Categorías

Educación Masónica

Traducido del Paper del Hno. Moody A Amakobe
Assistant Secretary
Stone Square Lodge #22 PHA F&A.M

Introducción

Nuestro ritual nos dice que trabajamos en masonería especulativa, pero nuestros hermanos antiguos trabajaban tanto en masonería especulativa como operativa. El hermano Haywood (1923) con respecto a la diferencia entre albañiles especulativos y operativos, escribe que los albañiles operativos se dedicaron a las actividades de construcción reales de erigir templos de arquitectura magnífica. La mayoría de las logias operativas en su tiempo trabajaban bajo el control inmediato de establecimientos religiosos y también estaban bajo el brazo de gremios de artesanos. La prominencia de estas logias operativas comenzó a declinar en el siglo XV, principalmente debido a la reforma protestante en Inglaterra. En la enciclopedia de las religiones del mundo, Melton y Baumann (2002) ponen a prueba la formación de la primera gran logia de Inglaterra en 1717 por «no masones», en el sentido de la palabra, para reunir y especular sobre cuestiones metafísicas; además de las perspectivas teológicas de la época.

Hermanos, estarán de acuerdo conmigo cuando les digo que el asunto de la historia de la masonería ha sido estudiado, debatido y agotado y es hora de avanzar, con pasos regulares y rectos, al verdadero significado de nuestro oficio especulativo.  Por lo tanto, es necesario justificar la importancia de la filosofía especulativa y la educación masónica para el iniciado y los hermanos, ya que se ha observado que nos hemos alejado mucho de los objetivos originales del oficio. Wilmshurst (1980) afirmó acertadamente que la masonería no ha cumplido su propósito original de ser el eficaz instrumento iniciador para el que fue diseñada; sus energías se han desviado de su verdadero propósito instruccional hacia canales sociales y filantrópicos, excelentes a su manera, pero ajenos a la intención primordial y basada en ella. Agrega que es absurdo pensar que una vasta organización como la Masonería fue ordenada simplemente para enseñar a los adultos el significado simbólico de la Educación Masónica: Es la Raison d’etre de unos simples instrumentos de construcción, o para inculcarnos virtudes tan elementales como la templanza y la justicia. Sobre este asunto, el hermano Fletcher (s.f.) afirmó que nos hemos alejado mucho del verdadero conocimiento dentro de nuestra fraternidad y que es muy difícil cambiar el rumbo, pero es precisamente lo que vamos a tener que hacer. En una conferencia a la Logia de Investigación de Otago, No. 161, el hermano Robertson (1963) expresó su preocupación de que la educación masónica parece cesar con la repetición del ritual; y, sin embargo, hay una gran cantidad de hechos, historias, teorías y conjeturas interesantes sobre la fraternidad que esperan ser explorados e incluso agregados. El hermano Bentley (sf) se hizo eco de las mismas palabras que se encuentran en la crónica masónica, afirmando que la educación masónica se detiene con demasiada frecuencia con el mero aprendizaje de las conferencias requeridas, fallando así en impartir adecuadamente a nuestros iniciados la riqueza de conocimiento, inspiración y luz masónica que son lo que están buscando; y a lo que tienen derecho.

Propósito de la masonería especulativa

Entonces, ¿cuál es el verdadero propósito de este arte especulativo? La respuesta, se nos dice, es ayudar al contemplativo a contemplar, con reverencia y admiración, las gloriosas obras de la creación, e inspirarlo con las ideas más exaltadas de la perfección de su divino creador. La filosofía especulativa, tal como la define el diccionario Merriam-Webster, (s.f.) es aquella que profesa estar fundada en una intuición intuitiva o a priori, especialmente la que trata de la naturaleza de lo absoluto o divino. La masonería enseña a sus hermanos que el oficio está entretejido con la religión para obligarlos a rendir homenaje racional a la deidad, inspirándolos con la idea más exaltada de la perfección del creador divino. Contemplemos estas palabras fecundas. Abramos los ojos y seamos capaces de contemplar las maravillas de nuestro maravilloso oficio. Recordemos que el gran objetivo de nuestro oficio incluye el cultivo de una benevolencia activa y la promoción del conocimiento correcto de los deberes que le debemos a Dios, al prójimo y a nosotros mismos. Que nuestra educación, como dijo el hermano Pike, comience con la quema de nuestros ídolos intelectuales y morales: nuestros prejuicios, nociones, vanidades, nuestros inútiles o innobles (Pike & Freemasons, 1871).

Como respondimos cuando nos preguntaron dónde fuimos hechos masones por primera vez, la educación debe comenzar con nosotros. En nuestros corazones. ¿No está esto de acuerdo con las antiguas enseñanzas? Nosce te ipsum, conócete a ti mismo! Lee la inscripción en el pronaos del templo de Apolo en Delfos. “Pero examínese cada uno a sí mismo, y coma así de ese pan y beba de esa copa… Porque si nos juzgamos a nosotros mismos, no seremos juzgados” postula Pablo en su primera carta a los Corintios. «… y si vuelvo a decir que hablar todos los días sobre la virtud y las otras cosas de las que me oyes hablar y examinarme a mí mismo y a los demás es el mayor bien para el hombre, y que la vida no examinada no vale la pena vivir …» dijo Sócrates a los jueces.

Conocete a ti mismo

Aquí vemos que la primera importancia de la contemplación o Conocete a ti mismo

Aquí vemos que la primera importancia de la contemplación del genio benigno de nuestras artes místicas es el conocimiento de uno mismo. Es en la educación, y por lo tanto en el aprendizaje, donde nos encontramos y somos capaces de alcanzar una naturaleza espiritual superior. La leyenda Rosacruz de «Par-sifal» representa el logro espiritual a través de una vida de pureza y servicio. Al superar su naturaleza inferior y obtener el control de su cuerpo, el aspirante puede elevar su ser espiritual y alcanzar la liberación. La leyenda muestra que los sentimientos y las emociones, no controlados por el conocimiento, son fuentes fructíferas de tentaciones. La inofensivitas y la inocencia del iniciado lo convierten en una presa fácil. Por lo tanto, es necesario que el crecimiento personal saque a relucir nuestros puntos débiles y, en última instancia, desarrolle nuestra conciencia. En su Introducción a Alcibíades de Platón, Taylor afirma firmemente que la educación masónica pura y genuina: es la razón de ser del conocimiento de nosotros mismos, circunscrito en fronteras científicas, debe ser considerado como el principio más propio de toda la filosofía y de la doctrina platónica. El autor postula entonces que la purificación y perfección de nosotros mismos es el lugar adecuado para comenzar nuestra educación y es de hecho por donde el Dios de Delfos nos exhorta a comenzar. Platón, en Fedro, concluye que no tiene tiempo para dedicarse a aprender mitos y alegorías porque aún no se conoce a sí mismo, y mientras persista esta ignorancia, es ridículo indagar en asuntos ajenos. Hobbes (1652) en su Leviatán, afirma que tratar de comprender a otras personas sin primero comprenderse a uno mismo es intentar descifrar sin poseer una clave. Además, agrega, el hombre que se mira a sí mismo y considera lo que hace y con qué fundamento leerá y conocerá los pensamientos de otros hombres. Por tanto, es inútil intentar comprender alegorías, signos y símbolos transmitidos de generación en generación sin entenderse primero a uno mismo. Así como les damos libros de imágenes a nuestros niños para transmitirles lecciones más allá de su comprensión intelectual, los grandes maestros le dan a la humanidad infantil estos símbolos pictóricos. Ésta, hermanos míos, es la segunda importancia de la educación masónica.

Aprende el lenguaje del simbolismo

Ahora bien, podríamos preguntarnos en qué nos beneficia aprender el lenguaje de los símbolos. El simbolismo, escribe Hall (2003), es el lenguaje de los misterios, mediante símbolos que los hombres han buscado comunicar entre sí pensamientos que trascienden las limitaciones del lenguaje. En la Psicología de la transferencia, Jung (1966) señala que la verdad eterna necesita un lenguaje humano que varíe con el espíritu de la época. Añade que las imágenes primordiales experimentan una transformación incesante y, sin embargo, siguen siendo las mismas. Así se dice que la búsqueda de la luz a través de los símbolos masónicos es un viaje hacia un pasado, presente y futuro fascinantes. Mackey (2010) en el prefacio de su libro El simbolismo de la masonería, afirma que es por dos modos de instrucción que el masón  está en deuda por todo lo que sabe y por todo lo que puede saber del sistema filosófico. Estos dos modos, postula, son instrucción por leyendas e instrucción por símbolos. Estos dos modos, agrega, no son radicalmente diferentes; el símbolo es visible y la leyenda es audible. Ambos están diseñados para ilustrar la filosofía de la mampostería especulativa. Ofrecerse uno mismo para el estudio de estos símbolos, alegorías, mitos y leyendas es quitar el velo de la ignorancia y la indiferencia que han buscado encubrir la verdadera filosofía masónica. El hermano Mackey (2010) agrega que la única forma de indagar en la filosofía masónica es a través del estudio del simbolismo ya que es el portal de su templo, a través del cual accederemos al sacel-lum que oculta su aporrheta. Por lo tanto, el estudio constante y la repetición continua de este estudio ayudarán al masón estudioso a producir no solo nuevas verdades, sino también viejas verdades olvidadas hace mucho tiempo.

Reiteración de ideas

En el anillo de la lección de niebelung, el maestro ruso nos recuerda que para hacer evolucionar el pábulo de la vida dentro de nosotros para que brille a través de la oscuridad material, la reit-eración de ideas es absolutamente esencial. Aristóteles vio la importancia de la reiteración de ideas, afirmando que es la repetición frecuente la que produce una tendencia natural. Weibell (2011) resumió la ley de asociación y frecuencia de Aristóteles de la siguiente manera:

• Ley de similitud: el recuerdo de un objeto provocará el recuerdo de cosas similares a ese objeto.

• Ley del contraste: el recuerdo de un objeto provocará el recuerdo de cosas opuestas.

• Ley de contigüidad: el recuerdo de un objeto provocará el recuerdo de cosas que se experimentaron originalmente junto con ese objeto.

• Ley de la frecuencia: cuanto más frecuentemente se experimenten dos cosas juntas, más probable será que la experiencia o el recuerdo de una estimule el recuerdo de la otra.

Pavlov fue capaz de condicionar el reflejo para que se desencadenara por repetidos condicionamientos para que se desencadenara por estímulos condicionados y no condicionados repetidos. Bruner descubrió que cuanto más uno practica, más probable es que generalice lo que ha aprendido en un estilo de resolución de problemas o indagación (Weibell, 2011). Por lo tanto, la indagación continúa sobre la naturaleza de la masonería, de dónde vino y sus símbolos, beneficiará al conocimiento del estudiante masónico y, a su vez, estimulará su intelecto.

Sustento intelectual

La educación y el estudio son fundamentales como sustento intelectual. Los ejemplos son infinitos: Sir Francis Bacon, quien propuso una nueva forma de descubrir los secretos de la naturaleza a través del experimento científico y ahora es considerado el padre de la ciencia moderna; Albert Einstein, conocido como el físico más destacado del siglo XX; Pitágoras de Samos, acreditado por la mayoría de las teorías matemáticas modernas; Arquímedes de Siracusa, Aristóteles, Platón y Sócrates, por nombrar solo algunos. Estos hombres, además de otros de su época, allanaron el camino para el mundo moderno. Estos hombres también eran estudiantes contemplativos de filosofía y de los antiguos misterios. ¿Todavía dudas, hermano, del poder del estudio?

Conclusión

Hay mucho que aprender en nuestro oficio. Por definición, es un sistema regular de moralidad velado en alegorías, que revelará sus bellezas al investigador sincero y trabajador. Como estudiosos de las artes místicas, aprenderemos a conocernos a nosotros mismos primero y ante todo y luego avanzar en nuestro estudio de leyendas y símbolos masónicos que, mediante la reiteración constante, estimularán nuestro intelecto. En palabras de Hall (1929). Levántate, el día del trabajo está cerca; la Gran Obra aguarda su culminación, y los días de la vida del hombre son pocos

Vistas:
490
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *