Categorías

LOS DEBERES HUMANOS

Pienso luego existo 

LOS DEBERES HUMANOS 

AUTOR: SAFO

Los días 13 y 14 del presente mes de abril, sirvieron para que en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, casi un millar de masones se reunieran para abordar un nuevo desafío en el marco del Vo Congreso Masónico Internacional, planteando la necesidad de abordar la existencia, vigencia y hasta obligatoriedad de cumplir obligaciones básicas para lograr objetivos elevados, con la proyección de que hombres y mujeres de bien, imbuidos de los deberes hacia la sociedad, se encuentren dispuestos a compartir sus experiencias de vida, conocimientos y formas de conducta. 

Los objetivos básicos sobre los que se desarrolló el mencionado evento y sobre el que trabajaron y debatieron con ideas propias los participantes, al margen de las interesantes exposiciones magistrales escuchadas, fueron las siguientes: 

– Razón de ser de los Deberes Humanos
– Catalogación de los Deberes Humanos
– El plan de acción Institucional
– El trabajo masónico en Logias
Esta importante y trascendental misión, en tanto y cuanto, sea llevada a la comprensión y práctica de todos los asistentes y en general de toda la membresía de la Orden, y de la sociedad en general, fue plenamente apoyada y refrendada por las 60 Grandes Logias presentes a través de sus Grandes Maestros y/o Representantes Especiales, en el evento paralelo desarrollado en las mismas fechas denominada “XXIVa Asamblea General de la Confederación Masónica Interamericana (CMI)”, expuesta en una declaración que a la letra dice: “Apoyar el desarrollo y promoción de todos los esfuerzos posibles, para trabajar el proceso de “Humanos con Deberes, Los Deberes Humanos”, una propuesta de la Masonería, correspondiendo a una nueva forma de ver el accionar de nuestros ciudadanos y organizaciones, en la búsqueda de una sociedad más justa y equitativa para todos”. 

Pero nace con seguridad la interrogante de ¿Cuáles son los Deberes a que se hace mención, como necesarios de cumplir? 

En apretada síntesis, que con seguridad será desglosada y enriquecida con aportes de todos los talleres y masones de los diferentes grados en sus trabajos semanales, podríamos identificarlos como los siguientes: 

1. Deberes para consigo mismo, que ponen de relieve la pertinencia, la tolerancia, la benignidad, el respeto, la obediencia y el cumplimiento de la Ley y la integridad. Estos deberes estarán circunscritos, aunque no limitados a las áreas de la Vida y la Salud; al Conocimiento de sí mismo; a la Superación en lo espiritual, creatividad, inteligencia y conocimiento; a la Educación de uno mismo y a los demás con acceso a todos los medios tecnológicos actuales; a la Integridad con respeto a todos los derechos y garantías para uno mismo y los demás, siendo fundamental la coherencia en el decir y el actuar, y finalmente el trabajo, no solo como parte del beneficio personal sino como el accionar orientado al desarrollo integral de la sociedad.
2. Deberes para con la familia, que son herramientas para salvar esta institución básica de la sociedad, tomando en cuenta el compromiso de la pareja para asumir su rol de forjadores de una familia, donde intervengan la responsabilidad, el amor, la asistencia y la comunicación. Este amor a la familia con lealtad, respeto y compromiso de sinceridad entre todos sus miembros. El deber de atender, alimentar, educar y resguardar la salud de los menores de edad, así como a su vez la obligación que tienen los hijos de honrar siempre a sus padres. Las familias deben enmarcar sus acciones en la práctica de valores y buenas costumbres, asegurando que esta semilla es la base para la prosperidad de la sociedad. Finalmente y aunque parezca inútilmente reiterativo – en la actualidad, aparentemente acosada por medios de información inmediata, aunque no siempre cierta, oportuna y ordenada,- tiende a forjar lazos comunicacionales entre los miembros de una familia para que todos sean partícipes en las iniciativas y decisiones que afecten a uno de ellos o a su conjunto.
3. Deberes para con el prójimo, que ponen de relieve el compromiso y cumplimiento en todas las interrelaciones existentes, promoviendo la reciprocidad y la correspondencia hacia la familia, el prójimo y la sociedad en su conjunto. Estos deberes parten desde el respeto y protección de la vida de uno y de sus semejantes; el amor al prójimo respetando sus derechos humanos individuales y colectivos; crear ambientes de confraternidad procurando la mancomunidad de las personas y de los pueblos con vínculos de solidaridad; se debe condenar la intolerancia y rechazar el fanatismo, respetando las diferencias étnicas, religiosas, culturales, sociales, políticas, económicas y toda otra que pueda surgir. Se deben respetar las opiniones en un marco de amplia libertad de opinión y expresión. El ser humano debe respetar todo pensamiento y acción que se enmarque en las leyes de cada país y en el respeto a los derechos y garantías de los demás. Todos los seres humanos deben impulsar y promover la solidaridad, buscando la participación responsable en la solución de los problemas de necesidad general. 
El desarrollo y la superación social deben ser procurados por todos los medios lícitos para dignificar al hombre y a la mujer en legítimo uso de sus derechos y libertades. Finalmente es deber de todo ser humano obrar y reconocer lo bueno recibido, buscando transmitir estos beneficios hacia su familia y su comunidad.
4. Deberes en el plano social, el ser humano debe tender a construir un mundo mejor, en el que la sociedad y las instituciones que la conforman estén conscientes de sus deberes y derechos. Es deber y responsabilidad de la sociedad el respeto a la vida y la seguridad de todos y cada uno de sus habitantes, promoviendo acciones oportunas para asegurar la provisión de alimentos, vivienda, salud, educación, trabajo y otros requerimientos esenciales a una vida digna. Proteger en especial a los sectores vulnerables, como niños, ancianos y comunidades rurales, así como a las personas con limitaciones físicas y mentales. La sociedad debe permitir y facilitar la conquista de la libertad a través del ejercicio pleno del libre albedrío, evitando la intromisión del Estado en la esfera privada de sus miembros, siempre en los límites de la Ley. Es deber reconocido el ejercicio pleno de la libertad de conciencia, promoviendo la tolerancia y el respeto por otras religiones y culturas. La sociedad debe ser justa, equilibrada y solidaria en el marco de la paz, la justicia, la libertad y la fraternidad. Se debe evitar por todos los medios la discriminación por diferencias de color de piel, raza, género, edad, orientación sexual, lenguaje, religión, nacionalidad y opiniones políticas. La sociedad debe tener como base y fundamento el respeto a la dignidad humana, velando por el derecho de los individuos a un trabajo digno y con remuneración justa, así como asegurar el derecho a la educación en todos sus niveles, protegiendo la libre expresión y respetando la propiedad intelectual. También se debe promover el ejercicio pleno de la responsabilidad social para lograr objetivos comunes y de beneficio a la sociedad, promoviendo la formación de verdaderos líderes con valores y principios que trasciendan a la sociedad.
5. Deberes de los estados y sus gobernantes, que en base a sus posibilidades reales y tomando en cuenta sus capacidades, dejen de lado su indiferencia frente a los problemas que aquejan a la sociedad y sus componentes. El Estado tiene la responsabilidad de adoptar políticas, normas jurídicas y programas administrativos en todos sus estamentos para proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales. Debe propender a que toda persona tenga derecho a la libertad de acción, de pensamiento, de conciencia y de religión. El Estado en uso de sus facultades legítimas tiene el deber y la responsabilidad de respetar y hacer respetar los derechos, garantías y libertades de las personas. Debe aceptar el pedido de información clara y transparente solicitada por vías legales de todos los componentes de la sociedad. 
El Estado debe construir y proteger a las instituciones que promuevan el bien común, la defensa de los valores humanos y el orden social interno. La justicia es un valor y al mismo tiempo un principio que se determina por la conciencia social, buscando mantener la armonía y la paz social. Es deber del Estado rechazar los regímenes de fuerza y de violencia, como denigrantes para la especie humana. El estado también tiene la responsabilidad de reorientar la educación en base a los valores morales y tecnológicos existentes, promoviendo las artes, la cultura y respetando su diversidad y pluralidad.
6. Deberes del ser humano para con el mundo, velando en forma permanente por la preservación del ambiente, prestando especial atención a las actividades que se realizan y recordando los compromisos adquiridos en los diferentes niveles nacionales e internacionales. El aprovechamiento de la naturaleza debe ser racional y sistemático, con miras a la realización de un desarrollo sostenido. En el campo del medio ambiente se debe tomar en cuenta al aire, el suelo, el agua, la flora, la fauna, la pesca y la caza masiva e indiscriminada, cuidando la preservación y subsistencia de cada especie como parte de una cadena indivisible y necesaria en cada uno de sus eslabones. En la actualidad, que las voces de alarma científicas del pasado se han hecho manifiestas en la realidad de la sociedad y del comportamiento climatológico y sus fatales consecuencias en la humanidad entera, vale la pena resaltar este deber y cumplirlo a la brevedad posible y por todos.
7. Deberes sobre la cultura, una vida sin cultura es una vida pobre, la vida ha de tener cultura amplia, variada y libre si queremos vivir a plenitud. Es obligación de todo ser humano respetar el desarrollo y la práctica de usos y costumbres y toda manifestación cultural de los pueblos y comunidades, siempre cuidando que éstos estén enmarcados en la Ley. Toda persona tiene el deber de participar activamente en el desarrollo cultural de su comunidad. El arte y sus diferentes expresiones deben estar exentas de gravámenes y todo tipo de limitaciones, pues al ser expresión del libre albedrío de sus creadores, deben ser expuestas al análisis y razonamiento de la sociedad del presente y protegidas como una expresión del pensar actual para las sociedades del futuro.
8. Deberes sobre la ciencia, el hecho de cultivar la ciencia es el camino más seguro para el hombre. La ciencia debe ser un instrumento del progreso en la conquista de la felicidad y de la vida. Profundizar en la investigación de aspectos como ser: tratamientos de residuos; fuentes de energía renovables y no contaminantes, deben ser un deber de los estados, de las comunidades organizadas, de los investigadores y de cada ser humano habitante de este planeta. 

Para concluir es un deber el incentivar el turismo ecológico, como parte del conocimiento humano en su intercambio de culturas y saberes, debiéndose fomentar estas iniciativas e impulsar su réplica, de los proyectos exitosos, en otros lugares de nuestro hábitat. 

El desafío está lanzado, así como sus bases y contenidos primordiales. De nosotros como Institución dependerá su difusión plena, constante y razonada en todos los niveles de nuestra sociedad, comenzando por nuestros propios núcleos familiares. De cada uno de los seres humanos como habitantes de esta nave espacial llamada Tierra, su práctica diaria y consciente para hacer realidad aquel adagio que señala: “El origen de nuestros derechos, se halla en el correcto cumplimiento de nuestros deberes”. 

Vistas:
2367
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org