Home > General > EL ELEMENTO MITOLÓGICO “FÉNIX” Y EL SÍMBOLO ESOTÉRICO “OUROBOROS”

EL ELEMENTO MITOLÓGICO “FÉNIX” Y EL SÍMBOLO ESOTÉRICO “OUROBOROS”

Brethren, vamos a buscar algunas enseñanzas a más, extraidos de los artículos del Maestro José Castellani:


El “mito”, en general, es una narración que describe y retrata en lenguaje simbólico, el origen de los elementos y postulados básicos de una cultura. Es un fenómeno cultural complejo y que puede ser encarado desde varios puntos de vista. Como los mitos se refieren a un tiempo y lugar extraordinarios, así como a dioses y procesos sobrenaturales, han sido considerados con aspecto de religión. La Masonería, entre otros, se refiere con frecuencia, a un mito y a un símbolo que describiremos a seguir:
“Fênix” – ave legendaria en la región de Arabia, era consumida por el fuego a cada periodo de tiempo, y el mismo Fénix, nuevo y joven, surgía de sus propias cenizas. De este modo, cuando sentía próximo su fin, él juntaba en su nido, madera bien seca y paja, que, expuestos a los rayos solares, se incendiaba, y juntamente con el ave ardía en llamas. Confiado y a la espera de la propia resurrección, pues el fuego que lo consumía no lograba matarle, surgía del residuo de la combustión de sus huesos, una larva, cuyo crecimiento ocasionaba la aparición nuevamente, del propio Fénix. Así, el Fénix es el símbolo de la inmortalidad de nuestra alma y de la materialidad de nuestros cuerpos. Fija la idea de que el “cuerpo” se reduce a cenizas, mientras que el “alma” es eterna.


Hay quienes ven en ese mito, el carácter cíclico de los acontecimientos, pero existe un símbolo esotérico, más apropiado para esa interpretación, que es el que describo a seguir, con el nombre de “Ouroboros”.
“Esoterismo”, vocablo arcaico griego, se refería a las enseñanzas reservadas, normalmente obras de grandes filósofos, sobre el origen del mundo, nuestro origen y nuestro fin, transformándose en verdaderos tratados, dados a personas preparadas, o en preparación, con condiciones de absolverlos, conocidos como “adeptos” o “iniciados”. Es lo opuesto de “Exoterismo”, que se refería al conocimiento común transmitido al público en general.


“Ouroboros” – importantísimo símbolo esotérico, de origen muy antiguo, representado por la serpiente que muerde su propia cola, nos da a entender el carácter cíclico de todas las cosas. Significando que, como afirmaba el Herm∴ Castellani, “todo comienzo contiene en sí el fin y todo fin, contiene en sí el comienzo”. Es el símbolo del tiempo y la continuidad de la vida.
Los “ciclos” se completan, y conforme a los ocultistas, los retornos promueven la renovación perpetua. De este modo, como nos decía el Herm∴ Varoli Filho “Es posible que todo lo que existe ya haya existido”. El “Eclesiastes” ya proclamó que no hay nada nuevo bajo el sol. Excavaciones arqueológicas descubiertas de áreas semejantes a campos de aviación, mapas antiguos como los del Almirante turco Piri Reis, revelando verdades sorprendentes, nos hace creer, que un ciclo semejante a nuestro tiempo actual nos precedió.


Autor: Herm∴ Alfério Di Giaimo Neto