Categorías

Equinoccio de primavera: El despertar de la naturaleza

LA PERFECCIÓN DEL PUNTO MEDIO.
Hoy 23 de setiembre, es el Equinoccio de Primavera para el hemisferio sur y el Equinoccio de Otoño para el hemisferio norte.

La palabra equinoccio proviene del latín “aequinoctium” y significa “noche igual”.
Físicamente es cuando la duración del día es igual al de la noche.

Equinoccio de primavera: El despertar de la naturaleza.

El equinoccio marca el cambio de estación invierno-primavera en nuestro hemisferio, La palabra equinoccio proviene del latín “aequinoctium” y significa «noche igual» indicando que tras el equinoccio la duración de la noche y el día será la misma. Esto se traducía en la antigüedad a un incremento de las horas productivas de los obreros.

Este es el día más largo donde el Poder de las Sombras tiene el reinado más corto. La luz vence a las tinieblas, la Naturaleza despierta y las plantas se cargan de energías ocultas y poderes sobrenaturales, mientras los masones celebramos la fiesta mayor de nuestro calendario.

Recordemos las antiguas leyendas, los misterios de Eleusis en Grecia. Perséfone raptada por Hades y llevada al inframundo, la tierra entristecida por su ausencia se cubre de hielo y duerme y ya rescatada de las manos de Hades, Perséfone se ve obligada a regresar y permanecer en el inframundo por una cuarta parte del año por haber comido unos granos de cereal mientras estuvo cautiva, siendo conocido que todo aquel que come en el hades no podrá salir luego de él.

Vemos aquí una metáfora de cómo el alma del hombre, simbolizada en esta tradición griega por Perséfone, es esencialmente un ente espiritual, su verdadera morada son los planos superiores donde libre de toda atadura y concepto material es verdaderamente libre. El inframundo, simbolizando el plano material no es más que una ilusión, una quimera algo falso e impermanente y fuente de sufrimiento.

Nosotros los practicantes del Arte Real, mediante el uso de las herramientas debemos pulir la roca de nuestro templo aprovechando este nuevo renacer, dejando atrás los rencores, las malas prácticas y abrazando la ley del amor como bandera, practicando lo que predicamos, ayudando con nuestra luz los trabajos del arquitecto para mejorar nuestro mundo y avanzar en nuestra evolución.

El Sol ha entrado en Aries luego de su viaje por los signos de tierra, ha renacido con más luz, con más energía, brindando a las criaturas bajo él nuevos bríos y nuevas fuerzas. En los meses fríos la mente fabricó planes, tuvo ideas, organizó sus proyectos, ahora, con el comienzo de la primavera es el momento para ejecutar lo planeado. Momento de aprovechar la irradiación de energías nuevas sobre nosotros para que con el uso de la voluntad y la inteligencia concluyamos los planes iniciados. Este despertar de la naturaleza, esta victoria de la luz sobre las sombras, debe relucir en la vida de los masones.

Mientras el astro rey está en su apogeo, nuestro centro de calor interno que es el corazón se expande de amor y comprensión, hagamos que esté presente que labramos día a día se tiña de amor, amor hacia nuestros semejantes, a la vida y a los principios que la sustentan, así podremos librarnos de los prejuicios, así ayudaremos al mundo a combatir la intolerancia y a dominar el ego de creerse diferentes y mejores.

Habitamos un multiverso, cada conciencia que se despierta es una victoria de la humanidad en su carrera por alcanzar la luz y la libertad.

Somos lo que pensamos, puesto que cada acto antes de ser manifestado en el plano físico primero nace como un pensamiento. Es buen momento para que nazcan en nosotros los buenos pensamientos, una palabra de aliento en el oído de nuestros semejantes es como una nube de lluvia en la tierra seca.

Así como el sol cuando amanece disipa los miedos incubados en la oscuridad de la noche, así mismo la luz masónica debe resplandecer y disipar la ignorancia en cada metro de tierra donde se encuentre un masón.

Vistas:
338
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org