Categorías

RESERVA MENTAL

Los juramentos realizados en la Masonería son en realidad «compromisos» y deben tomarse con la máxima transparencia.

Fue en la Edad Media que surgió la «Reserva Mental» cuando los herejes se vieron obligados a abjurar o retractarse de sus creencias; lo hicieron utilizando la Reserva Mental, es decir, el acto de abjurar era un acto mecánico del sentido del habla; en su mente, era desmentido o negado de inmediato.

Cuando un candidato durante el ceremonial de Iniciación hace su juramento, el Venerable Maestro pide que debe ser realizado «Sin Reserva Mental», es decir, espontáneamente, libremente y con sinceridad.

El juramento, sin embargo, se realiza exclusivamente durante el acto místico iniciático y ya no se repite.

Los juramentos se refieren a la fidelidad del grupo en cuanto a los «secretos recibidos» que deben mantenerse reservados para que la Masonería no se vuelva vulgar.

El masón «tiene palabra»; tu Sí será sí; tu No, no.

Esta es una cuestión de buen carácter y honor.

El masón es una persona «abierta, franca, pura».

Vistas:
419
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org