Categorías

La Fraternidad masónica, fuente Universal de armonía

El rápido desarrollo de las técnicas de comunicación y los microprocesadores está modificando profundamente el comportamiento de nuestra sociedad a nivel Global. Paradójicamente producto de la Pandemia , los analistas políticos de hoy están perplejos ante el futuro y no saben cómo interpretar las tendencias a largo plazo. Del mismo modo, los empresarios deben modernizar los procesos de producción cada vez más rápido o corren el riesgo de desaparecer y, a menudo, sin saber las razones subyacentes de esta necesaria adaptación.

Esta necesidad de modernismo, como veremos más adelante, no deja de tener consecuencias en la economía , ni en el comportamiento de los ciudadanos comunes que tienen grandes dificultades para adaptarse a estos cambios. Estamos asistiendo en el campo de las telecomunicaciones a una verdadera revolución gracias a la red INTERNET que permite comunicar textos, fotos o incluso películas de video en todo el mundo tan fácilmente como una llamada telefónica. Así, un laboratorio de investigación podrá transmitir instantáneamente los resultados de este trabajo, o incluso promocionar un producto específico o una nueva tecnología, o incluso distribuir textos de dudosa procedencia para engañar a los competidores. Por lo tanto, las asociaciones religiosas y las sectas también podrían utilizar esta red para publicar su catecismo de manera más amplia con el fin de mejorar el reclutamiento.

A falta de una política de control, que se ha tratado de controlar, pero que actualmente no existe y que con toda seguridad será muy difícil de implementar, podemos decir que ha llegado el momento de que personas puedan manipular la realidad mediante la difusión de ideas falsas. Cuáles serán entonces las consecuencias sociales, porque no olvidemos que las nuevas técnicas de creación de imágenes virtuales plantean inevitablemente el problema de lo verdadero y lo falso. Hasta hoy, el proceso de registro de información en la memoria obedecía a ritmos de asimilación que permitían la expresión de un sentimiento caracterizado por una voluntad: me gusta o no me gusta y a una consecuencia realizada por: «quiero o no quiero». «y que generalmente resultaba en una acción que expresaba la totalidad del yo interior. ¿Qué pasará cuando las referencias memorizadas ya no expresen una coherencia natural? Más allá del problema de la conciencia que trataremos a través del lenguaje simbólico, notamos que la transmisión casi instantánea de información y la progresión relámpago del poder de las computadoras ha incrementado considerablemente la productividad. Así, a través de un mejor conocimiento del código genético del hombre, es razonable pensar que la medicina preventiva permitirá aumentar sustancialmente la esperanza de vida. La pirámide de edad será entonces profundamente cambiada y nadie hoy puede saber cuáles serán las consecuencias sociales.

En la industria, por otro lado, las ganancias de productividad no serán muy favorables para los trabajadores ya que la mayoría de las actividades manuales serán reemplazadas por la robótica y la gestión asistida por computadora. Muchos trabajos desaparecerán y la escuela deberá proporcionar hombres capaces de comprender este tecnicismo. ¿Será capaz de permitírselo? Finalmente, la transmisión de conocimientos mediante la puesta en común de actividades y personas será diferente, dado que la vida útil de las técnicas es cada vez más corta. Por otro lado, siempre será más necesario destruir para vender mejor porque la investigación científica está constantemente sacando al mercado nuevos productos mucho más eficientes ya un precio más bajo. Una de las consecuencias es que los hombres mayores ya no podrán transmitir sus experiencias a los jóvenes que están iniciando su carrera por falta de medios económicos. Entonces, la sociedad se encontrará cada vez más fragmentada en grupos sociales profesionales con intereses a menudo antagónicos, lo que en última instancia podría conducir a elecciones políticas e industriales mucho más directivas. Para gestionar tal situación, se tratará de establecer estructuras que instituyan una mayor solidaridad entre los activos y los desempleados o jubilados, pero ¿quién tendrá el coraje de iniciar estos cambios? ¿Están todavía nuestras viejas democracias latinoamericanas adaptadas a los cambios brutales de la sociedad económica? ¿Pueden seguir siendo representativos de los intereses de la población en su conjunto o ya están subyugados por grupos de presión económica?

En la década de 1950, las ganancias de productividad de los sectores primario y secundario se transfirieron por completo al sector terciario. Hoy estamos en los albores de una profunda reestructuración del sector terciario sin compensación en un sector cuaternario que queda por crear. Es el dilema de nuestro tiempo reinventar constantemente los equilibrios para que nadie se quede atrás en el camino, pero ¿a quién le interesa realmente este problema? La docencia en nuestras universidades se refiere únicamente a mejoras en la gestión del producto, la productividad y la ganancia financiera. Durante mucho tiempo, los sociólogos han sido considerados por el medio político como valientes excéntricos que periódicamente denuncian los daños causados al cuerpo social, Nuestra sociedad sobrevive en un clima de guerra económica engendrado por setecientos millones de individuos que deben satisfacer sus deseos de consumo hasta la saciedad o arriesgarse a sumarse a los otros seis mil millones que necesariamente permanecerán confinados bajo el umbral de la pobreza para evitar problemas insalvables de despilfarro y consumo energético. . ¿Quién manejará este problema? ¿No vemos ya tomar forma una especie de ayuda humanitaria hipócrita y libre de culpas, financiada por los países ricos para mantener el statu quo? Al mismo tiempo, se están creando grandes áreas de libre comercio para promover el comercio y la libre circulación de personas. Las fronteras desaparecen para los ciudadanos miembros de estas zonas pero quedan herméticamente cerradas para todos los habitantes de los países en desarrollo. Se está gestando una gran injusticia, se llama intolerancia. El mundo se cae a pedazos y nacen movimientos rebeldes por todos lados. Entre los más pobres, la lucha está lamentablemente dictada por dogmas religiosos que institucionalizan el terrorismo como forma de liberación. La fuerza bruta ciega responde a la injusticia del mercado. ¿No somos ya hoy como un ciego que pregunta el camino a un colega que ha perdido el bastón? Pero, ¿siempre seguiremos siendo consumidores? ¿Seguiremos queriendo el mañana resolver nuestras tensiones existenciales a través de una compra? ¿Elegiremos siempre un supermercado como lugar de meditación? Para no caer en cuestiones perversas, la sociedad ha montado todo un arsenal de espejos como la publicidad, la adulación, la vanidad, el gusto por el lucro, el afán de aparecer, el juego de la zanahoria (que no es otra cosa que una carrera frenética por conseguir un hipotético poder para llevarnos naturalmente a nuestro nivel de incompetencia), consideración y reconocimiento social por la cuenta bancaria, etc. Mucha gente ya vive hoy sin domicilio fijo, porque conseguir un apartamento está ligado a la claridad financiera definida por el sistema bancario. A este juego nos lanzan un día, se reanudan al día siguiente sin tener en cuenta la dignidad humana. Parece que todo está dispuesto para que el nivel de conciencia quede esclavizado al consumismo. En efecto, para perdurar nuestra sociedad liberal debe a toda costa seducir al consumidor, alentarlo a vivir momentos celestiales en templos de objetos inútiles, reinventar los deseos de destrucción, porque romper se vuelve a comprar.

En definitiva, nuestra sociedad quiere que la amemos, la cortejemos, la acariciemos con la mirada y la seduzcamos. El casamiento se realiza en la caja del supermercado, En este contexto, entendemos que cualquier idea que vaya en contra de la filosofía económica se ve fuertemente contrarrestada por un arsenal de leyes que protegen muchas veces mejor al producto que al hombre. Incluso hace 50 años esta bestia económica era de hecho solo una máquina al servicio del bienestar de la humanidad y aún no había tomado conciencia de su poder. En ese momento eran posibles varios escenarios, porque había una dialéctica permanente que favorecía la creación de conceptos alternativos. Hoy el hombre ya no es el empresario del concepto, solo se adapta perdiendo vendiendo su alma . En este pantano económico taciturno, ¿qué pasa con el masón? ¿Y sus ideales ante la dura realidad de la competencia? ¿Cuál es el papel de la función iniciática hoy? ¿Qué será mañana? Finalmente, la fraternidad masónica, fuente de armonía, puede ser vivida en su plenitud y llevar esta alegría interior a un mundo tan trastornado. Aquí hay algunas preguntas que trataremos de responder más adelante. ¿Existe una fraternidad fuera de la Masonería y cuáles son sus particularidades? La fraternidad masónica nace del amor a los demás y expresa un deseo de unión realizado por la inteligencia del corazón. Su calidad de acción depende del nivel de conciencia de los miembros de la comunidad, pero también de la actitud personal de cada uno de los masones .

En términos generales, su principio formativo es el reconocimiento aceptado y sin prejuicios de la diversidad como un valor unificador. El segundo principio es que cada miembro debe vivir su verdad sin evasivas y expresar su sentimiento de unión por una actitud evolutiva en dirección a lo Verdadero. Esto supone una atención constante y un rigor personal que exige mucho coraje y abnegación. En esta etapa del análisis masónico frente a los retos luego de la Pandemia y durante la Pandemia , es necesario fijar una especie de referencia de reconocimiento y determinar sus valores. En el mundo laico o profano , esto se limita a la aceptación de un estatus corporativo o asociativo de pertenencia y, al margen de las asociaciones familiares y religiosas, los valores sólo expresan el deseo de pertenencia. Sin embargo, un club futbol no tendrá el mismo reclutamiento que una asociación para la defensa de los derechos humanos, lo que significa que la esencia misma de la asociación muchas veces determina la calidad fraterna, pero queda más a menudo mentalizada y emocional porque se deriva de la derecho de pertenencia y queda íntimamente ligado a los estatutos de la sociedad y su reglamento interno, cuyo principal objetivo es codificar y uniformar el comportamiento de los socios. La cualidad asociativa sigue siendo, por tanto, de origen puramente estatutario y, en general, la solución de los conflictos da prioridad a la gestión de la culpa y no a la dignidad de la persona. En este contexto, la hermandad es normativa, reduccionista, egoísta y posesiva.

Entonces, ¿cómo se puede calificar una relación como fraternal? Para responder a esta pregunta hay que ponerse en la piel de un hombre que tiene muy mala audición desde su nacimiento y al que se le pregunta si oye bien. ¿Cómo lo sabría? Te responderá que te entiende perfectamente y tiene razón. Todo es así de relativo, incluso la experiencia fraterna, pero como masón sé que hay otra fraternidad vivida por la inteligencia del corazón y que yo recibí entrando en la universal cadena de unión fraterna durante mi iniciación, entendiendo que no les tiraré piedras a los que no han sido iniciados, porque como este hombre que es sordo, sólo entenderá a medias . Mi deber no es juzgar su respuesta, sino estar aún más disponible para ayudarlo si lo solicita. En ningún caso, mi actitud consistirá en explicar, porque la fraternidad masónica es a la vez universal, personal e incomunicable entre los no iniciados. Es una parte integral de los planos superiores, por lo tanto indiferenciada y no formulada. Ya no son los hombres los que hablan a través de ella, sino la Fraternidad la que habla a todos los hombres, sean cuales sean sus cualidades. El iniciado masón es el que sabe, su responsabilidad es hoy inmensa, porque lo que debe comunicar no puede pasar por una red informática. Será cada vez más marginado por ser considerado por la sociedad como un ser improductivo y disruptivo. ¿No será él quien dará tiempo al tiempo, es decir, liberarse de los ritmos de producción para interesarse por el equilibrio de los conceptos y la salvaguardia del hombre? ¿No será también él quien integrará la modernidad con la tradición confrontando los valores simbólicos de las ciencias antiguas con el mundo del mañana? Como vemos, el reto es enorme y el trabajo difícil, pero en medio de las columnas , los masones del futuro seguirán tallando incansablemente su piedra para colocarla en el lugar definido por el Gran Arquitecto del Universo . La Gran Obra Masónica se realizará porque la arquitectura del edificio permanece presente en todos aquellos que hacen juramento de humildad al estilo masónico , de silencio, de perseverancia y que están animados por una voluntad indefectible de reunir lo disperso. Es a este precio que la mirada podrá volverse hacia arriba y escuchar las armonías celestiales. La fraternidad es en su esencia compuesta también desde Arriba, proviene de la Belleza pero como se percibe desde Abajo, debemos hacer el esfuerzo de buscar su significado oculto, su alcance perdido en cierto modo. Recordemos ahora como masones algunas nociones importantes sobre el significado de la iniciación. Ser iniciado masón es aceptar morir a la vida profana para renacer a la Inmortalidad en la Gran Luz. Es también, como escribió Hermes, “la creación de un alma por sí misma”. Este acto de creación es, en última instancia, el acceso de lo no formulado a lo formulado. En el espacio sagrado del Templo, el Francmasónico Yo Superior de Luz crea y constituye al masón receptor. Lo coloca de hecho en un camino aceptado y deseado por el aspirante que así tomará conciencia a su propio ritmo de la realidad y de su espiritualización. «Entendiendo que todo ser humano tiene originalmente un sentido de totalidad, es decir un sentido muy fuerte y muy completo del Yo, siendo el yo compuesto de la totalidad psíquica formada por la conciencia y el océano infinito del alma sobre el que se desarrolla . Es de este yo que emerge la conciencia individualizada del yo, a medida que el individuo crece, el yo debe volver constantemente para restaurar la relación con el Yo, a fin de preservar la propia conciencia psíquica en plenitud » Así, la esencia del proceso iniciático no es otra cosa que la búsqueda del Sí mismo para redescubrir mejor su totalidad. En este contexto, el atuendo masónico es solo un medio, mientras que el objetivo es la conciencia es a través del despertar. Acceder a este Yo Superior Francmasónico no es fácil y el período de maduración masónica a veces puede ser largo, sobre todo cuando no siempre se asimila bien el lenguaje simbólico, que es el alfabeto del proceso de inter-frecuencia para la conexión entre el cerebro humano y el cerebro Universal . Pero el símbolo es el único lenguaje que conoce nuestra psique. Hay que admitir que el hombre moderno está inmerso en un conocimiento muy racional y que ha desarrollado más la mente analítica que la intuición, pero el símbolo no deja de ser un medio de conectar la mente personal con la Mente Universal. La consecuencia al tener una mente analítica es que nuestra civilización moderna vive tan angustiada, a todo le quiere buscar una respuesta basada en la racionalidad material , es por ello que ha perdido el contacto con la Naturaleza y el Universo en su Totalidad, pero que es sin embargo su único recurso que tiene el ser humano que vive en este Siglo XXI .

El hombre está así dividido, fragmentado por esa razón . Más allá de la racionalidad que ha permitido muchos descubrimientos científicos y por tanto mejorado el nivel de vida de las personas en las sociedades occidentales, el hombre ha perdido el contacto con las Abstracciones Espiritualizadas . Está desequilibrado por un cerebro izquierdo agrandado, pero continúa a pesar de todo su camino en este callejón sin salida. Entonces solo se encontrará con psicólogos y psiquiatras que manejarán sus angustias existenciales por él. Este camino es a veces suficiente pero a menudo incompleto para todos aquellos que buscan un sentido a su vida. La masonería queda entonces como una posibilidad de evolución porque gracias a la iniciación, iniciación donde el candidato se vuelve igual al hombre primordial . Vuelve a dar importancia a los mensajes de lo Alto al tratar de comprender sus significados simbólicos. La fraternidad surge, como decíamos más arriba, del amor al prójimo, pero también está íntimamente ligada a los conceptos de libertad e igualdad. Estas tres palabras forman un ternario. Los dos primeros términos libertad e igualdad son en realidad opuestos y significan que la libertad ilimitada crea desorden y la igualdad crea injusticia. Vemos la necesidad de encontrar un equilibrio entre estas dos fuerzas, que se logra a través de la fraternidad. Así, una relación dual encuentra su resolución natural y armónica en un tercer término que no excluye a los dos primeros sino que los asocia formando un ternario. La representación simbólica del ternario es a menudo el triángulo cuya superficie está inscrita en un círculo. El círculo simboliza la Unidad que incluye el Todo y la Nada, porque su trazado está ligado al número pi, irracional y trascendental (el Pi Un número que no puede ser representado como una relación se dice que es irracional, y Pi fue el primer número irracional descubierto. Pi también se dice que es trascendente, lo que significa que no puede describirse por cualquier fórmula algebraica utilizando números enteros). La regla que define la Armonía primordial del ternario es un antiguo conocimiento de la geometría. En efecto, desde cualquier punto interior de un triángulo equilátero, la suma de las longitudes de las perpendiculares que bajan por cada uno de los lados es igual a la altura del triángulo y cualquiera que sea el punto. Esta notable relación muestra hasta qué punto la representación ternaria de los tres conceptos de libertad, igualdad y fraternidad en forma de triángulo equilátero presupone una actitud humanista por parte de quienes la aceptan. Mediante el uso del lenguaje simbólico y la ley de la analogía, se permite asociar todos los ternarios con el del triángulo equilátero así, aprender, comprender y vivir o en otro plano Fuerza, Sabiduría y Belleza, o incluso Alma, Cuerpo y Espíritu son analógicamente similares. Todos los términos de un ternario son también homólogos entre sí, lo que equivale a decir que no es absolutamente necesario estudiar su historicidad. Así Fuerza, Alma y aprendizaje son homólogos entre sí. Basta simplemente saber que todos ellos son el primer término de una relación de oposición y liberar el significado del triángulo. Vemos que es posible comprender analíticamente el lenguaje simbólico, pero esto no es suficiente, debe ser vivido e integrado a la personalidad para que la voluntad que permite la acción tiene sus raíces en el corazón, la fuente obvia de la armonía. La iniciación masónica es una clave importante para este proceso, porque todo lo que sucede en el templo es simbólico y totalmente interdependiente. Es a través del descubrimiento de la relación de los valores simbólicos que se eleva el nivel de conciencia. El iniciado siempre podrá entender el triángulo como una figura geométrica útil para la trigonometría y la construcción, pero un día el triángulo se volverá ternario, es decir que las proporciones de los lados, ángulos y vértices estarán ligadas a su dirección de gravedad. Un lugar mágico donde la Unidad es la clave para la ausencia de forma. La punta del compás puede entonces trazar el círculo que abre el camino a la trascendencia. Del mundo de las ideas, el ternario mutará en trinidad y simbolizará el Gran Arquitecto del Universo . El proceso de conocer está ahora vivo y une los corazones de todos los que beben de la misma fuente de amor, el lugar geométrico de la armonía universal en esta tierra. Para completar esta idea sobre el lenguaje simbólico, es útil recordar que la parte consciente de un hombre se puede representar en tres ejes que representan los planos físico, afectivo y mental. Así, la conciencia puede representarse mediante un paralelogramo cuya dimensión caracteriza el nivel de conciencia. Por otro lado nuestra psique se compone de tres niveles siendo el primero el del Yo, dominio del yo y conciencia interior, el segundo el del Inconsciente sede de los recuerdos activos o en reposo y el tercero el del Yo o Alma. , asiento de lo no formulado que engloba al Todo, y que no es percibido por los dos primeros. Los símbolos son las herramientas que permiten la transferencia de información del Ser a la conciencia. Ellos son los reveladores del mundo desde arriba y por lo tanto proporcionan este vínculo indispensable, este retorno a nuestro mar psíquico común, sin el cual no hay aceptación relacional en la diversidad, ni amor incondicional, ni compasión. ¿Qué pasa con la comunión en una logia masónica y qué la hace diferente de la de una sociedad secular o profana ? Una logia es un microcosmos de la sociedad civil. Todos los Hermanos tienen diferentes aspiraciones a la experiencia de la función iniciática. Esta gran diversidad es una inmensa riqueza porque permite una dialéctica permanente a través de un diálogo sereno que respeta las diferencias. Así, los Maestros dialogan con los Aprendices y Compañeros en un espíritu afectuoso donde las preguntas respetan el nivel iniciático, pero ¿y el diálogo de los Maestros entre ellos? ¿Y las actitudes de cada uno de ellos ante el sufrimiento de un Hermano que sufre un desequilibrio profesional o que necesita ayuda moral? Intentaremos responderla buscando sobre todo definir el significado de armonía en una logia y su relación con la voluntad de actuar. Una logia es simbólicamente análoga a un hombre.\ y una función espiritual de la experiencia iniciática de cada hermano Masón. Encontramos nuevamente un ternario cuya resolución sabemos que está idealmente ubicada en el centro del triángulo. En este punto preciso, la armonía de una logia es evolutiva, es decir que su acción está al servicio de todos los Hermanos y en particular del Hermano en dificultad porque basta un solo eslabón débil para que la resistencia de la cadena disminuya. Por lo tanto, cualquier desplazamiento del punto central debe ir seguido de una acción correctiva.

Es responsabilidad de cada Hermano que ha tomado conocimiento del cambio de balance, pero generalmente la corrección es hecha inicialmente por el Muy Respetable Gran Maestro con la ayuda del Alto Cuerpo del comité de gestión, luego ratificada por el colegio de oficiales y venerables maestros y finalmente comunicada al palco plenario al Pueblo Masónico , si las soluciones no se han encontrado ya de antemano. En ningún caso el problema debe quedar sin acción, porque ratificaría un nuevo punto, una nueva referencia de alguna manera mal ubicada y no representativa de la Armonía Universal. Esta voluntad de actuar debe ser inquebrantable y, a veces, puede parecer que avergüenza a algunos hermanos masones . Que no se ofendan, porque ellos serán los primeros en sentir el dulce calor de nuestra amistad redescubierta. Una Logia obedece a la misma lógica de evolución que una Fraternidad . Por lo tanto, se caracteriza por un paralelogramo que define su nivel de conciencia. Cuanto más alto sea éste, más la información entre el YO, representado simbólicamente en nuestro caso por el Egregor Masónico , que nutre el amor fraterno y calificará la fraternidad. Por el contrario, si el nivel de conciencia es bajo, las actividades se expresarán esencialmente en áreas cercanas al mundo profano. Esto eventualmente podría llevar a la confusión sobre los objetivos reales de nuestro destino iniciático. Una logia crea y constituye masones ya que debe crear todos los actos que les permitan esperar mejorar. Ella, por tanto, nunca debe ignorar lo que la agobia y así como nos levantamos juntos al llamado del Venerable Maestro, así buscamos juntos ayudar a los que sufren y fortalecer nuestra intuición para extender nuestro campo de conciencia hasta nuestros Hermanos que han Pasado al Eterno Oriente Celestial que son ya parte de nuestro inconsciente colectivo. No olvidemos los mensajes que nos dejaron aquí Abajo y sigamos con su labor recordando que todo eso es arriba y también abajo. Vemos mejor en esta etapa del análisis lo que diferencia a una sociedad profana de una sociedad masónica, es la preocupación permanente por una cualidad relacional al servicio de una Armonía universal. Hoy, el mundo profano se construye sobre valores matemáticos que son dominio de primer grado. Este mundo necesita, pues, de individuos que satisfagan su existencia con una fidelidad indefectible. En este mundo, cuyo propósito , es la posesión de dinero el principio de reconocimiento aceptado por todos. El sentido de la Armonía y el arte del compromiso son totalmente incompatibles con la productividad. Los estados de ánimo se consideran inútiles y, sin embargo, aquí en la Masonería, los buscamos a través de nuestros rituales. Tantas diferencias observadas, tantas desilusiones por venir y sin embargo debemos vivir en este mundo, realizar nuestro destino y trabajar para alimentar a nuestra familia.

Nuestra suerte como Masones es ser libres y vivir plenamente nuestra libertad en una organización aceptada cuyo fin es la búsqueda de la Unidad. Es en tal estado de ánimo que nos atrevemos a esperar que un día nuestra Logia sea la sociedad del mañana y esta esperanza nos hace aceptar parecer en lugar de ser. Pero lo importante es saberlo. Frente a estas difíciles contradicciones existenciales, el masón debe tener un rigor ejemplar. Frente a las elecciones permanentes del poder y de la compasión, debe vivir en una fraternidad activa y cálida para que su acción exprese siempre el sentido de lo Verdadero. Recibir golpes en el mundo profano será entonces el justo precio de un acercamiento que muchas veces irá a contrapelo de una realidad económica, pero entonces, ¡ Houzzé, Houzzé , Houzzé ! ¡Qué hermosa será la recompensa! El alma sublimada lo conducirá a las grandes llanuras de donde provienen los olores de Oriente, frutos divinos rebosantes de jugos paradisíacos que podrá compartir con sus Hermanos de lucha. Es entonces cuando el mundo mecánico, concreto, ordenado y aprisionado dará paso a la dulce realidad del Gran Arquitecto del Universo . Solo pero con todos, todavía podrá compartir este momento de felicidad con un silencio sonriente. La Fraternidad Masónica es hija de la armonía. Se combina con lo femenino porque como Venus, diosa y planeta del amor, representa los actos de dulzura simbolizados en nuestras Logias por la cadena de unión. El calor de nuestras manos es la Fuerza que surge de nuestro corazón, se difunde entre nosotros en los planos sutiles de nuestro inconsciente para cristalizar la belleza de este momento. El encadenamiento de las manos es también el encadenamiento de los corazones que representa el acto de creación simbólica del egregor masónico. En este plan de amor Universal, los Hermanos de la logia se vinculan a un espacio-tiempo indiferenciado del que emana la voluntad de compartir. Saber dar, saber recibir y saber compartir es la triple acción de la fraternidad masónica. Según la ley de analogía, compartir es homólogo a la fraternidad, que luego encuentra su plan de acción a través de un deseo de reconocimiento y acción recíproca. El círculo es completo y como el Ouroboros nada sirve para dividir, todo nace de una voluntad unitaria sin principio ni fin, porque todo está en el momento vivido. La fraternidad está viva en nosotros, nos une para siempre a nuestro futuro, se acepte o no, es una realidad intangible y es un deber compartirla. Así la energía Planetaria de Marte y Mercurio pueden orientarse hacia arriba o hacia abajo, así como el triángulo equilátero puede expresarse hacia arriba o hacia abajo. Una Logia Masónica es responsable de la orientación de su triángulo ya que es un triángulo en sí mismo.

Es de la acción común de todos los Hermanos en favor del eslabón débil de donde brotará entonces la inspiración salvadora y restauradora. Este es el significado de Marte y Mercurio unidos en una acción concreta para recuperar la armonía. La fraternidad, por tanto, nos compromete a un rigor simbolizado por el signo del orden, porque así como estamos en orden al cruzar la puerta del templo, estamos erguidos y caminando en medio de las dos columnas J:. y B:. El triángulo equilátero se puede expresar con la punta hacia arriba o hacia abajo. Una Logia Masónica es responsable de la orientación de su triángulo ya que es un triángulo en sí mismo. Es de la acción común de todos los Hermanos en favor del eslabón débil de donde brotará entonces la inspiración salvadora y restauradora. Este es el significado de Marte y Mercurio unidos en una acción concreta para recuperar la armonía. Es de nosotros que vendrán las acciones correctivas y cualquier resquicio provocará lesiones profundas en el egregor. Nuestros rituales lo mencionan y castigan la inacción. Tal es el sentido del deber en la Logia al servicio de la fraternidad masónica para que anime los corazones de quienes actúan en la verdad por el bien de los que sufren. Mucho hemos hablado de la fraternidad en la Logia, porque es en este microcosmos, verdadera Obra de Arriba expresada abajo, como Hiram , el verdadero iniciado en esta tierra, que desarrollamos el Arte Real. Pero ¿qué pasa con las acciones del masón en la vida secular? Cómo debe vivir su arte sin revelar los secretos o misterios de su fe masónica. A lo largo de su vida, el Masón se enfrenta a esta pregunta: ¿Cómo vivir en equilibrio la vida profana o secular , y la vida iniciática masónica? Dos mundos , tan diametralmente opuestos. Cómo vivir la propia sensibilidad, el propio deseo de compasión sin ser marginados y reconocidos como débiles. Para comprender mejor este dilema, recordemos algunas leyes elementales del mundo profano.

Como identificamos siempre y lo mencionamos al principio de este comunicado , en el Mundo Secular , el mundo de todos los días, la bestia económica es autónoma y como todo cuerpo constituido busca constantemente equilibrios para subsistir. Actúa desconectada de la naturaleza y toma decisiones tanto más brutales cuanto que siente que tiene un cáncer generalizado y que no hay médico que la atienda. Es el superyó del yo absoluto el que se enfrenta a su autodestrucción. Los seres nacen, crecen y mueren como sociedades. El Mundo Secular o Profano ya ha se diagnosticado con una gran disfunción, el mundo está enfermo , está cada día más y más contaminado, sus ríos , sus mares están contaminados , el aire está contaminado, su política esta marchita , su economía muere , la Religión esta corrompida; pero la Masonería sigue Pura y sin Mancha aún y todo esto .

La Masonería es un Oasis de Paz, Armonía y Bienaventuranza, en medio del Caos. Como masones, ahora somos testigos conscientes pero silenciosos de este acontecer mundial. ¿Qué hacer como masones? La respuesta es seguir para bien influyendo poderosamente en el Mundo. Pero sean cuales sean las evoluciones de la sociedad, el Masón seguirá siendo una Luz que ilumine los caminos de la Humanidad, y también eterno factor de positivos cambios , y como salario porque al recibir lo que le corresponde de una de las dos columnas del templo, accede a enriquecerse con el amor de los demás. Su relación con el dinero es profundamente distinta de la del profano, porque le gusta que le paguen para amar mejor a sus Hermanos y para construir respetando los equilibrios naturales, para que conozca el verdadero valor que vincula todas las acciones a la Unidad, centro del círculo, y punto geométrico de la diversidad humana. Por tanto, no se reconocerá en las actitudes impulsivas y destructivas que encadenan la conciencia a la culpa sino que, por el contrario, intentará comprender los mecanismos tanto conociendo los detalles como sus orígenes. Entonces podrá ser ese hombre de síntesis y encontrar el punto de equilibrio que se convertirá en el vector de una voluntad feroz hacia una acción de integración. Integrar es la palabra clave, porque nadie será olvidado en el gran camino que conduce a Oriente. Es la recompensa de la libertad sin importar lo que digan los gurús económicos. Es porque los Hermanos nunca interrumpen su marcha que la Masonería también atravesará los momentos más turbulentos y oscuros y que pasará el relevo a la siguiente generación. Tal es nuestra misión hoy, tal es también nuestro deber de afrontar las pruebas con espíritu sereno, positivo y desapasionado. La fraternidad es en esta perspectiva el cemento común de todos los masones del mundo. Emana de nuestra cadena de unión universal y consolará siempre los corazones de los hombres en esta tierra.

Vistas:
123
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org