Categorías

¡HUMANIDAD! COMO DUELE VERTE INERME

La motivación de este articulo está sustentado en un día del presente mes de marzo en el que surgieron noticias que merecen ser consideradas. Es un desahogo y también una invitación a las mentes y conciencias formadas, a pensar y a tomar acciones de situaciones que se están produciendo.

Extraña realidad que toca enfrentar, a los habitantes que pueblan el planeta Tierra. Esta conmocionado. Las naciones y sociedades que existen dentro el, están enfrentadas en su máximo nivel. Han llegado a la violencia verbal y la han superado. Han llegado a la violencia física y la han superado. Han llegado a la violencia mortífera de la guerra y se están matando por cientos y miles, pero como una nación tiene limitaciones de población, es insuficiente hacerla desaparecer y, por lo tanto, aspiran a terminar con los más de 7 mil millones de habitantes en el planeta. ¡Qué singular mente y actitud que decide lograr lo que desea, a costa de la vida y existencia de todos los habitantes de la Tierra! Me permiten tener o hacer lo que quiero, o desaparecemos todos. Esto sucede en Europa, el continente que más ha sufrido desde hace varios siglos atrás, de los desastres y desgracias que acarrea la guerra. Además, el continente que más desarrollo humano, bienestar, conocimientos y mejor nivel cultural ha alcanzado.

Definitivamente, la sinrazón y falta de sentido común está primando en esas mentes. Esa es la conclusión, teniendo en cuenta, que los niveles de educación, conocimientos, cultura, etc. son los más elevados en esa parte del mundo que en las demás y por lo tanto la resolución de conflictos debería darse por el medio más común y aceptable entre los seres civilizados, que es el intercambio de opiniones, criterios y el arribo a conclusiones de mutuo acuerdo y beneficio.

Con el intento de contrastar las actitudes y conductas del ser humano, con un rápido traslado de mirada, fijaremos la atención en otra parte del globo terráqueo, casi opuesta a la primera que nos referíamos en los párrafos anteriores, Latino América. En una nación que es el contraste de todo el desarrollo que tiene el viejo continente, existe otra, que pasa sus días en medio del desorden, anarquía e incultura. En ella, hay muchísimas circunstancias, personajes y hechos que por decir lo menos, son inexplicables, increíbles e incomprensibles.

En el mismo tiempo de la guerra, un gentilhombre de esta otra nación, que desempeña el cargo de legislador, tiene la singular ocurrencia de proponer mediante un proyecto de ley que presentara a la instancia legislativa, declarar a la dinamita, Patrimonio Cultural e Inmaterial del Estado, porque es la representación histórica de la “lucha de los mineros por la democracia”.

La mayor parte de la gente adulta y con capacidad de razonar conoce que es la dinamita. Es un explosivo sólido, muy potente y altamente peligroso, que se usa en el trabajo minero, pero que se utilizó bastante en las protestas y manifestaciones de esos mineros en medio de las ciudades plagadas de inocentes ciudadanos citadinos, extraños al motivo de las protestas, completamente ajenos al manejo, uso y manipulación de ese explosivo.

Hubo varias experiencias de gente a la que le estallo la dinamita en las manos, con la perdida de la extremidad. Se lanzó dinamita a inmuebles y en las calles causando heridas, daños y pánico a, repetimos, transeúntes inocentes y ajenos a las protestas. Pese a que hay una ley que prohíbe el uso de explosivos, la dinamita se sigue usando en manifestaciones populares con consecuencias fatales…. y…. asombrosamente, proponen convertirla en ¡PATRIMONIO CULTURAL E INMATERIAL DEL ESTADO!

He aquí dos ejemplos paradójicos que contrastan en algunos casos y se parecen en gran medida en otros, pero que son ejemplo de la conducta irracional del hombre en dos escenarios diferentes.

Por otra parte, en ese viejo continente, que vuelve a tropezarse por tercera vez con la misma piedra, simultáneamente sucede otro hecho tan impactante como esperanzador. El jefe Supremo de una religión mayoritaria en el mundo, celebra una ceremonia religiosa pidiendo paz, concordia y amor a los enfrentados en la guerra, consagrando a los dos países en litigio, al corazón de María, la madre de Cristo. Seguramente está seguro que la piedad y la fe espiritual primara en el espíritu de los contendientes en guerra que cederán paso a la anhelada paz entre las naciones, las sociedades y los humanos. En tono de reflexión firme, eleva su protesta, por el anuncio de las autoridades de los países influyentes del mundo, de elevar sus presupuestos de guerra, ante las claras amenazas de agresión nuclear expansiva, que vienen de la nación agresora, contra quienes intenten detener sus abusivos afanes guerreros sobre el más débil. En este caso la legitima defensa es un derecho.

Los personajes referidos, en cada una de las situaciones y lugares descritos, son influyentes y autoridades. Unos a nivel mundial, otro en su país, pero en cada sitio y espacio ejercen influencia. Estas situaciones tan actuales que se comentan, muestran a la mente y conducta humana en sus disparidades y semejanzas.

Un primer acercamiento a estos hechos, parece confirmar que el hombre es producto de sus propias realidades y circunstancias. Veamos.

El gobernante del país agresor es un hombre de 70 años de edad nacido bajo el régimen totalitario del bolchevismo de mitad del siglo pasado, de profesión abogado, experiencia de 16 años en inteligencia internacional y burócrata de seguridad del estado. El molde del perfil, está formado por los conceptos de totalitarismo, abogacía, inteligencia y seguridad del estado.

El legislador pro dinamita, es un senador auto nominado indígena, minero de oficio, miembro de un partido político, que se distingue por la verticalidad de su administración, cerrado a la democracia, con una militancia caracterizada por el escaso nivel de conocimientos, educación y formación. No se sabe de antecedentes destacados, pero si de una acusación de inconducta moral cuya investigación no avanza en la comisión de ética del senado, porque es Presidente del mismo.

El Jefe religioso es un hombre de 86 años de edad, nacido en un país sudamericano, cura, formado en la Orden de la Compañía de Jesús, es teólogo, con larga experiencia religiosa desde provincial de su Orden religiosa, luego obispo y Cardenal. En marzo de 2013 fue elegido Jefe de su Iglesia. Conocido por sus obras sobre Teología moral de la Iglesia y Justicia Social.

Estos perfiles humanos, diferentes entre sí; en lugares distintos del mundo, cuyas actividades se realizaron simultáneamente, muestran la diversidad de actitudes del ser humano en la generación de conductas morales, éticas en las naciones y sociedades.

Hay actividades de violencia armada que ocasionan muerte, desgracia, destrucción de la sociedad y la familia, que generaran pena, lamentos, pesares, pobreza, recuerdos y odios por los brutales actos de guerra contra población civil, niños y ancianos. La confrontación armada es el fracaso de la palabra, de la exposición de ideas y propuestas, del hablar, que es la principal característica que hace al hombre superior a todos los demás seres vivientes de la creación. Es el fracaso de la mente, del sentido común y la razón.

La guerra es inmoral, torna al hombre en asesino del prójimo y verdugo del vencido. Borra en él, todos los sentimientos humanitarios, respeto y consideración. Le autoriza y ordena matar a quien está en su frente, sin que lo conozca, o haya recibido del otro alguna ofensa, daño o amenaza. Desgasta la mente de las personas y la sociedad, Ocasiona en el hombre bloqueo emocional como la insensibilidad, indefensión, sentimiento de culpa por la barbarie cometida en el conflicto; o el desarraigo de la patria en busca de refugio y la separación de familias.

En cuanto a la falta de educación y la ignorancia personal y social son otros males que aquejan en especial a los países menos desarrollados. Por fortuna, la ignorancia tiene cura efectiva: el estudio. Desde siempre, el conocimiento ha sido un bien destacado por el hombre. Sócrates, en su tiempo afirmaba: “Solo hay un bien, el conocimiento. Solo hay un mal, la ignorancia”. Platón confirmaba: “La ignorancia es la raíz y tronco de todo mal”. En nuestro tiempo un pensador esclarecido como Stephen Hawking, afirmaba con precisión: El enemigo más grande del conocimiento no es la ignorancia, es la ilusión de creer saber.

Las afirmaciones de estos autores se orientan sobre todo al conocimiento de la verdad, de los valores éticos, de saber qué es lo que dicen, de entender las cosas esenciales y verdaderos problemas y sus soluciones, de comprender certezas y evitar confusiones.

Ignorancia simplemente es desconocer algo, no saber. Educación es la suma de todos los valores y hábitos que la persona tiene para proyectarse y conectarse en la familia, la sociedad y la naturaleza cotidianamente. La educación es un proceso en la vida, continuo e indefinido en el que se desarrollan las facultades éticas, morales, intelectuales  y  físicas  del hombre, para que se incorpore y aporte de manera eficiente a la sociedad.

La ignorancia mala perjudicial, es la que se niega a aprender teniendo la oportunidad de hacerlo. Esta ignorancia es detrimento individual y para la sociedad; sobre todo cuando es colectiva porque la inutiliza, la retrasa. Esta ignorancia, no reconoce la razón ni la verdad y es herramienta útil para los políticos, el colectivismo y algunas religiones, porque son usados como “tontos útiles”.

La religión obra sobre la intelectualidad y la espiritualidad del ser humano. Estas instancias son generalmente las más descuidadas por el individuo e impactan en la conducta ética y moral. Los misterios de la vida, la creación, el destino del ser, son los más grandes interrogantes que completan la existencia sublime del hombre en la tierra. La explicación científica o religiosa, le proporcionan en vida la armonía necesaria para una existencia de fe y esperanza. La creencia en lo sobrenatural y divino resta importancia al hedonismo y materialismo que predomina en el ser humano.

Por lo que vemos es cierto que el hombre es producto de su realidad. La vivencia dentro una sociedad regida totalitariamente da a luz mentes y actitudes dictatoriales. El predominio de la ignorancia y falta de educación personal y social origina decisiones negativas y perjudiciales. La espiritualidad y una vida de armonía, crea pensamientos y conductas de equilibrio, serenas, controladas.

Lamentablemente nuestro planeta actualmente se debate entre los dos males mencionados anteriormente. Hay mucho de psicología en estas conductas que ahora no hemos mencionado para no extendernos. Siempre habrá desacuerdos y contradicciones entre los hombres, debido a la libertad de pensamiento de las mentes diversas que habitan en toda sociedad. Se tiene duras y bastantes experiencias de la conclusión de una disputa mediante el uso de las armas y la violencia. El sentimiento que queda en el individuo y la sociedad afecta su normal comportamiento a veces permanentemente. Un ejemplo es el resultado de la guerra del pacifico. La nación perdedora tiene un trauma indefinido por más de 130 años de finalizado el conflicto y enferma incluso a las generaciones nacidas posteriormente. Las dos últimas guerras mundiales concluidas a mediados del siglo pasado han dejado huellas  en las poblaciones  de  países que han  desaparecido  o estaban cercenados y después de muchas décadas han reconstruido sus territorios y reagrupado a sus poblaciones que aún tienen recelos entre ellas.

Un buen y sano pensamiento, esperaría de la madurez de la humanidad que elija el empleo de la razón a la violencia, pero no es así. Concluido el conflicto mundial en 1945, los países inmediata y paralelamente a su reconstrucción empezaron a prepararse y desarrollar nuevas armas para enfrentar a sus aliados que inmediatamente pasaron a convertirse en enemigos.

Penosamente, pese a las experiencias y resultados conocidos, las sociedades y el individuo no han superado el totalitarismo y el colectivismo. Antes y en el presente, la vigencia de ambos sistemas es el fracaso del Derecho y de la Ley. Así fue y es con el nazismo, fascismo, estalinismo, populismo, etc. Los Juristas fracasaron y siguen fracasando desde la época de los tribunales de Núremberg y Tokio porque hasta el presente no hay el nexo, o interacción, entre el Derecho y la Democracia. Con el argumento de “cumplir órdenes”, “obedecer al pueblo”, y manifestaciones callejeras ruidosas e intimidantes, se vulnera la Constitución y la Ley internacional.

Se crean garantías y derechos individuales y sociales en las constituciones, pero se evita organizar al estado para que sea el fiador, el garante, del cumplimiento de TODA LA CONSTITUCION y normativas, ya que cuenta con, el parlamento, sus instituciones tutelares, jurisdiccionales a cargo de jueces, administración pública con sus funcionarios. Todo está saturado de Derechos Humanos, pero no se menciona los Deberes Humanos que son anteriores y tan o más importantes que los Derechos.

El colmo del extremo, es la captura del Parlamento y el Poder Judicial, instancias con las que autoridades, militantes y funcionarios del partido gobernante, delinquen haciendo caso omiso de la Constitución y la Ley. La canallada más grande que cometen es el uso de la Ley para cometer injusticias respaldadas en mentiras y falsedades y con apresamientos y despidos de jueces probos. Inclusive, invertir o deformar la historia real es permitido. El ciudadano esta inerme y sin garantía del Estado por los abusos que se cometen.

El brutalismo implantado, es el método del poder político, con el que ejerce acción contra la ciencia, la intelectualidad, las religiones, medios de comunicación, actividad privada.

Las virtudes, valores, principios, hábitos y conductas buenas, están bajo ataque. Existen organismos que velan como la ONU, OEA, UE, CIDH, Cortes Internacionales de DD.HH., Corte de Justicia de La Haya, etc. pero igual se los viola.

Hay un poder inmanente al ser humano, es propio de él; es el Derecho a la Resistencia El derecho a la Resistencia debe ser considerado judicialmente y respaldado por Organismos Internacionales. Este debe ser reconocido y utilizado por las naciones y organismos antes citados, pero con agilidad de plazos, intervenciones y visitas inmediatas, presupuestos apropiados, etc.

Pero si es insuficiente… ¿Qué más deben hacer las víctimas y los defensores del ataque al hombre libre?

Vistas:
91
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org