Categorías

TRANSMUTACION ALQUIMICA O ALQUIMIA ESPIRITUAL

“Ustedes deben desechar la vieja personalidad que se conforma a su manera de proceder anterior y que va corrompiéndose conforme a sus deseos engañosos y deben vestirse de la nueva personalidad que fue creada conforme a la voluntad de Dios en verdadera justicia y lealtad.”

                                 Efesios 4: 22 y 24.

INTRODUCCION

Desde tiempos inmemorables el humano se ha preguntado: ¿cómo transformar las cosas existentes de escaso valor para que adquieran un valor mayor al que tuvieron antes?; desde luego, debemos tomar en cuenta que el ser humano posee ciertas capacidades naturales para observar, detectar similitudes y diferencias factibles de ser transformadas con imaginación mental.

LA PIEDRA FILOSOFAL

Cuando Dios creó al hombre lo dotó con ciertos dones divinos: libre albedrío para saber elegir, raciocinio para diferenciar lo justo de lo injusto, facultad moral para distinguir lo bueno de lo malo y capacidad espiritual para acercarnos a Dios.

El hombre pese haber sido creado con estas dádivas divinas, usó las dos primeras con mayor regularidad y parece que se olvidó del resto; y así, en ausencia de espiritualidad desarrollo la filosofía profana como producto de su mente.

Fueron los antiguos filósofos griegos los que lanzaron al mundo una idea por decir lo menos, ¡sensacional!, que no solo nos llenó de intriga, fascinación y perplejidad, sino que también terminó por cautivarnos; se trata de la difusión sobre la existencia de una misteriosa “PIEDRA FILOSOFAL”.

¿Qué era para esos filósofos griegos “La piedra filosofal”? Afirmaban que encontrarla era la panacea universal. El Lapis philosophorum o disolvente universal; era al mismo tiempo el agente de trasmutación material por medio del cual todos los cuerpos compuestos pudieran resolverse en el oro y convertirse en la panacea terapéutica con virtud para renovar la juventud y prolongar la vida.

Es decir que, “la piedra filosofal” no solo servía para transformar el plomo en oro y así convertir a los pobres en ricos acaudalados; sino, que también se constituía en la fuente maravillosa de la eterna juventud y por ende asegurar la inmortalidad.

Así mismo, de gran orientación para los alquimistas se constituyó el lanzamiento de una nueva doctrina aristotélica, según la cual: “TODOS LOS CUERPOS NO ERAN SINO, FORMAS FENOMENICAS DE UNA MISMA MATERIA”. Por ello, era absolutamente posible transformar una materia en otra y es así como dicha doctrina se constituyó en la base principista de todas las investigaciones alquímicas de esa época.

LA ALQUIMIA Y LA TRANSMUTACION

La alquimia: ARTE con que se pretendía hallar la piedra filosofal y la panacea universal. Era la química de los antiguos que presintieron la unidad de la materia, reconocida hoy día. (Vol. I Enciclopedia VOX pág. 158)

En la “REVISTA PITAGORAS” de la G.·.L.·. de Chile, se inserta un artículo titulado: “La Alquimia y la Masonería”, y allí se define a la alquimia de la siguiente manera: “La alquimia es la ciencia del pretendido arte de fabricar oro”, y continúa diciendo: “Esta es una concepción muy primitiva, pero tiene a su favor la ventaja de no contener ninguna exactitud”.

La alquimia: “Es un arte quimérico, es decir idealista antes que científico, pero nadie niega que sirvió de base para el desarrollo de la actual ciencia química. (I.·.P.·.H.·. Roger Jordán 33º G.·.L.·. del Perú).

La transmutación: Doctrina de los alquimistas que establecía la posibilidad de convertir unas substancias en otras, especialmente en oro. El descubrimiento de la radioactividad hizo posible producir los fenómenos de transmutación de elementos, soñados por los alquimistas. Rutherford, en 1919, bombardeó átomos de nitrógeno con partículas alfa y obtuvo hidrógeno y un isótopo de oxígeno. (Vol. II Enciclopedia VOX pág. 964)

LOS ALQUIMISTAS

Los alquimistas fueron excepcionales hombres que poseían cualidades, capacidades y potencialidades especiales para poder realizar trabajos de investigación sobre la composición, características y calidades de los diversos materiales existentes en la naturaleza. Crearon un lenguaje simbólico y secreto.

El médico y alquimista Suizo Paracelso, (siglo XV) tuvo de la medicina una opinión química y biológica muy anticipada, fue el primero en definir la vida del hombre como un proceso químico y esto lo llevó a la curación por medio de remedios y así se convirtió en el precursor de la Farmacología. Afirmaba, “que así como el hombre tenía un cuerpo, un alma y un espíritu; el cosmos tenía un cuerpo (el mundo visible), un alma invisible que lo habita y lo dirige y un espíritu que es Dios”. 

El físico y químico Irlandés Robert Boyle, (siglo XVI) se le consideró el padre de la química. Como científico formuló la ley de Boyle, una ley natural que explica la conexión entre la presión y el volumen de los gases; así mismo, determinó la composición química del aire y descubrió la absorción del oxígeno en la combustión, así como, fue el fundador de la Real Sociedad de Londres. 

Robert Boyle fue más que un excelente hombre de ciencia y Francmasón, fue un hombre de gran fe en Dios y en su palabra inspirada, la Biblia. Una autobiografía de los primeros años de su vida se denomina así mismo PHILARETUS, que significa “amante de la virtud”. Rechazó el espíritu de ateísmo que predominaba entre los intelectuales de su época y llegó a la conclusión de que nadie que razonara honestamente podía ser ateo.

A Boyle le preocupaba ver que tanta gente desconociera las enseñanzas de la biblia y no tuviera un fundamento sólido en el que basar sus creencias religiosas.

LA ALQUIMIA ESPIRITUAL

El mensaje sobre “La piedra filosofal” adquirió mayor aceptación y realce, cuando “El lapis philosophorum” perdió su esencia disolvente y de transmutación material a favor de una concepción de naturaleza más sublime, dando origen a la “FILOSOFIA QUIMICA” o “ALQUIMIA ESPIRITUAL”.

Es por esto que a la frase “Piedra filosofal” se le dio otra orientación mucho más razonable, dejando de lado todo fin materialista que tenía y se le fijo una aplicación más sublime y espiritual; y de esta manera nació la “alquimia espiritual” en un mundo totalmente ajeno a la masonería. No olvidemos que las frases “Piedra filosofal“, “Alquimia”, “Alquimia espiritual” y “Transmutación alquímica” pertenecen a un lenguaje no relacionado con nosotros.

LA MASONERIA ESPIRITUAL Y LA DESPROFANIZACION MASONICA

Estas si son frases acuñadas por nuestra Augusta Institución, como expresiones genuinamente masónicas y que constituyen la esencia del proceso doctrinario y metodológico de la evolución espiritual que pregona la masonería.

Nuestra Orden fue creada precisamente para transformar a sus adeptos de hombre materialista, competitivos y arrogantes, en auténticos masones donde prime como características excelsas: el ser hombres espirituales, que propicien la unidad entre los HH.·. y sobre todo, que sean de extraordinaria serenidad.

La Mas.·. fue diseñada para que sus adeptos superen los defectos, debilidades y limitaciones; vicios, pasiones y deseos; faltas, transgresiones y violaciones, pues, “TODO AQUEL QUE VIVE ESCLAVO DE ESTOS MALES ES VENCIDO POR LA MATERIA Y VIVE DEFINITIVAMENTE EN LAS TINIEBLAS”. Combatirlas, solo las hace fuertes. Si hay vanidad, transformarla en modestia y humildad; la soberbia en tolerancia; la insensatez en prudencia. Es en base a estas prácticas espirituales que alcanzaremos nuestra perfección interna.

Si queremos lograr un perfeccionamiento espiritual a la manera que dicta la Mas:. debemos cambiar todos nuestros males por valores y virtudes, y así, lograremos un estado de conciencia plena que nos acerquen más a Dios; por que como iniciados hemos sido dedicados y consagrados como sacerdotes masónicos al servicio del G.·.A.·.D.·.U.·. en nuestra Sol.·.Cer.·. de Inic.·.

Aun como FFMM.·. nos encontramos en la mitad del camino de una completa regeneración espiritual, porque hasta ahora, solo hemos logrado vencer a medias la materia y esperamos el día que nuestro espíritu dominará completamente a la materia.

Esperamos también que con la ayuda de nuestros HH.·. mayores lograremos algún día de Dios, ese anhelado estado de ser verdaderos masones; ya que el SER masón es un estado superior del SER iniciado, teniendo como excelsa misión el transformar lo malo en lo bueno.  

CONCLUSIONES

La masonería nos habla de una “EVOLUCION ESPIRITUAL” por medio de una doctrina genuinamente masónica denominada: “DESPROFANIZACION DEL INICIADO”, cuyo lema sagrado consiste en “Pulir nuestra piedra bruta” cuyo significado es: morir para el mundo profano y nacer de nuevo para un mundo iniciático-espiritual, donde se convertirá en un hombre sabio, virtuoso, honorable y espiritualmente sereno.

La “desprofanización” implica también, un cambio en la trayectoria de nuestra existencia profana y mundana, mediante la transformación hacia un estado de elevada conciencia espiritual.

Es el ritual masónico, la herramienta clave que tiene como primer objetivo el poder crear las condiciones espirituales para una ruptura total con la vida profana, permitiendo así que los trabajos se desarrollen en toda su serenidad.

Finalmente, si queremos esforzar la figura filosófica de la “Piedra filosofal” en un contexto masónico, sin pretender mellar la identidad de nuestra Augusta Orden, os pregunto: ¿Dónde está la “piedra filosofal” en la Masonería?

                          MM VICTOR EDUARDO ALATRISTA CHOQUE

Vistas:
225
Categoría:
General · York

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *