Categorías

¿Qué encuentra el C. en el Altar del Templo del S.R.A.J?

Quisiera hacer una reseña del momento de mi exaltación al S.R.A.J., cuando fui conducido en la ceremonia, con los ojos vendados, dándome la sensación de haber entrado en otro nivel, de tipo astral y no físico.

La M.S.R.A es el Segundo paso de avance, de la M:. de la “Escuadra o del Cuadrado”, a la M:. del “Arco o del triángulo”.

Somos conducidos a la corona de una cámara abovedada, al interior de la cual es necesario descender, pero para esto primero nos dan las herramientas, que junto con el P.  Morador, dejamos caer dos piedras de tres del “Arco catenario”, simbolizando que entramos a un tercer nivel, esto es, completando toda la idea en búsqueda de la verdad:

La Primera piedra que dejamos caer, representa la Piedra Fundamental “Grados del Simbolismo”.  Significando los progresos realizados en el Simbolismo.

La Segunda piedra que dejamos caer, representa la Piedra Angular, que es el avance en Logia de Maestros de la Marca.

Y dejando la Tercera piedra del Arco que no se derriba, representa al capítulo del S.R.A., cuyos símbolos nos toca develar.

Más adelante en la ceremonia entregan al P.  Morador y a los C.  Las herramientas del Grado que son la Picota, La Pala, la Barreta, y las tres cuerdas, que son herramientas fundamentalmente para cavar, y adentrarnos en las profundidades de la tierra, nos sugieren también a través del simbolismo de éstas, que debemos buscar en nosotros mismos en nuestras profundidades, encontrar el Sanctum Sanctorum, “en este sentido las herramientas también representan nuestras capacidades, facultades, virtudes o los esfuerzos que hacemos por adelantarnos en nuestra búsqueda constante de la verdad.

Nos permiten en nuestro diario vivir, vencer los obstáculos, las dificultades encontradas que se presentan en nuestros defectos, pasiones e inclinaciones materiales, el material que debemos remover y que envuelve a nuestro verdadero ser, a la Chispa divina que es lo más noble y elevado que mora en nuestro interior.

Encontramos (En la bóveda) un altar de doble cubo labrado en mármol blanco, simbolizando la elevación de nuestro pensamiento por medio de la cual percibimos la realidad trascendente, el doble cubo también simboliza, “La piedra Fundamental” y la “Piedra Angular”, mundo físico y el mundo del alma.

En el frente encontramos grabados los nombres de los tres Grandes M:. que presidieron la construcción del Templo externo S.R. de I., H.R.T y H.A.B.

También observamos la Triple Tau proveniente la hermética letra “T” que en tiempos de la antigüedad se lo veía como un emblema de vida.  Y la Triple Tau representa al trino, esencia de Dios.

Sobre el Ara, se encuentra una placa de oro, como símbolo de lo incorruptible, ha sido a través de los tiempos, el medio por el cual se transmitió a hombres iniciados en los misterios el Verdadero Nombre de Dios, en este sentido es acertado sostener que dicha placa constituye el objeto central de la atención ritualística y filosófica de la M. del S.R.A. de J.

Encontramos el círculo , el triángulo y la palabra perdida, El nombre del Inefable, del V.V.D.A.

Las dos figuras geométricas acompañadas por la forma del ara que forma un Cuadrado.

El círculo es el símbolo de la Eternidad, es el Símbolo de la Divinidad o de los atributos divinos, esta figura geométrica no tiene principio ni fin, generalmente es visualizado como una serpiente mordiéndose la cola; la serpiente es emblema de la vida, el poder y la energía creativa.  El conjunto círculo serpiente se encuentra en el cinto que sujeta el mandil, simboliza la eternidad, la inmortalidad, la vida y su regeneración.

Dos triángulos equiláteros, que simbolizan la entrada en el mundo físico y el segundo la salida hacia el mundo del alma.

Simboliza la esencia de la divinidad (la palabra sagrada), El principio divino de todo, es el emblema del ternario, de la vida superior a la que debe aspirar el Hombre.

Podemos decir que el triángulo es el principio masculino y femenino que se unen para dar nacimiento a un tercer principio.

Enfrente de cada lado del triángulo se encuentran las sílabas del Nombre Inefable, dando este conjunto simbólico el significado de la Omnipresencia de Dios.

Todo bajo la sacralidad (secreto) de la Divinidad, la palabra encontrada es también sustitutiva del verdadero nombre de la Divinidad, y sólo se transmite, ritualísticamente, bajo el poder Sacerdotal “Josué”, El poder profético “Hageo”, y el poder Real “Zorobabel”.

La combinación del triángulo y el círculo simbolizan, entonces, la eternidad de la vida creada por Dios y la omnipresencia del principio divino en toda la manifestación y aquella palabra adicionada a este conjunto identifica al autor de la creación.

Finalmente incorporando al conjunto simbólico el cuadrado, deducimos que el hombre tiene vida eterna que es creación de Dios y Él mora eternamente en aquel. 

La Palabra sagrada esta escrita en un conjunto de cuatro letras, si analizamos las tres primeras conocemos que, la primera letra indica una eterna existencia, en continuo y perpetuo “YO SOY”, la segunda letra significa “Providencia” o “Supremo”, y la tercera letra significa “Espíritu” y “Poder”.

Si combinamos estas tres sílabas, representa simbólicamente los nueve nombres del V. V.D.A. que es el nombre de Dios en esta Cámara S.R.A y para los 8 niveles de revelación, siete conocidos y dos desconocidos ubicados en el Cenit y el Nadir.

Debemos ver en todo el simbolismo de la placa de oro del Ara, la representación del Espíritu, el alma y el Cuerpo, trabajando en perfecta armonía y comunicación en establecer la creación, con la protección e inspiración del V. V.D.A.

Por lo que nuestro trabajo es el de descubrir la placa de oro de nuestra propia Ara y activarla de manera que sea estado de armonía entre los planos, nos lleve a conocer en todo su esplendor y poder el Nombre Inefable de Dios, para su gloria y para la participación correcta en su obra.  Es decir desarrollar nuestra vida en forma armónica y equilibrada.  Comprendemos que el Verdadero Nombre de Dios fue expresado en los pares de opuestos que dan la apariencia que en el horizonte se unen y se vuelven complementarios, significando entrar a una dialéctica divina.

Al encontrar el nombre del nombre V. V.D.A, el C. encuentra la posibilidad de seguir en el sendero de la construcción del templo, es el nexo entre la criatura con su creador, la comunicación de plano espiritual que entra en contacto con la divinidad para seguir el sendero de nuestra construcción, como la única posibilidad para retornar al padre.

M.E. He cumplido.

Leída: Mayo 21 del 2004

Humberto García Zamorano

Vistas:
233

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org