Categorías

MASONERIA DE LA MARCA

Por Jose Luis Alemán Garate
Past. V.M.

GENESIS DEL GRADO.

El templo del Rey Salomón, según la leyenda, fue construido sin el empleo de herramientas metálicas debido a que las piedras fueron devastadas en la cantera, marcadas y numeradas. La madera fue extraída y preparada en los bosques del Líbano, los materiales debidamente trabajados previa inspección por parte de los tres supervisores eran sellados y anotados. Entonces, las piedras adecuadamente talladas y las maderas convenientemente cortadas y tratadas; fueron transportadas a Jerusalén para la construcción del Templo a la Gloria del Creador.

La Masonería Operativa empezó a desarrollarse a partir del siglo XI en Sajonia, debido al crecimiento demográfico de sus ciudades, puesto que los ciudadanos se liberaron del feudalismo mudándose la gente del campo a las ciudades, por esa razón la actividad de la construcción fue creciente. En el siglo XIV, hubo la necesidad de regular la actividad a través de organismos como la Sociedad de Masones, nacida en 1375 Londres Inglaterra, que fue conocida más tarde como la Compañía de Masones de Londres, cuyo escudo de armas data de 1.472. El manuscrito Regius o Halliwell de 1439, es el primer documento que regula los Antiguos deberes, el mismo que incluye elementos de orden: profesional, moral e iniciático.  

Los picapedreros alemanes y los obreros de piedra libres ingleses, no estaban constituidos tan solo en guildos o gremios de los oficios, y como tales en cuerpos públicos reconocidos por el Estado, con derechos políticos, sino también en cofradías libres que poseían la doctrina secreta del arte. Los estatutos prescribían como condición expresa de admisión, haber nacido libre, tener una reputación sin tacha y buenas disposiciones físicas y morales. El nuevo miembro recibía desde luego una señal que debía reproducir en todas sus obras: era su marca de honor, a continuación,se realizabala ceremonia de recepción o aceptación en un lugar previamente determinado, desarrollándose la misma en conformidad a un ritual similar al empleado en la ceremonia de iniciación en la masonería azul.

Las reglas para construir arcos se encuentran en la tradición de estas cofradías de canteros góticos. En muchos casos las especificaciones de los detalles eran complejas de entender recurriendo a la tradición oral y al dibujo para explicar el arte de la geometría. El arco se diseñaba con el objeto de cubrir los espacios abiertos entre las columnas y se dividía en un número impar de dovelas, denominándose al bloque central piedra clave; otro método concebía a esta como la duodécima parte del círculo, y a la piedra clave doble, una sexta parte del círculo, el diseño del arco Carpanel consistía en la intersección de dos círculos de igual radio. Enalgunas planchas de trazar se describían las dimensiones de los estribos mediante hexágonos inscritos en el hueco del arco. Las dovelas de piedra, así como el resto de los materiales, eran trabajadas en las canteras de acuerdo a los planos diseñados con carbón, “eran bien marcadas” y cuidadosamente numeradas. “En la edificación de un Templo del Señor, el maestro tallista en piedra perpetuaba su nombre a la par que construía a la gloria del Ser Supremo”.

Es Escocia y Alemania donde los masones operativos de la “Marca estuvieron registrados u organizados”, y es a Escocia donde retornamos por la historia temprana de la masonería de la Marca operativa y especulativa. El masón operativo, tenía que registrar su marca de conformidad con los estatutos de Shaw, emitido en 1598, el artículo XIII dice: “El día de la recepción de dicho compañero del oficio o maestro será debidamente registrado su nombre y su marca y será inscrito en el libro con los nombres de los seis que lo admitieron y los aprendices ingresados”. Robert Moray, científico escoces, filósofo, fundador de la Royal Society, fue entrado el 20 de mayo de 1641, como Aceptado en Newcastle por una representación de la Logia de Edimburgo siendo su marca un pentagrama. Del registro del cuño, sin duda, evoluciono el Grado de la Marca. Un informe dado a conocer a la Gran Logia de Maestros Masones de la Marca de Inglaterra señala: “Probablemente no haya ningún grado en Francmasonería que pueda exhibir títulos de mayor antigüedad que los de Hombre de Marca y Maestro Mason de la Marca”.  

La masonería de la Marca seria concebida como grado  a partir de la fundación de la Gran Logia de Escocia en 1736, esforzándose esta en convencer a las Logias operativas escocesas de que abandonen la leyenda del levantamiento de  Noé tratada en el Segundo Grado,  por la Leyenda de Hiram Abiff  incorporada por la Gran Logia de Libres y Aceptados Masones  (Modernos) en el Tercer Grado (1730); la leyenda resultaba incomoda a los compañeros operativos escoces pues los convertía en asesinos del Maestro. En consecuencia, los especulativos escoceses potenciaron con fuerte contenido esotérico y hermético los grados de Mason de Marca al que avanzaban los compañeros y el Grado de Maestro de Marca al que a su vez progresaban los Maestros, uniendo, posteriormente, las dos categorías en el Grado de Maestro Mason de la Marca.

Se sabe de buena fuente masónica que el Arco Real tuvo relación directa con el del Grado de la Marca. Los primeros trabajos en una Logia de Marca se registran en  el Capítulo Arco Real Nº 257 en Portsmoth, Inglaterra, el 1º de septiembre de 1769, en Fremason Book of the Royal Arch se anota lo siguiente: “El Pro G.M. Thomas Dunckerley con la patente del Capítulo, y teniendo últimamente Registrada la ‘Marca’, hizo a los Hermanos Mark Masons y Mark Masters, y cada uno eligió   su «Marca»”: En Irlanda, que en muchos aspectos se adhería al sistema de los Antiguos, la Marca no fue oficialmente conocida hasta 1845. En América se confirió el Grado, en Nueva Escocia 1784, en Conecticut en 1791, en Nueva York en el año de 1791 y en Boston en 1793.

EL AVANCE

la Masonería de la Marca consiste en el sistema progresivo y gradual que contiene los ritos establecidos en el Ritual por los cuales, durante la ceremonia de avance, el Maestro Masón es hecho Hombre de la marca y Maestro Masón de la Marca.

Previa a la ceremonia de Avance se realiza la apertura de la logia de Maestros Masones de la Marca que, resulta concordante con la apertura de trabajos de los grados precedentes y que significa un proceso profundo de meditación con la finalidad de conformar la Logia interna  y establecer la conexión con el G.S.U. para que Él preserve todas las nuestras empresas y  concedernos que, marcando bien podamos glorificarlo.

Recibido el Candidato sobre el mazo y el cincel, y habiendo saludado como Aprendiz, Compañero y Maestro Masón que simbolizan el haber transitado por el camino de la purificación, el sendero de la Iluminación y la preparación para la hora final de la existencia y no poseyendo su marca de oficio en la promoción al grado de compañero, es conducido por instrucción del V.M. ante el registrador de marcas donde esa carencia es provista, siendo declarado a continuación Hombre de la Marca he instruido en recibir el salario en moneda como operario de la cantera, a la hora sexta del sexto día.              

En la ceremonia de Avance al grado de Maestro Mason de la Marca, el Supervisor Menor se ubica en el portal del Sur y el Supervisor Mayor se encuentra en el portal del Occidente, ambos  tienen  el deber de examinar cada bloque de piedra para probar su integridad y solidez, dándole tres golpes técnicos con el mazo, igualmente prueban la calidad del acabado invirtiendo y examinando todas sus caras; finalmente comprueban  con sus instrumentos si el bloque esta tallado o esculpido de acuerdo a los planos previamente diseñados, antes de pasarlo al Maestro Supervisor ubicado en el portal del Este, cuyo deber es verificar que el bloque responde a todas las especificaciones técnicas. Si el elemento de piedra es considerado perfecto de acuerdo a los requisitos exigidos, recibe la marca especial del Maestro de la Marca y es enviado al Templo, en caso contrario, es rechazado. Los operarios de la cantera se presentan ante los supervisores con piedras pulidas en piezas rectangulares con el objeto de conformar los cimientos de la obra y los materiales pétreos cúbicos bien acabados destinados a elevar la superestructura del Templo.

 ¿Qué es lo que se encuentra oculto en esta alegoría del paso del operario a través de estos pórticos? El obrero ha pulido sus materiales los que serán unidos por la fuerte mezcla del afecto, la bondad y la fraternidad  para la construcción de la Gran Obra. Al primer portal, se llega transmutado la materia y abandonado el ropaje externo sometiéndose a la prueba para comprobar que ha recorrido adecuadamente por los senderos: ético, moral y psíquico, continuando su recorrido hacia el segundo portal en caso de haber aprobado el examen en ese primer plano de la conciencia, siguiendo hacia el tercer portal para someterse a la prueba regida por la suprema conciencia. Es decir, que labro la piedra bruta de su personalidad en la cantera de la vida, desbastando sus irregularidades, con el mazo de la voluntad y el cincel de la inteligencia; hasta convertirla en una piedra hecha a escuadra, capaz de servir de material conveniente para construir el Templo a la gloria del G.S.U. El hombre de la marca procura ser consecuente con su sentido moral, sus actos son homogéneos y coherentes mientras que en el disoluto obedece únicamente al impulso heterogéneo de su inmoralidad.

Las acciones del obrero de la cantera, instintivas o habituales, espontaneas o reflexivas son los elementos constitutivos en los diferentes planos de la conciencia del hombre trino, séptulo o nonenario donde se manifiesta la conducta: esta debe seguir las inducciones del sentido moral que es el resultado de una evolución psicológica y cuyos factores son emocionales e intelectuales. El hombre de la marca, procura ser consecuente con su sentido moral. En el grado más elevado de la inteligencia y la cultura, el recto criterio lo conduce al goce del cumplimiento de su deber. Así, toca a los efectos y consecuencias que se reflejan en la vida, pues la conducta individual se suma a la actividad concurrente orientada al bienestar del hombre y así, acercarse a comprender la fraternidad universal. De modo que el cuadrilongo de la materia ha sido plenamente transmutado, como expresión de las emociones armónicas y dominio de su mente.;

Si el trabajo del operario es desaprobado y por tanto rechazado, el operario retorna a la cantera del renacimiento para regresar a su actividad con el objeto de lograr aquello que antes no había realizado apropiadamente. Una y otra vez el obrero retoma su trabajo, hasta que finalmente consigue labrar la piedra, de acuerdo a los planos recibidos y sea aprobada por la Trinidad de sus Supervisores Internos. En el grado de compañero se inculca el aprendizaje en tanto que el grado de Maestro de la Marca se instruye como aplicar ese aprendizaje. “El compañero especula el Maestro de Marca opera”. Eso sí, puede pedirle a El que le proporcione una nueva oportunidad de recomenzar su labor, pues el G.S.U. que anota todo vera si en su corazón existe sinceridad.

La leyenda del grado señala que, Hiram Habiff diseñaba y proporcionaba los planos y las instrucciones para la construcción del Templo, una vez cada seis días laborables. En cierta ocasión una parte de ellos se perdieron y consiguientemente la obra se paralizo al faltar un bloque de piedra distinto a los bloques cúbicos. Un obrero ya sea por haber visto los planos con anterioridad a la perdida de los mismos o por observación en la obra del elemento constructivo que faltaba se puso a tallar y esculpir la pieza faltante, una vez terminada le agrego su marca personal dirigiéndose hacia los portales primero del Sur y luego hacia el de Occidente. Los dos supervisores al ver la obra señalaron que esta pieza estaba curiosamente labrada que no era cuadrada ni rectangular pero que debido a su singular forma y belleza no estaban dispuestos a rechazarla, dándole al operario la opción de retornar a la cantera o pasar al portal de Este. El Maestro Supervisor luego de reprimir duramente a los supervisores ordeno que la pieza por no cumplir las especificaciones detalladas en el plano fuera descartada y arrojada entre los escombros.          

Los supervisores que la vieron acostumbrados al trabajo encuadrado, símbolo de lo material, están sin embargo altamente impresionados con la belleza pura de este emblema espiritual e intuitivamente dudan en descartarlo, finalmente, es arrojada hacia los desechos de la materia inservible. Aquí se encuentra la extraordinaria revelación que el objeto más hermoso de la vida puede llegar a ser arrojado a los desperdicios por aquel que no ha alcanzado el nivel en el cual pueda reconocer su valor inherente y su empleo para el uso previsto.  

En el Volumen de la Ley Sagrada se anota en Mateo 21, 4; Jesús les dijo: “No habéis leído nunca en las escrituras que la piedra que fue rechazada por los constructores, esa misma piedra llego a ser la piedra angular, obra del señor, maravillosa ante nuestros ojos”. En Marcos 12,10; Lucas 20, 17 se encuentra las referencias sobre la piedra desechada. La Primera Epístola de San Pedro Cap 2, 5-7 señala: “Vosotros también como piedras vivas, sed edificados una casa espiritual y un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, agradables a Dios por Jesucristo. Por lo cual también contiene la escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en ella no será confundido. Ella es pues honor a vosotros que creéis: más para los desobedientes, La piedra que los edificadores reprobaron, Esta fue hecha la cabeza del ángulo”. En el evangelio gnóstico de Tomas se encuentra una frase que se corresponde directamente con la base del ritual de la masonería de la marca: Jesús dijo “mostradme la piedra que ha sido rechazada por los constructores. Esa piedra es la piedra angular”.

La obra de la construcción del Templo interior está paralizada, Si bien se colocaron en el corazón los cimientos de las virtudes morales y sociales; y construidos en forma transversal las columnas del conocimiento de las artes liberales y la ciencia, falta aún la construcción de los arcos que soporten la cubierta y por cierto instalar la piedra clave desechada, falta pues la duodécima parte del círculo para conformar la Logia Interna. ¿Dónde la buscamos? ¿Cómo hacemos para que la materia sea vivificada y esta sea dominada por el espíritu?

La falta de mirar hacia el interior hizo que no reconozcamos lo espiritual, siempre que encontremos  en la literatura Sagrada “YO SOY” o “YO HARE” podemos estar seguros de que se trata  de aquello que estamos buscando cuyos atributos son nuestra individualidad, divina y única y el centro de nuestra voluntad espiritual de modo que en la culminación de la construcción de  nuestro Templo colocamos  lo espiritual sobre la parte más elevada  del Arco. Para cosechar los dones espirituales de la PIEDRA  CLAVE tenemos que recurrir  a sus facultades trinas de Amor Espiritual, Amor Intuicional  Inteligencia Activa. Las cualidades que más necesita el hombre para encontrar a su Íntimo son la constancia y la perseverancia de marcar bien en el corazón. La felicidad Eterna es atributo del Ser Intimo en el hombre y para sentirla es necesario que coloque en el centro de su Arco al ETERNO, INFINITO y PERFECTO.  “Lapis Reprobatus caput anguli” contiene, sin duda, las grandes verdades enseñadas al Maestro Mason de la Marca, quien en forma consiente debe meditar sobre la posibilidad del juicio humano y ha reconfortarse en la seguridad derivada de la Fe en la existencia del G.S.U., quien siendo Juez misericordioso aprobara nuestro trabajo, si este está bien marcado. 

Vistas:
156

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *