Categorías

¿Es el Arco Real realmente el Supremo Grado?

¿Qué es lo que te escucho decir? “¿Cómo puede haber alguna duda? ¿No sabe este Compañero que las palabras del ritual lo dejan bastante claro? Solo escuchen: “Compañeros, el conocimiento místico de este Supremo Grado…” (o) “Este Supremo Grado inspira a sus miembros con las ideas más exaltadas de Dios…” (o) esas lecciones de moralidad que nosotros como miembros de este Supremo Grado está obligado a practicar». Seguramente esto lleva el asunto más allá del debate o cualquier otra especulación. No hay nada que considerar y por lo tanto no podemos tener la conferencia propuesta… ¿Es eso lo que está pensando? Bueno, espere un momento.

Si va a citar el ritual para hacer su punto, permítanos echarle un vistazo al ritual nuevamente. ¿Qué dice esta vez? “Quizás pueda imaginarse que hoy ha obtenido un Cuarto Grado en Francmasonería; tal, sin embargo, no es el caso. Es el Maestro Masón completado…» (o) «un conocimiento perfecto de este Supremo Grado no puede obtenerse de otra manera que pasando esas varias Sillas». ¿Qué nos dice esto? En primer lugar, que según la normativa de este Arco Real no tenemos ningún Grado. Si hay un Grado, es el de Maestro Masón del que no es más que una parte inconexa. Entonces, ¿qué se les va a decir a los que contendrán – y si no conocen a tales hermanos en esta parte del mundo, entonces créanme que hay tales hermanos en abundancia en la Masonería inglesa en general – que cuando hayan alcanzado el punto de ser resucitado ¿Al Sublime Grado de un Maestro Masón ha logrado todo lo que necesita y todas las demás partes de la estructura Masónica son secundarias si no irrelevantes?

Por mucho que se esfuerce por insistir en el punto de que seguramente hubo secretos no revelados en la muerte de Hiram Abiff que ahora se pueden dar a conocer al Compañero que lo busca, el hecho es que si está hablando de “Grados”, no hay ningún otro aprobado por la Gran Logia más allá del Grado de Maestro Masón y si lo ha logrado, entonces eso es todo lo que se requiere. Si hay secretos, ¿y qué? No todo el mundo llega a la Silla del Maestro y recibe los secretos allí, pero él sigue siendo un Masón reconocido y si no desea descubrir lo que los Grandes Maestros ocultaron después de la muerte de Hiram Abiff, seguramente está en orden. No le falta un Grado porque no hay otro que lograr, solo algo más de información que cuesta más tiempo, más dinero, más insignias y distracciones de los asuntos de la Logia, sin invalidar de ninguna manera su sublime estado alcanzado. Esta no es, permítanme apresurarme a agregar, una posición que yo mismo defendería, pero habiendo discutido el asunto con varios hermanos muy mayores o que han estado en servicio desde hace mucho tiempo que se niegan a convertirse en Masones del Arco Real, sé cómo funcionan. ¿En qué sentido podemos afirmar y convencerles de que lo que hacemos en el Arco Real es compartir un Supremo Grado?

O de nuevo, tome la penúltima cita que le di. Incluso si finalmente convence a un hermano así de que necesita mejorar el estado de su Maestro Masón acumulando los “secretos perdidos” del Tercer Grado, ¿qué le diremos cuándo, habiendo dado ese paso, se enfrenta a la afirmación de que? incluso cuando la ceremonia de Exaltación ha terminado, ¿todavía no ha adquirido todo lo que comprende el Sagrado Arco Real? ¿Cómo podemos decir que lo que les sucede a los Candidatos en una ceremonia del Arco Real es el cumplimiento de lo que se perdieron en el Grado de Maestro Masón cuando en la Conferencia Simbólica afirmamos tan claramente que LO QUE HAN PASADO está incompleto y solo lo encontrarán pasando a través de las Sillas del Arco Real?, un proceso que requiere bastante tiempo y que también requiere que haya pasado por la Venerabilía de su Logia Simbólica, ¿se logrará ese conocimiento adicional? Todavía puedo recordar, 45 años después, el impacto que sentí al recibir esta noticia, porque en esos días las 3 conferencias se pronunciaban en cada Exaltación (y eso fue en el Capítulo de la Afabilidad, East Lancashire). Oh, pensé, justo cuando realmente creía que ahora podía afirmar que había perfeccionado mi Masonería Simbólica, me dijeron que todavía está incompleta. Incluso si hubiera sido de la opinión, y todavía lo soy, de que definitivamente había dado otro paso firme y distinto a lo largo del camino Masónico (y otra palabra para paso es “Grado”), entonces, por Supremo que pueda parecer, o ser afirmado como tal, ahora tenía que dar tres pasos más antes de que pudiera captar la “Supremacía”. ¿Quizás ahora tenga un poco más claro por qué titulé este discurso como lo hice? Tener las palabras «Supremo Grado» en el ritual es una cosa, pero cuando las comparas con otras palabras, comienzas a tener dudas. ¿Qué podemos decir sobre ellos si queremos resolver la dificultad?

Lo primero es comprender un poco de la historia Masónica inglesa anterior. Cuando surge nuestro Oficio actual a finales del siglo XVII, había un Grado, el Compañero de Oficio, que pronto se dividió en dos al crear el Aprendiz Ingresado. Incluso cuando se formó la nueva Gran Logia, pasó su primera década sin evidencia alguna de que hubiera otro Grado disponible o previsto. A las Logias privadas ni siquiera se les permitió nombrar o instalar a sus nuevos Maestros excepto en, o en conexión con, las Comunicaciones Trimestrales de la Gran Logia. Es por eso que, hasta el día de hoy, el nuevo Maestro del Simbolismo es elegido de una Logia en el Grado de Compañero y solo de acuerdo con las regulaciones establecidas por la Gran Logia, aunque el nombramiento de otros Oficiales puede variar en cierta medida según los Estatutos de la Logia.

Alrededor de 1726 comienza a surgir un Grado formado en parte por el anterior Compañero de Oficio y llamado «el Levantamiento del Maestro Masón». No se limitaba a los «Maestros» de una Logia, en el sentido de presidentes o gobernantes, pero tampoco era un Grado que todos recibieran automáticamente. Convertirse en un Maestro Masón era una distinción y parecía ser un verdadero paso adelante, y el hecho de que se llamara una “Maestría” debe haber comenzado a sugerir que aquellos que alcanzaron este sublime escalón eran, en algún sentido especial, “Maestros” del Arte en sus Logias. No me sorprende en lo más mínimo que, siendo la naturaleza humana lo que es, pronto llegó el momento, y algunas pruebas ahora adquiridas sugieren que fue poco después de 1730 (unos 5 años después), en que se introdujo un paso adicional, llamado un Grado que sólo podían adquirir aquellos que eran verdaderos «Maestros de Logias», es decir, aquellos que habían presidido realmente una Logia en el Este. Este nuevo Grado iba a ser llamado “El Santo Arco Real” por quienes lo practicaban y después de 1751 la Antigua Gran Logia, que debía instarlo como un paso esencial para todo verdadero Masón, también lo consideró como la “raíz, corazón y médula” de la Masonería. (Me parece intrigante, dicho sea de paso, señalar que hay aquí un eco de una interpretación en ese siglo de la palabra de los Antiguos para el Tercer Grado: “médula del hueso” para “Mahabone”) Incluso antes de la época de los Antiguos, en 1735, por supuesto, tenemos esa referencia intrigante a una fiesta en una casa en (Thames) Ditton en Surrey que dice: “Hollis y Desaguliers han sido súper excelentes en sus diferentes formas… El domingo por la noche en una Logia en la biblioteca, St. John, Albemarle y Russell se hicieron miembros del Capítulo»

El hecho de que a medida que avanzaba el siglo y el domingo fuera el día de las reuniones Capitulares es en sí mismo significativo en vista de esta referencia temprana, pero también está el hecho de que luego se admitieron 3 Candidatos. Hasta el día de hoy, muchas de las Grandes Logias del Estado Estadounidense requieren que haya 3 Candidatos antes de que pueda proceder una ceremonia de Exaltación, un hecho que tiene, como vemos, este primer precedente. (Los 3 Moradores eran, por supuesto, originalmente los 3 Candidatos.) Ya se puede detectar el hecho de que aquí hubo un paso (o Grado) que lo sacó a uno del rango del Masón de Logia ordinario. Incluso cuando la primera Gran Logia adoptó una forma de Masonería del Arco Real, todavía mantenía el requisito de que solo aquellos que fueran elegidos Maestros gobernantes de Logias podían solicitar la Exaltación. Era un requisito que se mantendría hasta 1823. En este sentido, era un paso súper o supremo que tenía su propio sello de ser importante. Fueron los Antiguos quienes acuñaron la palabra Real que nos ocupa aquí. Escuche este extracto de las regulaciones de esa Gran Logia llamada “Ahiman Rezon” (La Guía del Buen secretario): Este Grado es ciertamente más augusto, sublime e importante que los que lo preceden y es la cumbre y la perfección de la Masonería antigua. Imprime en nuestras mentes una creencia más firme de la existencia de una Deidad Suprema… [Nuestro objetivo es] Que este Supremo Grado pueda ser conducido con esa regularidad, orden y solemnidad convirtiéndose en la intención sublime con la que desde tiempo inmemorial ha sido sostenido…»

Sin embargo, aunque esto parece exponer el caso de manera simple y cruda para responder «sí» a nuestro título, «¿Es el Arco Real realmente el Supremo Grado?» Hay otras tres cosas en el período de la Antigüedad del siglo XVIII que hay que tener en cuenta.

Primero: los Grados que precedieron al Arco Real fueron más que los tres que conocemos. Definitivamente para 1770 tenemos amplia evidencia de que, en el norte de Inglaterra, y en ambos lados de los Apeninos, la ceremonia del Arco Real se consideraba posterior al Grado de Maestro Instalado, el Grado de Excelente (o Past Maestro) y el de Súper Excelente (o Velos) Grado, que conduce finalmente al Santo Arco Real.

Como prueba de los Velos tenemos el recibo firmado de 1769 en el Capítulo de Vigilancia de Darlington, donde se compraron 60 yardas de tela de estambre para cortinas, varillas de cortina y anillos por £ 2 5s.9d. (Dado que tenía que haber 3 cortinas a lo ancho de la habitación, alrededor de £ 200 en dinero de hoy no es excepcional). ¿Es de extrañar que cuando, como es común en Escocia hasta el día de hoy, un Masón atravesara una serie de pasos así, saliera del velo blanco final para pensar en sí mismo como si estuviera en un paso supremo? Toda la perspectiva era más rica, más profunda y más larga.

El segundo factor fue la naturaleza Cristiana del Grado que no se vio afectado hasta después de la creación del Supremo Gran Capítulo en 1817. Lo que es evidente en los primeros rituales del Santo Arco Real que poseemos es que era descaradamente Trinitario.

Incluso hasta el día de hoy, los ecos siguen ahí, a pesar de la eliminación de esas notables palabras que muchos de nosotros aprendimos de memoria: Padre Señor, Palabra Señor, Espíritu Señor. ¿Qué más podemos hacer con las palabras que usamos, «La unión de la Triple Tau alude a la Gran Deidad Trina» y ¿cómo se puede decir que cualquier ceremonia está totalmente descristianizada y que todavía termina con el canto de los ángeles del Nuevo Testamento, «Gloria a Dios en lo alto, paz en la tierra, ¿buena voluntad para con los hombres?” A lo que los primeros compañeros del Arco Real de los Capítulos del siglo XVIII estaban siendo conducidos a lo que era un velo del Templo, tejido de azul, púrpura y carmesí, que había sido arrojado a un lado para que pudiéramos entrar en el Lugar Santísimo y ver ese trío de Gobernantes Sagrados cuya unión era la única fuente del verdadero nombre y la palabra de Dios y sin uno de los cuales el nombre y el ser estaban incompletos.

No estoy alegando que así sea como debería ser hoy. Lo que estoy diciendo es que cuando era así era inevitable que con tal revelación no hubiera nada más que revelar. Este fue el final, la culminación de la búsqueda humana, el paso o SUPREMO Grado.

El tercer factor, y es uno que ignoramos bajo nuestro propio riesgo, es que el Sagrado Arco Real no se consideró el final del proceso.

Incluso antes de la primera ceremonia del Arco Real en Inglaterra, había habido ceremonias en las que los Masones se convertían en Caballeros Templarios y Caballeros de Malta, y a finales del siglo XVIII también se reconocían Caballeros de la Cruz Roja y la Cruz Roja en las Logias de los Antiguos. Lo significativo es que, a pesar de esta vista extendida de la Masonería, el Arco Real todavía se conocía como el «Supremo Grado». Por qué debería ser así cuando algunos de estos Grados de Caballeros se llamaban «ne plus ultra» (que significa «No se puede ir más lejos que esto») es en sí mismo notable.

Solo puedo sugerir que, dado que el grado del Santo Arco Real era el requisito absoluto para ser admitido en lo que eran las “Órdenes” de Caballería, sin duda fue el logro “Supremo” para un Masón del Simbolismo, ya que sin él no podría ingresar a las órdenes caballerescas y puramente cristianas que han permanecido hasta el día de hoy, por cierto, con el mismo requisito de que tienes que ser un Masón del Capítulo.

Entonces, ¿cuál es nuestra conclusión mientras buscamos unir los hilos de nuestra reflexión sobre este asunto del Sagrado Arco Real como el Supremo Grado? Claramente tenemos que aceptar que por las razones que sean – y los hombres que dieron forma a nuestro actual ritual del Arco Real en 1834 no nos dejaron explicaciones específicas para sus cambios – el mero uso del término “Grado” en nuestros libros de rituales es una reliquia del pasado que hoy no tiene sustancia alguna. Por lo tanto, me intrigó ver en el libro de rituales del Arco Real de Staffordshire publicado en 1995 que se refieren a «esta Suprema Orden». Eso es al menos lo que tenemos que decir, incluso si decimos la palabra “Grado”, y si anhelamos algún contenido para la palabra “Grado” en lo que hacemos, al menos dejemos claro que en las ceremonias de las instalaciones de nuestros Principales tampoco estamos realizando allí otros tres pasos o Grados. Quizás ese era el problema en 1834. No podían permitir que la Instalación del Simbolismo fuera un Grado, así que tampoco podían para el trabajo en el Arco Real.

En cuanto a la palabra «Supremo», depende de cómo veas hoy toda la panoplia de la Masonería. Si usted es uno de esos Masones que cree que no hay nada que importe más allá del Arco Real, entonces puede inclinarse a considerar el término Supremo con cierta aprobación, aunque le recuerdo mi pregunta anterior, si esto es simplemente el cumplimiento de lo que fue realmente un Grado de Maestro Masón, entonces, ¿cómo se puede llamar a una parte suprema? O es todo, Maestro Masón y Arco Real juntos, o el conjunto es un nombre inapropiado porque ahora está divorciado de su contexto anterior y más completo. Si está, como algunos Masones sin duda lo están, convencidos de que, como en la Masonería anterior a la Unión, hubo un “clímax” o “meta espiritual” muy específico para la Francmasonería que los creadores de la Unión dispersaron, entonces será reacio a dar esta ceremonia presente el derecho a ser el Grado supremo de todo el tejido. «Excelente» el Arco Real es, sin duda, «el más sublime», como extensión del Tercer Grado; sino «El Supremo Grado» Quizás la frase sea solo otra reliquia de un pasado que se fue. Al menos es un asunto en el que hay que pensar y no solo repetir como un loro.

Traducción: Oscar Cabrera Ruiz

Vistas:
338

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org