Categorías

EL VOLUMEN DE LA LEY SAGRADA

Uno de los temas que más apasiona hoy día a ciertos sectores de la francmasoneria y que más controversias y divisiones ha producido en el seno de la misma, es el uso de la Biblia en el templo como símbolo de la ley sagrada y el hecho de considerar su uso como requisito de regularidad masónica para el reconocimiento entre grandes logias.

Uno de los principios básicos para el reconocimiento de una gran logia, sustentado por la Gran Logia Unida de Inglaterra y la mayoría de las grandes logias en el mundo, dice textualmente, que las tres grandes luces de la masonería a saber, el volumen de la ley sagrada, la escuadra y el compás, estarán siempre exhibidas cuando la gran logia, o las logias subordinadas, estén trabajando, siendo la principal de aquellas, el volumen de la ley sagrada.

Querrámoslo o no, tenemos que reconocer la existencia de una ley sagrada en el universo, siempre que levantamos la vista al firmamento vemos allí proyectada la palabra ley, en todas las cosas que miramos en torno nuestro vemos estampada la palabra ley, quién puede negar hay fuerzas invisibles e irresistibles que actúan sobre nosotros? podemos violar acaso, las leyes que hacen la vida posible? el vivir, no es una prueba de conformidad con esas leyes? si podemos comunicarnos unos con otros, si podemos vernos unos a otros, no es gracias a ciertas leyes naturales de todos los tiempos? quién puede negar la existencia de una ley sagrada? quién puede sustraerse a ella cuando la lleva dentro de si, en su propia naturaleza?.

La ley es el centro de todo, ante la ley sagrada es forzoso inclinarse con humildad y reverencia ante ella no hay orgullo, altanería o soberbia que valga, sería insensato, es natural y lógico que en toda logia masónica, que pretenda ser una reproducción simbólica del universo, no puede faltar en su centro un símbolo de la ley sagrada.

Este símbolo, colocado sobre el ara, implica reverencia a la misma, esta actitud se observa en todo el universo y debe observarse indefectiblemente en toda logia que sea una imagen fiel del mismo.

La Biblia contiene diez mandamientos, el mandamiento de amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a si mismo y el mandamiento de hacer a los demás lo que queremos que ellos nos hagan a nosotros.

Para muchos la Biblia es el símbolo de esas leyes que rigen nuestra vida y nos guía hacia la luz masónica y la consideran, por tanto, como las sagradas escrituras.

Si todo esto no fuera suficiente, una gran parte de la constitución de la masonería moderna está basada sobre la Biblia. Se debe tener en cuenta que la Biblia es solo un símbolo en la logia, al igual que la escuadra y el compás y que como todo símbolo, tiene sus limitaciones.

Se debe tener presente, asimismo, que la masonería no es específicamente cristiana o hebrea, debe quedar bien claro que ella no es propiedad de ninguna religión en particular, la masonería no ha establecido tampoco, que la Biblia sea el símbolo exclusivo de la ley sagrada, hay otros libros, como el Corán, el Zendavesta, los Suthras, el Rig Veda y otras escrituras sagradas que con todas sus limitaciones, contienen leyes y preceptos similares que ayudan a iluminar al hombre y a escuadrar sus pasos.

ETIMOLOGÍA Y COMPOSICIÓN

La palabra Biblia proviene del griego Biblos, que quiere decir justamente biblioteca (conjunto de rollos de papiro, de volúmenes o libros). Así que los primeros cristianos la denominaban Ta Biblia, que significa «Los Libros».

Está compuesta de 66 libros que fueron escritos por 40 autores en un período de 1600 años, escrita en armeo, hebreo y griego.

Se divide en: Antiguo y Nuevo Testamento.

A) ANTIGUO TESTAMENTO: 39 Libros.

a) 5 Pentateuco (Génesis, Exodo, Levítico, Números, Deuteronomio)

b) 6 Profetas Anteriores (Josué, Jueces, 1 y 2 Samuel, 1 y 2 Reyes).

c) 3 Profetas Mayores (Isaías, Jeremías, Ezequiel)

d) 2 Profetas Menores (Oseas, Joel, Amós, Abdias, Jonás, Miquedas, Nahim, Habacuc, Sofonías, Hageo, Zacarías y Malaquías).

e) 13 Hagiógrafos (Salmos, Proverbios, Job, Cantares, Rut, Lamentaciones, Eclesiastes, Ester, Dan, Esdras, Nehemías, 1 y 2 Crónicas).

B) NUEVO TESTAMENTO: 27 Libros.

a) 4 Evangelios (Mateo, Marcos, Lucas, Juan).

b) 1 Histórico (Hechos).

c) 21 Epístolas (14 Pablo, 1 Santiago, 1 Judit, 2 Pedro, 3 Juan).

d) 1 Profético (Apocalipsis). LOS CANONES

La palabra canon del griego kanon = regla, significa una colección cerrada de escrituras aceptadas como autoritarias debido a que son inspiradas divinamente, de modo que un libro que se considera inspirado por Dios es canónico.

La composición del canon de la Biblia se divide en dos grupos:

A.- Canon Esdrino o Palestrinense (Protocanónico = Primera inspiración), efectuado por Esdras, reconocido como canon de libros inspirados por Dios.

B.- Canon Deuterocanonico incluye 7 libros denominados Deuterocanónicos o Espureos (1 y 2 de Macabeos, Tobías, Sabiduría, Eclesastico, Baruc, Judit, Agragado de Ester 10: 4 – 16 y Daniel 3: 24 – 90).

El interés por este libro sagrado es universal, millones de personas, vuelven a sus páginas para rastrear los principios del Judaísmo, del Cristianismo o del Islam. Otras personas, sin número, lo han hecho buscando su excelencia literaria. Los eruditos estudian diligentemente este volumen por la contribución arqueológica, histórica, geográfica y lingüística que posee, en la literatura mundial, el lugar que ocupa este libro es único, ningún libro antiguo o moderno, ha tenido tal atracción a escala mundial, ni ha sido transmitido con tan cuidada exactitud, ni ha sido tan extensamente distribuido. Aclamado por hombres de Estado y sus súbditos, por hombres de letras y personas de escasa cultura, por ricos y pobres, nos llega como un libro vibrante, de forma penetrante, habla a todas las generaciones.

El libro de Dios siempre habla sólo y exclusivamente de grandes cosas, no hay nada en el que no sea importante, cada verso encierra un solemne significado y si todavía no lo hemos hallado, esperemos hacerlo, alguna vez ha visto a las grandes momias cubiertas por vueltas de vendas?. Bien, la Biblia es algo parecido, hay numerosos rollos de blanco lino, tejidos en el telar de la verdad, de manera que tendremos que devanar rollo tras rollo hasta encontrar el verdadero significado de lo que está escondido y cuando creamos haberlo hallado aún continuaremos desentrañando las palabras de este maravilloso volumen por toda la eternidad.

Se ha dicho que todas las cosas de este libro, son grandes e importantes, pero alguna vez se ha detenido uno a pensar cuál será la más pura de ellas, aunque toda la palabra de Dios es grande e importante, hay ciertas verdades básicas y fundamentales que deben ser tomadas muy en cuenta para llegar a la perfección y esas grandezas de la ley, las encontraremos entre estas cubiertas, todas están aquí.

Como compendio o resumen de toda la esencia y el todo de le teología, lo encontramos en tres palabras: Ruina, Redención y Regeneración.

RUINA: todos fuimos arruinados en la caída, nos perdimos cuando Adán desobedeció y nos perdemos por nuestras propias transgresiones a esta ley, por la perversidad de nuestros corazones, por nuestros malos deseos.

REDENCIÓN: Somos redimidos por la sangre del cordero, sin mancha ni contaminación rescatados por su poder, redimidos por sus méritos; Así como somos purificados en nuestros tres viajes cuando nos iniciamos.

REGENERACIÓN: Si queremos ser redimidos y purificados, tenemos que ser regenerados porque nadie puede ser partícipe de la redención sin ser renovado, si no nacemos de nuevo, si no somos regenerados, si no tenemos otro corazón, seguiremos en la ruina.

Si tan grande es el significado que otorgamos a este sagrado volumen, que será de los que no hemos leído desde hace un tiempo atrás, pero si no lo hemos hecho en todo un año y muchos no lo han leído nunca, la mayoría la tratamos con mucha educación, la abrimos y cerramos con nuestros trabajos y la guardamos en un cajón hasta el próximo día y todo cuanto este libro recibe es un paseo semanal, mala manera de tratar a tan celestial mensajero, la Biblia es tenida como una cosa ajena, muchos saben más del libro mayor de sus negocios que de este libro sagrado, saben más de su diario particular que de lo que Dios ha escrito, pero no podemos leer esta gran luz, este manjar sólido, perdurable, sustancioso y que satisface.

Algunos la leen, pero dicen que es terriblemente árida y la desprecian, otros la odian, pero permanece inalterable.

El filósofo dice: «Está muy bien leer la Biblia, pero hay otras muchas ciencias más interesantes y útiles». Sin embargo, sabemos que la ciencia del gran arquitecto del universo es la más maravillosa de todas.

Si queremos conocer de Astronomía, ella nos habla del Sol de la justicia y de la estrella de Belén.

Queremos conocer Botánica, solo esta hablará de plantas famosas como el lirio de los valles y la rosa de Saron.

De Geología y Mineralogía, en ella encontramos la roca de los siglos y la piedrecita blanca con un nuevo nombre escrito.

Queremos estudiar Historia, aquí están los anales más antiguos del género humano, cualquier ciencia que sea, busquemosla en este libro, que es una fuente inagotable de conocimiento y sabiduría.

Finalmente, el volumen de la ley sagrada, representado por la Biblia, es la luz discriminatoria, que junto a la luz de la razón (representada por la escuadra) y la luz de la intuición (representada por el compás) nos enseña el camino hacia la verdad, que está contenida en dichas escrituras y que está definida como el conocimiento completo y perfecto del bien, ese es el objetivo final del iniciado.

Como ya dijimos al principio, el volumen de la ley sagrada, es indispensable en una logia como lo ordena el lindero XXI. En nuestro oriente es la Biblia, que debe ser abierta una vez iniciados los trabajos, sirve también para guiar nuestra fe, conduciéndonos por el camino de la felicidad, sobre éste simbólicamente se encuentra apoyada la escala de Jacob, que llega hasta el cielo, y es por donde suben y bajan los angeles, es la senda que también debemos seguir los masones, para llegar a la mansión divina.

El volumen de la ley sagrada es importante para orientar nuestras vidas, nos conduce por el camino correcto, orienta nuestros conocimientos y como masones debemos darle mucha importancia porque es una de las grandes luces de la francmasonería, tenemos que darle más tiempo e importancia para poderla conocer mucho más, en especial todos los hermanos aprendices, para tener mejor conocimiento de este volumen de tanto valor.

Vistas:
52
Categoría:
General

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si deseas publicar un trabajo envíalo a esotomayor@alianzafraternal.org