Home > REAA > EN BUSCA DEL ORIGEN DE LOS ROSACRUCES

EN BUSCA DEL ORIGEN DE LOS ROSACRUCES

En una florería de Paris, hace algunos años, había un anuncio que decía: Si solo te quedan dos francos en la vida, con uno compra un pan para alimentar tú cuerpo y con el otro una flor para alimentar tu espíritu…Y es que las flores, desde la antigüedad, han estado ligadas a las expresiones espirituales de los seres humanos. Pensemos en la flor de loto en oriente y en la rosa, en occidente. La primera, en el simbolismo budista significa la pureza de cuerpo y alma. La segunda, es la flor sagrada de occidente. Sus 5 pétalos simbolizan el número sagrado que representa al hombre y al microcosmos, por su equivalencia con la estrella de 5 puntas. Cuando el corazón se ilumina y se llena de conocimiento divino, suele simbolizarse como una rosa de pétalos abiertos. La rosa en el corazón, simboliza el despertar espiritual del hombre.

La cruz, como figura geométrica simple que consiste en 2 líneas que se entrecruzan en ángulo recto, de forma tal que ambas quedan dividas por la mitad, es uno de los símbolos humanos más antiguos: en Cnosos (Creta) se encontró una cruz de mármol que data del siglo XVII a de C. La cruz ha representado los 4 elementos de la antigüedad, los 4 puntos cardinales o la unión de los conceptos de divinidad y de mundo: la vertical reflejaría el plano espiritual y la horizontal el material. Otras interpretaciones, según refiere nuestro ritual, son las 4 estaciones, el nombre del G:.A:.D:.U:. y finalmente los 4 elementos generadores aire, tierra, fuego y agua.

La historia judía, fue en parte, heredera de la sabiduría egipcia. Los egipcios como grandes magos que eran, utilizaban cruces en sus rituales y en sus vidas, sobre todo una cruz ansada, cuya parte superior es circular, llamada ANKH, nudo de Isis; considerada como la llave mágica de la inmortalidad. Muchas interpretaciones simbólicas se dieron y se dan aún a la cruz y sus variaciones (caravaca, svastica y otras) antes de llegar a la cruz cristiana, que de símbolo de ignominia en Roma paso a ser el símbolo de una gran religión a partir de Jesucristo. Si en algún momento de la historia, un grupo humano hubiera decidido tomar los símbolos de la rosa y de la cruz para definirse, no sería difícil entender sus objetivos.

Una de las primeras noticias públicas de los Hermanos de la Rosacruz  data de 1622, cuando aparecieron unos carteles en las paredes de Paris que decían:…”Nosotros, delegados del colegio principal de los hermanos de la Rosacruz, hemos venido visible e invisiblemente a esta ciudad, por la gracia del Altísimo, al que se vuelven los corazones de los Justos a fin de librar a los hombres, nuestros semejantes, de error mortal”…Se dice que muchos consideraron que se trataba de una broma pero algunos los siguieron y lograron contactar con ellos. Monsieur Serge Hutin, escritor de esoterismo y ocultismo, fallecido en 1997, atribuía a los Hermanos de la Rosacruz la posesión de los secretos siguientes: la transmutación de los metales, la prolongación de la vida, el conocimiento de lo que ocurre en lugares alejados y la aplicación de la ciencia oculta al descubrimiento de los objetos más escondidos.

Louis Pauwels y Jacques Bergier, en su libro “El Retorno de los Brujos” decían que existe una leyenda, de época anterior a los carteles mencionados, que afirmaba que la sociedad de los Rosacruces pretendía que el poder del hombre sobre la naturaleza llegaría a ser infinito, que la inmortalidad y el control de todas las fuerzas naturales estaban a su alcance y que todo lo que pasa en el universo puede serle conocido.

El escritor Vladimir Orlof, a propósito de una de las primeras conferencias sobre radioisótopos celebrada en Paris, hace algunos años, decía: …”Todos los alquimistas de hoy deben recordar los estatutos de sus predecesores de la Edad Media, estatutos conservados en una biblioteca de Paris y que proclaman que solo pueden consagrarse a la alquimia los hombres de corazón puro y elevadas intenciones”… 

Por lo que sabemos la Alquimia era una ciencia de experimentación y trataba de mantenerse como tal, frente a una montaña de dogmas; por lo que se veía obligada a caminar con cuidado y en secreto, por lo que es muy posible que muchos alquimistas hayan formado parte de los primeros hermanos de la Rosacruz.

Las referencias históricas más conocidas de la Orden de la Rosacruz proceden de la Fama Fraternitatis, obra esotérica publicada en Alemania, el año 1612, de autor anónimo y desconocido, que ha sido, sin embargo, atribuida por varios autores a Johann Valentin Andreae (1586-1654), sin que exista, no obstante, ninguna prueba formal que apoye esta tesis.

Afirma esta obra, que la Orden Rosacruz fue evidentemente formada por Christian Rosenkreuz, personaje legendario nacido en 1378 en Alemania y quien a partir de 1393 inició un largo viaje por varios países: Palestina, Tierra Santa, Egipto y Marruecos entre otros, donde estudió durante años con maestros de las ciencias ocultas.

Según la Fama Fraternitatis, a su retorno a Alemania, en el año 1407, fundó la Orden Rosa-Cruz, que estaría constituida por un pequeño grupo de no más de ocho personas y de las cuales, esta obra, da sus nombres y funciones en el seno de la Orden. Cuando Christian Rosenkreuz murió en 1484, la Orden se extinguió y la localización de su tumba permaneció desconocida hasta que en el año 1604 fue redescubierta y, como consecuencia, la Orden Rosacruz ”renacida”.

La existencia o no de Christian Rosenkreuz divide a los rosacruces actuales. Algunos la aceptan como un hecho histórico, mientras que otros la consideran una leyenda plagada de tintes simbólicos y referencias esotéricas, e incluso otros afirman que el mítico fundador de la Orden no fue más que un seudónimo usado por ciertos personajes, realmente históricos, como Francis Bacon, por ejemplo para ocultar su verdadera identidad.

Bacon (celebre filósofo, político, abogado y escritor inglés), desarrolló una teoría empírica del conocimiento y precisó las reglas del método científico experimental. La verdad, decía, no nace directamente de la autoridad y el conocimiento, deriva ante todo de la experiencia. En uno de los varios libros que escribió, llamado La Nueva Atlántida ofrece la primera utopía tecnológica, donde los gobernantes serán los científicos de la “Casa de Salomón”, especie de gran universidad en la cual se concentraría el conocimiento y todos los profesores pertenecerían a la Orden Rosacruz.

Rosacruz también designa en masonería, el séptimo y último grado del Rito Francés y el grado dieciocho en el Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Del mismo modo en el Rito de Memphis y Mizraím, denominado “Soberano Príncipe Rosacruz, Caballero del águila y el pelícano”, que tiene como símbolos principales el pelícano, la rosa y la cruz. El término “rosacruz” puede designar asimismo al miembro de la masonería o de alguna otra fraternidad de naturaleza similar que ha alcanzado el grado de “Caballero Rosacruz”.

A las publicaciones Confessio Fraternitatis, Fama Fraternitatis  y Las Bodas alquímicas de Christian Rosenkreuz, se las conoce como los tres manifiestos de los Rosacruces.

Fama Fraternitatis 1614 se destina a los líderes políticos, religiosos y científicos de la época. Revela la historia de la Orden Rosacruz a través de la historia alegórica de Christian Rosenkreuz poniendo énfasis en el periplo que llevo a cabo.

Confessio Fraternitatis 1615 completa el primer manifiesto insistiendo en la necesidad del hombre de regenerarse indicando que la fraternidad Rosacruz posee una ciencia filosófica que permite esta regeneración y alcanzar la felicidad.

Las Bodas Alquímicas de Christian Rosenkreuz 1616 relata el camino espiritual de 7 días por las que todo iniciado debe pasar para realizar finalmente la unión entre su alma LA REINA  y Dios EL REY.

Es mi palabra M:. S:. y Pod:. M:.

Cab:. Armando Leygue Alba 18º

Campamento de Cochabamba 30 de Agosto de 2019 e:. v:.

BIBLIOGRAFIA

  • El Retorno de los Brujos  “LOUIS PAUWELS y JACQUES BERGIER”
  • INTERNET