Categorías

ÉTICA DE LA LIBERTAD Y RESPONSABILIDAD

1. INTRODUCCIÓN

Es inevitable «sentir» la palabra libertad y no amarrarla a los hechos que nos tocó vivir estos días en Bolivia. Pudimos palpar con terror el frío manto de la muerte, vimos cómo se desmoronaban a pedazos todas las estructuras del Estado. Nuestro derecho a elegir, fue flagelado junto a nuestra Constitución, sentimos que la sangre de nuestros antepasados, que enlutó nuestra historia en la búsqueda de un sueño libertario, se evaporaba sin dejarnos nada.

Llegaron los puntos de quiebre, acompañados de heridos y muertos. El panorama sombrío comenzaba a quebrarse, un haz de luz, generado por una valiente población que dejó todo por defender la libertad y un férreo patriotismo, quebraron la noche, comenzamos a ver un nuevo país, donde una flagelada justicia se recupera y se impone como nuestro estandarte, conocimos el verdadero valor del boliviano.

Presenciamos el fervor libertario de nuestras esposas, madres, hijas, hermanas y abuelas, que bloqueaban a la tiranía empuñando como armas, una bandera y su coraje, impulsadas por un amor inmenso hacia la vida y los derechos humanos, sin lugar a dudas, son las heroínas de nuestro tiempo.

El tirano y su régimen, estuvieron a punto de quebrar a golpes nuestras instituciones, violaron nuestros derechos sin ninguna consideración, llevaron a nuestra sociedad a peligrosos extremos. A pesar de todo el mal que intentaron hacernos, nos obsequiaron algo muy valioso, nos devolvieron la fe en nosotros mismos, nos dimos cuenta que nuestros problemas parten y terminan cuando nuestra voluntad así lo quiere, recordamos que somos un gran país, construido por personas que tienen grandes virtudes y jamás serán doblegadas por espíritus corrompidos.

2. DESARROLLO

Ahora miraremos a la ética desde la filosofía, que tiene un espectro muy amplio de análisis, dependiendo de las diferentes épocas y corrientes. Desde las antiguas que brindaron los cimientos y una definición básica, concreta, hasta las modernas, que nos permitieron conectar nuestra existencia con la ética.

Cuando hablamos de filosofía, es inevitable recurrir por lo menos a uno de los tres titanes de la antigüedad, en este caso tomaremos algunas referencias e ideas, con las que Aristóteles nos aclara el panorama.

Aristóteles encuentra una interesante conclusión sobre la ética, en su tercer periodo, donde alcanzó la etapa de mayor lucidez. Para él, no existe ética donde no se encuentra la felicidad y el camino para alcanzar la plenitud y considerar la felicidad, es la virtud. La felicidad aristotélica piensa en el desenvolvimiento natural del ser humano, de la actividad del alma, donde residen las virtudes.

La actividad que representa de mejor manera al ser humano, es la contemplación teórica, el análisis, que deriva en el conocimiento. Entonces podemos definir que para

Aristóteles, el conocimiento es la felicidad en sí misma, resultando en la sabiduría. Las tres claves de la felicidad para Aristóteles son: la contemplación, la virtud y los bienes exteriores o materiales.

La ética se obtiene con la práctica de las virtudes, a través del ejercicio y hábito, necesarios para que el ser humano se haga justo. Para Aristóteles, el hombre no nace justo, la ética es un ejercicio que se aprende y se practica durante toda nuestra existencia, es un ejercicio perfectible, alcanzable pero nunca definitivo.

Ahora conoceremos algunos conceptos modernos, presentados por un gran filósofo, Arthur Schopenhauer. Él pertenece a un selecto grupo de filósofos que construían sus análisis bajo una subjetividad negativa, se los denomina apocalípticos, para algunos tenían una visión exageradamente negativa de la vida, en lo personal, pienso que analizaban contextos muy propios de su tiempo, de una manera cruda, sin ningún tipo de aliciente.

Schopenhauer asegura, que la única manera de entender a la ética es mediante la filosofía. Afirma que el hombre es voluntad, la misma voluntad que construye al mundo, una voluntad libre, que es iluminada cuando se encuentra junto al conocimiento, el sencillo hecho de querer, es voluntad, entonces la voluntad es en sí misma la ética. En su postura jamás deja la realidad de un mundo cargado de dolor y muerte, donde a pesar de todo, puede existir un alto nivel de ética.

3. CONCLUSIONES

Nuestra Orden tiene un conjunto de normas y jerarquías muy visibles, templos con una gran solemnidad, protocolos inamovibles, un conjunto de reglas y normas que todo ser humano que pretenda ser masón, tiene que estar dispuesto a asimilarlas. Nuestros pensamientos y nuestros análisis siguen una línea común, basados en los nosotros consideramos valores, somos una sola fuerza, caminando por un mismo sendero. Y surge inmediatamente una cuestionante ¿los masones realmente somos libres?

Pertenecemos a un colectivo humano, que busca hombres libres y virtuosos, piedras que serán trabajadas por sí mismas, moldeadas por el Arte Real. La masonería es conducida por el lineamiento ideológico-espiritual más complejo que existe en el planeta, tomamos partes del judaísmo, cristianismo, incluso del islamismo, entre otros, así la masonería abre un abanico de opciones para labrar el espíritu y elevar la consciencia.

Contamos con importantes principios democráticos, a lo largo de la historia nuestros hermanos fueron grandes próceres libertarios, valientes hombres que tomaron las riendas de una lucha que hoy, nos permite ser libres.

A pesar de la rigurosidad con la que trabajamos, puedo aseverar que nuestra libertad está impregnada en cada pensamiento, en toda acción y en cada paso que damos dentro de la Orden. Pertenecemos a una agrupación de «obediencia» que responde a nosotros mismos, a los principios que tomamos y los digerimos a nuestra manera, los reflejamos y adaptamos a las necesidades de nuestro tiempo.

Como nos dijeron Aristóteles y Schopenhauer, basta con nuestra voluntad para comenzar a ser libres, impregnarnos de conocimiento y así llegar a la felicidad, lo que inevitablemente será reflejado en ética, que nos permitirá cuidar nuestros actos para no vulnerar la libertad ajena y sobre todo, para protegerla.

M:.S:. Germán Arturo Mercado InturiasIV Grado

Vistas:
105
Categoría:
General · REAA

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *