiene conexión con la Masonería del Arco Real, puede pasarse por alto sin más discusión. Aproximadamente seiscientos treinta años antes de la era cristiana, Babilonia, la ciudad principal, fue conquistada por Nabucodonosor, el rey de los Caldeos, una raza nómada, que descendía de sus hogares en las montañas de Tauro y el Cáucaso, entre el Euxino y el mar Caspio, abrumaron a los países del sur de Asia y se convirtieron en dueños de los imperios sirio y Babilónico.

Nabucodonosor fue un monarca guerrero, y durante su reinado participó en muchas contiendas para aumentar su poder y la extensión de sus dominios. Entre otras naciones que cayeron bajo sus brazos victoriosos, estaba Judea, cuyo rey Joacaz, o como se le llamó posteriormente Joacim, se vio obligado a comprar la paz pagando un tributo anual a sus conquistadores.

Joacim fue posteriormente asesinado por Nabucodonosor, y su hijo Joaquín ascendió al trono de Israel. La opresión de los Babilonios continuó, y después de un reinado de tres meses, Joaquín fue depuesto por el rey de los Caldeos y su reino entregado a su tío Sedequías, un monarca que Josefo caracteriza como «un despreciador de la justicia y deber.»

*Investigaciones históricas sobre la política, el intercambio y el comercio de las principales naciones de la antigüedad. Volúmen 1.

Fue en el reinado de este impío soberano donde se produjeron los hechos que se conmemoran en la primera parte del Grado del Arco Real. Habiéndose rebelado repetidamente contra la autoridad del rey de Babilonia, a cuyo nombramiento estaba en deuda por su trono, Nabucodonosor se dirigió con un ejército a Judea, y sitió Jerusalén, después de una dura lucha de dieciocho meses de duración, la redujo. Luego hizo que la ciudad fuera arrasada con el suelo, que se quemara el palacio real, que se saqueara el Templo y que se llevaran a los cautivos a Babilonia.

Estos hechos se detallan simbólicamente en el Arco Real, y en alusión a ellos, el pasaje del Libro de las Crónicas que los registra se lee oportunamente durante las ceremonias de esta parte del Grado.

Sedequías tenía veintiún años cuando comenzó a reinar, y reinó once años en Jerusalén. E hizo lo malo ante los ojos del Señor su Dios, y no se humilló ante el profeta Jeremías, que hablaba desde el principio boca del Señor. Y él también se rebeló contra el rey Nabucodonosor, y endureció su cuello y endureció su corazón para no volverse al Señor Dios de Israel. Además, todos los jefes de los sacerdotes y el pueblo se rebelaron mucho después de todas las abominaciones de las naciones; y profanó la casa del Señor, que él había santificado en Jerusalén, y que el Señor Dios de sus padres les envió por medio de sus mensajeros, porque se compadeció de su pueblo y de su morada de Dios, y menospreció sus palabras, y abusó de sus profetas, hasta que la ira del Señor se levantó contra su pueblo, hasta que no hubo remedio».

Esta cláusula preparatoria anuncia las causas morales que llevaron a la destrucción de Jerusalén: los malos consejos y la conducta de Sedequías, su dureza de corazón, su deliberada sordera a las denuncias del profeta del Señor, y su violación de todas sus promesas de obediencia a Nabucodonosor. Pero esta pecaminosidad de la vida no se limitaba únicamente al Rey.

Todo el pueblo, e incluso los sacerdotes, los mismos siervos de la casa del Señor, fueron infectados con la plaga moral. Habían abandonado los preceptos y las observancias de sus padres, que debían haberlos convertido en un pueblo peculiar, y cayendo en las idolatrías de sus vecinos paganos, habían profanado los altares de Jehová con el fuego impuro de dioses extraños. Se les había enviado mensaje tras mensaje de ese Dios que se había designado correctamente a sí mismo como «paciente y abundante en bondad», pero todo fue en vano. Las amenazas y advertencias de los profetas fueron escuchadas con desprecio, y los mensajeros de Dios fueron tratados con contundencia, y de ahí el resultado fatal que se detalla en los siguientes pasajes de la Escritura leídos ante el Candidato.

Por tanto, trajo sobre ellos al Rey de los Caldeos, que mató a espada a sus jóvenes en la casa de su santuario, y no tuvo compasión del joven ni de la doncella, ni del anciano ni del encorvado por la vejez: les dio todo en su mano, y todos los utensilios de la casa de Dios, grandes y pequeños, y los tesoros de la casa de Jehová, y los tesoros del rey y de sus príncipes, todo esto lo llevó a Babilonia.

Pero el rey de los Caldeos no estaba contento con el rico botín de guerra que había ganado. No era suficiente que los vasos sagrados del Templo, hechos por orden del rey Salomón, y bajo la supervisión de ese «obrero curioso y habil», que había «adornado y embellecido el edificio» erigido para la adoración de Jehová, llegaran a ser la presa de un monarca idólatra. Los oscuros pecados del pueblo y del rey requerían una pena más severa.

La misma casa del Señor, ese edificio sagrado que se había erigido en la «era de Omán el Jebuseo» y que constituía la tercera Gran Ofrenda de la Masonería en el mismo lugar sagrado, debía ser quemada hasta sus cimientos; la ciudad consagrada por su presencia debía ser arrasada hasta el suelo; y sus habitantes serían llevados a un cautiverio largo y doloroso. Por tanto, la historia de la devastación procede de la siguiente manera;

“Y quemaron la casa de Dios, y derribaron el muro de Jerusalén, y quemaron a fuego todos sus palacios, y destruyeron todos sus bellos utensilios. Y los que habían escapado de la espada los llevaron cautivos a Babilonia; donde fueron siervos de él y de sus hijos durante el reinado del reino de Persia».

Estos hechos ocurrieron en el año 588 antes de Cristo. Pero no debemos suponer que este haya sido el comienzo de los «setenta años de cautiverio» predicho por el profeta Jeremías.

Eso en realidad comenzó dieciocho años antes, en el reinado de Joacim, cuando Daniel estaba entre los cautivos. Contando desde la destrucción de Jerusalén bajo Sedequías, que es el evento registrado en el Arco Real, hasta la terminación del cautiverio bajo Ciro, tendremos sólo cincuenta y dos años, para que podamos entender fácilmente cómo debería haber entre los ancianos reunidos para ver los cimientos del Segundo Templo, muchos de los que habían contemplado el esplendor y la magnificencia del primero.

Pero, aunque la ciudad fue destruida y el Templo incendiado, los cimientos profundos de este último no fueron destruidos. El Arca de la Alianza, con el Libro de la Ley que contenía, fue indudablemente destruida en la conflagración general, porque no leemos ningún relato de que haya sido llevada a Babilonia, pero la sabiduría y la previsión de Salomón habían hecho una provisión de cuatrocientos  setenta años antes, por la preservación segura de una imagen exacta de ese cofre sagrado.

Así terminamos lo que podríamos llamar la primera sección del Grado del Arco Real. El sonido de la guerra ha estado sobre la nación, el Templo es derrocado, la ciudad se ha convertido en un desierto, pero incluso en su desolación, magnífica en sus ruinas de palacios y edificios estupendos, y la gente ha sido arrastrada con cadenas como cautiva a Babilonia.

GEMA

Vistas:
147

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org