Categorías

HISTORIA DEL SANTO ARCO REAL DE JERUSALEN

Para intentar encontrar la génesis u origen de la Orden del Arco Real, tendríamos que extendernos varias páginas que en las circunstancias especiales de la reunión actual, hacen imposible ese propósito.

En nuestro país no contamos con una biblioteca masónica especializada que nos dé información sobre esta valiosa e interesante temática, y los estudiosos tendrían que dirigirse a la Biblioteca de la Gran Logia Unida de Inglaterra o a la Biblioteca de la Logia de Perfeccionamiento Quator Coronati en Londres.

Pero vamos al tema. Que es el Santo Arco Real?  Mucha tinta ha corrido sobre ese tema y hay argumentos ad infinitum de que no es un Grado. Es simplemente la complementación uno que está dentro de nuestra Orden.

Así, afirmar que es la complementación del Grado de Maestro Mason de la Masonería Especulativa, nadie puede dudarlo, ni negar que en la Declaración de las Constituciones de la Orden se afirma “La pura y antigua masonería consiste en tres grados y no más, a saber, el Aprendiz Mason, el Compañero de la Orden y el Maestro Mason, incluyendo la Suprema Orden del Santo Arco Real”.

La discusión sobre si el Arco Real es un Grado o no, está marcada por una delgada línea de opinión, pues en la literatura encontramos al Arco Real designado como “Este Supremo Grado”.

George Oliver, destacado escritor y estudioso masón, afirma que el Arco Real fue introducido a Gran Bretaña alrededor del año 1740, mientras que Georg Kloss, pionero de la Escuela de historiadores masónicos, afirma que la Orden llego procedente del Continente Europeo durante la Guerra de Sucesión Austriaca alrededor del año 1742. El Hermano W.J. Hughan afirma que la Orden puede rastrearse a partir de la cuarta década del siglo XVIII.

Una de las menciones más tempranas sobre la Orden, puede encontrarse en las Actas de la reunión de la Logia de Youghal en Irlanda el año 1743.

Otro dato histórico y exacto es que en 1767, en Londres se constituyó el “Grande y Supremo Capitulo del Arco Real de Jerusalén” por la Gran Logia de los “Antiguos”.

Hay evidencias también de que Laurence Dermott que fuera Venerable Maestro de la Logia N° 26 de Dublín y en Londres Gran Secretario de la Gran Logia de los “Modernos” trabajo el Arco Real como un grado separado, aunque conferido por las Logias Simbólicas. La gradación era la siguiente: 4to Grado Past Master en Ciencias y Artes, 5to Grado Excelente Maestro, 6to Grado Súper Excelente Maestro y finalmente el Grado de Real Arco. La influencia de su Logia de origen irlandés se expresa en la complejidad de este camino hacia nuestra Suprema Orden.

Fue autor de “AHIMAN REZON” que fue una actualización de la Constitución de la Gran Logia de Inglaterra y la misma escribió “Este (el Arco Real”) es la raíz, corazón y medula de la Francmasonería”.

Así, en la isla británica, encontramos dos Supremos Grandes Capítulos que gobernaban el Arco Real, hasta que se produjo la reconciliación de 1817 en el simbolismo y se creó el “Gran Capitulo Unido de Masones del Arco Real de Inglaterra”. La presencia del Arco Real, era evidente en las Logias de Inglaterra, Irlanda y Escocia.

En Norteamérica, se menciona el Grado en Actas de la Gran Logia de los “Antiguos” en diciembre de 1753, cuando tres Hermanos fueron “Elevados” al grado de “Masones del Arco Real” en la logia de Frederiscksburg en Virginia, Estados Unidos.

Dejando de lado la historia de nuestro Supremo Grado vemos que al devenir nuestros Capítulos de Inglaterra, tenemos cuatro ceremonias, la Ceremonia de “Elevación” o “Exaltación” para captar nuevos miembros y una ceremonia de “Instalación” de cada uno de los tres Principales. La primera de las ceremonias tiene dos partes, una presentación tipo socio drama donde se explica a los Candidatos la alegoría sobre la Construcción del Segundo Templo. Y una segunda parte consistente en las lecturas Mística, Real y Sacerdotal, que explican los principios del Arco Real.

La alegoría de la Ceremonia de Exaltación está basada totalmente en el Antiguo Testamento, relatando el retorno del Pueblo de Israel luego del cautiverio babilónico, la reconstrucción del Templo y de la ciudad y sus muros. Al limpiar los cimientos del Templo original, los candidatos realizan una serie de descubrimientos que enfatizan la importancia de Dios en la existencia de los humanos y su relación con la Divinidad, sin transgredir el respeto a la fe o credo de cada uno de los postulantes o miembros de la Orden. El Arco Real está abierto a todos los credos y profesiones de fe.

La parafernalia usada en el Capítulo, alude a versículos del Segundo Libro de Crónicas, al Libro de Jeremías, al Segundo Libro de Reyes y al Libro de Hageo del Volumen de la Ley Sagrada, que relatan que el pueblo judío fue a cautiverio por el Rey de Babilonia Nabucodonosor II y la ciudad destruida y el Templo incendiado, igualmente fueron saqueados los tesoros contenidos en él. Luego de setenta años, el Rey Ciro, recibió por medio del Profeta Hageo la orden de Jehová de liberar al pueblo de Israel y devolver los utensilios y vasos sagrados extraídos del Primer Templo.

Conducidos por Zorobabel y por el Sumo Sacerdote Josué y otros príncipes, los judíos llegaron a Jerusalén el año 538 a.C. Siendo Josué el jefe religioso y Zorobabel el jefe político. Erigieron a Jehová un altar sobre su antigua locación y restablecieron el culto. Sesbasar, Gobernador delegado por el Rey Ciro, echo los cimientos del Templo. Los adversarios de los judíos se dirigieron a los sucesivos reyes de Persia y pidieron que las obras fueran suspendidas, como ocurrió hasta el año 520 a.C. Ese año los Profetas Hageo y Zacarías exhortaron a Josué y Zorobabel, ya gobernados bajo el Rey Darío a reemprender la construcción del Templo, lo que se produjo, siendo terminado en la primavera del año 515 a.C.

Pala, picota, barreta, escuadra, compas, cuerdas de seguridad y de vida, la espada y la trulla, el arco catenario con la piedra clave a ser removida y el ara cuadrada con la placa de oro y el Sagrado y Misterioso nombre de Dios, son los elementos que recuerdan el trabajo de reconstrucción del Segundo Templo al honor y gloria del Altísimo.

Luego de esa explicación relativa al tema exotérico, algunas consideraciones sobre la porción esotérica del Santo Arco Real.

Dentro de la mitología y porción externa de nuestro Ritual, primero, debemos afirmar que esta Suprema Orden es realmente el núcleo de la francmasonería, pues completa porciones de la masonería azul.

Consideremos importante la diferencia entre conocimiento esotérico y experiencia esotérica.

Nuestro Arco Real es un excelente ejemplo de conocimiento esotérico el cual nos es brindado por los grados complementarios de la Francmasonería y conociéndolos podremos adquirir un más claro entendimiento de lo que son los rituales y el simbolismo de la masonería especulativa.

Debemos destacar, particularmente para los miembros del Santo Arco Real de Jerusalén que no trabajamos en la ceremonia del “Paso de los velos” que deben combinarse el Ritual y Simbolismo del Arco Real con aquellos de la Masonería Azul para poder completar nuestra educación simbólica y trabajar en ella.

En el mundo masónico, encontraremos una variedad, literalmente de docenas de Ordenes, sin ir lejos en la GLUE se reconocen y confieren cerca de cien diferentes grados, y muchos otros existieron en el pasado.

Cada uno de estos grados se ha desarrollado por trabajo propio o intereses particulares o grupales, y no interesa adquirirlos todos, sino aquellos que te permitan un mayor y mejor desarrollo espiritual y esotérico. Hay grados que exaltan las virtudes de la hermandad buscando el bienestar del prójimo, otros tienen como idea básica el castigo y la venganza o búsqueda de justicia, otros, practican la francmasonería con un claro tinte cristiano. Muchos otros, intentan cubrir las grietas en el desarrollo cronológico de nuestra mitología presentes en los rituales de la Masonería Especulativa.

Así, pues, el camino no es único, sino formado por muchos senderos que podremos libre y voluntariamente transitar buscando la construcción del Templo Espiritual y la práctica de nuestras antiguas y respetables tradiciones.

Excelente Compañero Juan Carlos Rodríguez Salinas

Valle de Cochabamba, marzo de 6022 a.l.

Vistas:
240

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org