Categorías

LA ASTRONOMÍA

Ex nihilo ¡omnia!…, caeli enarran gloriam dei, quia astra regunt homines, sed deus regit astra, fiat voluntas tua dominus…..

„De la nada ¡todo!…, los cielos proclaman la gloria de dios, porque los astros regulan a los hombres, pero dios rige los astros, hágase tu voluntad señor….‟

A paso afable y curioso de intención, me encuentro caminando en la catedral del conocimiento, una monumental biblioteca como jamás antes hombre alguno ha visto….; demás esta describir la grandeza de sus tres enormes y colosales naves, colmadas hasta los cielos de sus bóvedas de cientos y miles de libros…, cual tesoro entraña celosamente como la joya más preciada de sus arcas; sus techos exclaman al conocimiento con lienzos y pinturas exquisitamente elaborados, decorados por cornisas en lirios, bellamente ribeteados en oro y plata y olivos en esmeralda, evocando a la nobleza de espíritu y grandeza de corazón….; el marmolado de sus pisos se extiende hasta perderse de la visión, extrañamente el polvo yace sobre él, como si las arenas del reloj del tiempo hubiesen hecho escarnio en olvido…..; – camino dejando huella de mi paso, anunciado por el eco de mi andar, que reverbera resonantemente entre los muros pasándose la voz entre los libros diciendo… ¡la extraña visita se aproxima….!!!; -de improviso…., soy empujado por una brisa que me lleva delante de un extraño pórtico al pie de la segunda nave, sobre el dintel con dificultad llega a distinguirse una frase en el viejo latín, que a mucho esfuerzo puede leerse… -“Ex nihilo ¡omnia! Astronomía”-.

De pronto tengo un sobresalto y me embarga un sentimiento de extrañez, pues “reconozco la frase”, es la misma que ha estado rondando mis pensamientos y haciendo presa de mí sueño…, desde hace mucho tiempo ya….! es la causa de mí desvelo; doy un paso atrás y miro a mi alrededor como buscando razón a mi extraño momento…, sin más explicación soy arrastrado por la curiosidad que ha tomado hasta el último de mis huesos, tras unos breves pasos al interior, el rabillo del ojo suscita mi atención y vislumbro sobre el techo de estribor, la bella representación del cosmos de Platón….., me dirijo raudamente para contemplar tan grandiosa expresión, -cuando repentinamente me sale al paso un curioso y extraño libro, como si el destino lo hubiese puesto en mi camino…, tendido y polvoriento parece suplicar que lo levante, con intriga.- accedo a su pedido…, es pesado y voluminoso, su cubierta como el rostro de un anciano, parece mostrar los años que le han caído encima, ¡siglos diría yo…!, sin embargo un halo poderoso y misterioso lo rodea, que en complicidad con la desgranada luz que en haces de colores se cuela por los vitrales, le dan ese toque casi surrealista. Me dirijo presuroso con él entre mis manos al escritorio más cercano, sentados frente a frente con las miradas fijas como si de un duelo se tratase, a recaudo de mi prudencia decido abrirlo lentamente posando mis ojos sobre sus bellas letras, y es justamente allí….. fundiéndome con ellas donde empieza mi viaje….

De la singularidad del tiempo en el infinitesimal punto de equilibrio del zeptosegundo del principio cero – termodinámico -, el átomo de Higgs se desintegra con la furia creacional del universo, en ese cuántico segundo son fusionadas las -partículas elementales- de tu mano creadora…., que en bosones vectoriales W y Z de máxima energía, interactúan electrocuánticamente con el fotón cargando de masa a los leptones y quarks formando átomos, que juntos en la densidad de su fusión integran la grandeza de tu divina obra. Haciéndose a la mar entre fusiones nucleares de campos magnéticos sus cargas que estriban entre positivos y negativos con la particularidad de su -masa invariante- van dando forma a las galaxias, cuásares, estrellas, nebulosas, planetas, cúmulos satélites, cometas, soles, constelaciones, materia interestelar, cuerpos celeste sin fin y cuanto has querido esconder de nuestros ojos hasta tener el conocimiento y la sabiduría para entenderlos. Es así que en la lógica de la -física de partículas- has dado vida al universo y en un arranque de suprema bondad me has dado vida a mí…., “al hombre”, para contemplar la magnificencia de tu arte creador, me has hecho del mismísimo polvo de estrellas con las que has iluminado al universo y en tu divina piedad has puesto en mi un pedazo de tu alma para reconocerme como el homosapiente de tu creación. Cuan bondadoso ha sido tu regalo que en desvelada paciencia con el tañer del tiempo sobre la roca de mi alma, has tallado el código de tu inspiración, que en energía y masa relacionadas han dado a luz a la materia, hija del estallido del poderoso y estruendoso -Big Bang-, que Extendiéndose a los cardinales como la semilla de la simiente de la creación, hoy lo constituyen el «Todo», el «Universo», «el Cosmos».

Forjado por la materia a la que por soplo has dado vida, nos has puesto en el camino del descubrimiento de tu obra, a tal efecto nos has iluminado con la ciencia de la Astronomía, la palabra proviene del latín –astronomĭa-, y este del griego ἀστρονομία.  („astronomía‟,  compuesto  por  άστρον  „astron‟  –estrella-  y  seguido  de νομία „nomos‟ –regla-), es decir -medida de las estrellas-. Definida como la ciencia que se ocupa del estudio de todos los cuerpos celestes, el universo, los planetas, incluida la materia obscura, el gas y el polvo, las galaxias y los movimientos y fenómenos ligados a ellos. Y son precisamente ellos mismos los que hoy lucen a nuestros ojos a través del maravilloso telescopio, cuan intrincado artilugio como la mente que lo creo -hans Lippershey en el año 1592, un laborioso fabricante de lentes alemán-, cuyo instrumento capta la fulgurante luz que desde el pasado viaja en la -longitud de onda del espectro visible-, es hoy la herramienta por excelencia para el deleitante contemplado y estudio de tu firmamento…

Pero no es si no!…, gracias a Galileo Galilei que en el año 1609, crea por mano propia y presenta el primer -telescopio astronómico-, con el que observa la luna, venus y las estrellas, particularmente se le destaca el descubrimiento y la observación del día 7 de enero de 1610, en la que vislumbra a mucho esfuerzo, cuatro de las lunas de Júpiter girando en órbitas alrededor del ese planeta, marcando así el primer hito de la observación astronómica.

El telescopio conocido por entonces como la “lente espía”, le debe su nombre al matemático griego Giovanni Demisiani, quien el 14 de abril de 1611, durante una cena en Roma en honor a Galileo, observan con todos los invitados las lunas de Júpiter con el aparato que gentilmente había traído el célebre astrónomo. De allí en adelante se abrió para los hombres las fronteras del cosmos, el bello instrumento había traído consigo no solo la comprensión del universo, sino también las preguntas que durante siglos han devanado la mente de los mortales, ¿dónde estamos?; ¿quiénes somos?; ¿de dónde venimos?; ¿A dónde vamos? y una infinidad de ¿cómos….? Y ¿por qués….?

Con más preguntas que respuestas, ¡no es…! la primera vez que el hombre en su desafiante audacia, se ha embarcado en una de las tareas, que resulta ser la empresa más dura que la inspiración divina ha puesto en tan efímeras almas, como el tratar de dilucidar el complejo funcionamiento de la máquina del universo, aun así la grandeza del espíritu que mora en ellos, es reflejo no solo de la obra que ante su ojos se revela, sino del temple con el que han sido forjadas sus voluntades. Es así que encontramos hombres como: Platón, Aristóteles, Tales de Mileto, Anaxágoras, Eratóstenes, Aristarco de Samos, Claudio Ptolomeo, Hipatía de Alejandría, Nicolás Copérnico, Johannes Kepler, Edmund Halley, Isaac Newton y muchos otros, que a través de los años han sido fervorosos impulsadores de la noble ciencia de la astronomía.

Con intuición, Platón dedujo que la tierra era redonda basado en la sobra que esta proyecta sobre la luna durante el eclipse lunar, así también teorizó que la tierra era el centro del universo. Afirmación que fue seguida por Aristóteles en el conocido – modelo aristotélico- de tiempos pasados, que postulaba que “lo celestial pertenecía a la perfección” –cuerpos celestes perfectamente esféricos moviéndose en órbitas perfectas alrededor de la tierra.- o teoría geocéntrica, el famoso y elocuente mecanismo intrincadamente diseñado de la -esfera armilar- de Eratóstenes que representaba esta idea, perduró sin cuestionamiento desde los años antes de Cristo y atravesó toda la edad media. Y no fue…!, hasta que Nicolás Copérnico durante la era del renacimiento de los siglos XV y XVI, quien formulase la teoría Heliocéntrica (helio – sol: centro), concebida en primera instancia por Aristarco de Samos…, Pero fue la perseverancia de Copérnico en los años de desarrollo de su libro “De Revolutionibus Orbium Coelestium” (Sobre las revoluciones de las esferas celestes), el que marcó el punto inicial de la astronomía moderna además de ser una pieza clave de lo que se llamó la -revolución Científica- de la era del renacimiento.

La teoría de Copérnico, fue amplia y denodadamente defendida por Galileo Galilei, quien con el telescopio se aprestaba a corroborar y corregir ciertas formulaciones en ella por medio de su obra “Sidereus Nuncius” (Mensajero Sideral), que fue publicado en Venecia el año 1610, considerándose el primer tratado científico basado en observaciones astronómicas. Contemporáneamente Johannes Kepler, publicó en Praga el año 1609, su obra “Astronomía Nova”, en el que da a conocer los resultados de sus investigaciones sobre el movimiento de los planetas, en particular sobre el movimiento de Marte, formulando así las dos primeras Leyes de Kepler del movimiento planetario, lo que suscitó un cambio trascendental en la astronomía de más de 2000 años. Posteriormente en su obra “Harmonices Mundi” (La armonía de los mundos, 1619), publica la tercera ley del movimiento planetario, con base en un modelo geométrico de proporciones entre diferentes poliedros. Es así que la primera ley establece que: Todos los planetas se mueven alrededor del sol siguiendo órbitas elípticas, el sol se encuentra en uno de los focos de la elipse. La segunda ley formula que: Los planetas se mueven con velocidad areolar constante; Es decir que el vector radio de cada planeta con respecto al sol barre áreas iguales en tiempos iguales, demostrando que el movimiento angular es constante, lo que lleva a la conclusión de que las órbitas son planas y estables, corren siempre en el mismo sentido y que la fuerza que mueve a los planetas es central (el sol).

L = m * r * v

Donde: L   =   Momento Angular m = Masa del planeta r = Distancia al sol v = Velocidad    

La tercera ley: se cumple para todos los planetas, el periodo de revolución al cuadrado es directamente proporcional al cubo del radio orbital, manteniéndose esta relación siempre constante. Estas leyes se aplican a todos los cuerpos que se encuentran en mutua influencia gravitatoria, (como la Tierra y la Luna).

T2 / R3 = C = Constante

Aparentemente sencillas en su concepción, resultan ser fundamentales para entender y predecir el movimiento de los planetas y los astros. El universo suele esconder sutilmente su magia en lo aparentemente obvio, mas cuan complicado resulta ser el hallazgo para quien camina titubeante en tinieblas. Las leyes de Kepler presentan una descripción cinemática-científica del sistema solar como nunca antes había sido concebida, el hombre toma por fin la punta del ovillo que esquivamente se le ha sido negada durante siglos, a la luz de estos descubrimientos las voluntades e ímpetus se conjugan para abrirse paso juntos entre la densa bruma, hombres y materia gris son puestos a prueba en el camino del develamiento de los misterios de los cielos.

Cargados de un renovado brío personajes como Isaac Newton, ven en el trabajo de Kepler la llave que abre la puerta al horizonte desconocido, es así que el estudio de las leyes de Kepler conducen a Newton a la formulación de las -Leyes de gravitación universal-, en su famoso trabajo “Philosophiæ naturalis principia mathematica”, más conocida como simplemente “Principia”, publicado el 5 de julio de 1687 a instancias de su amigo Edmond Halley, donde compila sus estudios y descubrimientos en mecánica y cálculo matemático. Fue Newton quien extendió hacia los cuerpos celestes la teoría de la gravedad terrestre, inventando así la -mecánica celeste-, explicando de esta manera el movimiento de los planetas y logrando unir el vacío entre las leyes de Kepler y la dinámica de Galileo, lo que supuso la unificación de la astronomía y la física. Su trabajo Principia marca un punto de inflexión en la historia de la ciencia y es considerada por muchos, como la Obra Maestra Científica más importante de la historia.

>>>>> Me detengo para hacer una pequeña pausa alzando la mirada de aquel extraño libro que habla conmigo…., De pronto y sin ánimos de darme tregua alguna, soy jalado en una espiral de luz y fuego y proyectado con demencial fuerza a los extramuros de mi conciencia, pues en tan solo un instante me descubro como flotando en un sueño a los albores de nuestro planeta. Por increíble que parezca me encuentro contemplando la creación de la tierra…, es el Eón-hádico, me hallo a más de 4.560 millones de años; veo un conglomerado enorme de rocas, chocando y fundiéndose unas con otras, la violencia de la colisión es impactante, no cabe en la mente descripción a tal ¡furia…!, la ordenada del tiempo avanza rápidamente y la abscisa nos muestra que las rocas conforman un pseudo-planeta cuyo centro se encuentra a más de 6700 ºC, fundiendo y uniéndolo todo, el calor proviene de la desintegración radioactiva de los isótopos del Potasio 40, el Uranio 238, el uranio 235 y Torio 232, la presión en su centro puede alcanzar los 360 Gpa. Todo es un mar de magma y roca fundida, mientras aún siguen chocando con materia interestelar, todo ello por más de 200 millones de años…., -la catarsis de la creación es extrema y todo parece bullir en un grito de caos…-, aun así todo este desconcierto palidece en relación a aquel día en vi llegar a -Teia-, un cuerpo celeste masivo, del tamaño de nuestra actual –marte-, que viaja errante por el sistema, embriagado por la temeraria velocidad que le imprime a su marcha (18 Km/seg), ausente de cabales y en actitud desafiante zigzaguea por el espacio en total despreocupación del destino que le aguarda, pues terminaría colisionando con nuestra tierra en un acontecimiento literalmente “lunático”…., apocalíptico en el extremo mismo de la palabra, tanto que mis ojos todavía no pueden dar crédito…., tan solo el observar la eclipsante imagen de su llegada me ha petrificado, aun así mi semblante desdibujado tiembla al sentir el acople de sus gravedades por la cercanía de sus enormes masas, que ha desgarrado la superficie de ambos planetas, que al igual que yo, se estremecen aguardando la inminente colisión….., misma que se hace presente en una -fracción de segundo- con un destello!!! que ha cegado incluso mi mente, que no llega a comprender la equivalencia energética desencadenada, cuantificada en el trabajo de energía cinética compensada por energía térmica liberada, de un macro-evento cuyas cifras de causa y efecto, están simplemente fuera de cualquier escala contemplada…, literalmente el planeta se ha deformado por la colisión, desgarrándose parcialmente en cientos de miles de pedazos que ahora conforman un cinturón ígneo sobre su línea ecuatorial, -resulta muy curio observar a la tierra con un anillo de color rojo a su alrededor, mismo que perdurará por cientos de miles de años, antes de desaparecer atraído por su gravedad…., De este terrible pero afortunado -choque inelástico-, nacería nuestra conocida –luna-, que con un diámetro de 3000 Km., orbita ahora a nuestra tierra a tan solo 22 mil Km (18 veces más próxima que hoy en día), teniendo en cuenta que nuestros satélites orbitan geoestacionariamente a la tierra a 35 mil Km, hace más que impactante el observar las noches, con una luna tan grande que parece colisionar nuevamente con la tierra…, su efecto gravitacional es tan fuerte que habría que ver las enormes olas de magma de más de 1800 mts. que arrastra consigo, activando al mismo tiempo sobre la corteza, decenas de volcanes del manto superior…, es absolutamente impresionante!!!!!…

Pero con el transcurrir del tiempo observo el alejamiento progresivo de la luna y la ralentización de la rotación de la tierra, todo el sistema planetario parece buscar un equilibrio. Observo también el enfriamiento gradual de la corteza, dolorosa por el alumbramiento las placas tectónicas van tomando forma, flotando sobre el magma. Por varios millones de años, los meteoritos aportan los minerales y los primeros aminoácidos esenciales y también el agua a su superficie, los gases y los elementos mineralógicos y químicos primordiales del manto en materias primas como el hidrógeno, Nitrógeno, Oxígeno, Hierro, azufre, Helio, Magnesio, Metano, Argón, Neón, Carbono, van reactando progresivamente entre ellos formando una atmósfera primigenia, que da paso posteriormente a fusiones químicas como, H2O – dos moléculas de hidrógeno por una de oxígeno, era todo lo que necesitaba la tierra para cimentar las base de la vida en ella –agua líquida- en su forma más básica y así observo como se producen los océanos…, todo se estabiliza gradualmente mientras que la rotación del planeta le concede un campo magnético, que como una fuerza invisible, este emana del centro del núcleo fundido de hierro que por el movimiento de convección generado por calor interno, crea corrientes eléctricas formando un -dipolo magnético- que protege a la atmosfera recién formada…, es increíble cuanta sincronía y belleza se necesita en la danza de la construcción de la vida….

Con el transcurrir de cientos de millones de años más, 750 para ser más precisos, es que ahora observo como se forman los continentes, -pero no se parase en nada a la tierra que conozco…-, esta es la Tierra “Rodina”, un super-continente que contiene a toda la corteza terrestre, se formó dentro de lo que llamamos el – Neoproterozoico-, las eras del Esténico, Tónico, Criogénico y Ediacárico, contrariamente a lo que podamos suponer la tierra no es azul, el color predomínate es el verde en sus diferentes tonalidades esmeralda de sus infinitas aguas sulfhídricas, nosotros lo hemos denominado el -planeta azul-, pero el sistema solar lo conoce el “planeta verde”, nuestros ojos no conocieron este matiz pero prevaleció muchas más eras de las que llevamos contadas y es la razón de la transformación y de la simiente de la vida…, y es esta simiente que en infinitas combinaciones en un caleidoscopio de colores amarillos azufre, marrones y ocres ricos en hierro, bancos y grises en sulfatados salitres, todos juntos en una amalgama hermosa y extraña de un caldo burbujeante y reactante en una atmósfera pesada de metano, saturada de sulfuros hidrogenados que emanan gases de dióxidos a la atmosfera, reciclados por ciclos perpetuos de lluvias sulfurosas, que en dilución química trasmuta constantemente en fusión con los elementos primordiales, del carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno en una disolución homogénea de nivel molecular-iónica que decanta al fondo de los mares la –solución molar amino_acida- perfecta que da origen a la semilla de la vida….., la intrínseca belleza de este mundo tan agreste contrasta diametralmente con la imagen de la tierra que conozco, la vida parece ser tan opuesta que tan solo el levantar los ojos y observar el matiz rojo de la atmósfera del cielo me hacen pensar que no estoy en casa….

Pero es así que veo como la vida empieza a emerger en sus formas más básicas en los mares…., ¡¡¡todo es absolutamente hermoso, increíble y fantástico…..!!!, -por fin lo veo claramente y la luz del conocimiento me impacta con un golpe de ariete disociando mi mente en un “delirio de locura…..”, por la infinita probabilidad matemática que podría haber tomado el rumbo de la vida y de las especies…., y es entonces que resulta ineludible la pregunta: ¿porqué estamos aquí….?, -que hace a una secuencia ser más exitosa que otra si matemáticamente todas son posibles…., bajo la premisa de que: -la condición básica para existir está dada por la probabilidad de ser-, es decir toda realidad antes de existir -erar posible-, y si era posible ya -era algo-, toda realidad solo existe en tanto ésta sea posible de ser (extensión lógica de las tablas de verdad). Termodinámicamente, -Si algo tiene la posibilidad de ser<generar trabajo> W= [w1+. . . . .+wn ], es porque también reúne la energía potencial para ser <Transferir energías> W= E=Ef-E0,por lo que si el modelo matemático es concebible para la primera ley de la termodinámica { Q= U+ W } (Ley de conservación de la energía), físicamente (experimentalmente) éste es plausible de demostrarse, pues el mismo ya habría acontecido <al menos en el campo de la lógica probabilística>, cumpliendo retroactivamente la -premisa de existencia-…., la estructura matemática de este modelo es infinita y se alimenta exponencialmente de las mismas variables que se generan a su paso.

Expresión de una función infinita

En este sentido finalmente la pregunta verdadera es: -que hace a nuestro universo más real que los otros….-, si matemáticamente y probabilísticamente todos ya han sucedido….., ¿existe un multiverso? la lógica hipotética de este posible hecho, gira mi mente desgarrándola en infinitas perspectivas haciéndome caer en el -logicismo matemático- que infundamentado por definición me arrastra a un abismo sin solución que me presenta ante un número que es simplemente imposible de concebir, un cálculo que está más allá de cualquier entendimiento y cuyas implicaciones pertenecen más al terreno extrapolado de la matemática y la filosofía existencialista….

Afortunadamente para mí, soy rescatado de este trance, por mi buen amigo el libro!!!, quien con un fuerte sacudón me susurra al oído diciendo…, “existen paralelos para los cuales tu mente aún no está preparada”, devolviéndome abruptamente a mi realidad…., pues ahora veo tras millones de años como los cataclismos y la actividad volcánica van resquebrajando la tierra, la dividen en fragmentos a través de decenas de millones de años, separándola por amplios mares hasta formar la tierra “Pannotia” que es nuestro Paleozoico y esta a su vez es dividida por las mismas fuerzas durante 330 millones de años más, tiempo en el que veo transcurrir el periodo, Cámbrico, Ordovícico, Silúrico, Devónico, Carbonífero y el terrible Pérmico, en este último veo extinguirse el 95% de la vida del planeta con una glaciación cuya capa alcanza los 3 km de altura en toda la superficie…., esta capa perduraría por millones de años….., pero de pronto el vulcanismo y la geología de la tierra sumado al efecto invernadero del peróxido de hidrógeno liberado en reacción química que aporta oxígeno a la atmósfera van descongelando lentamente al planeta, y por millones de años esta actividad mueve la corteza terrestre volviéndola a unir nuevamente hasta formar la tierra “Pangea”, observo la configuración de sus placas tectónicas y vislumbro algo escasamente familiar…., ¡son nuestros continentes….!, pero están apretados y amalgamados en una masa amorfa, única y enorme, ¡es el mesozoico….!, los periodos Triásico, Jurásico y Cretácico, la vida es fulgurante en su superficie….!!!

-¡¡¡Pero qué es eso…..!-, ruge con el odio más grande que la furia puede entrañar….; -es un asteroide-, un gran fragmento de roca, hielo y polvo interestelar, este es enorme….!!!, tiene más de 10 km de diámetro, -es más grande que la montaña más grande de la tierra (el Everest)-, al parecer viene del -cinturón de asteroides- entre marte y júpiter, desviado por la colisión casual y la perturbación gravitacional del gigante gaseoso, que cayendo en el -punto de Lagrange- de su radio orbital con el sol, ayudado por la fuerza de la rotación centrípeta de ambos, ha tomado la increíble velocidad de 70000 Km/Hora. -es 20 veces más rápido que el proyectil más rápido disparado por el hombre…-, y se dirige directamente hacia el planeta. Lo observo acercarse y -¡casi…! he sido envestido en su arremetida…-, ha pasado junto a mí, triturando los dientes, mascullando su rencor, alimentándose de su propio odio… ¿porqué….?. de pronto veo con estupor que ha ingresado en la órbita terrestre, ¡¡¡el destino ha hablado….!!!, si bien este meteorito no representa ni una fracción de lo que ha vivido la tierra, éste es diferente…., pues ofuscado por la ira se aproxima velozmente al jardín recién formado….., En un segundo rompe la atmósfera violándola arteramente…., pero la tierra se defiende, pues lo ha parcialmente fragmentado en varios pedazos, la energía de desaceleración es poderosa y brilla cegadoramente, pero el sello de muerte aún puede verse marcado en su rostro…..

¡ha impactado…..!, lo ha hecho en aguas poco profundas de lo que hoy en día puede reconocerse como el golfo de México, el ¡poder…! de la energía cinética liberada por la colisión, está más allá de cualquier comparación…., poco resultaría decir que se han detonado al mismo tiempo todas las armas nucleares de los hombres. La luz del estallido me ha cegado…, pero puedo ver una enorme columna de decenas de kilómetros de diámetro elevarse, seguida de una gigantesca bola de fuego 100 veces aún más grande…, es tan grande que ha expulsado 250 millones de Km cúbicos de escombros, -entre rocas, polvo, fuego y ceniza- a la atmósfera, algunos de estos escombros incluso han alcanzado la mesósfera convirtiéndose luego en otros meteoritos que impactan sobre toda la superficie terrestre. La onda expansiva de la explosión es totalmente devastadora…., ha licuefaccionado la superficie convirtiendo llanos en enormes montes de olas de tierra, alud-es que juntos con el fuego avanzan velozmente arrasando con todo lo que encuentran a su paso y cambiando la topografía de la superficie, los mares se desbordan en gigantescas olas como no es posible imaginar….., en el -punto antípoda- de la colisión convergen fuerzas sísmicas fuera de toda escala, y han activado cientos de volcanes a lo largo de la placas tectónicas que hacen erupción en caótica y desmedida proporción…., Ahora veo como una nube de polvo y ceniza cubre a la tierra ahogándola y apoderándose de ella por varios meses sumiéndola en la obscuridad, la temperatura del planeta ha subido varios grados -hasta los 68 ºC -por el efecto invernadero- de los gases…. y las selvas arden espontáneamente por el calor aumentando aún más la ya fatal temperatura. La lluvia acida de los sulfuros saturados de la atmosfera cae en una combinación mortal de H2SO4 (ácido sulfúrico), haciendo dolorosa mella de los animales que mueren en cientos de miles… de millares… en su superficie…., arrasados, incinerados, ahogados por la aguas, sofocados por los gases y el calor, envenenados por las aguas…., Tambaleantes, inanicientes y desorientados, caen y mueren como nunca antes se ha visto…., uno a uno en especies completas desaparecen…., los orgullosos megalosaurios en su basta familia de terópodos y tetanuros, carnosaurios, allosaurus, ceratosaurus, carcarodontosauridos, tyrannosarus…., el gran carnívoro gigantosaurus y el feroz tyrannotitan, con la gran familia de tarbosaurus como el T.rex, yacen inertes en tierra, los cocodrilotarcianos, los arcosaurios, y todo el género diapsido -arcosauromorfo (Euparkeridos, rincosaurios, y tecodontos), todas las curiosas variedades de Cuelurosaurus escamados y emplumados (Compsognátidos, ornitomimosaurios, manirraptores), los bellos Triceratops – Protoceratops con sus cuernos, los géneros de placodontos, notosaurios, amniotes, todos los supernumerosos y abundantes herbívoros Ornitisquios y super-gigantes como el emblemático diplodocus no pisarán tierra nuevamente, de los aires se desploman la gran familia de Pterosaurios, el gran Pteranodon rey de los cielos, todo el género de Pterodactylus, Quetzalcoatlus, Araripesaurus y Sordes. Ni siguiera los mares han sido ajenos a esta catástrofe, pues muere el Plancton la gran fuente de alimento por falta de luz solar y con él la vida marina de cientos de millares de peces, los soberbios Plesiosaurios, todos los vastos géneros de ictiosaurios y mosasaurios se desvanecen….; Por toda su superficie Plantas e Insectos por cifras que no es posible mencionar…., todos estos hermosos especímenes de millones de años no volverán a ver la luz del día….., la catástrofe es espantosa!!!!…., la vida ha sido mortal y arteramente apuñalada…, Las lágrimas corren por mis mejillas con una amargura que lacera mí alma, mientras que mi mente paralizada y atónita se despedaza sobrecogida ante la impactante y asoladora muerte, reescribiendo en lo más profundo de mi subconsciente, en el hipocampo de mi -memoria declarativa-, la pasmosa escena que ante mis ojos revela en el subyacente halito de la expiración en la partida sin retorno del lindero de la extinción…..;, ¡…y no puedo seguir mirando…!, -jamás había visto tan de cerca el rostro de la muerte y sentido su terrorífica presencia, blandiendo su guadaña tan impunemente sobre cuanta vida encuentra a su paso, en ese papel tan infame que el oficio le ha otorgado, para cuyo trabajo ha contratado a los jinetes del apocalipsis que cabalgan velozmente a los cuatro vientos con sus huestes…., el fuego, la destrucción, el cataclismo, la tortura, la peste y la enfermedad, el dolor y el miedo, el hambre, la desesperación y el sufrimiento…. -La noche se cierne con el velo más obscuro que la luz de la vida haya podido enfrentar…-, El carcelero del -hades- obnubilado, del inframundo ha liberado a estos ¡demonios! que dan rienda suelta a sus más bajos instintos, todos entregados a un bacanal frenesí de aniquilación…. -jaloneando y disputándose la vida de los indefensos animales que a diestra y siniestra caen en sus garras…, -y siento rabia!!!, una incontenible rabia…!!!, mi brazo tiembla de impotencia y mi mano empuña con demasiada ira…, absolutamente nada…., nada puede prepararte para ver una extinción en una escala tan aterradora…, -esto me ha afectado desmedidamente y ha dejado una marca muy profunda en mi subconsciente que me temo perdurará por siempre……

Tras unos instantes -que bien podrían ser siglos- en el que el corazón yace trémulo y desconsolado, comprimido en el foso abisal de la caverna de la tristeza, en el frio paraje donde los sentimientos y la razón se desencuentran en el lúdico juego de la ironía del destino, la mente desesperada -busca explicación a semejante despropósito…., por cientos de miles de años la vida no habrá de recuperarse…., – preso en el diván del psicoanálisis el tiempo a mis espaldas parece escucharme con -atención parejamente flotante- en la dicotomía de mi histeria, que narra las fobias de la continua batalla que mi mente libra en el plano cognitivo de la represión y la resistencia…..,

-Sin más consuelo que el de conocer el devenir del tiempo, muy a pesar mío vuelvo el rostro para observar lo que ha quedado…., ¡pero el tiempo velozmente ha pasado….!, y ahora veo como la tierra nuevamente ha florecido, y lo ha hecho de manera ¡maravillosa…..!, los continentes nuevamente se han poblado de animales hermosos y singulares, diferentes a cual más variada característica, únicos y fantásticos…., numerosos y exitosos en el juego de la vida….., los mares nuevamente tienen peces, distintos si…!, pero peces…, zigzaguean jugueteando entre las olas en formas -mil….., los campos han reverdecido en una destellante e impresionante gama de colores, la tierra airosa vencedora y revigorizada esta vez nos ha regalado a las flores, característica de estos nuevos periodos, que en miles de colores como nunca en el pasado se había visto, colman las praderas y los valles hasta perderse en el horizonte, ¡oh….! Maravillosa Tierra, madre fecundadora, a tu pies el gigante enamorado -Sol-, deslumbrado y visiblemente alborozado, te rinde su pleitesía colmándote de tiernos besos de luz y calor. -Quien sino tú… -gallarda señora-, que entre sollozos levantas donosa la mirada, con la duce expresión del sublime perdón….., ¡más! los planetas a tu alrededor, reconocen tu valor, y abriéndose paso entre ellos, con la mano en el pecho, en solemne juramento de honor -„júpiter‟- ha prometido defenderte por siempre con amor…., y desde entonces júpiter ha atraído hacia su pecho cuanto objeto vaga peligrosamente por el espacio del sistema solar.

Y veo transcurrir el tiempo consecutivamente durante 65 millones de años más, mientras el continente se resquebraja nuevamente y estos van tomando lentamente la forma que podemos reconocer hoy en día, no sin antes haber visto la era Cenozoica y sus periodos el Paleoceno, Eoceno, Oligoceno, Mioceno y Plioceno con el Terciario.

La tierra tiene ya nuestra forma actual y es el Cuaternario, pero antes he visto pasar todo el frio Pleistoceno en sus múltiples y largas eras de hielo, para poder llegar finalmente al Holoceno y reconocer mis rasgos en los primeros hombres, el “¡Homo sapiens!….” -Es increíble como el tiempo viaja con los siglos envejeciéndonos al instante con un suspiro, el tiempo siempre fugaz no se detiene en los invisibles portales de la muerte ni de la vida, solo ondula etéreo entre la locura y la cordura, entre la luz y la obscuridad.

Alzo la mirada de nuestro planeta y con un mal llamado “cansancio” contemplo nuestro -sistema solar-, mal llamado, porque en mi pecho corre la sabia de la dulce emoción de desentrañar los misterios de tu creación…, la luz que has dado a mi razón escasamente llega a comprender que has hecho verbo de la ecuación que inmortal permanece en el “todo”, comprimiéndose en la singularidad de tu partícula que se retrae e implosiona inexorablemente en la curva del tiempo….; (E=m*c2). De la -Primera Ley de la Termodinámica-, confiero la deducción de que tu creación lleva la energía de la transformación, sin perder relación de conservación del trabajo (W), (*“en el universo nada se crea ni se destruye, se transforma” „máxima universal‟ – Lomonósov y Lavoisier). Con estos ojos son con lo que veo ahora al Sol y contemplo la lógica de tu razón en el brillante resplandor de tu planeta-estrella. Me dirijo raudamente al centro del sistema solar, la velocidad ha dejado en un segundo atrás a mi planeta madre, pues voy llegando a 300 000 Km/seg, la distancia de la tierra al Sol es de 149.6 millones de Km y demoraré 8.12 minutos en llegar…; pero de improviso me detengo….!, el calor es abrazador 5600 ºC y el resplandor no tiene comparación, -mi corazón late con temor….-, –aun así es cautivador……-, pues me encuentro frente al Dios Griego -Helios-, frente al Dios Egipcio -Ra-, frente al dios Inca -Inti…..

-El Sol, es tan colosal que contiene el 99.85% de la masa del sistema solar, con un diámetro de 1400 000 Km. Es el rey de la gravedad, formado por 75% de hidrógeno, 20% de helio, 5% oxígeno, carbono, hierro y otros. Su abrazo gravitacional mantiene danzando a mercurio, venus, la Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno. Y en el horizonte lejano a nuestro amigo Plutón, Su luz es producida por la combustión del hidrógeno y su transformación en helio por la fusión nuclear. Verle tan de cerca sobrecoge mi corazón, que se siente ¡nada! ante la poderosa sensación de observar el inmenso y turbulento mar de gas incandescente, que en el espectro del amarillo resplandeciente, los rojos y anaranjados intensos y negros de sus manchas solares, bullen caóticamente, -curiosamente en el silencio más absoluto del espacio, -que resulta ser lo más contradictorio de esta escena dantesca…, no obstante, no es menos el espectáculo que a nuestra mirada se presenta, en la mímica del surrealismo del teatro del silencio en una danza meliflua, cual notas de la bella sinfonía del universo, las enormes -protuberancias solares- que son gigantescos semi-círculos y chorros de plasma incandescente producto de la actividad eléctrica y magnética de la superficie de la cromósfera, se elevan colosales y violentas al unísono, éstas que en un segundo liberan millones de toneladas de materia en fusión nuclear, se constituyen en el espectáculo más bello de la ecuación de la energía (E=m*c2). Pensar que el más pequeño de estos plasmas electrificados carbonizaría la tierra por completo me hace caer en cuenta en el poder que ostenta el sol, Todo esto es simplemente indescriptible…….

El sistema solar tiene la edad de 4600 millones de años a partir del colapso de una nube molecular, es así que se originó un disco circunestelar protoplanetario que dio origen a los planetas. Todo nuestro sistema se halla en la burbuja local del brazo de orión de la galaxia en espiral -Vía Láctea- a 28 000 años luz del centro de esta. las distancias son en verdad inimaginables……, y la escala de toda esta gigantesca maquinaria que llamamos cosmos es imposible…, desde la partícula más pequeña, que en sí misma es un universo aún inexplorado, hasta la galaxia más grande, todas forman parte de un mecanismo de relojería que trabaja de manera perfecta y coordinada marcando el tiempo que le queda a la energía y la materia.

Sin más remedio que alejarme de la luz encandilante del astro sol, y sobrecogido por el sentimiento complaciente de gratitud, es que caigo arrodillado y humilde ante la inmensidad de tu firmamento G.•.G.•.D.•.U.•., que por el golpe del mallete de tu puño llamáis al orden al universo…., contemplad mis ojos titilantes que enjugan

lágrimas de emoción a cada paso del descubrimiento, y me pregunto – cuanta belleza aún esconde tu imaginación….-, El todo y la nada se subliman en una lágrima del universo, más no es el final de esta aventura que apenas da comienzo…….

No puedo concebir al hombre que su soberbia te ha negado con las palabras “Dios no Existe….!” amparado en su ciencia, sin darse cuenta que ésta es tan solo el reflejo de la luz que tu presencia, los hombres no habiendo ni rascado la superficie de lo que se entiende por conocimiento, se han atrevido ¡ya…! a semejante ofensa, mas no se dan cuenta que el tiempo habrá de sepultarles sin tan solo haberles registrado dentro de la existencia….

“Este no es el final, No es ni siquiera el comienzo del final, Es solo el final del comienzo.” (Winston Churchill)

Por: Sergio Andrade Benítez

Vistas:
42
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org