Categorías

LOS TRES DEBERES

El título de la presente plancha, connota inmediatamente a la conducta o actitud moral del hombre. Pero al hablar de moral estamos entrando a una materia por demás relativa, ya que, este concepto, hace referencia al bien y al mal, o mejor dicho a lo bueno y a lo malo. Estos dos calificativos, tienen dependencia directa del criterio subjetivo, y este, influenciado por una serie de acontecimientos como ser, el tiempo, el lugar, la estructura social, las creencias religiosas, etc. Etc. Por ejemplo, aprovecharse de los recursos públicos, es malo, pero para el que se apropia, es bueno; usar vestidos “minis”, para las mujeres de la edad media y sobre todo en la iglesia, era malo, más para las de hoy, no lo es; y quién sabe si en un futuro, no veremos por ejemplo al Obispo de la Diócesis  bendecir solemnemente el matrimonio de los homosexuales, recomendándoles, multiplicaos y llenad la tierra.

Por otra parte, creo oportuno decir unas pocas palabras acerca del mal, puesto que no se trata de un concepto teórico, sino de una realidad tangible  existencial, ya que el hombre es presa de la angustia, del sufrimiento que le estruja el corazón y le oprime en la intimidad de su ser y que es emergente, precisamente de lo que denominamos mal.

Si admitimos como tesis la verdad de la creación por un Dios Todo poderoso y justo, porque permite el sufrimiento y el mal, siendo el amor y bondad?. Epicuro, con toda lógica en aquellos tiempos ya se cuestionaba: “Dios o bien carece de poder para suprimir el mal, o bien es ciertamente fuerte y lo puede vencer; si pudiendo, no lo hace, entonces es malo, o realmente no puede vencerlo y entonces, no es Todo poderoso.”

Con este marco escénico, veamos de qué deberes estamos hablando. Si estamos incursionando a un campo relativo, creo sinceramente que también estos deberes deben serlo, es decir, deben tener vigencia relativa, cambiante acorde a la evolución del hombre.

Las mismas religiones que no tuvieron su “ajournamiento”, es decir su actualización, se anquilosaron y de las mismas surgieron religiones denominadas heréticas que desplazaron a las primeras, por ej: el cristianismo se desprendió del judaísmo, como herejía y en cierta forma lo desplaza, el protestantismo, del catolicismo, etc. En este contexto, podemos afirmar que el hombre como ser racional una totalidad indivisible como persona existencial, y aunque para mejor entendimiento, se lo divide para su estudio, al igual que su accionar en su mundo circundante, puede tener una globalidad de acciones y deberes, encuadrados en una causa única, pues no es posible encerrar en el frío féretro del simple silogismo, la riqueza de la personalidad humana. Si en este su accionar, relacionamos su conducta ante las realidades existenciales, las que le son perceptibles en alguna medida, podemos para mejor entender, dividir sus deberes, en relación a dichas realidades y estas son: Con Dios, su creador, naturalmente con una relación de afecta a causa y con todo el deber de sumisión, respeto y reverencia, como creatura ante su creador; con la creación, que en cierta forma lo hermana de él, ya que tienen o son efectos de la misma causa y participan en mayor o menor medida del espíritu de su Creador, caso patético de esta percepción lo tenemos en San Francisco de Asis: Hermano perro, hermana flor, etc.; y finalmente consigo mismo, que es una relación inmanente que lo identifica e individualiza del resto de los demás seres y que lo obliga a su constante superación y progreso ascendente.

Uno de los aspectos que ciertamente reviste mucha importancia, es la impronta que un Masón debe dar a sus deberes y en general a su accionar, esta, no es otra que el de efectuar todos sus actos con la característica humana, es decir, deben ser realizados con amor, que todos nos reconozcan por esa característica. Ya Cristo suprimiendo una serie de obligaciones, instó a sus discípulos diciendo: Un mandamiento nuevo os doy, y que os améis unos a otros, como yo lo hago con vosotros, en este precepto está encerrado toda ley.

Cochabamba, octubre de 1.990

Manuel Alba S.

Vistas:
4
Categoría:
General

No se permiten comentarios.