Categorías

ORÍGENES Y ALEGORÍAS

Al igual que otras tradiciones místicas, algunos francmasones reclaman que las raíces de la orden, descansan en Egipto y el bíblico Israel.

También hay quienes aceptan que no hay una firme evidencia de tales conexiones y mas bien creen que los francmasones en su forma original provienen de los gremios de canteros medioevales o como resultado de la difusión del conocimiento, tras la supresión de la orden religiosa militar conocida como los caballeros templarios. Cualquiera sea la verdad, claramente los francmasones derivan sus ritos y rituales de varias fuentes, unas mas antiguas que otras.

Es poco probable que los verdaderos orígenes de la masonería sean descubiertos. La mayoría de los masones creen que la moderna historia de la Orden empezó con los canteros, constructores de las más grandes catedrales de Europa. Los Masones eran artesanos que practicaban la construcción la cual hoy en día se denomina masonería operativa. Estaban agrupados en gremios que constituían una clase de elite que podía viajar libremente entre países, a diferencia de los siervos cuyas actividades eran cuidadosamente controladas y estrechamente restringidas. Por lo tanto el termino masón como expresión de albañil, era una realidad.

LA TRANSMISION DE CONOCIMIENTO.

Estos gremios de albañiles tenían funciones adicionales. Al igual que otras similares de ese tiempo, asumían dos responsabilidades específicas:

1. La inducción de los alumnos escogidos para ser aprendices.

2. La preservación de los secretos de su oficio.

Como el mundo medieval estaba impregnado de religión, la instrucción espiritual y ética era parte importante e integrante de la formación de los aprendices, al igual como ahora hay lecciones que se incorporan en los grados masónicos. Las señas y gripas secretas que forman parte del ritual masónico, probablemente se originaron como medios de reconocimiento destinados a ayudar a auténticos masones operativos, para conseguir trabajo u otras formas de ayuda, cuando se trasladaban de uno a otro lugar.

Las herramientas que usaban los canteros, plomada, escuadra, compas, nivel, cincel, martillo, paleta, etc. también tienen un papel importante que desempeñar en la Masonería, el representar simbolismos, de diversas virtudes morales y éticas.

LA IMPORTANCIA DE LA ALEGORIA.

Alegorías extraídas de la construcción, juegan un papel muy importante en los ritos y rituales de la Masonería. Son el medio de transmitir y expresar virtudes y postulados de una generación a otra. Así, la importancia del conocimiento progresivo tanto teórico como practico, desde el inicio hasta el final es un postulado de enseñanza y formación originada en tiempos pasados. Los albañiles, en la medida de su permanencia y experiencia en el gremio se dividían en dos clases; los aprendices y los oficiales y todos estaban dirigidos por Maestros, conocedores estos últimos, del tipo de construcción, tiempo de la misma, plan de trabajo etc. En la construcción del Templo del Rey Salomón en Jerusalén, los albañiles que trabajaron en el gran proyecto también se dividían en dos clases, aprendices y becarios presididos por tres grandes maestros, uno de ellos fue el mismo Salomón, los otros eran Hiram, Rey de Tiro e Hiram Abiff el Arquitecto del Templo.

Los tres Grandes Maestros, formaban y guiaban a los albañiles; dirigían las actividades de la construcción y además eran guardianes de los secretos últimos de la edificación de la gran nave. Esta actividad es similar a la de la Orden Masónica, implicación que permite suponer que la Masonería ya se sentía en la época del rey Salomón y ha continuado sin cambios desde entonces. La realidad es que los ritos y rituales asociados con la Masonería, no se basan en hechos históricos, sino en alegorías que contienen mensajes y postulados virtuosos, morales, éticos, estéticos, que se transmiten de una generación a las siguientes.

LOS JURAMENTOS MASONICOS.

Son también una alegoría. Para algunos profanos que cuentan con información deformada los juramentos masónicos son tenebrosos por decir lo menos. Esto en la realidad no es el caso. Las obligaciones contenidas en tales juramentos – en particular los dispensados durante las ceremonias de admisión a los tres grados – han sido siempre estrictamente de carácter alegórico. En realidad las únicas sanciones que se pueden imponer a un Mason son los de suspensión, amonestación o expulsión. (Artículo basado en un texto de Jeremy Hardwood. London.)

Vistas:
113
Categoría:
General

No se permiten comentarios.