Categorías

Los dioses (Primera parte)

Ya no es de extrañar las diversas maneras que el ser humano ha encontrado el modo de expresar sus temores y miedos, al no poder explicarse de donde y como se presentaban manifestaciones naturales violentas, tales como, los truenos o relámpagos, como el día, la noche,  existencia de animales cada cual con diferentes manifestaciones casi imposibles de comprender, debido a la ignorancia primaria del ser humano. Es así, que para diferenciar aquellos eventos naturales de gran magnitud e indescifrables en su momento, va clasificando, nominando y catalogando aquellas manifestaciones hasta crear deidades a las que motivadas por su miedo otorga poderes sobrenaturales, paralelamente elaboran ciertos ritos de sumisión y respeto a lo desconocido mediante ofrendas para calmar la ira  a los que poseían algún poder que a su vez se manifestaba con momentos de tranquilidad y desasosiego.

Es así que pasando algún tiempo y por la necesidad de reconocer ese “poder” va nominando cada manifiesto, hasta crear en su fuero interno una especie de poderosos seres invisibles a los que pide protección y sometimiento, hasta convertirlos en “dioses” como se aprecia en pinturas rupestres donde plasma su sentir y miedo a lo indescifrable por el ser humano de ese momento.  Esa es la “conclusión” que la humanidad ha considerado como cierto y ha venido actuando con mayor “tranquilidad aparente” ante los acontecimientos naturales.

Los dioses principales del panteón sumerio

La religión sumeria era de naturaleza politeísta. De hecho, los sumerios adoraban a gran número de deidades. Dichas deidades eran seres antropomórficos destinados a representar las fuerzas naturales del mundo. Algunas de estas deidades también tenían sus equivalentes en las religiones de otros pueblos mesopotámicos. Se estima que los dioses del panteón sumerio se contaban por cientos, si no por miles. Sin embargo, algunos de ellos destacaban por su importancia en la religión sumeria y, por ello, pueden considerarse como los principales dioses y diosas de su panteón.

En este detalle del ‘Sello de Adda’: Los personajes pueden ser identificados como dioses por sus sombreros puntiagudos. La figura central con corrientes de agua y peces fluyendo de sus hombros es Ea (versión acadia de Enki), dios de las aguas subterráneas y la sabiduría. En el centro de la escena y saliendo de la tierra está el dios sol Shamash, con un cuchillo en la mano y rayos naciendo de sus hombros. A la izquierda se observa una diosa alada, Ishtar (la Inanna sumeria).

Enki: el creador del hombre de la mitología sumeria.

Enki fue otra importante deidad del panteón sumerio. Acadios y babilonios lo conocían como Ea. Enki personificaba la sabiduría, la magia y los encantamientos, y era uno de los tres dioses sumerios más poderosos, constituyendo la divina triada suprema junto a Enlil y An. A Enkise le atribuye la creación de la humanidad, siendo según la mitología sumeria, su protector. Fue Enki, por ejemplo, quien advirtió a Ziusudra de la inundación que los dioses pretendían enviar para aniquilar la especie humana. Tal vez por ello, por su papel como dios protector, fueraEnki un dios tan popular y querido entre el pueblo sumerio.

Antigua Babilonia.

La antigua Babilonia estaba situada en Mesopotamia, entre el río Éufrates y el río Tigris, Hoy, los restos de la ciudad se extienden sobre un grupo de montículos situados en el Éufrates, cerca de 97 kilómetros al sureste de Bagdad, Irak. El río dividía la ciudad en dos, con la ciudad vieja al este y la ciudad nueva, más pequeña, hacia el oeste. Durante el reinado de Senaquerib, la ciudad fue destruida por los asirios. Una vez que la ciudad fue reconstruida, el nombre fue cambiado a Babilonia. Más tarde, la ciudad se convirtió en el lugar de reclusión de cautivos hebreos que fueron llevados al exilio por el rey Nabucodonosor II, en el siglo VI a.c.

¿A quién adoraban ellos? : An o Anu – el Dios del cielo; Enlil – El dios del aire y de las tormentas. Era representado comúnmente en forma humana, pero también se asemeja a una serpiente; Enki – El dios del agua y de la tierra fértil; Ki – La diosa madre que representa la tierra; Assur – El dios principal de Asiria (dios del cielo); Ninlil o Nillina – La diosa del aire (posiblemente el viento del sur) y la esposa de Enlil; Inanna – La diosa del amor y de la guerra;Ea – El dios de la sabiduría; Marduk – Originalmente el hijo de Ea y dios de la luz. Era el dios principal de Babilonia y el que enviaba al rey de Babilonia.; Nanna – El dios de la luna.; Utu o Shamash – El dios del sol, así como el dios de la justicia.; Ninurta– Una deidad solar.

La innovación más famosa de la cultura antigua babilonia fue la astronomía, la cual comenzó como un estudio de la astrología. Ellos crearon catálogos estelares y un calendario casi perfecto, del cual copiaron más tarde los judíos. Fueron capaces de predecir eclipses, los cuales ellos creían anunciaban tiempos malos y peligrosos. Los eclipses eran predichos a través de dos sistemas matemáticos que ellos desarrollaron.

Estos sistemas fueron la base científica del legado matemático y astronómica de la antigua Babilonia.

La Antigua Babilonia todavía figura en el futuro del mundo. Muchas de las ideas de religión de los babilonios se enseñan todavía en muchas de las religiones de hoy. La astrología era tenida en alta estima en la sociedad babilónica, de igual manera que lo es hoy. Tal vez, el legado más importante que nos dejaron los babilonios fue su rol en las vidas del pueblo judío. El Señor utilizó Babilonia como una herramienta para castigar a Su pueblo cuando ellos se apartaron de Él. La Biblia también nos dice que en un futuro, el Señor castigará a Babilonia, así como lo hizo en el pasado.

Panteón Acadio.

El panteón Acadio es mucho mejor más conocido, que el sumerio debido a que lo sistematizaron y dotaran de una mayor simplicidad que la que poseía el de sumeria. Además los textos acadios son más abundantes y están redactados con mayor claridad que los que recogen la tradición Sumeria. Pese a ello, aún existen algunas situaciones confusas que dan lugar a relaciones ambiguas de parentesco entre divinidades y ciertos cambios de categoría a causa de los cuales no siempre el mismo dios estaba en la cúspide ostentando el poder supremo, (ejemplo de esto es el caso de Murdak que sustituye a Enlil). Por otra parte que cabe reseñar como los acadios se apropian también de algunos dioses sumerios manteniendo el mismo nombre, casos de Enlil, Ninurta, y Sin, o bien modificándolo casos de Shamash, Ea, Ishtar cuyos nombres sumerios eran Utu, Enki e Inanna.

Los acadios, al igual que los sumerios, tuvieron una triada divina preponderante formada por Sin, Ishtar y Shamash, es decir, la Luna, Venus y el Sol respectivamente. Además de ellos, existían numerosas divinidades cuyos cometidos eran de lo más diverso.

Dioses del Panteón Egipcio.

La religión egipcia se caracterizaba por aceptar varias cosmogonías (relatos míticos que pretendían dar respuesta al origen del Universo y de la propia humanidad) coexistiendo de manera más o menos armónicas, en diversos períodos históricos. Estas creencias se centraban en la adoración de múltiples deidades, que representaban varios aspectos de la naturaleza, simbolizando ideas y funciones de poder, expresados por medio de complejos y variados arquetipos.

Durante la Dinastía XVIII, los faraones egipcios habían magnificado la condición de ciertas deidades singulares, como es el caso de Amón, a creadores universales con muchas manifestaciones, de manera similar a los conceptos trinitarios también encontrados en el cristianismo: la creencia de que un dios puede existir en más de una persona. Sin embargo, no se practicó el monoteísmo, excepto en el breve período del reinado de Akjenatón, el fundador del Atonismo.

Algo realmente destacable en el panteón egipcio, era la diversidad de forma que tomaban sus dioses, desde dioses con imagen totalmente humana, o humanas con cabeza de animal, totalmente animal, vegetal u sencillamente un objeto. Su religión no era homogénea puesto que bajo la forma de numerosos dioses podía ser venerado un mismo principio religioso. O un mismo dios ser representado de distintas formas, dependiendo la época o lugar de la representación. Resulta imposible ordenar las divinidades egipcias en categorías precisas. Dos son las razones principales: la complejidad de las ideas religiosas en Egipto y el largo período de tiempo en el que se desarrollaron.

Amón: Dios principal de la ciudad Tebas. En su origen pudo ser un dios de los vientos, y como tal, era el protector de los navegantes. Su nombre significa “El Oculto”. Acabó fusionándose con el dios Sol, recibiendo el nombre de AmonRá.

Anubis: Dios que presidia las momificaciones y guardián habitual de las necrópolis. Se representaba como un chacal negro o como un hombre con cabeza de chacal o de perro. Guiaba el alma del difunto en el más allá.

Bastet: Esta Diosa se presentaba como una mujer con cabeza de gato o como un gato. Representa la personificación de los rayos calientes del Sol y ejercía sus poderes benéficos.

Hathor: Es junto a Isis la Diosa más venerada. Hathor era una diosa celeste. Es madre, esposa y compañera al mismo tiempo. Se le representa como mujer o como vaca, con el disco solar entre los cuernos.

Horus: Hijo de Osiris e Isis. Su madre debe esconderle de Set que ansía el trono de su padre. Después de vencer y matar a Set, y a las fuerzas del desorden, toma posesión del trono de los vivos: el faraón es su manifestación en la tierra.

Isis: Diosa que personifica el trono. Era llamada madre de los dioses. Fue, sin duda la más popular de las diosas egipcias. En el ciclo Osiriaco, Isis tiene el papel de esposa de Osiris y madre de Horus. Ella fue quién reconstruyó con mágicos procedimientos el cadáver de su esposo Osiris.

Osiris: Se lo representa mumiforme, cetro y látigo, corona blanca con plumas y cuernos. Vinculado a la vegetación que nace de la tierra, gobierna el mundo de los muertos a quienes puede otorgar la vida eterna a su lado. Dios muerto y Dios de los muertos.

Shet: Dios que personificó la tierra desértica, la sequía. Simboliza las fuerzas destructoras, su voz era el trueno. Como no fue totalmente vencido, amenazaba periódicamente el orden cósmico.

Las deidades del Antiguo Egipto son los dioses que eran venerados en el Antiguo Egipto. Las creencias y rituales que rodean a estos Dioses son el centro de la religión del Antiguo Egipto, que emergió junto con ellos en algún momento en la prehistoria. Las deidades representaban a las fuerzas y fenómenos naturales, y los egipcios los apoyaban y calmaban a través de ofrendas y rituales de modo que estas fuerzas continuaran con sus funciones de acuerdo a la maat, o el orden divino.

Después de la fundación del Estado egipcio alrededor de 3100 a.c., la autoridad para realizar estas tareas era controlada por el faraón, quien decía ser el representante de los dioses y quien gestionaba los templos donde los rituales eran llevados a cabo. Las complejas características de los dioses fueron expresadas a través de mitos y en las intrincadas relaciones entre las deidades: lazos familiares, grupos y jerarquías poco estrictas y combinaciones de dos dioses en uno. Las diversas representaciones de las deidades en el arte del Antiguo Egipto (como  animales, humanos, objetos y combinaciones de diferentes formas) también aludían, a través del simbolismo, a sus características esenciales.

AMPARTAPA

Vistas:
375
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org