Home > General > El Símbolo, el Esoterismo Masónico

El Símbolo, el Esoterismo Masónico

Q:.H:. Aprendiz, es mi más sincero deseo hacer mucho énfasis en el
simbolismo, ya que en él se encuentra un rico conocimiento interno, que le
ayudará en gran manera a desbastar la Piedra. El Símbolo, es el leguaje del
Alma, de los Misterios.


La palabra Esoterismo proviene del griego: ei sotheo que significa
literalmente ‘yo hago entrar’; y esoterikos, que significa interior. Hacer entrar


es ‘abrir una puerta’, ofrecer a quienes están afuera, penetrar al interior.
Simbólicamente es revelar una verdad escondida, un sentido oculto. Todos
esos sentidos significan una doctrina secreta, aislada del exterior y
comentadas de labios a oídos.


El conocimiento Secreto es diferente de conocimiento que se discute. El
Esoterismo es para el Iniciado una captación intuitiva. La Iniciación es el Rito, el Esoterismo es la doctrina, el Conocimiento (la Gnosis), no se da ni se
transmite: se le suscita. Cuando se hace referencia a ciertos argumentos
supra-racionales por medio de expresiones dirigidas al Intelecto, lo que se
intenta provocar en el Neófito un súbito reflejo intuitivo de la Verdad.
La Intuición se manifiesta bajo una forma de inspiración de facetas
diversas: ideas que llegan súbitamente, voces interiores o visiones, todas
ellas simbólicas, porque el Simbolismo es el lenguaje del Alma. Un Símbolo permite, en una sola imagen o palabra, resumir toda una historia
o un largo discurso. El Símbolo es el intermediario entre la intuición y la
inspiración. El Simbolismo es el método más pertinente del Esoterismo, es
como la forma sensible de toda enseñanza Iniciática, y constituye una etapa
en el Camino hacia el Conocimiento.


El conocimiento racional, llamado por muchos conocimientos científicos y el Conocimiento Simbólico o Esotérico, no son contradictorios sino
complementarios.
Un Símbolo, desde el punto de vista Esotérico, tiene muchos aspectos. El
estudio y sobre todo la MEDITACION de los Símbolos, puede revelar al
buscador perseverantes ideas generalmente desconocidas sobre la
naturaleza, analogía e interdependencia de tales Símbolos. ¡Qué inmensa
alegría y sano orgullo experimenta íntimamente el Mason estudioso cuando
descubre un significado encubierto en Símbolos, devalado por un destello de Intuición!


A medida que el buscador progresa, los descubrimientos que va logrando
sucesivamente, se acompaña de hallazgos adecuados a su propia naturaleza.
El estudioso no llega a estos descubrimientos sino después de una tensión
acumulada de su deseo de aprender, acompañada de una concentración a la vez necesaria y deseada de su atención de su punto de búsqueda escogido y,
simultáneamente, de una misma concentración orientada hacia el trasfondo
de sí mismo.
Lo principal es comenzar, luego continuar con aspiración, perseverante, un
deseo fuerte y sincero de recibir con humildad de corazón, y aquello que
falta, vendrá en un curso de un proceso de revelaciones parciales sucesivas:
“caminante, no hay camino; se hace camino al andar”
El Cuerpo, Emociones, Intelecto y Alma. Si estos elementos o componentes
son concertados o unificados, el Templo no hecho por las manos será
construido, y la manifestación de Dios en nosotros será un hecho: Y me
haréis un Templo y habitare en ellos, dice la Biblia. No dice habitare en el. Es decir, la luz habitara en el templo llamado cuerpo. El texto bíblico está
indicando la importancia de la concentración y del esfuerzo unitivo de la
MEDITACION.


La Iniciación es el Rito. El Esoterismo es la Doctrina. Vemos, pues, que el
Esoterismo, es decir, la Doctrina Secreta o Arcana, es la aplicación metódica
de la inteligencia a las realidades Espirituales que encuentra su expresión
suprema en la elevación, que conduce al Iniciado al mundo del Espíritu, al
conocimiento de lo que realmente somos. La Gnosis rescata al hombre
interior y lo sitúa en el camino hacia el Conocimiento Verdadero (realización espiritual), es ver las cosas tal como ellas son verdaderamente, lo que equivale al aniquilamiento de la consciencia profana, cuyo signo y Símbolo elocuente es el signo gutural del Aprendiz.
El Esoterismo es inseparable de Gnosis, y no es contrario a la ortodoxia, aun
entendida esta en el sentido religioso, porque está por encima y más allá del
punto de vista Religioso; es decir, el Esoterismo se sobrepone al exoterismo,
pero no se le opone, porque no está sobre el mismo plano, y le da a las
mismas verdades, un sentido más profundo, por transposición en un orden
superior y haciendo más palpables los Misterios a la Intuición y a la Razón
permaneciendo sin embargo fiel tanto a la letra como al Espíritu.


El Mason no es hombre de pura fe, pues en él, la fe es la Intuición de la
Verdad que lo guía hacia el Conocimiento; es decir, una fe basada en el
Conocimiento.


La Masonería, como Escuela Iniciática de Misterios, enseña la existencia de
una Tradición Esotérica Universal, la cual expone al Iniciado mediante los
Símbolos la realidad inteligible de sus Misterios. La Iniciación opera una
metamorfosis y el sujeto se hace capaz de recibir la Revelación de los
Misterios.

El Mason, no puede ni debe conformarse con la letra de los Rituales, Signos,
Palabras etc.. Como Iniciado tiene el deber y el derecho de buscar, inquirir,
estudiar, preguntar y sobre todo MEDITAR acerca de toda enseñanza que
corresponde a su grado de aprendizaje. Debe pedir Mas Luz a sus maestros,
instructores, a su vigilante, al Orador o al V:.M:. De su Logia.

Foster Bailey en su libro The Spirit of Masonry, dice: un Símbolo es un signo
externo, visible y tangible, de una interna realidad Espiritual. Un símbolo es
una precipitación o aparición sobre la tierra de aquello que está enraizado en una causa interna. Es un efecto externo de una subsistencialidad interna. Un símbolo vela o esconde un secreto, y es eso lo que vela ciertas fuerzas misteriosas. A través de la comprensión del trabajo simbólico, ciertas energías creadoras pueden ser puestas en juego.

La Masonería, enseña mediante Símbolos esto es la base de la enseñanza, no puede haber autoridad impuesta o dictadura, porque cada uno es libre de interpretar el Símbolo lo mejor que puede, y crece por el esfuerzo así
realizado.
La Masonería, enseña mediante Símbolos, pero le toca a cada Mason realizar el esfuerzo de penetración a fin de poder acceder a ese Conocimiento Directo que otorga al hombre su verdadera Libertad.
En la verdadera Masonería no hay interpretación únicamente moralista de
los símbolos. La palabra Virtud, deriva del latín virtus, significa Fuerza, poder, o potestad. Es por lo tanto, para nosotros, una capacidad espiritual, una fuerza esencial, divina; una fuerza por excelencia, que crece y se aviva con la actividad y por lo tanto alienta al hombre Iniciado y lo capacita para realizar el Bien y perfeccionar su naturaleza inferior. La Columna del Aprendiz le da la Clave y la Palabra.


Q:.H:. Aprendiz, recuerda: en el está la Fuerza, por lo tanto ella está en ti.
Q:.H:. Aprendiz, la interpretación del Símbolo es esencial para desbastar la
Piedra Bruta, el Esoterismo del Símbolo, es la clave para el crecimiento:
Espiritual, Intelectual, Emocional y Físico. El Símbolo habla en imágenes
mentales, voces son destellos de tu Alma que trata de darte un mensaje,
trates de comprenderlo con tu intuición. El hemisferio cerebral derecho es:
meditación, intuición, es Esotérico. El hemisferio cerebral izquierdo es:
Inteligencia, Lógica, Razón. Hay que darle forma al mensaje manejando
ambos hemisferios, eso se llama Conocimiento el Conocimiento es la unión
de ambos hemisferios. Si logras hacer eso sin duda bajaras al mundo físico
algo nuevo.


En la segunda parte de este trabajo entraremos, en la práctica del Esoterismo Kabalistico, y así dar algunas herramientas Espirituales, para el buscador humilde y sincero.

Siempre a la A:.L:.G:.D:.G:.A:.D:.U:.