Categorías

¿Por qué Ciro los dejó ir?

Espero que el tema de esta conferencia presente una imagen diferente a cualquier cosa que haya ofrecido anteriormente. Estoy tomando solo una pequeña parte de nuestro ritual y tratando de aclarar un solo asunto, uno con el que todos estamos familiarizados. Intentar hacer esto ayuda a pasar muchas reuniones.

Fue precisamente hacer esto durante una ceremonia del Arco Real hace tres años que me inició en el tema de mi título de hoy: «¿Por qué Ciro los dejó ir?»; pero para que tenga muy claro a qué me refiero, permítame citar el pasaje relevante. En los capítulos en inglés, el Morador principal generalmente lo relata: Nuestros antepasados, dice, “fueron llevados al cautiverio con su rey Joachim por Nabucodonosor, rey de Babilonia, para permanecer allí durante 70 años… El período de nuestro cautiverio expiró en el primer año del reinado de Ciro, rey de Persia, cuando le agradó al Todopoderoso inspirar a ese noble príncipe a emitir la siguiente proclamación: “Así dice Ciro, rey de Persia, todos los reinos de la tierra me ha dado el Señor Dios de los Cielos, y me ha encargado que le edifique una casa en Jerusalén, que está en Judá…” Ustedes conocen el resto demasiado bien para que yo continúe.

Como de costumbre, recitamos este pasaje, o lo oímos recitar, cada vez que nos reunimos para una Exaltación (o lo que leí recientemente en un ritual de Lancashire impreso es una Exhalación, y eso, por cierto, no es una mala descripción de lo que hacemos si en recitando el ritual, simplemente expulsamos aire caliente), pero este pasaje es tan familiar que tal vez no nos sorprenda, como debería ser, su sorprendente contenido. Por lo tanto, hagamos una pausa y consideremos las siguientes preguntas:

I) ¿Por qué este antiguo monarca conquistador de otro reino debería estar dispuesto a permitir que parte de lo que había adquirido en Babilonia se dispersara y eso dentro del primer año de su reinado?

II) ¿Por qué un gobernante persa, que presumiblemente fue un seguidor del sabio Zoroastro, debería estar inspirado y reconocer las palabras y la dirección de la deidad hebrea, Jehová?

III) ¿Por qué, en cualquier caso, debería estar especialmente preocupado por sus súbditos judíos recién adquiridos e incluso tener el deseo de ayudarlos a construir un templo Judío en Jerusalén?

IV) Aún más, y esto aparece en la historia Bíblica y en otras partes de los Grados Masónicos actuales en Inglaterra, ¿por qué Ciro no solo permitió a los judíos la libertad de partir, sino que también les dio documentos para autorizar su regreso y realizar su trabajo especial?

Estas son las preguntas que ahora trato de responder y confío en que a medida que descubramos algunas respuestas a ellas, no solo entenderemos mejor el trasfondo de nuestro ritual, sino que seremos capaces de presentarlo de manera aún más significativa en el futuro. Para poder hacer esto, necesitamos mirar los eventos que llevaron a la llegada de Ciro justo antes de que liberara a los judíos exiliados y sus descendientes. Significa, por supuesto, mirar un poco de historia de Oriente Medio.

Antes de que terminara el período de su imperio, los asirios habían expulsado o esclavizado a la gente en la parte norte de Palestina llamada Israel o Samaria, pero la gente en la parte sur llamada Judá, que incluía a Jerusalén como la Ciudad de David, pudo mantener su independencia. El Templo de allí, con el que estamos tan familiarizados en las ceremonias del Simbolismo, fue el punto focal de la fe religiosa de los judíos y se convirtió en un centro cada vez más importante de aliento y resistencia a las influencias externas.

Aproximadamente en el año 600 a. C., Asiria fue luego tomada por otro pueblo guerrero llamado los Caldeos que se apoderaron del trono de Babilonia y el apogeo de su poder llegó con el reinado de Nabucodonosor el Grande, quien había jugado un papel importante en la eliminación del dominio Asirio.

Debido a que percibió la seria amenaza que era Judá para su control del reino de Babilonia, Nabucodonosor finalmente decidió conquistar a Judá también y traer a su rey, Joachim, y a la mayoría de las principales familias hebreas a Babilonia, como dice nuestro ritual.

Lo que quizás no nos demos cuenta es que al principio Nabucodonosor solo se llevó los tesoros del interior del Templo y dejó a un gobernante títere llamado Sedequías. Cuando ese príncipe también se rebeló 9 años después, Nabucodonosor volvió y esta vez no solo hizo que la gente se sometiera de hambre después de un asedio de 18 meses, sino que también saqueó la ciudad, quemó el Templo y lo dejó en ruinas. Esta fue la verdadera ocasión de su destrucción.

Este intento de eliminar para siempre la idea del lugar donde residía el Dios del pueblo judío alrededor del Arca de la Alianza fue, sin embargo, infructuoso. Los Caldeos nunca apreciaron que para la raza Judía Dios no era un ídolo físico como uno de sus propios dioses y que, por lo tanto, el desmantelamiento del Templo físico, aunque lamentable, no significó para los judíos ni que su Dios había fallado o que Él ya no se preocupa por ellos. En su tierra de exilio, como sus antepasados ​​habían descubierto una vez en Egipto, la presencia de Dios todavía estaba alrededor. Puede que no tengan un Templo, pero crearon nuevas reuniones comunitarias con sus propias formas de oración y adoración. Les dieron a estos lugares de encuentro un nombre con el que ahora estamos familiarizados: las llamamos «Sinagogas».

Fue en estos nuevos lugares de reunión donde se crearon muchos de los nuevos escritos de los judíos, especialmente los eventos registrados en los primeros 12 capítulos de Génesis. Aún más importante fue ahora que las palabras y escritos de algunos hombres judíos peculiares llamados «Profetas» fueron compilados, los de Isaías, Jeremías, Ezequiel y Daniel son los más famosos. Su influencia fue tal que los judíos exiliados e incluso sus hijos que nunca habían visto a Judá se apoderaron firmemente de tres mensajes permanentes:

1. Que cualquier cosa que pudiera haber parecido haber sucedido en sus Lugares Santos en Judá, Dios todavía estaba obligado por un Pacto con ellos y ahora debían ser fieles a Jehová, como tantas veces no lo habían sido.

2. Necesitaban darse cuenta de que por mucho que “se sentaran y lloraran junto a las aguas de Babilonia mientras recordaban Sion” (una frase que todavía se usa en las ceremonias de instalación de Lancashire y Yorkshire), su exilio tendría un límite. Mientras tanto, se consideraban a sí mismos simplemente como «Moradores».

3. Que, mientras tanto, debían preservar sus nuevas y distintivas tradiciones, al mismo tiempo que se beneficiaban de las oportunidades que brindaban sus talentos y habilidades especiales en esta tierra de exilio. Como el Libro de Daniel en particular revela, las cualidades de los judíos exiliados no pasaron desapercibidas para sus captores.

Además, los años de residencia en el incuestionable lujo, esplendor y estabilidad del reino de Babilonia durante más de 50 años significaron que muchas de las familias judías adquirieron su propia riqueza y habilidad.

Pronto se hicieron evidentes sus habilidades especiales como profesores, abogados, financieros y administradores.

Harold Lamb, en su libro Cyrus the Great, que reconstruye de manera intrigante el período, describe al noble Jacob Egibi “gordo de buen vivir, agarrando su túnica con flecos con una mano llena de flecos mientras sostenía un frasco de olor dulce en sus fosas nasales con la otra – Jacob Egibi del Exchange, con un esclavo negro alto que sostiene una sombrilla sobre su cabeza rapada y un esclavo blanco bajo que empuña un bastón para hacer retroceder a los mendigos que gritan. Lo vieron caminar entre los montones de basura pública y gritaron: «Ayuda, poderoso, ayuda a los hambrientos».

En lugar de tirar shekels o incluso zapatos, Jacob entró por la puerta de la casa de Oración hebrea donde no se podía ver nada en la penumbra ni oír en el silencio. En la puerta, su bastón detuvo a los mendigos y Jacob Egibi soltó su manto y les dijo, en palabras del salmista hebreo: «Alza tus ojos a las colinas, porque de allí viene tu ayuda». Luego, este rico banquero se coló en la habitación interior de esta colonia cautiva hebrea». (págs.202 y sigs.)

Por lo tanto, lo que fue evidente tanto para los Caldeos como para sus eventuales conquistadores, los persas, fue que aquí había un pueblo que tenía un Dios que viajaba con ellos, a cuyas palabras, leyes y direcciones estaban preparados para ser fieles, en algunos casos incluso para el punto de la muerte y, sin embargo, que eran ciudadanos confiables y estables incluso de un estado extranjero. De hecho, como muestra el pasaje que acabamos de citar, podrían sentirse muy «en casa». Fue una característica que se ha mantenido con los judíos hasta el presente.

Fue a una Babilonia que contenía tales residentes a donde finalmente llegó el nuevo gobernante persa. Unos doce años después de la muerte de Nabucodonosor, se levantó un joven llamado Ciro, yerno del rey de los Medos, el pueblo que había ayudado a los Caldeos, y especialmente a Nabucodonosor, a derrocar a los Asirios. Este joven gobernante de los persas depuso a su suegro y así creó esa famosa alianza que nos dio «las leyes de los Medos y los persas». Sin embargo, este no era el alcance de la ambición de Ciro. Trató de extender su reino a las fronteras de lo que hoy llamamos Pakistán en el este, mientras que al oeste se convertiría en gobernante de lo que llamamos Siria, Palestina, las fronteras norte de Arabia Saudita, todo Egipto e incluso la costa sur del Mediterráneo Oriental. Fue un logro formidable que despertó una ambición similar en un joven posterior llamado Alejandro y significó, para ambos, que tenían que ser capaces de controlar a pueblos de diferentes orígenes.

Los persas eran personas decididas y podían ser crueles, pero parecen haber aprendido de la experiencia de los demás y, por lo tanto, eran menos duros con las personas a las que subyugaban y mucho más tolerantes con las diferencias religiosas. Estos factores se inspiraron en el nuevo gobernante de Babilonia, así que veamos brevemente a este rey llamado Ciro.

Sus consejeros más cercanos vinieron a llamarlo «Profeta» y sus tropas lo llamaron su «Pastor». Tenía todos los dones esenciales para un gran guerrero y gobernante. Era inmensamente observador y tenía una memoria aguda. Estaba dispuesto a consultar y escuchar, pero habiendo hecho ambas cosas, fue decidido y resuelto. Habiendo seleccionado un plan o política, estaba dispuesto a seguirlo y, si era posible, llevarlo a buen término. Lo que aprendió especialmente a medida que pasaron sus años de viaje y conquista fue que los territorios que se convirtieron en suyos eran diversos y complejos. Pronto descubrió, por ejemplo, que, si iba a ser el amo de los toscos pueblos Cimerios del noreste, así como de los sofisticados habitantes de las ciudades de Egipto en el suroeste, entonces debía renunciar a la noción de intentar tratar a todas las áreas por igual. Si había una lección que estaba fija en su mente cuando llegó a Babilonia, era esta: el control central y estricto de los Caldeos había significado que Babilonia se había convertido en un lugar de reproducción de la esclavitud paralizante y sus ciudades estaban obstruidas con poblaciones que debería emplearse mejor en otros lugares. Harold Lamb lo expresa así:

“Los pueblos cautivos irían: los Amorreos de las grandes llanuras, los Elamitas de las colinas, los Barqueros de las marismas, los Fenicios de la costa del ocaso. Estas personas, ya fueran prisioneros de guerra bajo los reyes anteriores de Babilonia, esclavizados o sometidos a trabajos forzados, serían liberados con sus familias y pertenencias… Al hacerlo, él pretendía aumentar la población de las provincias (remotas) con los trabajadores que necesitaban, ya fueran agrícolas o pescadores». Lo que llevó a esta idea de repatriación fue, ante todo, el puro realismo testarudo de este nuevo Conquistador. Vio los errores que habían cometido sus predecesores y estaba preparado para probar otros métodos de control. Como está registrado en una de las tablas de arcilla de este tiempo: “Mis soldados anduvieron pacíficamente, esparcidos por la extensión de Babilonia. Liberé a los habitantes del yugo que estaba mal colocado sobre ellos». Sin embargo, debemos señalar que esto fue parte de una política bien pensada.

No estamos considerando aquí la generosidad entusiasta de un rey bien intencionado. Ciro sabía que la dispersión de sus «esclavos» recién adquiridos funcionaría, pero solo si estaba dirigida y autorizada. Él no está simplemente diciendo, como creemos que el Faraón en Egipto dijo una vez de los hebreos, “VAYA”. Lo que Ciro está diciendo es: “Puedo ver que, si a estos pueblos desposeídos se les da una tarea que cumplir, un trabajo de restauración y recuperación de la tierra que lograr, entonces estarán más contentos y yo tendré un imperio mucho más productivo. Por eso les entregó documentos para describir su propósito al regresar y el derecho a hacerlo en su nombre. Si lo que se acaba de decir responde a la mitad de las preguntas que planteamos al principio, ¿por qué un conquistador debería dispersar tan pronto lo que había adquirido e incluso darles órdenes escritas para que llevaran a cabo lo que había acordado? – aún no responde a las otras dos preguntas que tocan aspectos religiosos de estos eventos.

Necesitamos mirar a Ciro nuevamente.

Ya he dicho que Ciro mantuvo los ojos y los oídos abiertos y siempre estaba dispuesto a aprender. Lo que queda claro para cualquiera que sigue la historia de su vida es que en ningún momento el propio Ciro se apega a un solo punto de vista religioso. Si se puede decir que tiene un paralelo en este asunto, tendría que estar junto a la reina Isabel I, porque, como ella, era un pragmático, es decir, era lo suficientemente astuto como para guardar sus opiniones más íntimas para sí mismo y aceptar lo que funcionaba para él bien de su reino. En sus viajes se encuentra con varias formas diferentes de práctica religiosa – las enseñanzas de los Zarathustrianos, el culto de las Congregaciones Blancas del Cáucaso, los sacrificios ante los ídolos de los Acadios y Babilonios – y la devoción extraña, en gran parte silenciosa y sin imágenes de los hebreos.

Si bien es cierto que el culto al zoroastrismo comenzó con la vida y las enseñanzas de Zaratustra el Medo alrededor del 800 a. C. y finalmente se convertiría durante casi 1000 años en la fe normal del pueblo persa. Ciro no era un seguidor completo de esa manera. Reconoció muchos de sus principios morales prácticos de caridad activa, cuidado de los animales y respeto por la dignidad humana e incluso creía, como enseñaba esta religión, que todos tenemos un espíritu guardián, lo que se llamó un “fravashi”, que buscaba traer sacar lo mejor del carácter de cada persona. Sin embargo, no podía aceptar la idea de que existiera un ser celestial, Ahura Mazda, que era el Maestro Supremo. Si eso fuera así, Ciro dijo: “Entonces yo, el Rey, estoy perdido, porque no puedo servir a nadie. Yo, que juzgo todos los asuntos, no puedo ser juzgado». (Y, por cierto, si alguna vez te preguntaste de dónde vino el nombre de un super coche, «Mazda», ahora sabes su origen).

Ciro no dudó en hacer valer su autoridad. Me parece intrigante que cuando finalmente entró en Babilonia como conquistador, atravesó la Puerta de Ishtar sobre ramas de palmera tendidas frente a él, aunque montaba a caballo, y pronto estuvo en el Templo diciéndoles a los administradores del Templo que valorar a un hombre, como si valiera lo mismo que un buey y un arado, está equivocado y tiene que detenerse. Incluso detuvo el impuesto al suministro de agua diciendo que los seres humanos tenían tanta necesidad y derecho a ella como al sol.

(¿Qué dirían las empresas de agua de hoy sobre eso?)

Sin embargo, en cuestiones de religión, estaba abierto a las convicciones de los demás. En el templo de Babilonia se puso de pie para adorar y sorprendió a los presentes rezando, «Oh Ahura Mazda, o cualquier otro dios que haya». Por lo tanto, no es de extrañar que cuando una delegación de sus súbditos hebreos buscó una audiencia y Jacob Egibi, su portavoz, pidió un pequeño favor, que Ciro consintiera en que se le diera permiso a algunos de su pueblo para regresar a Judá y restaurar su Templo. “Está ordenado”, dijo, “que todos los pueblos cautivos que están en Babilonia regresen a sus hogares. ¿Son los judíos diferentes a los demás? Mi palabra también te cubre a ti.

Partan cuando quieran. Reconstruyan su templo».

Para Ciro esto no fue, sugiero, el resultado de una instrucción especial de J-H-V-H. Era solo una pieza más en el cumplimiento de una sabia política de dispersión que estaba ansioso por completar. Si estas personas con sus leyes perceptivas, su Dios sin imagen y sus evidentes dotes como agricultores, abogados y cambistas tenían una razón especial para volver a casa, entonces eso debía ser animado y apoyado. Les deseo lo mejor y los puso en camino. Pero para los judíos era otra cosa. Fue un milagro, una profecía hecha realidad, un sueño hecho realidad. Para ellos, Ciro fue inspirado y debe haber recibido su mensaje de Dios mismo. Tenía que ser, como dijo Isaías, “Así dice el Señor… que dice de Ciro: Él es mi pastor, y cumplirá todo mi deseo; incluso diciendo a Jerusalén: Tú serás edificada, y al Templo, tu fundamento será puesto”. Para los judíos, su Dios era el único Dios de toda la tierra. ¿Cómo podía Ciro ser otro que su sirviente haciendo su voluntad? Por eso lo escribieron como lo hicieron. Eso, dijeron para la posteridad, es la razón por la que Ciro dejó ir a nuestra gente.

Traducción: GEMA

Vistas:
187

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org