Categorías

La Cautividad en Babilonia

“Junto a los ríos de Babilonia, allí nos sentamos, sí, lloramos cuando nos acordamos de Sion. Colgamos nuestras arpas en los sauces en medio de ella”. Salmo CXXXVII 1-2.

Entre la parte del ritual del Arco Real que se refiere a la destrucción del Primer Templo y la parte posterior que simboliza la construcción del Segundo, hay un interregno (si se nos permite el término) en el ceremonial del Grado, que debe considerarse como un largo intervalo de la historia, cuyo llenado, como el intervalo entre los actos de una obra, debe dejarse a la imaginación del espectador. Este intervalo representa el tiempo transcurrido en el cautiverio de los judíos en Babilonia. Ese cautiverio duró setenta años, desde el reinado de Nabucodonosor hasta el reinado de Ciro, aunque sólo cincuenta y dos de estos años se conmemoran en el grado del Arco Real. Durante este período ocurrieron muchas circunstancias de gran interés e importancia, que deben entenderse perfectamente para que podamos apreciar la parte final de las ceremonias de ese Grado.

«Babilonia la grande», como la llama el profeta Daniel, la ciudad a la que los judíos cautivos fueron conducidos por Nabucodonosor, estaba situada a cuatrocientas setenta y cinco millas en dirección Este casi al Este de Jerusalén. Se encontraba en medio de una gran y fértil llanura a cada lado del río Eúfrates, que lo atravesaba de norte a sur. Estaba rodeado por muros que tenían ochenta y siete pies de espesor, trescientos cincuenta de altura y sesenta millas de circunferencia. Todos ellos fueron construidos con ladrillos grandes, cementados con betún. En el exterior de las paredes había una zanja ancha y profunda, revestida con el mismo material. Veinticinco puertas a cada lado, de latón macizo, daban entrada a la ciudad. De cada una de estas puertas procedía una calle ancha, de quince millas de largo, y el conjunto estaba separado por medio de otras divisiones más pequeñas, y contenía seiscientos setenta y seis cuadrados, cada uno de los cuales tenía dos millas y un cuarto de circunferencia. Doscientas cincuenta torres, colocadas sobre los muros, proporcionaron los medios de resistencia y protección adicionales. Dentro de este inmenso circuito se encontraban palacios y templos y otros edificios de la mayor magnificencia, que han hecho que la riqueza, el lujo y el esplendor de Babilonia se convierta en el tema favorito de los historiadores de la antigüedad, y que obligó al profeta Isaías, incluso denunciando su caída, para hablar de ella como «la gloria de los reinos, la belleza de la excelencia de los Caldeos».

A esta ciudad fueron conducidos los cautivos. No tenemos forma de determinar cuál fue el número exacto eliminado. Se nos hace creer a partir de ciertos pasajes de las Escrituras que la deportación no fue completa. * Calmet dice que Nabucodonosor se llevó solo a los habitantes principales, los guerreros y artesanos de todo tipo (que incluirían, por supuesto, a los Masones), y que dejó a los labradores, a los obreros y, en general, a las clases más pobres que constituía el gran cuerpo del pueblo. Entre los prisioneros distinguidos, Josefo menciona al sumo sacerdote Seraías y Sofonías, el sacerdote que estaba a su lado, con los tres gobernantes que custodiaban el Templo, el eunuco que estaba al mando de los hombres armados, siete amigos de Sedequías, su Escriba y otros sesenta gobernantes. Sedequías, el rey, había intentado escapar antes de la terminación del sitio, pero al ser perseguido fue capturado y llevado a Riblah, el cuartel general de Nabucodonosor, donde, habiendo sido obligado por primera vez a contemplar la masacre de sus hijos, sus ojos le fueron sacados y lo llevaron encadenado a Babilonia.

* Jeremías (li.16) dice que Nabuzaradán dejó «algunos de los pobres de la tierra por viñadores y labradores».

Una tradición Masónica nos informa que los judíos cautivos fueron atados por sus conquistadores con cadenas triangulares, y que esto fue hecho por los Caldeos como un insulto adicional, porque se sabía que los Masones Judíos estimaban el triángulo como un emblema del sagrado nombre de Dios y deben haber considerado su apropiación como una profanación del Tetragramaton.

Del camino que siguieron los Caldeos con sus prisioneros, sólo podemos juzgar por conjeturas. Sin embargo, se registra que fueron llevados por Nabuzaradán, el capitán del ejército de Nabucodonosor, directamente de Jerusalén a Ribla, donde Nabucodonosor había fijado su cuartel general. Riblah estaba situada en la frontera norte de Palestina, a unas doscientas millas al noreste de Jerusalén, y era la ciudad por la que los Babilonios solían pasar en sus erupciones y salidas de Judea.

De Jerusalén a Riblah, el viaje es necesariamente a través de Damasco, y la ruta desde Riblah era directa a Palmyra. Por lo tanto, tenemos todas las razones para suponer que el ejército Caldeo, con los cautivos, tomó la ruta que describe Heeren *, y que los habría conducido desde Jerusalén, a través de Damasco, hasta Riblah en dirección norte. Aquí Nabucodonosor mandó ejecutar al sumo sacerdote Seraías y a los gobernantes hasta la suma de setenta.

Desde allí, dirigiendo su curso hacia el noreste, llegaron a Thapsacus, una importante ciudad comercial en el Eúfrates, cuyo río cruzaron un poco más abajo en un lugar llamado Circesium.

Luego viajaron en dirección sur, a través del muro de la Mediana y a lo largo de la orilla este del Eúfrates hasta Babilonia. Por esta ruta evitaron hacer un gran circuito hacia el norte, o cruzar un extenso desierto que no podía suministrar agua.

La condición de Jerusalén después de la partida de los cautivos es digna de consideración. Antes de su partida de Jerusalén, Nabuzaradán nombró a Gedalías, que era hijo de Ahikam, una persona de una familia ilustre, gobernador del resto de los judíos que quedaron atrás. El historiador judío describe a Gedalías como de «una disposición amable y justa». Estableció su sede de gobierno en Mispah e indujo a los que habían huido durante el asedio y que estaban esparcidos por el país a regresar y cultivar la tierra, prometiéndoles protección y favor si aceptaban continuar pacíficamente y pagar un pequeño tributo al rey de Babilonia.

Entre los que habían huido al acercarse el ejército Caldeo estaba Ismael, uno de la familia real, un hombre malvado y astuto que, durante el sitio de Jerusalén, había buscado protección en la corte del rey de los Ammoritas. Ismael fue instigado en secreto por Bealis; el monarca Ammoritish, para matar a Gedalías, para que, como miembro de la familia real, él mismo pudiera ascender al trono de David.

* En su Apéndice «sobre las rutas comerciales de Asia antigua», adjunto a sus Investigaciones históricas. — Apéndice XII ii. 2.

A pesar de que Gedalías fue informado de este nefasto designio, se negó, en su temperamento desprevenido, a creer el informe y, en consecuencia, fue víctima de la traición de Ismael, quien lo mató mientras participaba de su hospitalidad. Entonces, Ismael intentó llevar a los habitantes de Mispa al cautiverio y huyó con ellos al rey de los Ammoritas; pero al ser alcanzados por los amigos de Gedalías, que se habían armado para vengar su muerte, los cautivos fueron rescatados e Ismael huyó.

Los judíos, temiendo que si se quedaban serían castigados por los Babilonios por el asesinato de Gedalías, se retiraron a Egipto. Cinco años después, Nabucodonosor, habiendo invadido y conquistado Egipto, llevó a todos los judíos que encontró allí a Babilonia. «Y tal», dice Josefo, «fue el fin de la nación de los hebreos». Jerusalén estaba ahora desolada. Su rey y su gente fueron trasladados a Babilonia, pero permaneció despoblada por colonias extranjeras, tal vez, como sugiere Whiston, «como una indicación de la Providencia de que los judíos debían repoblarla sin oposición ellos mismos».

Pasemos ahora al objeto más inmediato de esta conferencia y examinemos la condición de los cautivos durante su estancia en Babilonia.

A pesar de la forma ignominiosa de su transporte desde Jerusalén, y la venganza mostrada por su conquistador en la destrucción de su ciudad y Templo, no parece que, a su llegada a Babilonia, hayan sido sometidos a ninguno de los rigores extremos de la esclavitud. Se distribuyeron en varias partes del imperio; algunos permanecieron en la ciudad, mientras que otros fueron enviados a provincias. Los segundos probablemente se dedicaron a actividades agrícolas, mientras que los primeros se dedicaron al comercio o en las labores de arquitectura. Anderson dice que Nabucodonosor, habiéndose dedicado él mismo al diseño de terminar sus edificios en Babilonia, contrató a todos los artistas capaces de Judea y otros cautivos para que se unieran a sus propios Masones Caldeos. * Se les permitió retener sus propiedades personales, e incluso comprar terrenos y levantar casas. Su gobierno civil y religioso no fue destruido por completo, porque conservaron una sucesión regular de reyes y sumos sacerdotes, uno de los cuales regresó con ellos, como se verá más adelante, en su restauración.

Algunos de los principales cautivos fueron promovidos a puestos de dignidad y poder en el palacio real y se les permitió participar en los consejos de estado. Sus profetas de estado, Daniel y Ezequiel, con sus asociados, preservaron entre sus compatriotas las doctrinas puras de su religión, y enseñaron esa creencia en el Ser Divino que constituía el principio más importante en la Francmasonería Primitiva, en oposición al sistema espurio practicado por sus conquistadores idólatras. «La gente», dice Oliver, que se adhirió a la adoración de Dios, y no eran pocos ni insignificantes, continuaron reuniéndose en sus escuelas o Logias, para la práctica sin interrupciones de su sistema de Masonería ética, que no dejaron de propagar para su mutuo consuelo durante este calamitoso revés de la fortuna y para beneficio de sus descendientes. * *

Los escritores rabínicos nos informan que durante el cautiverio se estableció una fraternidad para la preservación del conocimiento tradicional, el cual fue transmitido a unos pocos iniciados, y que en la restauración, Zorobabel, Josué y Esdras llevaron toda esta instrucción secreta a Jerusalén, y allí se estableció una fraternidad similar. Las principales sedes de esta institución estaban en Naharda, en el Eúfrates, en Sora y en Pompeditha. ***

Entre los acontecimientos notables que ocurrieron durante el cautiverio, debemos contar la visita de Pitágoras a Babilonia. Este antiguo filósofo fue, mientras estaba en Egipto, hecho prisionero por Cambises, durante su invasión de ese país, y llevado a Babilonia, donde permaneció durante doce años. Allí se dice que tuvo frecuentes entrevistas con Ezequiel y que derivó de las instrucciones del profeta gran parte de ese sistema esotérico de filosofía en el que posteriormente adoctrinó a sus discípulos. Joaquín, que había sido rey de Judá antes de Sedequías, y que había sido destronado y llevado cautivo a Babilonia, permaneció en prisión durante treinta y siete años, durante el largo reinado de Nabucodonosor. Pero a la muerte de ese monarca, su hijo y sucesor, Evilmerodach, devolvió la libertad al rey cautivo y lo ascendió a un gran honor en su palacio. Evilmerodach, que era infame por sus vicios, reinó solo dos años, cuando fue depuesto y ejecutado por sus propios parientes, y Neriglissar, el esposo de su hermana ascendió al trono.

Se dice que Joaquín murió al mismo tiempo, o, como conjetura Prideaux, fue, como el favorito de Evilmerodach, asesinado con él.

Después de la muerte de Joaquín, Salatiel o Shealtiel, su hijo, se convirtió en el «jefe del cautiverio», o nominalmente el rey judío. Neriglissar, o Niglissar, como lo llamó Josefo, reinó durante cuarenta años, y luego fue sucedido por su hijo Labosordacus. Este monarca se volvió odioso para el pueblo por sus crímenes y, después de un breve reinado de sólo nueve meses, fue asesinado por sus propios súbditos. La línea real, cuyo trono había sido usurpado por Neriglisar, fue restaurada en la persona de Belshazzar, uno de los descendientes de Nabucodonosor.

Belshazzar era un monarca afeminado y licencioso, que se entregaba al lujo y la disipación, mientras que las riendas del gobierno estaban confiadas a su madre, Nitocris. Por lo tanto, estaba mal preparado por su temperamento o capacidad para oponerse a las armas victoriosas de Ciro, el rey de Persia, y Darío, el rey de Media, que le hicieron la guerra.

En consecuencia, después de un reinado sin gloria de diecisiete años, su poder le fue arrebatado, la ciudad de Babilonia fue tomada por Ciro, y el poder Babilónico fue aniquilado para siempre.

Después de la muerte de Shealtiel, la soberanía de los judíos fue transmitida a su hijo, Zorobabel, quien así se convirtió en el jefe del cautiverio, o Príncipe normal de Judea. Si bien la línea de los monarcas judíos se mantuvo así, durante el cautiverio, en la casa de David, los judíos no tuvieron menos cuidado de mantener la debida sucesión del sumo sacerdocio; porque Jehosadec, el hijo de Seraías, era el sumo sacerdote que fue llevado por Nabucodonosor a Babilonia, y cuando murió, durante el cautiverio, fue sucedido en su oficio sagrado por su hijo mayor, Josué.

En el primer año del reinado de Ciro terminó el cautiverio de los judíos. Ciro, a partir de sus conversaciones con Daniel y los otros judíos cautivos del saber y la piedad, así como de su lectura de sus libros sagrados, más especialmente las profecías de Isaías, se había imbuido del conocimiento de la religión verdadera, y por lo tanto había anunciado públicamente a sus súbditos su fe en el Dios «que adoraba la nación de los israelitas». En consecuencia, se sintió impresionado por un ferviente deseo de cumplir las declaraciones proféticas, de las que era sujeto, y de reconstruir el Templo de Jerusalén. En consecuencia, emitió una proclamación, que encontramos en Esdras, como sigue: «Así dice Ciro, rey de Persia: El Señor Dios de los cielos me ha dado todos los reinos de la tierra; y me ha encargado que le edifique una casa en Jerusalén, que está en Judea. ¿Quién hay entre vosotros de todo su pueblo? Su Dios sea con él, y que suba a Jerusalén, que está en Judea. Y edifique la casa del Señor Dios de Israel el Dios,) que está en Jerusalén».

Con la publicación de esta proclamación de Ciro, comienza lo que podría llamarse la segunda parte del Grado del Arco Real. Todo el espacio de tiempo ocupado en el cautiverio, y los acontecimientos relacionados con esa parte de la historia judía, no se mencionan en las ceremonias, pero constituyen, como ya hemos señalado, un intervalo como el período de tiempo que se supone que transcurre en un drama, entre la caída de un telón al final de un acto y su levantamiento al comienzo del siguiente.

Pero ahora hay «buenas nuevas de gran gozo» como se da en esta proclamación a los judíos. Los cautivos son liberados, a los exiliados se les permite regresar a casa. Dejando las orillas del Eúfrates, dirigen sus pasos ansiosos por caminos toscos y accidentados hacia esa amada montaña del Señor, donde sus antepasados ​​solían adorar durante tanto tiempo. Los hechos relacionados con esta restauración son de gran atracción para el Masón, ya que la historia abunda en leyendas interesantes e instructivas. Pero lo importante del tema exige que prosigamos la investigación en una conferencia separada. *

*Libro de Constituciones, página 17 edición 1723. ** Monumentos históricos, volumen II, p.410 * * * Véase el Léxico de la Masonería de Mackey, palabra Naharda al igual que muchos otros escritores, sitúan el establecimiento de estos colegios en una fecha muy posterior, y posterior a la era cristiana, pero Oliver supone que se fundaron durante el cautiverio.

GEMA

Vistas:
131

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org