Categorías

Explicación de la Joya Real

Descripción general

La Joya del Arco Real es posiblemente la más importante de todas las Joyas Masónicas, incorporando como lo hace en una forma simbólica compacta el núcleo mismo del credo Masónico, cubriendo no solo nuestro comportamiento hacia nuestros semejantes en esta vida, sino, lo que es más importante, nuestra relación con y el deber para con el Altísimo, nuestro Creador.

Después de la Exaltación, a cada nuevo Compañero se le presenta un pequeño folleto con cubierta roja que proporciona un relato sinóptico de la Orden, dentro del cual se incluye una breve descripción de la Joya AR. Para la mayoría, el asunto termina ahí y la Joya se convierte en una pieza más de las insignias Masónicas que tiene la peculiaridad de ser usada también en las Logias del Simbolismo. Dejarlo así es lamentable y lo que sigue es un esfuerzo por explicar de manera sencilla lo que es en realidad una historia compleja pero muy interesante.

En la amplia variedad de Rituales A.R. disponibles, con frecuencia aparecen las llamadas “explicaciones” de la Joya, la mayoría de las cuales, aparte de una breve referencia y traducción de su redacción, se dedican a un intento de prueba matemática dudosa y estéril de la relación entre sus ángulos y los de los cinco cuerpos platónicos. Seguramente “dudoso” porque es dudoso que nuestros antecesores hubieran empleado un sistema tan complicado para decidir el diseño de la Joya, y “estéril” porque tales “explicaciones” solo sirven para ofuscar el tema y, lo que es más importante, no proporcionan nada que se suma al conocimiento Masónico. Uno podría haber esperado razonablemente que la Conferencia Simbólica se involucre en alguna forma de explicación pero, nuevamente, esto trata únicamente con ángulos y Cuerpos Platónicos en lugar de transmitir algún medio para desentrañar las implicaciones más profundas de la Joya.

Para lograr una comprensión total, primero será necesario retroceder en el tiempo antes de la Unión a principios del siglo XIX, cuando la Masonería era esencialmente de naturaleza Cristiana, un factor que se reflejó comprensiblemente en el Arco Real y su Ritual. Y dado que el Arco Real era abiertamente Cristiano, se hizo costumbre que muchos Capítulos se reunieran los domingos fuera del horario normal de Adoración Divina. También hay evidencia de que a principios del siglo XVIII los Masones Operativos habían trabajado en la tradición Cristiana. En aquellos días, el Volumen de la Ley Sagrada se abría invariablemente en el primer versículo del Evangelio según San Juan, que comienza: “En el principio era el Verbo, y el Verbo estaba con Dios, y el Verbo era Dios”. La cuestión crucial y central de «la Palabra» se abordará más adelante. Sin embargo, será de ayuda si primero examinamos brevemente las características principales que constituyen la forma básica de la Joya. Estos consisten en dos círculos concéntricos, el externo denota la Eternidad y el interno la Deidad, dentro de los cuales encontramos dos triángulos equiláteros entrelazados en cuyo centro hay un triángulo adicional – irradiado -, símbolo del Creador, y compases extendidos sobre un globo que lo representa como el Gran Arquitecto del Universo.

Los triángulos entrelazados nos recuerdan la doble naturaleza del hombre: espiritual y material. En la parte inferior de la Joya hay un pergamino que tiene en su centro un círculo adicional dentro del cual hay una Triple Tau: en la parte superior hay otro pergamino, este es puramente decorativo. La redacción del círculo, los triángulos y el pergamino se explicará a su debido tiempo. Si ha estado mirando su propia Joya, observará que de hecho está suspendida boca abajo.

La explicación que sigue se divide en cuatro secciones:

1. El legado Trinitario

2. El reverso de la Joya

3. El anverso de la Joya

4. La clave de su significado

El legado trinitario

El efecto de la influencia trinitaria es considerable y se refleja de diversas formas; para empezar, considere lo siguiente:

• 3 Luces Mayores

• 3 Luces Menores

• 3 Taus (unidos para formar la Triple Tau)

• 3 Principales

• 3 Moradores

• 3 Sílabas de la palabra

Según un antiguo manuscrito del AR, las seis Luces y la Triple Tau se explican así:

• Las tres Menores representan la luz moral y religiosa que se extrae de la Ley y los Profetas.

• Las tres Mayores representan el gran misterio de la Trinidad, “… que cada tres prudente preferirá hacer tema de su meditación privada que de su conversación pública…”.

• Las tres Taus que forman la Triple Tau también se refieren a la Trinidad.

La letra griega «Tau» es la decimonovena letra del alfabeto Griego y en una forma especial, la Triple Tau, ha adquirido una centralidad crucial dentro del Arco Real. Esto se hará evidente a medida que avanza la exposición. Sin embargo, en esta etapa será interesante hacer alusión a la segunda parte de la Conferencia Mística, donde encontramos una cita modificada de los versículos 3 y 4, Capítulo 9, del Libro del Profeta Ezequiel impreso en la versión King James. Las palabras Bíblicas son:

“… .. Y llamó al hombre vestido de lino, que tenía a su lado el cuerno de tinta del escritor: Pasa por en medio de la ciudad, por en medio de Jerusalén,

y ponga una marca en la frente de los hombres que gimen y claman por todas las abominaciones que se hacen en medio de ella»

Aquellos que no llevaban la «marca» fueron asesinados. Pero, como ocurre tan a menudo, la Masonería misma parece haberse decidido por el uso de la Triple Tau, ya que la Biblia ciertamente no hace referencia a ella. Este tipo de aberración ocurre en el Ritual, un ejemplo clásico en el Simbolismo es cuando el VM está demostrando los Secretos del Segundo Grado, porque no hay apoyo Bíblico para la frase:

“Porque Dios dijo, con fuerza afirmaré esta Mi casa para que permanezca firme para siempre…. «

Sin embargo, que la Triple Tau adquirió una santidad especial en el Arco Real está fuera de toda duda y su carácter numinoso es igualmente cierto. Sin lugar a dudas, los Masones Operativos desde el siglo XIV se inspiraron en él y, después de todo, estas personas originaron el trabajo, transmitiéndolo de boca a oído hasta que se publicaron versiones mutadas muchos siglos después.

La Triple Tau está presente en la Joya, la Banda y el Mandil de los Compañeros, tres veces tres, y durante mucho tiempo se ha considerado como la insignia de un Masón del AR: debe notarse que, mientras que antes de la Unión era emblemático de la Trinidad, ahora es una alusión a la Deidad.

Todos estos «tres» son extremadamente importantes y se encontrará que aparecen de muchas maneras en la Joya del A.R. en forma de tríadas similares. Como acotación al margen, cabe señalar además que no es solo el Arco Real el que se ocupa de las tríadas, ya que también hay muchos presentes en la Masonería Simbólica. Pueden encontrarlos ustedes mismos, pero vale la pena mencionar los siguientes:

Tres golpes en la puerta de la Logia por parte del Guardián Externo aseguraron nuestra admisión en la Iniciación.

3 Golpes del Guardián Externo se repiten en los hombros del SV y PV – otros tres por tres.

3 pasos regulares en los Grados del Simbolismo, cada uno en forma de una característica Tau, 3 Taus separadas en un Mandil de Maestro

Una explicación de los golpes del Guardián Externo es la siguiente:

«Pide y te será dado»

 «Busca, y encontrarás»

«Llamad, y se os abrirá»

Se hizo un intento parcialmente exitoso a fines del siglo XVIII para negar el simbolismo establecido de la Triple Tau al afirmar que, en lugar de ser tres Taus en conjunto, era de hecho una letra “T” sobre la letra “H”, que significa “Templum Hierosolyema” o ”El Templo de Jerusalén”: más tarde se afirmó que eran simplemente las iniciales del creador de la Joya, Thomas Harper. Esta última aberración todavía estaba vigente en algunos sectores a mediados del siglo XX.

El reverso de la joya

Volviendo a la Joya, en su reverso, debajo del círculo que contiene la Triple Tau hay un pergamino con solo un tercio grabado. Los espacios vacíos después de «Exaltado» se dejan en blanco, pero se pueden completar insertando la fecha de Exaltación en la parte inferior y el nombre o número del Capítulo en la otra. El pergamino rara vez se completa y, aunque este no es imprescindible, no ocurre lo mismo con el espacio vacío del triángulo material del anverso de la Joya, al que se hará referencia más adelante.

Pasando a la inscripción restante en el reverso de la Joya, entre los dos círculos concéntricos hay una doble tríada latina:

Deo, Regi, Fratribus – Honor, Fidelitas, Benevolentia

Las dos tríadas deben leerse conjuntamente y traducirse literalmente de la siguiente manera:

Deo Honor = A Dios Honor

Regi Fidelitas = Al Rey, Fidelidad

Fratribus Benevolentia = A los hermanos, amor

La inscripción es una traducción del Poema de Regius, el manuscrito más preciado en posesión de la Gran Logia, ya que se remonta al siglo XIV. Las líneas reales del poema que se han latinizado en la Joya son:

Deo Honor

«Que quien engañe a este Oficio y venga a la propiedad» «Debe amar bien a Dios y a la Santa Iglesia»

Regi Fidelitas

«Y a su señor el Rey» «Ser fiel a Él sobre todas las cosas»

Fratribus Benevolentia

«Y a tus semejantes también amarás» «Para que ellos también lo hagan.»

La inscripción final en el reverso de la Joya tiene una vez más la forma de una doble tríada en los triángulos entrelazados, leyendo en uno:

Concordia, Verdad, Paz

y por otro:

Sabiduría, fuerza, belleza

El significado de «Concordia, Verdad, Paz» es obvio pero, en el caso de «Sabiduría, Fuerza, Belleza» debe notarse que esto no alude ni a la Sabiduría del Rey Salomón, ni a la Fuerza del Rey Hiram, ni al Embellecimiento de la mano de Hiram Abif. En cambio, la referencia es a:

«Omnisciencia, Omnipotencia y Omnipresencia»

Del Verdadero y Viviente Dios Altísimo, esos atributos de Dios recitados en la Apertura de cada Capítulo del Arco Real.

El Anverso de la Joya

En el Anverso de la Joya, el texto del pergamino está completo y dice: «Nil nisi clavis deest’t – «No falta nada más que la llave».

La inscripción entre los dos círculos concéntricos tiene una importancia similar:

Si talia jungere possis sit tibe scire satis – Si puedes entender lo que sigue, sabes lo suficiente.

Llegamos ahora al meollo de la Joya. En los triángulos entrelazados hay de nuevo una doble tríada, pero la tríada del segundo triángulo está incompleta.

El triángulo con su vértice apuntando hacia arriba es el triángulo espiritual que tiene en su base la inscripción «Hemos encontrado» que se repite en Griego y Latín en los lados del triángulo.

En el triángulo material, el que tiene su vértice apuntando hacia abajo, la base se deja en blanco y en los dos lados están, respectivamente:

«Cultor Dei” t – «Civis Mundi»

Algunas ‘Explicaciones’ han intentado conectar «Invenimus» en el triángulo espiritual con «Cultor Dei» y «Civis Mundi» en el triángulo material, traduciendo la oración así formada como:

«Hemos encontrado la adoración de Dios, oh ciudadano del mundo»

El significado así atribuido no es aceptable para «Cultor» es un caso nominativo incorrectamente tratado como caso acusativo: además, ningún diccionario latino da el significado de «Cultor» como «Adoración». En cambio, encontramos que significa «adorador» o «reverenciador»: el primero no necesita explicación y el segundo se define en el Chambers 20th Century Dictionary como “alguien que venera”. E incluso si la palabra hubiera sido «Cultorem» en lugar de «Cultor», la traducción no podría haber explicado el espacio vacante en la base del triángulo material.

La Clave

Cuando recibió su Certificado de Gran Capítulo, había un espacio vacante que debía llenar con su firma, como también lo hizo en el Certificado de la Gran Logia. Del mismo modo, cuando recibió la joya del Arco Real, había un espacio vacío en el triángulo material para su “nombre”. Cuando se haya insertado, la tríada en ese triángulo estará completa y se leerá:

«A. B. – Cultor Dei – Civis Mundi»

Con este respaldo, el poseedor de la Joya reconoce que es un «adorador» (o «reverenciador») de Dios, un «ciudadano del mundo», pero hace más que eso porque al mismo tiempo se suscribe a la redacción del triángulo espiritual:

«Hemos encontrado»

Sin embargo, la Joya no nos dice qué se encuentra, la Llave aún falta. A pesar de su número en la Masonería Especulativa, la más importante de todas las alegorías Masónicas es «la búsqueda de la Palabra»; observe en particular que NO busca el Nombre Sagrado y Misterioso del Altísimo, sino la «PALABRA» que ha llegado hasta nosotros a través de incontables edades, siempre con el mismo significado.

«La Voluntad o Ley de Dios»

Esta es la Llave, de modo que el Compañero que cree haber encontrado la Llave en el descubrimiento del Sagrado y Misterioso Nombre haría bien en recordar que, a los cristianos, el mayor Maestro de todos advirtió que no es suficiente decir «Señor! ¡Señor!» sino más bien hacer la voluntad de Dios.

La enseñanza Masónica actual es bastante similar a la piedra angular escondida bajo los escombros porque, durante los últimos 150 años, los llamados ‘mejoradores’ del ritual han realizado alteraciones que sirven para destruir las pistas de la gran alegoría de la «Búsqueda de la Palabra». El Volumen de la Ley Sagrada en nuestras Logias ya no se abre en el primer verso del Evangelio según San Juan, como era originalmente la costumbre.

La frase «En el principio era el Verbo» ha desaparecido de los rituales y catecismos modernos a pesar de que aparece constantemente en los antiguos rituales y manuscritos Masónicos: lo mismo puede decirse de la frase:

“Y la luz brilla en las tinieblas y las tinieblas no la comprendieron”.

Como resultado, y sin culpa de los Hermanos o Compañeros, uno ahora está obligado a decir:

«Y la luz brilla en las tinieblas, pero los hermanos no la comprenden»

Una pista clara del significado de la búsqueda se encontraba en la antigua oración por el Candidato en su Exaltación, en lugar de:

«y que recuerde siempre que el objeto de nuestra institución es el bienestar de nuestros semejantes»

Las palabras reales utilizadas fueron:

«Recordando siempre que el objeto y la intención de nuestra institución es la obediencia a Tus Sagradas Leyes»

Aquí radica la clave de esa alegoría que comenzó con el segundo de los tres Golpes por los que obtuvimos la admisión en una Logia Masónica:

«Busca y encontrarás»

Por lo tanto, el Compañero que ha encontrado la Palabra ciertamente debería tener su nombre insertado en la Joya en el espacio vacío del triángulo. También debería poder apreciar el significado de la inscripción entre los círculos concéntricos:

«Si puedes entender esto, sabes lo suficiente»

Porque la PALABRA, la Voluntad de Dios, comprende todos los principios, preceptos y principios de la Masonería, todo lo que enseña la Masonería. Feliz es el Masón que encuentra la «Palabra» y logra la comprensión, porque esa «Palabra», entre otras cosas, incorpora el gran diseño de ser feliz y comunicar felicidad.

Lo anterior, Compañeros, es una explicación histórica completamente lógica de por qué la Joya del Arco Real tiene la forma que muchos dan por sentada. Porque, como se ha demostrado, demuestra de manera concluyente el verdadero significado y la profundidad de una Orden cuyas raíces se encuentran profundamente en un pasado religioso.

¿Y dónde está mejor expresada esa profundidad que en la conclusión de la Conferencia Mística cuando esta señala que el Santo Arco Real debe inspirar a sus miembros con las más exaltadas ideas de Dios, llevándolos al ejercicio de una piedad pura y divina y especialmente a una reverencia por Su Sagrado Nombre, porque Él ES:

“…… el Eterno Gobernante del Universo, la fuente primordial de todos sus principios, manantial y manantial de todas sus virtudes”.

Para más información, contacte a:

El Comité de Educación y Desarrollo

Oficina Provincial, Rossendale Masonic Hall Ashday Lea, Haslingden Road, Rossendale, Lancashire, BB4 6QX

Este documento fue preparado por:

Venerable Hno. John Cavanagh PProvGSN

Provincia de East Lancashire

Traducción:  E.C. Oscar Cabrera Ruiz

Vistas:
303

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org