Categorías

El sentido de la existencia – El hombre en su vida (41)

CONSTRUYENDO… 

El Constructor 

El sentido de la existencia – El hombre en su vida 

1. Definición de ser humano. Se define como ser humano al hombre, un animal racional que pertenece a la familia de los homo sapiens. Los seres humanos aparecen entre los animales de características pluricelulares más longevos de la actualidad, llegando a sobrepasar los 100 años de edad en ciertos casos. 

El ser humano es el portador de características únicas, irrepetibles e insustituibles, como la conciencia, la capacidad de expresarse manifestando sus ideas a través del lenguaje, tiene conocimiento sobre sí mismo y su alrededor, permitiéndole transformar la realidad; que lo diferencian del resto de especies existentes: El ser humano es lo máximo de la naturaleza. 

1.a.Ser humano o persona. Sabemos que el ser humano es un ser físico y biológico, social y cultural, racional a veces, más irracional en otras, libre en algunos sentidos, sometido en otros. Un ser que, para algunos pensadores, es una unidad sustancial y para otros, una dualidad cuerpo-alma. 

«Persona», por definición, sería cualquier ser de la especie humana hombre o mujer que posee subjetividad, es decir, conciencia de sí mismo, racional, con capacidad de discernimiento, de respuesta sobre sus propios actos y de sus experiencias. Una persona es un ser que tiene un yo, con capacidad de sentir que implica conciencia. Son atributos esenciales de la persona humana la sustancialidad, la racionalidad, la libertad y la perfectibilidad. 

1.b. Ser humano según la religión. La unión de la parte espiritual y la parte material constituyen al hombre y lo hacen persona. El hombre es la máxima creación de Dios con la que corono su obra. El hombre es un ser creado, compuesto de cuerpo orgánico y de alma racional , además Dios lo creo con gracia sobrenatural. 

1.c. La personalidad. Es un conjunto dinámico de características psíquicas de una persona, organizados interiormente, determinan que los individuos actúen de manera diferente ante una determinada circunstancia. 

2. El Hombre en su vida. Como dijimos anteriormente, los hábitos, principios valores y virtudes no han estado ausentes en la vida del hombre desde su inicio. En el hogar, luego en las escuelas infantiles, en las de adolescencia, institutos y universidades y demás centros de formación y conocimiento; se ha repetido la enseñanza, se la ha ratificado y entendido como parte del sistema, que no es permitido robar, mentir, matar, deshonrar, agredir, engañar, etc., etc., etc. 

Asimismo, las religiones a tiempo de enseñar la doctrina de su propia fe, han abordado las prácticas y actividades humanas permitidas dentro ellas y no parece ser un error si se afirma que todas ellas han coincidido en los mismos impedimentos mencionados en el anterior párrafo. 

Por lo tanto, el hombre desde su inicio de vida, en su formación infantil, adolescente, juvenil, madurez, está influenciado en la práctica de hábitos, principios, valores y virtudes, que llegan a la conciencia y al espíritu, lugares más sensibles de la existencia del ser humano 

En el trabajo, como actividad humana, el fin es la creación, producción, de bienes y servicios que satisfacen necesidades, gustos y satisfacciones de otros y desde ese punto de vista es una actividad social de apoyo y ayuda al prójimo. 

Esto y mucho mas se podría repetir en otras actividades como la educación y salud, donde la atención y esfuerzo es para formar a un buen ser humano y mantenerlo saludable. 

Sin embargo de toda esta dedicación personal y de la sociedad, el objeto de preocupación que es el ser humano a lo largo de la historia y hasta el presente ha tenido ejemplos de seres humanos que han demostrado una inclinación y adopción de conductas y actitudes completamente contrarias a los buenos hábitos, principios valores y virtudes. 

En el pasado esos ejemplos eran reducidos aunque notables. Lamentablemente al presente, se puede decir que no hay un día en el cual los antivalores sean los protagonistas de las noticias con el que comenzamos el cotidiano día. 

3. Antivalores. Son actitudes negativas que se oponen a lo que establecen los valores éticos y morales que regulan y guían las conductas de las personas en la sociedad

Los antivalores conforman una serie de actitudes negativas y peligrosas, que no reciben el apoyo de la sociedad en general, que se contraponen a su par opuesto, los valores. Así como, los valores son los principios del buen obrar, del camino de la virtud, del bien, los antivalores suponen una forma de actuar inadecuada e incorrecta. De allí que, los antivalores estén asociados a conductas inmorales o antiéticas. 

Los antivalores atentan contra los valores sobre los que se funda nuestra vida en sociedad como el respeto, la tolerancia, la honestidad, la responsabilidad, la lealtad, la solidaridad, la generosidad y la gratitud, entre otros. Por tanto, los antivalores dificultan la buena convivencia, la armonía y el respeto mutuo, valores necesarios para la vida social. 

Asimismo, tanto las religiones como los diferentes sistemas de pensamiento ideológico o filosófico se rigen de acuerdo a los sistemas de valores, a fin de evitar la práctica de los antivalores como la deshonestidad, la injusticia, la intransigencia, la intolerancia, el irrespeto o la irresponsabilidad, que se cuentan entre los más graves. 

Cuando los antivalores rigen la conducta de una persona, por lo general, nos encontramos con un individuo negativo, frío e insensible a quien no le importa los demás y, mucho menos, las consecuencias que sus actos tienen sobre otros. De allí que, los antivalores afecten la vida de las personas en los aspectos personal, familiar, escolar o laboral. 

Los antivalores deshumanizan y degradan a la persona que los profesa, tanto así que puede recibir una sanción social e, incluso, en los casos más extremos, un castigo por parte del Estado. 

3.a. Qué es Inmoral. Denominamos inmoral a todas aquellas acciones, conductas y comportamientos que se oponen a la moral. Sinónimos de inmoral son: deshonesto, condenable, indecente, obsceno, depravado o corrompido. 

La moral es el conjunto de normas, valores, costumbres y creencias tradicionalmente consideradas buenas dentro de una sociedad en una época determinada que, son tenidas como modelo de conducta. En este sentido, como lo inmoral es lo contrario a todo esto, constituye un antivalor. Los sinónimos de moral, son honesto, recto, ético, íntegro. 

La inmoralidad, supone actuar u observar conductas que atenten contra los valores y creencias de la sociedad. Así, actos inmorales serían mentir, robar, engañar, estafar, traicionar, violar, ser desleal, ser injusto, etc. 

De este modo, es inmoral copiar un examen, mentir a los padres, culpar a otros por nuestros errores, tener dos parejas al mismo tiempo sin que estas lo sepan, trabajar para una empresa y a la vez para la competencia, entre muchas otras cosas. Inmoral es también la persona que practica actos inmorales. Son inmorales los delincuentes, los mercenarios, los políticos corruptos, los banqueros deshonestos, los explotadores laborales, etc. 

3.b. Inmoral y amoral. Inmoral y amoral son cosas diferentes. Amoral es toda aquella cosa o persona que carece por completo de moral. Esto significa que no tiene pautas para distinguir entre lo que es correcto y lo incorrecto, lo que es bueno de lo que es malo. 

La amoralidad fue planteada como un principio filosófico por Nietzsche según el cual la conducta humana es independiente de los conceptos del bien y del mal moral. 

Inmoral, en cambio, es todo aquello o todo aquel que actúa en contra de la moral. En este sentido, en los actos inmorales se tiene efectivamente conciencia de lo que está bien y lo que está mal, y aun así se obra contra lo establecido como bueno o correcto. 

Vistas:
76
Categoría:
General

No se permiten comentarios.