Categorías

RELIGIONES DEL MUNDO (33)

El Constructor

Mencionados los elementos esenciales y generales de la Religión, a partir de la presente publicación relataremos los fundamentos y características básicas de las principales religiones en el mundo, apoyándonos en el número de fieles que declaran su adherencia.

JUDAISMO

El judaísmo es la más antigua de las religiones monoteístas del mundo. Como tal, predica la existencia de un solo Dios, creador del universo. Fue la primera religión en creer en el Mesías de Israel.

La doctrina fundamental del Judaísmo como religión, ha sido identificada generalmente por su monoteísmo y particular concepción de la historia que de ello deriva. Dios es concebido como omnipotente, creador del universo, cuya acción en el mundo tiene un designio de salvación: la acción de Israel, el pueblo elegido, para que sea un ejemplo para toda la humanidad.

El rasgo principal de la fe judía, es la creencia en un Dios omnisciente, omnipotente y providente, que habría creado el universo y elegido al pueblo judío para revelarle la ley contenida en los Diez Mandamientos y las prescripciones rituales de los libros tercero y cuarto de la Torá. Consecuentemente, las normas derivadas de tales textos y de la tradición oral, constituyen la guía de vida de los judíos, aunque la observancia de las mismas varía mucho de unos grupos a otros.

Es la más antigua de las tres religiones monoteístas junto con el cristianismo y el islamismo, originadas en Medio Oriente, llamadas «abrahámicas». Es la referente original de las dos últimas pero cuenta con menor número de fieles que ellas, aproximadamente 18 millones de fieles en todo el mundo. Históricamente, del judaísmo derivan las otras dos religiones.

Concepción del Judaísmo

El término judaísmo se refiere a la religión, tradición y cultura del pueblo judío. Es una forma de vida, una combinación de fe, convicciones religiosas, religión de familia; con enseñanzas recibidas en el hogar. Se considera no solo como una religión, sino también como una tradición, una cultura y una nación. La tradición y la cultura judía son muy diversas y heterogéneas, ya que se desarrollaron de modos distintos en diferentes comunidades y cada una incorporó elementos culturales de los distintos países de los que llegaron los judíos a partir de la dispersión o diáspora.

Otras religiones trascienden varias naciones y culturas, mientras que el judaísmo considera la religión y la cultura, concebida para un pueblo específico. La religión, lacultura y el pueblo judío pueden considerarse conceptos separados, pero están estrechamente interrelacionados.

La importancia de profundizar en el conocimiento de los acontecimientos relacionados con los judíos, es por ser la primera religión monoteísta, muy antigua que pervive hasta el presente; influyente en la historia mundial aunque con muchas dificultades en el tiempo, y su capacidad de adaptarse a momentos y lugares diferentes, pero compartirla fe, pese a los tiempos y lugares diferentes.

El judaísmo no exige a los no judíos, unirse al pueblo judío, ni adoptar su religión, aunque los conversos son reconocidos como judíos en todo el sentido de la palabra. El judío a la luz de sus escrituras, ha sido nombrado «luz de las naciones» y debe propagar el monoteísmo ético por todo el mundo.

El Judaísmo, es un sistema religioso que posee un elementovital, que ha permitido al pueblo hebreo desarrollar en todo tiempo y lugar donde se encuentre, una conciencia y fortaleza humana férrea e inclaudicable; una fe en su historia, misión y religión que han convertido a la nación, pueblo y religión en una realidad poderosa, renovadora y vigente continuamente, pese a las tremendas tribulaciones que pasó: la destrucción de su Templo por los babilonios; expulsión de la tierra de Israel, la esclavitud del pueblo por los egipcios, la diáspora o dispersión del pueblo judío desde muy antiguo hasta la primera mitad del siglo XX; la inquisición y la acusación de victimadores de Jesús, el holocausto, las varias guerras de agresión de todos sus vecinos en conjunto apenas fundado el nuevo estado judío; la continua amenaza sobre todas sus actuales fronteras, seriamente cuestionaron su existencia.

Ese elemento vital que le ha permitido al Judaísmo trascender semejantes tribulaciones, es el Rabino, quien en todo el tiempo de crisis, armado del conocimiento de la sabiduría de Ley Judía, que es la norma del Judaísmo, ha sido el responsable dela supervivencia del Judaísmo hasta nuestros días.

Ser judío es una cuestión de ascendencia biológica, de nacionalidad y adopción espiritual. La falta de esta última condición, le permite su identificación de judío, pero pierde los derechos religiosos y comunitarios como por ejemplo, el derecho a la sepultura en un cementerio judaico.

La identidad judía es tema de debate entre los religiosos, los filósofos y los sociólogos judíos, para definir quién es considerado judío. Hay tres corrientes: En primer lugar, el judaísmo ortodoxo que defiende la ley judía. Afirma que aquel que ha nacido de madre judía o ha realizado un proceso de conversión conducido por un Rabino, en una comunidad judía (Sinagoga) y finalizado ante un tribunal judío ortodoxo, es judío por definición.

En segundo lugar, el judaísmo conservador afirma los mismos puntos, con la particularidad de que los procesos de conversión aceptados deben ser realizados por la ortodoxia antes señalada o por los tribunales judíos, del judaísmo conservador.

En tercer lugar, los reformistas creen que son judíos aquellas personas que han nacido de padres judíos, o se han convertido ante un Tribunal Judío ortodoxo, conservador o ante un Rabino reformista, que tenga la libertad de decidir cuando un prosélito pasa a ser judío.

Una cuarta, sustentada por los judíos caraítas, consideran judío a todo aquel que nazca de padre judío.

Lo anterior, muestra que el judaísmo tiene evoluciones a través del tiempo y no se queda atrás en abrirse paso a la pluralidad y apertura al diálogo, aunque existen conservadores que mantienen las tradiciones clásicas y no aceptan modernidad en el judaísmo. Estas posiciones se presentan en la mayoría de las religiones. Las tensiones actuales en Jerusalén, son la muestra de la existencia del conservadurismo entre las tres religiones que impiden la convivencia pacífica en esa ciudad.

Fundamentos del Judaísmo.

Los importantes, en los que se basa la religión judía o que la caracterizan son: Libros.

1. El Tanaj. Conocido por los Cristianos como Antiguo Testamento. Contiene 39 libros que cuentan la historia del hombre y de los judíos, desde la Creación hasta la construcción del Segundo Templo, e incluye también preceptos religiosos, morales y jurídicos; filosofía, profecías y poesía, entre otros.

2. La Torá o Pentateuco Parte del anterior. Contiene 5 libros Es el libro sagrado de los judíos. Le atribuyen inspiración divina y la autoría al menos esencial, a Moisés. Es el texto que contiene la Ley y el patrimonio identitario del pueblo israelita. Constituye la base y el fundamento del judaísmo. Es la progresiva revelación de Dios al Hombre y la enseñanza divina otorgada al pueblo de Israel. Contiene específicamente los cinco primeros libros bíblicos, conjunto denominado el Pentateuco, conocido también como los cinco libros de Moisés. Ellos son:

– Génesis, que revela el principio de la creación, la caída del hombre, la promesa de redención, el comienzo de la civilización humana y el inicio del pacto y la relación de Dios con Su pueblo elegido, Israel.

– Éxodo. Relata la liberación de Dios de su pueblo, y la preparación para poseer la Tierra Prometida que Dios había separado para ellos. Narra la liberación de Israel en Egipto después de 400 años de esclavitud. El pacto de Dios en el Monte Sinaí. Sus instrucciones para construir el tabernáculo, la institución de los Diez Mandamientos, instrucciones sobre la forma de adorar a Dios.

– Levítico. Amplía las instrucciones sobre la adoración a Dios y cómo gobernarse a sí mismos. Establece los requerimientos del sistema de sacrificio, el sacrificio de un Mesías que expiaría totalmente los pecados del mundo.

– Números. Cubre eventos claves durante los 40 años que Israel vagó por el desierto, también da instrucciones para adorar a Dios y cómo vivir como pueblo de Dios.

– Deuteronomio. Registra el final de Moisés antes que el pueblo de Israel entrara a la Tierra Prometida. La Ley de Dios entregada en el Monte Sinaí es repetida y ampliada. Mientras Israel entraba en un nuevo capítulo en su historia, Moisés les recuerda los mandamientos de Dios y las bendiciones que recibirían si obedecían a Dios, así como las maldiciones que vendrían sobre ellos si le desobedecían. Los cinco libros del Pentateuco generalmente son considerados como libros históricos, porque registran eventos históricos del pueblo de Israel. Dan un panorama general del plan de redención de Dios y proporcionan el panorama de todo lo que sigue en la Escritura hasta el cumplimiento de las promesas, simbolismos y profecías en la persona y obra de Jesucristo.

3. La Mishná. Contiene las tradiciones orales, prescripciones, ceremonias de la doctrina Judaica, entregadas, según la creencia, directamente a Moisés por Yaveh en el Monte Sinaí, transmitidas oralmente de generación en generación, y compiladas al cabo de los siglos por el rabino Yehuda Hanasí, en el siglo II.

4. El Talmud o Guemará. Es el compendio de interpretaciones y comentarios posteriores a la Mishna, atribuidos a estudiosos que vivieron después. Hay otros mas como La Kabalah, Zohar etc importantes también y que refuerzan los antes mencionados.

Sinagogas. Desde el año 70 de nuestra era, cuando el Imperio Romano destruyó el Segundo Templo de Jerusalén, la Sinagoga pasó a ser el lugar preferente para el culto, aunque el judaísmo no emite una preferencia sobre un lugar específico para dicha actividad.

Simbolismos Judaicos.

Menorá. Símbolo sagrado es el candelabro de siete brazos, que representa la zarza ardiente que vio Moisés en el desierto. Como tal, aparece en el escudo del Estado de Israel y es considerado un símbolo oficial.

Kipá Solideo tradicional judío que los RELIGIONES DEL MUNDO se colocan en la cabeza al entrar a la Sinagoga.

Estrella de David. Símbolo judío de nuestros días por excelencia. Se cree que el rey David lo adoptó como emblema de armas en su escudo de guerra y en el de sus soldados.

Breve Historia del Judaísmo

La historia judía se remonta a las viejas tradiciones bíblicas, cuando el Arca de Noé encalló en el monte Ararat. Sus hijos Sem, Cam y Jafet dieron origen, respectivamente, a los semitas del Próximo Oriente, a los camitas de África y a los jafetitas del resto del mundo.

La tradición se remonta a Abraham, llamado el primer hebreo por haber venido a la tierra de Canaán desde Mesopotamia. Abraham, padre de los judíos, al recibir de Yahvéh la orden de asentarse en la tierra de Canaán, se puso en camino inmediatamente, partiendo de su patria, Ur, de los caldeos en Mesopotamia, hoy Irak, hace unos 4000 años.

Abraham tuvo dos hijos el mayor Ismael ilegitimo por ser hijo con una esclava e Isaac legitimo por ser hijo con su esposa Sara. De los hijos de Ismael provienen los árabes y musulmanes que reclaman ser el pueblo elegido al ser descendientes del primogénito. De los descendientes de Isaac nace Jacob que posteriormente pasa a llamarse Israel.

Éste tuvo 12 hijos, cuyas respectivas familias conforman las iniciales 12 tribus de Israel. Abraham es considerado patriarca por los tres principales credos monoteístas, por lo que a estos se los conoce también con el nombre de religiones abrahámicas. Sus descendientes se vieron empujados por el hambre a la tierra de Gosén, en el delta del río Nilo. El faraón de Egipto, viendo que aumentaban imparablemente y se hacían poderosos, los redujo a la esclavitud.

Con Moisés ungido como líder y legislador, el pueblo elegido por Dios, sometido a la esclavitud, rompe esta condición y se dirigió hacia Canaán, la tierra prometida. La dramática marcha desde Egipto a través del mar Rojo y la peregrinación de 40 años por el desierto son hitos importantes en la historia del pueblo israelita. Los judíos, una vez conquistada la ciudad de Jericó, se establecieron en la zona agrícola de Canaán, tierra de la cual en la Biblia se dice que «manaba la leche y la miel».

Una vez establecidos en Israel, la tierra fue dividida entre doce tribus: Aser, Neftalí, Manasés, Zabulón, Isacar, Gad, Efraín, Dan, Benjamín, Rubén, Judá y Simeón. Con el tiempo se pasó de una teocracia a una forma de gobierno monárquica, siendo los reyes más famosos de la época Saúl, David y su hijo Salomón. Establecieron su capital en Jerusalén.

Luego del reino de Salomón, la nación se dividió en dos: el reino de Israel en el norte y el reino de Judea en el sur. El reino de Israel fue conquistado por el rey asirio Sargón II, al final del siglo VIII antes de Cristo. El reino de Judea pudo continuar durante un siglo y medio, hasta que en el año 586 antes de Cristo fue conquistado por los babilonios, comandados por Nabucodonosor II. En ese año se destruyó el primer templo, lugar central de la actividad religiosa judía de la época. Muchos judíos fueron desterrados de Israel y llevados como esclavos a Babilonia, actual Irak, lo cual constituye la primera diáspora judía.

Durante el exilio en Babilonia, los judíos escriben lo que se conoce como el «Talmud de Babilonia» , mientras que los judíos todavía establecidos en Judea escriben el «Talmud de Jerusalén». Estos dos manuscritos representan las primeras manifestaciones de la Torá en forma escrita, y el Talmud de Babilonia es el utilizado actualmente por las comunidades judías. La subsecuente conquista de Babilonia a manos de los persas permitió a muchos judíos regresar a su tierra natal luego de 70 años en el exilio babilónico. Se construyó el Segundo Templo y se restablecieron antiguas prácticas.

Los persas, fueron dominados por la insurgencia griega hacia el año 170 a C. En esta época estalla una revolución encabezada por Judas Macabeo, que logra colocar a todo el territorio del antiguo Israel nuevamente bajo dominio judío, hasta que al final fue sometido por el Imperio Romano.

En el año 70 después de Cristo, estalla una nueva rebelión y es destruido el Segundo Templo. Muchos judíos son vendidos como esclavos y esparcidos por los confines del Imperio romano, produciendose nuevamente la «diáspora». Los episodios historicos de Masada demuestran el arrojo de los soldados judíos de la época. Numerosas comunidades judías florecieron en el Imperio Romano. Dispersos por el mundo el pueblo flotante judío vivía en diversas partes del mundo, concentrándose principalmente en África, Asia y Europa. Al momento de propagarse el cristianismo los judíos fueron apuntados como los victimadores de Cristo, siendo perseguidos por mucho tiempo. Luego de bastantes tribulaciones a lo largo de la continuidad de su historia siempre estuvieron en la diáspora pretendiendo volver a su tierra prometida. Cuando estaban en el mejor momento para recuperar su tierra y convertirla en un estado israelí después de la Primera Guerra Mundial, comenzó la persecución nazi desde 1933 con el comienzo de una política antisemita de persecución y eliminación del pueblo judío llamada el Holocausto.

Finalmente el Estado Judío fue fundado en Israel en 1948, cuando fue declarada finalmente su independencia. Inmediatamente la fundación y durante periodos posteriores y continuos, el Estado sufrió el ataque y guerras de sus vecinos árabes, rechazando las incursiones y más bien ampliando su territorio original a costa de los atacantes. «A comienzos del siglo XXI se consolida un Estado modelo judío laico, progresista, descentralizado, que es resultado de los procesos de globalización y crisis propias de judíos de varias procedencias diferentes entre sí reunidos en una sola Nación.

Estas diferencias pueden polarizarse en sectores uno más excluyente y ortodoxo versus otro más incluyente, plural, de mayor apertura y dialogo dentro el marco de un Judaísmo en la modernidad.

Vistas:
510
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org