Categorías

El Delta luminoso y el ojo al centro

Mientras unos masones trabajan por la » perfección de la humanidad «, otros tienen «la fe de Dios como fundamento», yo soy un humilde masón que trabaja a la Gloria de Dios El Gran Arquitecto del Universo . Vamos del conocimiento empírico al conocimiento intuitivo, del análisis a la síntesis, del punto al delta, de lo profano a lo sagrado. Es al ojo del corazón el que esta al centro del delta o triangulo, el ojo de la sabiduría , con tenemos el don de la autoconciencia .

Apenas entré en el Templo Masónico por primera vez, y se me apareció el Delta luminoso, situado arriba entre las dos columnas, en forma de triángulo equilátero que lleva en su centro un ojo: Este ojo frontal que todo lo ve. Por esta posición, el Delta domina físicamente los augustos trabajos que se elaboran en Logia. El Delta Luminoso , en ciertos templos masónicos está situado en Oriente, en otras logias estará en otro sitio , no importa , la idea es que este allí justo en algún lugar especial del Templo .

En el centro del Delta luminoso, hay un ojo.

¿Es el ojo de un Dios, el de la sabiduría, el de la conciencia o el de la razón?

En esta etapa, de mi vida masónica , lo entiendo como el ojo de la percepción interior.

Se nos dice, es el ojo que ve todo, lo ve en la perfecta simultaneidad del eterno presente.

Originalmente, Delta, esta letra, 4ª del alfabeto griego, simbolizaba en el sistema de los pitagóricos el nacimiento cósmico por su forma triangular.

En el Siglo XIII Abraham Abulafia un cabalista judío español reveló que la letra delta se llama “ letra universal, síntesis del universo figura de la creación” .

En nuestro espacio aparece en Oriente, el Santo de los Santos de la Tradición Salomónica y Sede de la divinidad, sede del corazón y del Espíritu que se manifiesta resueltamente a través del Ternario, realidad de nuestro camino iniciático masónico .

El Ternario aparece como lo que conecta, lo que une y engendra la acción, como el movimiento creativo. Llevando un dinamismo, es una especie de logro primordial de todas las cosas. El Tao agrega: “El sentido engendra Uno, Uno engendra Dos, Dos engendra Tres, Tres engendra todas las cosas. En cuanto a nuestro rito, me iluminó sobre la dualidad del mundo manifestado y me prepara para la necesaria superación.

Todo par de elementos o principios opuestos y complementarios encuentra un tercer elemento, el intermediario equilibrante o Principio de Armonía, reflejo en el mundo de lo relativo de la Unidad Preantinómica originaria.

Así cesa el conflicto de los dos opuestos y la Dualidad se hace fecunda y se resuelve en impulso evolutivo, constructivo y progresista.

El Padre y la Madre engendran al Hijo, Osiris e Isis engendran a Horus, y el Azufre y la Sal producen el Mercurio; Vishnú, el Conservador, se establece entre Brahma el Creador y Shiva el Destructor; el Arquitrabe se levanta sobre las dos columnas y origina la Puerta; el Hombre, o sea la Criatura Perfecta, nace de la unión del Cielo con la Tierra, realizando la mística unión y la expresión de lo Superior con lo Inferior.

2 + 1 = 3

Sólo la introducción de un tercer término entre las fuerzas antinómicas pero complementarias, hace posible que el Binario vuelva a la Unidad. Dejando de lado el mundo profano donde reina » la ley del talión «, ¿no es prudente considerar con Lucidez y Vigilancia, evitando así toda divagación, toda desviación recurrente de los eternos demonios de la Ignorancia, el Fanatismo y la Ambición , la posibilidad de pactar el tiempo para la reflexión, antes que para la acción-. El tiempo de dar la vuelta al triángulo, tesis, antítesis, síntesis, antes de actuar o reaccionar, con la conciencia de la necesaria reorientación previa en el corazón del Triángulo, lugar de residencia del Principio, punto sin dimensión en el centro de » el rueda de cosas ”.

El Delta en Oriente que queda iluminado tras la cortina suficientemente opaca para mantener a oscuras el reciento , es un triángulo equilátero en el que el número 5 adquiere un valor fundamental ya que influye como creador de la forma.

Si levanto una mediana partiendo de la base hacia arriba, obtenemos dos triángulos rectángulos , apoyados uno contra el otro, de valor 3, Osiris, el padre (valor de la mitad de la base o ancho); 4, Isis, la Madre (altura). Y 5 Horus, el hijo (la hipotenusa).

El vértice del triángulo se encuentra suspendido como una quinta sobre el cuaternario (la base terrestre) que está debajo de él.

Es por eso que esta configuración espacial es ya en sí misma capaz de expresar simbólicamente la relación entre un elemento divino de naturaleza superior y un cuaternario relacionado con la Tierra, y esto, tanto más si el misterio del número 5, como modelo simbólico, es integrado en la parte superior.

Esta forma trae consigo el hecho de un vínculo particularmente intenso entre su superficie y la luz. A través de ella se produce la proyección de la luz de la divinidad hacia la tierra, de Dios hacia los hombres.

Osiris, Isis, Horus, el Padre, la madre, el hijo, tres cualidades a construir en Armonía: Voluntad, Amor y Rigor, necesarias a lo largo de nuestro camino iniciático.

El Padre me enseña la Voluntad que da el ímpetu creador; esta voluntad está en el principio , es este fuego del que hay que apoderarse cuando se percibe para mantenerlo. Nada puede realizarse sin esta voluntad y es ciertamente uno de los primeros criterios de aptitud para la iniciación que se reconoce en un postulante que llama a la puerta del Templo.

La Madre Viuda me enseña el Amor, esta capacidad de hacer de cualquier elemento, sea el que sea, un material de construcción. El amor es esa cualidad que hace posible atar y atar. El amor debe estar presente en toda la construcción, desde los cimientos hasta su finalización .

El Hijo me enseña el Rigor, la necesidad de construir según una regla de armonía y rectificar en consecuencia.

Así, la tradición egipcia no revela, a través del Delta, el Principio en el acto de construir. Me debo a mí mismo como masón escocés al trabajo incesante en mí mismo. El delta luminoso me ha permitido navegar por mis entrañas gracias a la Verticalidad inicial. Y a través de esta conciencia, participar en la realización de la Gran Obra, según el plan del Gran Arquitecto del Universo y el ideal que nos asigna la Masonería , el ojo permitiéndome comprobar si todavía tengo un pequeño progreso por hacer. Me insta a perseverar en mi deseo de construir templos a la virtud y tumbas a los vicios. Avanzando hacia la Sabiduría, nos afianzamos en el camino que exalta el cumplimiento de los deberes morales, humanos y sociales que hacen la grandeza, la excelencia de nuestro método iniciático .

Durante el ascenso al 3er Grado , al descubrir caminando hacia atrás la estrella que brillaba en el occidente, no estaba otra vez frente a la puerta como cuando entré al 1er grado, al final de un ciclo, el de la construcción del Templo. de Materiales.

Pero esta vez estoy frente a la puerta estrecha situada en el Cenit del cosmos o de la Bóveda estrellada que se abre a lo incognoscible. Tuve que hacer un último examen de conciencia, el ojo una nueva introspección frente a mí mismo y frente a este ojo órgano de percepción externa e interna. ¿No está este ojo ahí para decirme que lo que veo adentro, debo transmitirlo afuera?

Como testimonia el juramento masónico que hice el día de mi ingreso en la Orden, para medir todas las consecuencias por venir en el camino del Camino. El ojo del delta me mira. La presencia permanente del principio creador, en este tiempo y fuera del tiempo que ahora se circunscribe desde el mediodía hasta la medianoche.

Se me ofrece un proyecto de superación a través del mito de Hiram, no el de cualquier logro personal, resistiendo las pasiones de la ignorancia, el fanatismo y la ambición, representadas por los tres malos compañeros.

Al infligirme una muerte sucesivamente física (un golpe en el costado derecho), luego afectiva (un golpe en el costado izquierdo) y finalmente psíquica (un golpe en la cabeza), me permitieron, ver que era, mortal pero que podía renacer . Murió el viejo hombre profano que está en mí, para poder renacer en la forma de un nuevo Maestro Masón como Hiram.

Desde mi ascenso al rango de maestro masón con la aparición del Mito de Hiram, entendí que era el inicio de un trabajo en profundidad , basado principalmente en la labor del constructor de Almas , nacía el Masón que extiende su campo de investigación desde del exterior al interior y del interior al exterior , que necesariamente tiene otras extensiones más allá de lo meramente físico . El maestro asesinado por fuerzas oscuras, luego elevado por los cinco puntos de maestría, para luego ser colocado en un umbral, que inevitablemente tendrá que cruzar para pasar de la escuadra al compás .

Si todo está en germen en el sublima tercer grado masónico , queda por hacer la adquisición de mi dominio sobre mí mismo , porque la obra está interrumpida e inconclusa y la palabra perdida está por encontrarse de nuevo.

Tuve que hacerlo y tengo que hacerlo , a mi propio ritmo, para avanzar en este término medio. Sin embargo, ¿está mi conciencia suficientemente despierta para tener la voluntad de buscar la Verdad y la Palabra perdida reuniendo lo que está disperso?

Efectivamente en mi lucha contra mis pasiones destructivas, el destinatario tenía que morir primero para renacer en un nuevo estado de pureza, libre de faltas que me impidieran continuar mi camino iniciático. Y no es casualidad una vez más que los actores que imitaron a los asesinos sean los mismos que devuelven la vida al nuevo Maestro, tampoco es casualidad que sean los tres los que dirigen la Logia. Y es quizás para insistir en esta cualidad que los instrumentos originales de construcción , fueran también las armas con las que asesinaron al Maestro de Obras del Templo (son por cierto los instrumentos específicos de los aprendices, dignidades , y de los oficiales, escuadra) han sido sustituidos por las herramientas emblemáticas de su función. Esto también puede querer decirnos que el aprendizaje y el compañerismo son pruebas preparatorias para esta muerte de Hiram, tanto temida como necesaria.

Levantado de mi ataúd, reapareció mi cuerpo astral más radiante que nunca, habiendo pasado anticipadamente la prueba de la muerte, la superé. Sin embargo, aún no he realizado todas mis potencialidades y debo esforzarme por tender hacia un nivel superior de conciencia, que me permita vislumbrar la extensión del campo de sombras en oposición al de la Luz.

Sólo cuando los ojos del cuerpo se cierran se abre el ojo del conocimiento, que es el de la clarividencia, que está íntimamente ligado a la iluminación interior del ojo del corazón.

Maestro Masón, sólo puedo seguir el camino hacia la Luz a través del Conocimiento que nos permite tomar la justa medida de todo gracias a la Escuadra y el Compás.

Porque es necesaria la rectitud del corazón para acceder al Lugar Santísimo, es necesario purificar nuestros corazones para acceder a la perfección y porque el fundamento del edificio debe estar profundamente grabado en el corazón de cada uno.

El corazón es símbolo del centro ya que: “en todas partes, el corazón es visto como el centro del ser, un centro a la vez divino y humano en las múltiples aplicaciones a las que da lugar”. Puedo considerar que el corazón aquí corresponde al Principio de todas las cosas. En la tradición bíblica, el corazón corresponde al hombre interior, al asiento de la inteligencia y la sabiduría.

Por analogía, el sol es un centro como el corazón: “ Las relaciones entre el ojo, el corazón y el sol son múltiples y profundas, lo que a menudo permite considerarlos como sinónimos. El ojo es el sol del cuerpo, como el corazón es el sol del alma, y ​​el sol es a la vez el ojo y el corazón del cielo”.

Si el ojo es el órgano de la vista, simbólicamente es el de la clarividencia, de la visión espiritual que corresponde al ojo del corazón, el centro sutil del ser . El sagrado corazón del maestro es el centro de la inteligencia, la intuición , el conocimiento, la fe en el camino de la sabiduría y la luz .

Aquí llega el momento, hermanos míos, del discernimiento, ¿ha desaparecido por completo de nosotros la ignorancia, el fanatismo y la ambición ? Para esto ,El Ojo Alegóricamente me recordará que el Gran Arquitecto me está mirando y que pesará en la balanza de la justicia cada una de mis acciones, cada palabra, cada pensamiento. Para que nada se pierda, cuando seré juzgado con los mismos pesos, números y medidas que habré usado durante mi vida aquí abajo. Como Masón , debo moverme por la vida recordando esta idea trascendental.

Me pregunto si puedo presentarme frente a Dios sin su reproche . ¿Corresponde mi comportamiento en la vida a las virtudes Masónicas cardinales y especiales de Justicia , Templanza, Prudencia y Fortaleza? ¿Soy digno de pasar de las virtudes meramente humanas a las virtudes divinas que son la Fe , la Esperanza y la Caridad?

Si me comporto como un verdadero masón, en la más perfecta acepción del término, mi corazón se convertirá quizás en uno de los asientos naturales de una parte de las virtudes espirituales, morales y sociales. Esperando que no se pliegue bajo el escrutinio implacable del ojo que todo lo ve, desde el interior de mi conciencia. Nuestro corazón debe convertirse en el arca, el Templo viviente del Principio para que prevalezca la voluntad de servir, la pureza de corazón y la abnegación.

Cuando entré en nuestra Orden Masónica , ¿no estaba buscando una alianza individual con Él, el Gran Ordenador del Universo? Siempre debo ser digno de mi condición de “ portador de la Luz de Oriente a Occidente, de Occidente a Oriente y por toda la tierra para buscar lo que se ha perdido, para recoger lo que está disperso y esparcir la Luz por doquier ” , bajo la mirada mediadora de la unión del corazón con el que vibra aún y siempre de los desconocidos Masones, pasados ​​al eterno Oriente, que continúan dirigiendo nuestro trabajo gracias a nuestra tradición fielmente asimilada, practicada y transmitida donde Libertad, Igualdad y Reinado de la fraternidad.

Vistas:
117
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org