Categorías

LA MASONERIA EN TIEMPOS DEL RENACIMIENTO EUROPEO

Con el advenimiento de El Renacimiento, la sociedad europea, transitó, por una serie de cambios radicales. La ciencia y las artes empezaron nuevamente a tener preeminencia y superar el contraste social enorme que significó la caída del imperio romano y la invasión de los pueblos barbaros, sobre ese territorio y sociedad. La Europa Feudal se caracterizó por la disgregación geográfica, política y social de los territorios del antiguo imperio, formando feudos administrados por una naciente clase noble dirigente que gobernaba en nombre de Dios, del mismo que había sido el principal adversario de la administración romana. Era el Dios de los Cristianos.

El Renacimiento

El Renacimiento, fue un amplio movimiento cultural que se produjo en Europa Occidental durante los siglos XV y XVI, Significó en términos históricos, el período de transición entre la Edad Media y los inicios de la Edad Moderna. Los principales exponentes del movimiento, se hallaban en el campo de las artes, principalmente, aunque también se produjo una renovación en las ciencias, tanto naturales como humanas. La ciudad de Florencia, en Italia, fue el lugar de nacimiento y desarrollo de este movimiento, que se extendió después por toda Europa. El Renacimiento fue el fruto de la difusión de las ideas del humanismo, que determinaron una nueva concepción del hombre y del mundo. El término Renacimiento se utilizó reivindicando ciertos elementos de la cultura clásica griega y romana, y se aplicó originariamente como una vuelta a los valores de la cultura grecolatina y a la contemplación libre de la naturaleza tras siglos de predominio del Cristianismo con un tipo de mentalidad rígida y dogmática establecida en la Europa medieval. En esta nueva etapa se planteó otra forma de ver el mundo y al ser humano, con nuevos enfoques en los campos de las artes, la política, la filosofía y las ciencias, sustituyendo el teocentrismo Cristiano medieval por el antropocentrismo. En ese sentido, el nuevo nacimiento del arte antiguo, presuponía una marcada conciencia histórica del individuo, fenómeno completamente desconocido y contrario al sentir Feudal. De hecho, el Renacimiento rompió, conscientemente, con la tradición artística medieval, a la que calificó como un estilo de bárbaros, que más tarde recibirá el calificativo de gótico. En el desarrollo de este estilo se reveló la existencia de los constructores que conformaban logias de aprendices, operarios y maestros. Sin embargo, los cambios tanto estéticos como en cuanto a la mentalidad fueron lentos y graduales. . Como es bien entendido los cambios sociales no se producen por igual en todos los lados ni en un mismo periodo, las influencias llegan con distintas fuerzas y tiempos.

Es la característica de las sociedades humanas. Tómese en cuenta que el concepto actual de renacimiento recién será formulado tal y como hoy lo entendemos casi cuatro siglos más tarde, en el siglo XIX por el historiador Jules Michelet. Desde una perspectiva de la evolución artística general de Europa, el Renacimiento significó una ruptura con la unidad estilística que hasta ese momento había sido supranacional. La armonía de las dimensiones del cuerpo humano tan desarrolladas en la época griega; las dimensiones geométricas que enriquecían las construcciones griegas y romanas, nuevamente fueron adoptadas como patrones de perfeccion. El Renacimiento no fue un fenómeno único desde los puntos de vista cronológico y geográfico: su ámbito se limitó a la cultura europea y a los territorios americanos recién descubiertos, a los que las novedades renacentistas llegaron tardíamente. Su desarrollo coincidió con el inicio de la Edad Moderna, marcada por la consolidación de los estados europeos, los viajes transoceánicos que pusieron en contacto a Europa y América, la descomposición final del feudalismo, la declinación del esclavismo, el ascenso de la burguesía y la afirmación del capitalismo. Sin embargo, muchos de estos fenómenos rebasan por su magnitud y mayor extensión en el tiempo el periodo renacentista europeo. La Masonería en tiempos del Renacimiento. En este ambiente histórico, alrededor de 1450, fue creada en Florencia La Academia, una entidad en recuerdo y bajo la inspiración de la similar fundada en Grecia por Platón. Volver nuevamente a la ciencia era un imperativo. La baja edad media había causado estragos en la sociedad existente en el tiempo de la dominación romana y profundamente infiltrada por las migraciones de los pueblos europeos, rebeldes a la autoridad imperial. Además, aparecían obras y escritos de la época griega, cuya traducción mostraba el grado de avance cultural que había alcanzado el mundo antiguo y tenía que ser recuperado, de la única manera que es viable, culturizando a los recientemente incorporados a la vida europea. La Masonería que carece de tiempo y espacio exacto de inicio, también fue afectada por esta influencia enorme.

El espíritu masónico de la época, soñaba y anhelaba principalmente, la más grande libertad de pensamiento; conjuntamente con reformas políticas y religiosas. En el ambiente reinante en la época, la mayor parte de los reyes y gobernantes alineados con la Iglesia Católica, se oponían fieramente a tan radical iniciativa y pensamiento. Y en medio de esta hostilidad, no era sorprendente que las actividades masónicas se realizaran bajo el más estricto secreto que incluso afecto a la naturaleza de la propia masonería, que sufrió transformaciones en este turbulento periodo. En esta realidad, aparece en la historia Británica Jaime Estuardo hijo de María Estuardo Rey Jaime VI de Escocia y Jacobo I de Inglaterra que rigió a Escocia, Inglaterra e Irlanda después de la Reina Isabel I de la familia Tudor que murió sin descendencia. Aunque gobernó acertadamente Escocia, encontró dificultades grandes en Inglaterra, con complots y conflictos sucesivos con el Parlamento, que le era hostil, especialmente en lo referente al aumento de impuestos. De acuerdo a una tradición historiográfica iniciada a mediados del siglo XVII, la política absolutista de Jacobo sentó las bases de la Guerra Civil Inglesa. Sin embargo, la situación política de Inglaterra y de Escocia fue relativamente estable durante la vida del monarca, y los historiadores contemporáneos consideran a Jacobo como un soberano inteligente y reflexivo. Durante su reinado prolongado se mantuvo la paz con España. Las islas británicas sintieron también el influjo del Renacimiento desde la Corte.

Durante el reinado de Jaime VI continuó la «Era Dorada» del drama y la literatura isabelinos, con grandes escritores como William Shakespeare, John Donne, Ben Jonson o Francis Bacon, a los que el rey patrocinó, contribuyendo al florecimiento cultural. Apasionado por la teología, ordenó la traducción de la Biblia que lleva su nombre, la King James, y es la oficial de la Iglesia Anglicana. Probablemente jamás hubo tal concentración de talento literario bajo el patrocinio de la Corona inglesa. El propio Jaime era un erudito de considerable talento, autor de poesías, traducciones y un tratado sobre poesía, así como obras condenando la brujería y el tabaco. Los iniciales ímpetus de libertad, llegaron desde Escocia, donde el Rey Jaime VI en el año 1583 designó a Sir William Shaw, un escoces perteneciente a la nobleza, con un apasionado interes en la arquitectura como El Maestro de las obras del reino y Guardián General. En 1598 Shaw emitió el primero de unos celebrados estatutos en los que se declaraba las obligaciones de los masones a sus respectivas logias. El segundo estatuto emitido en 1599 es el primer documento masónico que ha sobrevivido y hace referencia velada a la existencia de conocimientos esotéricos dentro la Orden. Es notorio que el nuevo espíritu del Renacimiento estaba teniendo obviamente su impacto, permitiendo a Shaw a revivir y desarrollar los rituales, y la mitología medieval masónica. Parecía que en Escocia, la Masonería tenía respaldo real. Historiadores como James Preston en su obra Ilustraciones de la Masonería, afirman que el Rey Jaime VI se convirtió en el Patrón firme y entusiasta de la Masonería y el celoso alentador de esta actividad. Archivos escoceses revelan que el Rey Jaime honro alas logias masónicas con la real presencia en varias visitas que les hizo y estableció un ingreso anual de cuatro libras escocesas a ser pagadas por cada maestro masón a los Grandes Maestros escogidos por la Gran Logia y aprobada por la Corona. El más antiguo archivo de una iniciación masónica es de John Roswell, terrateniente de una región escocesa, quien fue iniciado en la Logia de Edimburgo en Junio de 1600. Jaime es el primer Rey reconocido como francmasón iniciado en la Logia de Scouts y Perth en 1601 a la edad de 35 años. De esta manera la escena fue puesta para promover la transformación de la masonería que se reuniría con el momento durante el siglo 17, para la transición de la Masonería operativa a la masonería intelectual. Paralelamente sabemos, que a medida que el sistema del gremio comenzó a descomponerse, lo que se conoce como albañilería operativa comenzó a evolucionar hacia lo que es la masonería especulativa. Eventualmente la parte operativa se perdería por completo con los masones que se extraían principalmente de la nobleza y la burguesía en ascenso.

El Constructor

Vistas:
1365
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org