Home > General > Los dioses (Segunda parte)

Los dioses (Segunda parte)

Respecto a los dioses griegos hay que mencionar que en todo momento adoptaron figura humana a través de las cuales personificaban una fuerza del Universo. Además de lo anterior, estos dioses griegos al igual que los hombres o los dioses helenos se caracterizaban por ser impredecibles, motivo por el que en ocasiones su sentido de la justicia era estricto, mientras que en otros momentos destacaban por su hostilidad y falta de piedad.

Por otro lado, los dioses griegos generalmente solicitaban a los hombres para alcanzar su favor que realizasen sacrificios y que demostrasen piedad ante ellos.

Zeus es la personificación del cielo luminoso (Zeus, día/luz del día) y quien promueve los  grandes fenómenos atmosféricos -la lluvia, el granizo, el rayo, el relámpago, etc.-, con los que se manifiesta especialmente a los humanos. Tras destronar a su padre Crono, se convierte en el dios más poderoso en el Olimpo; y, como soberano de los dioses y de los hombres, se encarga de administrar justicia, resolviendo las querellas y desavenencias surgidas entre ellos, y de mantener el orden en el mundo y el cumplimiento de los juramentos. También es dispensador de bienes y de males. Zeus tuvo una amplia descendencia con diferentes diosas y ninfas. De la Titánide Metis, que fue su primera esposa, tuvo a Atenea; deLeto(Latona), tuvo a Artemis y a Apolo; de su hermana Deméter (Ceres), a Perséfone (Proserpina); y de Hera  (Juno), su tercera esposa, a  Ares (Marte) y a Hefesto (Vulcano); y de laninfa Maya, a Hermes (Mercurio).

También engendró numerosos hijos conbellas mortales, los cuales  no eran dioses sino héroes.

El entorno religioso y social de los griegos

Los dioses y diosas de la antigua Grecia fueron creados por el hombre para explicar el mundo a su alrededor, actuar como un instrumento de exploración, dar legitimidad y autoridad a la aristocracia antigua griega, y proporcionar entretenimiento para las masas. La religión de los griegos antiguos no tenía una única fuente de escrituras, como la Biblia o el Corán. Aún más, los antiguos griegos no creían en la verdad absoluta, como es practicada por fes modernas tales como el cristianismo y el judaísmo.

Generalmente, una ciudad-estado griega se dedicaba a un dios o a un conjunto de dioses en particular. Muchas ciudades-estado erigieron templos a sus deidades particulares, y esas deidades eran honradas con festivales y sacrificios de animales.

Los dioses y diosas de la antigua Grecia normalmente tomaban forma humana y vivían en una sociedad similar a la sociedad humana. Ellos tenían todas las emociones de los seres humanos y frecuentemente intervenían en la historia humana. La diferencia más significativa entre los dioses griegos y los humanos era que los dioses eran inmortales y los seres humanos no.

Es posible que el inicio del culto a todos los dioses, se diera en el año 2000 a.c. por el rey de Babilonia (en la antigua Mesopotamia), que obligó a sus súbditos a rendir culto y ofrecer regalos a una estatua de Belo (un rey de Egipto), de tal manera que se le convirtió en dios.

Los principales dioses romanos.

Los romanos desarrollaron un sistema muy elaborado de templos, ritos y sacerdotes, y sostenían la intervención divina en la fundación de Roma. La primitiva religión romana se fue modificando y ampliando conforme se conquistaban territorios. Los dioses locales conquistados eran frecuentemente adoptados como propios e incluso invitados a trasladarse a Roma.

Júpiter, principal dios romano. El Júpiter de la antigua roma es el equivalente a lo que fue Zeus en Grecia, con algunos elementos etruscos y nativos.

Juno, la reina de los dioses. Juno es la adaptación romana de la Diosa griega Hera. Juno era hermana de Júpiter, pero se convirtió en su esposa oficial, unión de la cuál salieron algunos de los principales dioses romanos como Vulcano y Marte.

Minerva, diosa de la sabiduría. Minerva es la adaptación romana de la Atenea griega.

Apolo, dios de la música. Hijo de Júpiter y Latona, es de los pocos dioses que hace el trayecto de Grecia a Roma sin cambiar su nombre y conservando todos sus atributos.

Diana, hija de Júpiter. Diana es la adaptación romana de la diosa griega Artemisa. Es la hermana gemela de Apolo, es decir, hija de Júpiter y Latona.

Neptuno, dios de los mares. Neptuno es el equivalente romano del griego Poseidón. Es el hermano mayor de Júpiter.

Marte, el dios de la guerra. Marte podría pasar por una adaptación romana de Ares, aunque la realidad es que hay diferencias entra estas dos deidades.

Venus, es otra hija de Júpiter, una deidad que en la tradición griega es conocida como Afrodita.

Mercurio, dios del comercio. Es el equivalente en la roma antigua de lo que fue Hermes en la mitología griega. Es otro de los hijos de Júpiter, y se encargaba de hacer de mensajero entre el resto de dioses.

Vesta, diosa del hogar y fidelidad. Puede corresponderse con la Hestía griega, aunque en el caso romano su importancia fue mucho mayor que la que tuvo en Grecia.

Fortuna, diosa romana de la suerte. A diferencia de otros dioses, Fortuna es una diosa totalmente romana, que no tiene ningún vínculo con alguna deidad griega.

Equivalencia entre los dioses Griegos y los Romanos.

La civilización romana se encontraba abierta a las influencias externas. Lo que no quiere decir que fuese influenciable, todo lo contrario, era una civilización que adaptaba y adoptaba ideas, conceptos y costumbres a las suyas haciéndolas así propias. Exprimiendo lo mejor de cada una y moldeándolas a su propio beneficio, pero a la vez nunca olvidando sus raíces y teniendo bien en claro que eran romanos.

Es así que los romanos adoptaron dioses y creencias de varios de los panteones de los territorios que conquistaban. No obstante, fueron los dioses griegos, así como toda la cultura helénica en general, las que más influenciaron a Roma.

A saber: ZEUS / JÚPITER; HERA / JUNO; POSEIDÓN o POSIDÓN / NEPTUNO; ATENEA / MINERVA; HADES / PLUTÓN; DEMÉTER / CERES; ARTEMIS o ARTEMISA / DIANA; AFRODITA / VENUS; ARES / MARTE; HERMES / MERCURIO; HEFESTO / VULCANO; APOLO.

Otros Dioses y Héroes : DIONISO / BACO; SÁTIROS / SILENOS y FAUNOS; PROMETEO, EPIMETEO Y PANDORA; PROMETEO, EPIMETEO y PANDORA; ASCLEPIO / ESCULAPIO; EROS / CUPIDO.

De la cultura griega, dado el parentesco cultural y geográfico y su larga historia en común, adaptaron conceptos no solo arquitectónicos y filosóficos sino que se dio un sincretismo casi total de su mitología y religión.

Dios en el judaísmo.

El nombre de Dios, en el judaísmo, es más que un título distinguido. Representa la concepción judía de la naturaleza divina, y de la relación de Dios con el pueblo judío. Sobrecogidos por lo sagrado de los nombres de Dios, y como medio de mostrar respeto y reverencia hacia ellos, los escribas de textos sagrados “pausaban antes de copiarlos, y usaban términos de reverencia para mantener oculto el verdadero nombre de Dios”. Los diferentes nombres de Dios en el judaísmo representan a Dios tal y como es conocido, así como los aspectos divinos que se le atribuyen.

Acerca del significado de los nombres de Dios, se trataría de una combinación de las formas del pasado, presente y futuro de la raíz del verbo ser, para indicar la eternidad de la existencia divina.

En el Antiguo Testamento, “Y respondió Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY.(EhyehAsherEhyeh). Así dirás a los hijos de Israel: Yo soy me envió a vosotros”.(Exodo 3:14)

Nombres primarios.

Elohim: Plural de Dios que se usa repetidamente con verbos singulares, y con adjetivos y pronombres en singular, que significa ‘Dios por sobre todos los dioses’ o ‘Dios de todo’ o podría ser simplemente un plural de majestad para indicar la alta dignidad de la persona divina.

Adonai: Es uno de los títulos en hebreo de Dios. Adonai es un plural (-i) con posesivo de primera persona singular (a), de Adon que significa «señor», «amo» o «gobernante».

Jehová o Yahveh: Aparece por primera vez en el libro de Génesis capítulo 2. Esta denominación es el resultado de unificar las letras Yah-Va-He en una sola palabra, y probablemente el nombre más original para el Tetragrama, ya que significa: Yo soy el Señor, y representa el mejor pronunciamiento para sus cuatro consonantes: (YHWH) con cada vocal en su lugar correspondiente y que aún es equiparable a lo dicho por Dios a Moisés en el Monte Horeb en medio de una llama desde la zarza que ardía y no se quemaba: YO SOY EL QUE SOY (Éxodo 3:1-14)

Principales nombres compuestos con Jehová:JehováJireh; JehováSabaoth; JehováRapha; Jehová Shalom; JehováNissi; JehováTsidkenu; Jehová Maca Deshem; Jehová Ra – ah; JehováSahamma.

Cristianismo.

En el cristianismo los nombres de Dios están asociados a las formas en que se concibe la idea de la divinidad y presentan numerosas variantes, pero la palabra «Dios» en español y las correspondientes en otros idiomas se utilizan normalmente para referirse a una divinidad o ser supremo.

En el Nuevo Testamento, Apocalipsis 1:8 Yo soy el Alfa y la Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso.

Las siguientes palabras del evangelio de Lucas fueron grandemente confrontadoras en su tiempo, y lo siguen siendo hoy: “¿Y por qué me llamáis: «Señor, Señor», y no hacéis lo que yo digo?”, Lucas 6:46 . Es obvio que a la luz de la palabra de Dios no basta con decir que sois cristianos si vuestro caminar carece de la evidencia necesaria. Cuando escuchamos muchas de las enseñanzas de la palabra hoy en día, resulta evidente que el evangelio está siendo ofrecido a un precio muy barato.

Si bien es fácil ser un cristiano cultural y pasar como un cristiano genuino, no es menos cierto que Dios sabe quién es y quién no lo es. No es la cultura evangélica que salva, ni siquiera es el mensaje evangélico que salva. Quien salva es Cristo a través del Espíritu Santo que convierte a la persona; eso llamamos “conversión evangélica”. El Señor sabe quiénes exhiben solamente una cultura evangélica y quiénes tienen “el alma o el espíritu evangélico”. El problema está en que la cultura evangélica se adquiere con relativa facilidad:

Hermanos no podemos olvidar que la razón por la que el mundo tiene mucha mayor aceptación de la iglesia evangélica hoy no es porque el mundo se ha ido santificando, sino porque la iglesia se ha ido mundanalizando. La iglesia del siglo XX-XXI no quiere sentirse rechazada por el mundo y por eso se adapta a ese mundo.

Catolicismo

Los seguidores iniciales de Jesús de Nazaret comenzaron a propagar sus ideales y creencias desde el primer siglo de nuestra era. Sin embargo, el origen del catolicismo como religión se remonta al siglo II, cuando Ignacio de Antioquia nombróla religión de los seguidores de Cristo como catolicismo.

El catolicismo es la religión que deriva del cristianismo y reconoce al Papa de Roma como máxima autoridad espiritual en todo el planeta. Es considerada así misma como la única doctrina fundada por Jesucristo y encomendada por el apóstol Pedro. Es por eso que también se denomina a la iglesia católica como iglesia universal, distinguiéndose así de la iglesia anglicana y el protestantismo.

A lo largo de la historia, el catolicismo se ha difundido por todo el mundo, con predominio en países occidentales y particularmente en América, durante la época de colonización europea hasta estos días.

Se considera así misma como la única iglesia fundada por Cristo, encargada para propagar la enseñanza cristiana por el mundo.

Su doctrina fundamental se halla en el Credo, allí se encuentran explicados los fundamentos de la religión.

Posee organización jerárquica, conformada por el Papa de Roma y los Cardenales, seguidos por el Clero: Obispos, Presbíteros y Diáconos.  

El rito principal de los católicos es la misa donde se realiza la eucaristía, momento de la consagración del pan y el vino que representan el cuerpo y sangre de Jesucristo.

Durante la época del colonialismo europeo en el continente americano, la religión católica era impuesta a los habitantes de dichos territorios. De esta manera el catolicismo logró extenderse por todo el mundo, conformando la religión con más fieles en todo el mundo.

La adoración a la virgen María es exclusiva de los católicos a diferencia de otras formas de cristianismo donde se respeta su figura pero no es considerada virgen ni objeto de veneración.