Categorías

La Flauta Mágica, Una Opera Masónica (Primera parte)

Mozart escribió la ópera entre abril y junio de 1791, agregó algunos trozos, la obertura y la marcha de los sacerdotes dos días antes de su estreno que ocurrió el 5 de septiembre de 1791 en el aún existente Teatro An Der Wien en Viena. En el programa figuraba con grandes letras el nombre de Schikaneder, director del teatro, libretista e intérprete del papel de Papageno, debajo y con letras más pequeñas, figuraba el nombre de Mozart que dirigió personalmente su obra.

Por supuesto que Schikaneder y Mozart eran muy amigos ambos eran Maestros Masones y estaban asociados además de hermanados en el evento. Por supuesto Schikaneder seguramente sacó la parte mejor, era un experimentado hombre de teatro, actor hábil y seguramente más instintivo que espiritual. Casi enseguida Mozart se enfermó y postró muriendo en diciembre de ese mismo año. La obra tuvo un éxito creciente y en el término de un año se representó más de cien veces. Pero Mozart ya había muerto, pobre y poco recordado. La ópera se reactualizó mucho en el Bicentenario Mozartiano que se festejó mundialmente en 1956.

Argumento, desarrollo y vinculación con la masonería.

Por supuesto que la explicación del argumento ofrece una forma simple siguiendo el curso de la acción con mezcla de elementos serios y cómicos, fantasías y toques exóticos. Pero no es así, detrás de la simpleza e infantil desarrollo hay un sentido profundo y en casi todas ellas está presente la acciones de Masonería con sus conceptos esenciales y con sus ritos.

Los personajes provienen de distintos planos y simbolizan ideas diferentes. Hay un mundo cuya figura central es Sarastro sumo sacerdote del templo de la Sabiduría, que es un iniciado y el guía espiritual de una comunidad. A su servicio tiene tres niños o genios que son los mensajeros o conductores para los que anhelan la iniciación. Todo este mundo esta ataviado de blanco; Sarastro tiene un enorme sol en el pecho y su semblante es adusto pero bondadoso y muy convincente. El símbolo de este mundo es el día, la luz y el saber. Simétricamente se le opone otro mundo nefasto La Reina de la Noche símbolo de ignorancia y falsa pasión con las tres damas que la acompañan y que ejecutan sus órdenes. Todos vestidos estrictamente de negro y muchas veces con velos.

Entre ambos mundos está el mundo de los seres humanos dividido fundamentalmente en dos grupos: los que buscan la perfección y son capaces de elevarse por sobre los instintos hacia un reino espiritual estan encarnados por Tamino que es príncipe, pero del alma no de una dinastía; los arraigados en la vida animal indiferentes al espíritu, están representados por Papageno, simbólicamente vestido de pájaro. Pamina es capítulo aparte porque proviene del Reino de la Noche ya que es hija de la Reina de la Noche, pero alcanza las alturas del saber a manos del guía espiritual que es Sarastro e impulsada por el amor perfecto hacia Tamino junto al cual se purificará en las pruebas.

Para mejor comprensión de la obra describamos el argumento de tres maneras:

LINEAL como si fuera un cuento de hadas;

El argumentó y el paralelismo musical.;

La estrecha connotación masónica de argumento, ritos y música.

Argumento

Tamino, que se ha separado de su grupo de caza, perdido en el bosque, está a punto de ser víctima de una enorme serpiente. Las tres damas de la Reina de la Noche lo salvan, pero ésta última reclama a cambió de la liberación de su hija Pamina que según ella ha sido raptada por un demonio. Anteriormente apareció Papageno, también al servicio de la Reina de la Noche, vestido como pájaro, caza aves para la Reina. Es encargado de acompañar a Tamino. Para proteger a éste de cualquier peligro, le entrega una flauta mágica y a su acompañante Papageno un Carrillón dotado de iguales poderes.

Tres genios bajo la apariencia de niños le muestran el camino hacia el templo de Sol de Sarastro, donde se encuentra cautiva Pamina. Sarastro se niega a dejarla partir con Tamino aclarando ante los sacerdotes del templo del sol que debe, demostrar mediante pruebas que es digno de Pamina. A Papageno se le propone una Papagena para que acepte las pruebas.

La primera prueba que se les impone es la del silencio. Tamino no solo que la acepta, sino que la cumple cabalmente, mientras que por el contrario Papageno encuentra dificultades y no resiste la tentación de romper el silencio. Mientras tanto la Reina de la Noche trata de convencer a su hija Pamina de participar en un complot contra Sarastro y así convertirse también en Reina del círculo del Sol. Pamina se niega a matar a Sarastro en tanto que Monostatos, un moro del séquito de Sarastro ofrece su colaboración, pero fracasa.

Pamina que se cree traicionada por Tamino ya que éste no le habla durante la prueba del silencio cuando ella le ofrecía su amor, intenta matarse pero se lo impiden los tres genios que le prometen, devolverle a Tamino. Las últimas pruebas las realizan juntos Tamino y Pamina. Al son de la Flauta Mágica y protegidos por ella se internan por la puerta del miedo y triunfan ante la prueba del fuego primero y ante la del agua después. Al final les es abierto el templo de Isis.

Por su parte Papageno luego de algunos malentendidos, ha encontrado a su Papagena y juntos sueñan con una unión bendecida por muchos hijos. Finalmente, la Reina de la Noche intenta por última vez introducirse en el sagrado recinto del Sol. No lo logra y es condenada a la eterna oscuridad. Termina la ópera recibiendo Sarastro a Tamino y Pamina en el esplendor del Templo del Sol rodeado por los Genios, sacerdotes y pueblo.

El argumento y el paralelismo musical

La Flauta Mágica es una de las obras más hermosas y trascendentales del género lírico, avanzadísima para su época y fundamental en la evolución de la ópera alemana. Es prodigiosa la facilidad con que Mozart escribe escenas cómicas al lado de otras serias, profundas y hasta trágicas: como domina la nota popular tanto como los artificios de su profesión; como da a cada personaje su expresión y como de mil detalles geniales surge la absoluta unidad de la obra.

Sería injusto destacar trozos, es una obra sin altibajos, enteramente magistral.

La obertura es una de las más perfectas en su género, acusa ciertos rasgos masónicos al repetir con insistencia tres acordes entre un largo fugato en el cual podría verse la lucha por la perfección. El Telón se descorre sobre un paisaje fantástico, donde se extrema lo exótico para advertir que los acontecimientos transcurren en un ambiente ni real ni histórico. El príncipe Tamino perseguido por una enorme serpiente que representa el mundo material o si se quiere la tentación, desmayado incapaz de seguir huyéndole.

Las tres damas de la Reina de la Noche aparecen, matan a la serpiente y ponderan la belleza de Tamino. Cantan un trío prolongado donde se regocijan de haber salvado al joven admirando su prestancia se preguntan si él no podrá traer consuelo al interminable pesar de su Reina, después en un allegretto discuten cuál de ellas tres ha de ser la guardiana auto elegida o más bien cuál ha de quedarse con él. Finalmente se retiran con mutuas expresiones de estima y cariño.

Después Tamino despierta desconociendo  la oportuna intervención de las tres damas, se sorprende al encontrar la serpiente muerta y se retira de la escena cuando siente una flauta distante. Aparece Papageno, mitad hombre mitad pájaro canta su vida de cazador de pájaros al servicio de La Reina de la Noche. Es la canción «Der Vogelfãnger’ «Soy el cazador de pájaros siempre alegre y feliz». Es una melodía muy pegadiza en la cual intercala los sonidos de una flauta de pan. Descubre la serpiente; primero se asusta, pero después observa que está muerta y cuando entra Tamino y éste le revela su identidad él se presenta como su salvador y como el matador de la

serpiente.

Cuando ha dicho esta mentira reaparecen las tres damas las que le entregan una piedra en lugar de la ración diaria y le cierran la boca con un candado. En cambio, a Tamino le dicen: «fuimos nosotras que te salvamos, nuestra Señora La Reina de la Noche, os envía este retrato de su hija». Si Tamino se conmueve ante su rostro le espera un futuro glorioso. El Príncipe se enamora de inmediato y canta la Romanza del Retrato: «Qué bello es este retrato nunca se vio nada más hermoso».

Luego se abre la montaña y aparece la Reina de la Noche y canta un aria «0 ZittreNicht» (No lo dudes) en la que se refiere primero al rapto de Pamina de cadencias vocales técnicamente muy difíciles y luego encomienda a Tamino el rescate de la muchacha, prometiéndole dársela por esposa. Desaparece espectacularmente. Comienza entonces un ingenioso quinteto entré las tres damas, Tamino y Papageno que por causa del candado solo puede cantar ¡Hm! iHm! iHm! Este quinteto es vehículo de una idea moral: «Ojalá todos los mentirosos del mundo tuvieran un candado en la boca pues entonces en lugar de odio, calumnias y amargura habría amor y fraternidad».

Terminado el quinteto, liberan los labios de Papageno del candado; debe prometer acompañar al príncipe en la peligrosa empresa de sustraer a Pamina de manos del supuesto hechicero y al parecer cruel Sarastro. Para salvar los riesgos de la aventura, Tamino recibe como obsequio de la Reina de la Noche una flauta de oro mágica que lo salvará del peligro y Papageno unas campanillas también mágicas. Entonces los viajeros y las tres damas se despiden en un andante extraordinario que cierra la escena.

La segunda escena transcurre en una espléndida habitación en estilo egipcio. Monostatos el desleal moro al servicio de Sarastro molesta a la prisionera Pamina con sus inoportunas solicitudes. Para asegurar la soez conquistada hace encadenar a la Princesa, pero lo sorprende la llegada de Papageno, cantan un trío, la sorpresa es mutua pues tanto el cazador de pájaros como el moro creen encontrarse frente al diablo y desaparecen en direcciones opuestas.

Se repone y vuelve Papageno, informa a Pamina sobre Tamino y la libera. Antes de correr en pos de Tamino cantan un hermoso dúo BeiMãnern ensalzando las alegrías del amor. Aquí autor y compositor parecen olvidar pasajeramente la jerarquía de los personajes: Papageno parece tener las mismas ideas elevadas de Pamina y ambos consideran el amor como divino.

(Continuará)

Vistas:
369
Categoría:
General

No se permiten comentarios.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org