Categorías

Libertad de Conciencia y Libre Albedrio

Al finalizar la investigación sobre algún tema que me propongo estudiar, casi siempre termino con preguntas existenciales y con la certeza de que son muy difíciles responderlas, ya sea porque simplemente no tienen respuestas, o porque no tengo la capacidad y entendimiento para hacerlo. Este trabajo no es la excepción, pero esta vez intentare hacerlo al revés. Voy a empezar enfrentando dichas preguntas existenciales y tratando de responderlas desde mi análisis personal.  ¿Cómo y de donde emerge la Conciencia? ¿Cuál es su relación con la Libertad o Libre Albedrio?

A partir del convencimiento de que los temas de libertad y conciencia ya se vienen estudiando ampliamente en nuestros trabajos masónicos, es que he decidido no redundar enunciando conceptos enciclopédicos, históricos o filosóficos de diversos autores. Lo que voy hacer es encaminar este ensayo por un análisis netamente personal.

Empecemos analizando a la Conciencia como algo intangible, que emerge de nuestro cerebro y se alimenta de diversos “inputs”. La materia cerebral le da el espacio físico y la energía suficiente para existir, eso que llamamos inconsciente le brinda la base de la experiencia, a lo que llamamos recuerdos le brinda información pasada, lo que llamamos sentimientos y emociones le brindan información presente, lo que llamamos intuición, le brinda información de un posible futuro y por último, los sentidos físicos la alimentan con un mundo de estímulos del exterior. Y el resultado es un estado al que denominamos CONCIENCIA…. Pero esto no puede ser tan elemental, por eso seguiré más a fondo en el análisis.

Me pregunto porque siempre hemos querido reducir la comprensión de algo a la suma de partes que van a dar como resultado un producto. Tratamos de dividir las cosas en partes y subpartes y les damos nombres y funciones específicas, pero no es suficiente, las capacidades del producto que queremos explicar sobrepasan lo esperado.

A lo anterior también se le ha dado una denominación, lo llamamos FENOMENO EMERGENTE, y es que al igual que casi todo lo relacionado a la vida, la CONCIENCIA es también un fenómeno emergente. ¿Y qué significa eso? Que es algo que no puede ser explicado en base a las propiedades de sus elementos constituyentes. El producto es mayor que la suma de sus partes. Por ende, es algo que simplemente EMERGE y que no puede explicarse el cómo o el por qué lo hizo. Y al no entender el proceso por el cual sucedió, lo que por ahora nos queda es aceptar su existencia.

Eso pasa con la Conciencia, es un fenómeno al que tradicionalmente se le ha dado un nombre, un significado, un propósito. Enmarcado sus funciones para que cuadre dentro de un esquema. Un esquema en que la conciencia es solo una propiedad o una herramienta del ser humano que le permite reconocer su presencia en el mundo y por ende generar conocimiento de su propia existencia y de su entorno.

También se define a la Conciencia como un estado o fenómeno cognitivo que permite que una persona interactué con su entorno. Creo que esta definición me conduce más acertadamente a lo que pienso es el verdadero fenómeno emergente que debemos analizar, denominado COGNICION.

Para entender mejor sobre la cognición, apelo a la definición de la empresa CogniFit: “La cognición es la habilidad que tenemos para asimilar y procesar los datos que nos llegan de diferentes vías (percepción, experiencia, creencias…) para convertirlos en conocimiento. La cognición engloba diferentes procesos cognitivos como el aprendizaje, la atención, la memoria, el lenguaje, el razonamiento, la toma de decisiones, etc… que forman parte del desarrollo intelectual y de la experiencia”.

Esta propiedad que tienen todos los seres vivos es esencial para su existencia, ya que coadyuva en su supervivencia actuando como el vínculo entre su interior y el entorno o exterior. Desde el origen mismo de la vida, la Cognición es la clave que hace posible la emergencia de la vida. Desde el organismo vivo más simple como los protozoarios, pasando por las células, hasta los animales más complejos, todos deben su supervivencia a la COGNICION.

La conciencia es parte fundamental de esa COGNICIÓN y su desarrollo está directamente relacionado con la complejidad del ser vivo. En los seres humanos, la COGNICION es muy compleja, pero sigue siendo un solo fenómeno emergente. Me explico, al ser el ser humano un organismo tan complejo, ha emergido de él un sistema COGNITIVO también complejo que le permite además de sobrevivir, CREAR nuevos sistemas y estructuras que lo ayudan a evolucionar como especie. A mi entender, este sistema COGNITIVO es uno solo y se manifiesta de diversas formas que comúnmente llamamos como: conciencia, inconsciente, subconsciente, inteligencia, razonamiento, emociones, sentimiento, intuición, instinto, pensamiento, etc.

Todas estas manifestaciones no pueden estudiarse separadamente, ya que creo que son una sola cosa, todas ellas componen lo que somos en el momento presente y a la que me gustaría llamarla como CONCIENCIA VIVA.

CONCIENCIA VIVA porque es el único producto de todo nuestro sistema cognitivo. Conciencia viva porque solo existe y se manifiesta en el presente. La conciencia viva es ese sentimiento al que llamamos amor o ira, combinado con un poco de razonamiento inteligente, combinado con otro poco de presentimiento intuitivo, combinado con la voz de nuestro inconsciente, combinado con nuestro instinto de supervivencia. Al final todo eso es la CONCIENCIA VIVA, es lo que somos en cada instante de nuestro presente.

Algunos autores mencionan que nuestro inconsciente toma decisiones antes de que llegue a nuestro consciente, es decir, que el mayor porcentaje de las decisiones las tomamos intuitivamente o instintivamente y un bajo porcentaje las tomamos racionalmente. Me parece que tiene mucho sentido, pero creo que ambos tipos de decisiones son manifestaciones de nuestra CONCIENCIA VIVA, solamente que utiliza recursos diferentes para enfrentar los problemas o estímulos de su entorno. Considero que no se puede separar el inconsciente del consciente, la intuición del razonamiento, la inteligencia de las emociones, todo es parte del mismo fenómeno emergente llamado en este escrito como CONCIENCIA VIVA.

CONCIENCIA VIVA es el majestuoso resultado de nuestro proceso de cognición. Es el YO SOY, es la manifestación de nuestra energía interna en simbiosis con las energías de nuestro medio ambiente, creando una individualidad.

Por su CONCIENCIA VIVA, el hombre deja de ser un explorador del universo material, deja de ser víctima de su destino, para darse cuenta que puede elegir y crear como quiere interrelacionarse con la realidad. La conciencia viva de cada persona influye en el resultado, por lo que no existe un resultado único o una realidad única. Todo depende del ojo que la mira. La física cuántica establece que cada uno de nosotros es un sistema de energías en vibración continua. Que somos energía pura, luz pura. A niveles cuánticos, existe un principio clásico de la dinámica cuántica, el de la dualidad onda-partícula, en el que el observador con el simple acto de observar, determina el estado de la función en onda o en partícula. Esto significa que la realidad cuántica no es objetiva, el observador forma parte de la realidad e incide sobre la misma.

Existe una teoría de Penrose y Hameroff sobre una Conciencia Universal basada en los misteriosos fundamentos cuánticos. Esta teoría, indica que la Conciencia es una propiedad del Universo que siempre a existido, y señala la interconexión entre los seres vivos y el universo, como un todo. Esta conciencia universal seria como la sabiduría divina o cósmica que influye en las elecciones de los seres humanos. También supone la posibilidad de que la conciencia puede permanecer fuera del cuerpo después de la muerte, distribuyéndose en el universo, pero conservando su individualidad. Esta concepción está muy difundida y aceptada en el entendimiento masónico. Personalmente creo que es una teoría basada en la fantasía más que en la física cuántica. Cuando lleguemos a entender realmente cómo funciona el mundo cuántico, seremos capaces de formular teorías, pero mientras tanto pienso que nuestra CONCIENCIA VIVA es el resultado emergente de la complejidad físico-química de la materia que forma nuestros cuerpos y cerebros. Como explicaríamos si no, la diferencia de complejidad entre las conciencias vivas de las miles de especies vivas en nuestro planeta? Es evidente que la Conciencia Viva de una ameba dista mucho de la de un camaleón o de la de un ser humano. Entiéndase que toda forma de vida, desde la más rudimentaria hasta la más compleja, tiene CONCIENCIA VIVA, ya que tiene un proceso cognitivo que le permite sobrevivir. Entonces creo que no debemos divinizar la CONCIENCIA VIVA del ser humano y simplemente aceptar que nuestras capacidades cognitivas son mayores y nos permiten CREAR un entorno más complejo para sobrevivir y evolucionar como especie.

Ahora es momento de introducir a la LIBERTDAD y el LIBRE ALBEDRIO en escena. Considerando al libre albedrío como la capacidad de un ser vivo de decidir, elegir o hacer algo sin estar determinado por la causa-efecto.

Después de todo el análisis anterior y entendiendo a la CONCIENCIA VIVA como el “milagro” emergente de los seres vivos. ¿Qué podríamos decir de la libertad y el libre albedrio? ¿Creen que son propiedades inherentes al universo? ¿Se puede hablar de la libertad de una roca o del libre albedrío de un agujero negro? Pues el sentido común nos dice que no. Y es que los conceptos de libertad y libre albedrio son solo aplicables a los seres vivos y considero que están directamente relacionados con el nivel de desarrollo cognitivo que tenga cada ser vivo. Es decir que, a mayor nivel de desarrollo cognitivo, mayor será el nivel de libertad. De lo cual podemos deducir que la LIBERTAD es producto de la COGNICIÓN, manifestándose como una propiedad o capacidad que permite a la CONCIENCIA VIVA tomar decisiones y crear el universo individual de su existencia.

Para entender mejor, voy a ejemplificar lo mencionado. Una ameba es un organismo unicelular que captura sus alimentos a través de la fagocitosis, cuando no hay suficientes alimentos en su entorno o las condiciones ambientales son desfavorables, la ameba forma un quiste y entra en reposo, permaneciendo en estado durmiente hasta que las condiciones se vuelven más favorables. Está claro que la ameba tiene un grado de desarrollo cognitivo que le permite darse cuenta de las condiciones de su entorno y también tiene un grado de CONCIENCIA VIVA que toma la decisión de formar un quiste o no. Por tanto, se puede deducir que dicha ameba goza de LIBRE ALBEDRIO. Alguien podría argumentar que la ameba no actuó por conciencia si no por instinto y por lo tanto no tomo la decisión …  a lo que respondo que el instinto y la conciencia no son manifestaciones separadas, como ya hemos visto al inicio de este ensayo, todo es CONCIENCIA VIVA. El grado de LIBERTAD que tiene una ameba es mucho más restringido que el grado de libertad de una mosca o de un ser humano.

Otros ejemplos más evidentes los podemos ver entre los mismos seres humanos. Una persona que nació con alguna capacidad cognitiva reducida, tendrá también reducida la capacidad de su CONCIENCIA VIVA y por ende su grado de LIBERTAD y LIBRE ALBEDRÍO también se verá reducido. Así mismo, en una persona que ha enfermado con Alzheimer, la principal función afectada es la COGNITIVA, pudiendo llegar al punto de que su CONCIENCIA VIVA este tan disminuida que no sea capaz de reconocerse ni de tomar decisiones básicas. El grado de LIBERTAD y LIBRE ALBEDRÍO de una persona sana, será mayor que el de una persona con Alzheimer.

Quiero enfatizar en la idea de que la libertad y el libre albedrío no son propiedades del universo. Son conceptos que no pueden ser aplicados al devenir del cosmos. Son solo conceptos acuñados para entender la capacidad diferenciada de la CONCIENCIA VIVA de los seres vivos de nuestro planeta. Es decir que la LIBERTAD es el producto del nivel de desarrollo COGNITIVO de un ser vivo y se manifiesta como una capacidad que tiene dicho ser vivo para interactuar con su entorno. Por lo que puedo concluir que la relación entre la CONCIENCIA y la LIBERTAD o LIBRE ALBEDRIO es de total dependencia. En donde la LIBERTAD depende del nivel de desarrollo cognitivo y por tanto del grado de CONCIENCIA VIVA generada por el ente vivo.

Gabriel Moreno Jiménez

Vistas:
101
Categoría:
General · REAA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *